FECISOPO: La trinchera audiovisual ante el ajuste a la cultura popular FECISOPO: La trinchera audiovisual ante el ajuste a la cultura popular
Por Laura Cabrera @LauCab  La primera Feria de Cine Social y Político de la Ciudad de Buenos Aires (FECISOPO) llegará esta tarde a la... FECISOPO: La trinchera audiovisual ante el ajuste a la cultura popular

Por Laura Cabrera @LauCab

 La primera Feria de Cine Social y Político de la Ciudad de Buenos Aires (FECISOPO) llegará esta tarde a la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA para dar batalla al ajuste en materia de financiamiento y distribución de producciones cinematográficas del ámbito independiente. De la jornada participarán más de 30 colectivos audiovisuales junto a trabajadores y trabajadoras de las artes cinematográficas, quienes debatirán sobre las diferentes problemáticas y formas de trabajo, además de compartir un espacio de circulación para la producción nacional de ese cine que aún no llega a todas las salas.

La jornada coordinada por la agrupación Hagamos Lo Imposible se desarrollará hoy desde las 18 en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA (Santiago del Estero 1029, Capital Federal). Está pensado como un encuentro para que investigadores e investigadoras, realizadores y realizadoras y colectivos audiovisuales puedan contar con un espacio de difusión de esa producción cuyo anclaje se encuentra en una perspectiva crítica del mundo. Esta instancia de encuentro se genera en un contexto histórico en donde el cine nacional independiente y sobre todo el social y político necesita idear acciones conjuntas como redes de encuentros que permitan el crecimiento del sector, por lo cual esta primera experiencia no pretende justamente ser la última.

Entre las actividades, se realizarán distintos paneles de debate sobre la situación del cine nacional, para lo cual el FICISOPO contará con la palabra  de Virna Molina (integrante de la Asociación de Documentalistas RDI), trabajares de INCAA nucleados en ATE y representantes del colectivo Silvando Bembas, quienes dialogarán sobre formas de trabajo desde lo independiente y situaciones de conflicto laboral en el ámbito del cine. La jornada también contará con la proyección de “Raídos” (desde las 18), largometraje de Diego Marcone que relata cómo es la vida de taraferos y taraferas de Misiones.

Ante esta primera experiencia colectiva, Marcha dialogó con Juan Peyre, integrante del equipo organizador de la Feria y de Hagamos Lo Imposible.

-¿Qué los llevó a pensar una primera feria de estas características?

La principal motivación que nos llevó a pensar esta primera feria de cine social y político de la Ciudad fue justamente la necesidad de crear un espacio de entrecruzamiento, de socialización, de encuentro, de todas las actrices y actores del sector, que día a día laburan produciendo materiales críticos, dando una visión desnaturalizadora. Faltan mayores lugares de encuentro donde se puedan poner a jugar todas esas producciones en debates fraternos y sororos entre compañeros y compañeras que aportan a construir esa otra manera de comunicar, de hacer arte, que es el cine social y político. En ese sentido pensamos que entra en sintonía fuertemente la propuesta con la dinámica de lo que fue este año el conflicto del sector audiovisual respecto de la avanzada privatizadora y ajustadora del Gobierno nacional para con la producción y fomento a la producción en concreto, con la intervención del INCAA y otras medidas que están dificultando cada vez más el acceso a realizadores y colectivos audiovisuales y distintos actores del sector a la posibilidad de contar con los fondos necesarios para encarar producciones, que sabemos que es un laburo sumamente costoso. Todo esto generó la movilización en el sector, durante la primera mitad del año tuvo un alza y ahora está creciendo al calor de nuevas medidas del Gobierno para con el INCAA. La idea es que todo eso se pueda traducir en la propia actividad.

-Si bien está orientada a realizadores y realizadoras, así como también a quienes cumplen otros roles en cine, ¿qué pasa con el público en cuanto al desconocimiento de las medidas de gobierno que están generando inconvenientes en la producción?

-Para nosotros es super importante que en este espacio se pueda generar una concientización para el público de este tipo de cine, para que sepan cual es la realidad que se está viviendo en cuanto a recortes a la producción, de los problemas históricos que tiene el cine nacional, más aun el cine independiente y más aún el cine independiente, social y político, sobre todo en cuanto a la distribución, que es otra faceta dificilísima. Sabemos que las salas están dominadas por grandes empresas, salvo los que son espacios INCAA. Pero en general sabemos que los pocos que acceden de las miles de películas que se elaboran por año, los pocos que llegan a exponer, están muy poco tiempo: una semana y la levantan. Son problemas históricos la distribución y concentración de las salas de los grandes actores privados con las grandes productoras, en general norteamericanas. En cuanto a la producción, la dificultad que está habiendo con los fondos para acceder a lo necesario para poder realizar una película. Muchas veces los parates que se establecen significan la propia muerte de un proyecto. En cuanto al público, además es sumamente importante generar un espacio en donde se puedan dar estos lazos de solidaridad entre uno y otro lado de la pantalla.

-Esta iniciativa puede ser una forma de comenzar a trabajar en conjunto para buscar alternativas ante los ajustes. ¿Cómo planean seguir trabajando?

-La propuesta es que pueda ser un aporte más al movimiento del sector audiovisual y que pueda ser un aporte a seguir profundizando los lazos de solidaridad por parte de quienes pertenecemos a este mundo, poder abonar a que se sigan dando en unidad estos procesos de lucha necesarios para poder enfrentar esas políticas de ajuste. Creemos valioso que hayan aceptado la invitación personalidades de diferentes palos y colectivos que a veces es difícil que se encuentren. Nos parece valioso que se den este tipo de espacios. Hacia adelante nuestra idea es que esta feria continúe en el tiempo y que sea un espacio que periódicamente nos encuentre.

-La feria es un espacio de intercambio para realizadores y realizadoras independientes, también es un espacio de debate en medio de un contexto en el cual el Estado sigue recortando los recursos para hacer cine. ¿Cómo entienden ustedes que se aplicará la resolución 942?

-Pensamos que va a depender de la aplicación, de la correlación de fuerzas y de la resistencia desde el sector. No es menor la movilización de la semana pasada, una movilización importante después de varios meses. Necesitamos ser muchos más, hacer mucho más fuerza para generar la visibilización y el apoyo de amplios sectores de la sociedad.

 

INCAA: un conflicto con varias preguntas sin responder

El cine nacional está unido por un mal común: la decisión política de no apoyar la producción local o al menos poner trabas a la organización, la producción, la distribución, a partir de decisiones que se toman (como por ejemplo la Resolución 942) y las que no (como la dilatación en la designación del Consejo Asesor). En ese contexto, esta tarde participarán de la jornada trabajadores y trabajadoras de INCAA, quienes desde hace un tiempo vienen luchando para mantener sus puestos de trabajo y frenar los atropellos de quienes hoy están al mando del Instituto.

Por una parte, el conflicto pasa por la designación de quienes deben tomar decisiones. La semana pasada, la presidencia del INCAA terminó por no designar al Consejo Asesor por considerar que no contaban con la documentación solicitada a los consejeros, a lo que estos contestaron que la misma había sido entregada mucho tiempo antes. Sin respuesta alguna, la situación es la de un organismo que se encuentra en funciones tomando decisiones de manera unilateral y no con un gobierno tripartito que debería estar compuesto por la presidencia y vicepresidencia, Consejo Asesor y Asamblea Federal, tal como lo indica la Ley de Cine hoy claramente violada.

Partiendo de esta base, la situación de trabajadores y trabajadoras es vulnerable. Actualmente en el INCAA hay alrededor de documentación bajo modalidades de contratos que en su mayoría vencen el 31 de diciembre, así como también otros y otras trabajan en áreas que se desarticularon, como por ejemplo el departamento de cortometrajes cuyos empleados y empleadas quedaron en una situación de fragilidad por tener contratos precarios y por verse afectadas sus funciones. “Esto no es casual. Trabajadoras y trabajadores precarizados facilita el ajuste porque aquellos que estén en situación de fragilidad contractual no pueden poner demasiadas condiciones y tienen que aceptar muchas veces las condiciones paupérrimas que se definen desde arriba. Además están con el miedo permanente de no saber en este contexto de ajuste y despidos a nivel nacional, qué va a pasar con sus contratos” destacó el Delegado general de la Junta Interna de ATE INCAA, Camilo Moreira Biurra.

En medio de campañas de ajuste y de desprestigio a los trabajadores y trabajadoras estatales, del vaciamiento de áreas y programas y de la sub-ejecución de presupuesto, las autoridades del INCAA aseguran que el instituto está sobredimensionado.  “Pero este discurso de sobredimensión en tanto recursos humanos se contradice con la gestión que por otro lado, ha creado toda una línea nueva de subgerentes que antes no existía y también incorporó coordinaciones generales nuevas. Estos son todos sueldos que representan el doble, triple o cuatro veces más que la media de los que trabajamos en el organismo”, señaló Moreira ante los argumentos.

Otro punto que mantiene en alerta a trabajadores y trabajadoras es la inminente reforma laboral que firmó este año UPCN con el Gobierno de Mauricio Macri y que involucra al presentismo. La medida presentada como la “gran conquista” representa en realidad un retroceso en cuanto a derechos laborales. “El presentismo es un retroceso en tanto que los que estudian tienen menos días para poder faltar que los que marca el convenio, los que se enferman también pierden el presentismo. Principalmente afecta a las madres, que son las que dan a luz, las que generalmente en este sistema patriarcal quedan al cuidado de los chicos o familiares enfermos, o sea que se ven afectadas las licencias que por derecho nos correspondían según nuestro convenio”, explicó Camilo, quien agregó además que como contrapartida plantean que se pague el “presentismo de manera universal, respetando las licencias consagradas en el convenio”.

 

 

 

Sin comentarios

Sé la primera o el primero en dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *