A VECES AMAMOS COMO PODEMOS

 

Poema : Quimey Figueroa / Dibujo :  Camila Boess

Hace algunos días
tengo un secreto
guardado debajo de la lengua,
duerme conmigo
cuesta despertarlo,
le gusta vivir en sueños.
Cuando estoy sola
me gusta verlo caminar por la casa
vistiendo el traje del deseo.
Con cada paso que da
corre los muebles
cambia de lugar los estantes
tiñe de colores las cortinas.
Creo que está planeando una ruta de escape.

Tu casa nena
en verdad
queda lejos de la mia
pero podria llegarme hasta allá
esta tarde
es que yo también necesito escapar un poco
y podria tal vez
ponerte a vos
debajo de la lengua
mi secreto
que viste el traje del deseo,
es que ahi nena
dentro de tu boca
todas las cosas
parecen
descansar bien.

 

 

Leer más
Tierra viva

Tierra viva

CulturaDe Autor 3 agosto, 2017 1

Por Anahí Cao / lustración : Latifa Mohamed

 

la vida late; nada es distinto de la vida; un profundo deseo, una lenta respiración. La vida tiembla, la vida es un temblor que queda
el instante del placer se desvanece; la vida late. Nada es distinto de la vida. Un profundo deseo, una lenta respiración es la memoria. Siento, y la vida tiembla; la vida es un temblor que queda.

No hay progreso; el instante del placer se desvanece; siento la vida frágil. Una profunda intuición me invade, tan solo siento la necesidad de cuidar, de recibir un cuerpo limpio.
No hay progreso; las profundas respiraciones de la luz, el orden del aliento, la certeza de la piel y del descanso; la muerte es el temblor, la claridad de abandonarlo todo, de perderlo todo en el derrumbe.

Conozco mi aliento, esa fuerza vital, una larga respiración, un movimiento que afirma la voluntad de la vida.
Respiro; las horas son largas respiraciones lentas. Siento las profundas respiraciones de la luz, el orden pesado del aliento, el fuego atormentado que intenta deshacerse de su cuerpo como un salvaje. Siento, y es importante que la vida tiemble. Pienso, reconozco el dolor, reconozco humanidad; mis entrañas laten. El calor de los cuerpos señala la esperanza; una misma materia late. Todo se resume a un latido y a un grito. Nada me pertenece.

Yo soy un cuerpo conmovido; la humana libertad, el amparo; la muerte que se apodera, vida que goza, un temblor, un parto. Siento en mis propias entrañas el latido: la vida es un temblor que arde pleno e inútil.
Acepto la vida, la libertad del fuego. Siento la necesidad de cuidar, de oler el pan, de recibir un cuerpo limpio. Una profunda intuición me invade, parece placer pero es descanso. Siento la dulce necesidad de recibir un cuerpo limpio, de sentir el sabor de los duraznos, la tierra húmeda: la vida siempre ama la vida. No hay progreso.

***

 

 

Anahí Cao es docente, trabajó en cárceles del conurbano como profesora de Letras, es parte de la Asamblea Autoconvocados contra Ceamse Gonzáles Catán y columnista en Radio Semilla ( IMPA). Actualmente integra la Secretaría de Cultura del Sindicato Suteba La Matanza.

  1. Estos poemas forman parte de “Tierra Viva” su sexto libro, a  publicar próximamente.
Leer más
Entrevista al demonio

 

 

Texto : Ema Cutrin / Dibujo: Cabro

 

-Te vi filmado; tomando….

-¿Ese vídeo de allá? ¿De la oficina de la calle Alem? Sí. Yo tomo merca. Yo tomé cocaína entre los treinta y los cuarenta años. Consumía ocho gramos de cocaína por día.

– ¿Y esta bueno?

-Sí, te deja re puesto. Imagínate la que tomaba yo. Yo tomaba la merca menemista. Te hacía sentir que eras un emperador romano, te comías el mundo. Algunas personas somos más débiles para soportar el mundo, nos cuesta más, nos duele más y lo acolchamos con sustancias que nos permiten salirnos de él.

-¿Y qué haces después de tomar? ¿Salís a robar?

-Y si, si alguien se pone a la pesca…

-¿Qué es a la pesca?
-Al primero que se regala, lo achuro. Les pido a mis empleados que se pongan a laburar. Qué investiguen, que muevan contactos, que hablen con la policía, que encuentren el dato y ahí le montamos denuncias falsas, empezamos con nuestra persecución mediática, construimos y proyectamos en el imaginario social una imagen negativa, lo tildamos de drogadicto, de chorro o de puto y listo, lo demás se hace solo. Como hice la última vez con La Morsa.
A los 26 años ya tenía un Pagina 12, un re diario. Y una vez me cagaron, se pasaron todos a Clarín, y yo me fui, porque esos me habían dejado afuera de una plata.

¿Y de qué era la plata?

-Se habían robado Papel Prensa.

-¿Y a vos te tocaba una parte?
-Y a mí me tenían que dar mi parte.

-¿Y qué hicieron con Papel Prensa?
-Secuestraron y torturaron a los herederos. Los obligaron a punta de terror a firmar la venta.

-¿Y a vos ahí que te dieron?
– Nada. Yo estaba haciendo negocios, ahí, con un chabón. Fundamos Página 12, hasta que me traicionaron y se vendieron a Clarín. Ahí yo me fui. Al pedo, porque ahora soy el empleado estrella del Grupo.

-¿Y porqué robas?

-Y… porque quiero tener mis cosas yo también, mi cuotita de poder. Me gustó…me gustó la plata fácil. Los poderosos se la pasan choreando, así tienen lo que tienen. Mira a mi jefe sino…yo antes denunciaba lo de Papel Prensa, pero después, cuando empecé a tener mis reuniones privadas con Héctor Magnetto, estimadísimo jefe, empecé a entender mejor las cosas, no qué ahí mismo empecé a chorear eh, yo ya robaba desde antes, pero empecé a vislumbrar la manera mejor de moverse en este río de bosta, empecé a transar de forma más, digamos…profesional. Y bueno ahí empecé a chorear con noticias falsas y montadas por nuestra propia productora, es mucho más simple y lucrativo que andar denunciando los crímenes de los poderosos, y, en consecuencia, quedarse sin tajada del pastel.

-¿Y mataste alguna vez?

-¿Eh, ustedes qué me están preguntando si yo maté a alguno?

-Si.

-¿En qué medios va a salir esta nota?

– En ninguno. Vos y tu jefe son los dueños de todos
los medios de comunicación.

– Ah. Cierto. ¿Y para que me preguntan?

-Para saber…porque sos el periodista más influyente del país y nos parecía que no era posible que hayas matado a alguien…

-Qué no va a ser posible, no me hacen la denuncia porque estoy avalado por el poder judicial. No hemos perdido ningún juicio hasta ahora. Averigüen. Yo matar, no mate a nadie. Fui cómplice y encubridor mediático desde mi diario de varios ataques que resultaron en una suma importante de muertos, como lo de La Tablada. Qué algunas de mis notas no están escritas con tinta sino con sangre, sí, eso es cierto, pero matar, yo nunca mate a nadie. Dios me libre.

-¿Y no tenes miedo de caer preso?

-Já. Si esos negritos de mierda que yo intento criminalizar para desviar la atención de la sociedad de las noticias que realmente les incumbe y regalarles un miedo injustificado que los llevará a aceptar la ley que mi jefe me pidió imponer, la baja de edad de imputabilidad, decía, si esos negros de mierda entran y salen de las cárceles, imagínate lo que pasa conmigo. Yo ni siquiera entro. Este país es una mierda, pero en ese sentido funciona igual que los del primer mundo. Los ricos no vamos presos.

-Gracias por la nota Jorge.

-De nada. Váyanse a la mierda. Adiós.

 

 

Leer más
TAROT

TAROT

CulturaDe Autor 18 julio, 2017 0

 Escrito:  Microbio Bufonetta / Dibujo : Cabe Costes

 

 

Esto sucedió en un Barrio, con un río, un puente y adoquines.
Cuenta la leyenda que en Enero de aquellos años, doblo por la Esquina una brisa oscura, potente, precisa y maligna.
Ensombreció los patios de los conventillos.
Sacudió con fuerza las ventanas, que parecían aplaudir su presencia.
Los gatos crisparon sus lomos y corrieron por el chaperio a un lugar improbable.
Los perros aullaban como clarinetes de bienvenida.
Y allí desde lejos venia la Parca,
con su murga de huesos, haciendo temblar a cada paso corazones y lamentos.
Los condenados agarraban sus rosarios y sus estampas, llorando y mirando el cielo, esperando que su Dios haga algo.
Los ateos ni siquiera pudieron creer en ellos mismos.
En uno de los pasillos un niño quedo inmutado, apartado del cardumen temeroso que corría desamparado.
Sus ojos asombrados, redondos como el dos de oro quedaron cautivados por la luz tenue que salía de un pequeño costal.
Directo hacia allí lo levanto y encontró una baraja con bordes de oro que iluminaban su rostro aún más asombrado que sus ojos.
Mezclo la baraja y acomodo cuatro de ellas en el suelo; como por arte de magia el niño escucho palabras que las cartas pronunciaban, pudo intuir que a través de ellas podía saber a qué se debía semejante carnaval.

 

 

Escrito y dibujo pertenecen al libro “Primogenito , encuentro entre dos ” de Microbio Bufonetta y Cabe Coste, publicado recientemente.

Leer más
Junio a junio Arde Rojo

  Poema y foto : Agustina Salinas

Junio arde rojo en el cuerpo que nos tiembla.
nos arde rojo en la garganta crispada
de tanto gritar que ya vas a ver,
que las balas que vos tiraste van a volver.
nos arde rojo en las manos
que se cortajean por el frio
y se secan en el calor de los fuegos
de las antorchas que iluminan el camino
y de las fogatas que calientan los corazones.
nos arde rojo en los ojos
que se emocionan ante cada palabra que exige justicia
y que arrancará la justicia que no es otra cosa
que la victoria de los pueblos.
nos arde rojo en los brazos
que se apretujan entre abrazos compañeros.
nos arde rojo en los puños
cerrados con fuerza
golpeando hacia arriba
acompañados de un ¡Presente!
derribando el muro invisible
de la indiferencia que quieren hacernos sentir
pero cómo no ser parte
de esta historia de disputa por la libertad
nos arde rojo en la memoria
que no para de recordarnos
que tenemos que luchar y
que se multiplica en las sonrisas
de esos pibes y esas pibas
que son semillas.
nos arde rojo en las piernas
cansadas de tanto saltar bailar caminar
hasta llegar el puente
que los vio morir
pero que también
los ve renacer cada 26 de junio
en todxs aquellxs que ven que la lucha es necesaria
y que lo único malo es la resignación
Leer más
Saqueando Dignidad

Poema y  foto por Agustina Otero

Hago puentes
puentes como barcos
que se lanzan hacia el cielo
como llamas que cortan las calles
cuando llegan las antorchas
sobre la avenida
no hay rostro /  para quien vive de sus manos
no hay peligro / para quien lleva una causa de muerte
no hay herida / para quién vale su pájaro de vida
brota de mi oído
el rechinche de los carritos
que rebotan el pavimento
tengo memoria
de espiar a quienes
pusieron el cuerpo
saqueando dignidad a las derrotas
rodeados de cartuchos rojos
el fin de la convertibilidad: dijo el estado
se mataron entre ellos: dijo la policía
se lincha el brillo de  los ojos que no tienen miedo
se mata por la patria
desde la patria
y para la patria
las preguntas van vagando
como perdidas por las vías
añicos los vidrios del mando que aprieta
y tierna la bronca del que nada calla si todo lo juzga
abiertas las pupilas
a cada noche en cada esquina
ya no sabemos la hora
aquí estamos
tengo memoria de sentir
que algo estaba mal
tanto hoy como ayer
somos los perros
que ladran y escapan mirando el celo
somos la jauría
de los que vagan por las calles
sin siquiera querer saber
qué es un territorio
y cuál es su norte
y cuál es su sur
cuál es su este
o su oeste.

 

 ***

Leer más
“Un Cóndor teme a los pañuelos”

A las Madres de Plaza de Mayo, a 40 años de su lucha.

Leer más
Piquetero

Piquetero

De Autor 25 abril, 2017 0

Por: Quimey Figueroa / Ilustración: Cabro

 

1

Piquetero
Pobre
Sucio
Irrumpe el paso
Dice que tiene hambre
Dice que tiene hambre
¿Por qué no trabaja?
Que limpie vidrios
Que corte el pasto
Que junte basura
¿Cuántos hijos tuvo?
¿Cuánto vino compro en la semana?
Y encima desea zapatillas nuevas!
Piquetero
Pobre
Sucio
Su primer hijo roba
Su segundo hijo, droga
Su tercera hija trola
Y la moral ¡Dios Mio! ¿dónde?
¿y mis derechos dónde?

2

Piqueterx
Pobre
Digno
Sueño
Me cuesta porque tengo hambre
Pero sueño
No tengo trabajo entonces lucho
Corto
Incendio
El vuelto de lxs demás ya no me alcanza
Mi primer hijo robó
porque tenia hambre
Mi segundo hijo drogó
poque tenia hambre
Mi tercera hija trola
porque tenia hambre
¿cuántas veces tuviste vos
en la panza un vacio
y en las manos nada?

Y el amor ¿dónde?
¿Y mis deseos dónde?

 

***

Leer más

Poema para Micaela

Poema para Micaela

De Autor 11 abril, 2017 0

 

Por : Sol Amancay / Fotografia: Agustina Salinas

 

Me pegaron en la jeta y salí con fuerza brava a contener mi furia,
ahí estaba sola y el mundo ignorando mi voz temblante.
Me usurparon todo el cuerpo
humillaron mi tierna niña fatigada
por la infecta infancia,
ahí estaban ellos consumiendo mi belleza.
Caminaba por la calle
no me me importó la solida penumbra,
el canto de la oscuridad,
la sombra luz de la luna,
pero allí estaban ellos
para ultrajarme, violentar todo mi cuerpo, violentar mis fatídicas manos y tirarme al olvido descampado.
Soy yo el mundo en la intriga de la muerte
Soy voz lejana que se incrementa en las manos de una poetisa joven
como cuando yo estando viva…
Fui materia relativa
me mataron,
no tengo cuerpo ni paz,
no habrá eternidad que respete las lágrimas de esta congoja
de mis familias destrozadas
de mis revelaciones suspendidas
de mis ojos en el horizonte
de mis sorpresas por el insólito hecho que llamamos vida.
Mi cuerpo ahora es autopsia
Mi cuerpo ahora es furia
Mi cuerpo ahora es rabia
Mi cuerpo no encuentra el cómo
Mi cuerpo infinito y su relación con un mundo de terrible esclavitud.
No puedo dejar de llorar,
entonces lluvia.
¿Ahora mis cicatrices le explicarán algún juez nefasto?
Ellas están sufriendo por un abandono que no es legítima relevancia en la democracia de los hombres
y cuántas más tendremos que ahogarnos en pasillo de lineas cobardes de soberanos ilustres y asesinos.
Soy mujer y me mataron por ellos,
y aunque encuentro mil razones en la ontología de este pueblo
ellas no me olvidan
ellas no bajan la guardia
luchan
alzan sus manos en el viento
pintan carteles con mi nombre
gritan con el pecho entrelazado a mi memoria
desnaturalizan toda figura relativa a nuestra entidad de escalonada decadencia.
Ahora no descansaré
ahora no podré estar entre ustedes para destruir esa figura inminente que lo es todo
ahora seré eterna como tantas otras
ahora seré impulso de guerreras.

Leer más
Mónica

Por Andrés Alvarez

 

La miro de reojo

está mojada igual que yo

por esa lluvia que nos acompañó

durante la mañana.

Aunque hay varias personas

a nuestro alrededor

sólo me fijo en Mónica.

 

Quedamos a un costado

mientras ella escucha yo la observo

uno

dos

tres relatos.

Historias de pibes pibas con sus vidas

buscando un cauce y arrebatadas

en un suspiro.

 

Prende un cigarrillo

cierra los ojos

mientras el papel se va quemando

qué pensará.

Una pitada que parece eterna

y que posee el único destello naranja

entre los grises de este día de invierno.

 

Termina uno de los relatos

abre los ojos vidriosos

piensa en su negrito, que estuvo ausente

5 años y 8 meses.

Aplaude

arenga

tira el cigarrillo y va hacia el micrófono.

Ahora es su turno.

 

                                                             A Luciano Arruga

.
Leer más