Chubut, una crisis que se profundiza por las insuficientes respuestas del gobierno

Por Vivian Palmbaum @vivi_pal

Se profundiza la crisis en la provincia de Chubut por las insuficientes respuestas del gobierno provincial. Las y los trabajadores del Estado se encuentran en estado de movilización con acampes, toma de edificios públicos, cortes de ruta y paro.  

El adverso clima otoñal de Chubut no logra frenar a las y los trabajadores del Estado decididos a continuar con una medida de lucha frente a las respuestas del gobierno provincial que ofrece sumas irrisorias para mejorar el salario. Las y los trabajadores del Estado a pesar del otoño patagónico, están en las calles, las rutas, los edificios públicos para enfrentar las políticas del gobierno provincial y no están solos, porque la medida de fuerza tiene amplio consenso entre la población de la provincia, que además acercan donaciones de leña e insumos para sostener los acampes, mientras comerciantes y habitantes también acompañan la medida, pacífica, con festivales, radio abierta y en los cortes de ruta y las tomas pacíficas de edificios públicos, para darle visibilidad y voz al grave conflicto.

Un frío gobierno provincial, más frio que el clima de Chubut 

El lunes a la noche el gobierno hacía una nueva propuesta, no muy diferente a la anterior, con un plus no remunerativo, de julio a noviembre, de los cuales se descuentan $200 que se suman al básico testigo. Una propuesta que fue rechazada por la Mesa de Unidad Sindical.  Los delegados sindicales calificaron la propuesta de “poco digna” en virtud del tiempo transcurrido, y relataron que “se presentó el gobernador Arcioni, para expresar que no tienen los recursos y además propuso a las y los trabajadores consideren la propuesta junto con el no descuento de los días de paro”, que fue considerado una propuesta extorsiva e inmediatamente rechazada. Al mismo tiempo se ratificó la continuidad de la medida de fuerza, a la espera que el gobierno reanude la negociación cuando lo decida.

Este jueves 21 de junio se autoconvocó en Chubut la junta directiva de CTERA para solidarizarse con el grave conflicto que tiene paralizada a la provincia.

En el programa Troyanos del Sistema entrevistaron a Nadia Soto, docente de Chubut, que contó sobre el conflicto que mantiene virtualmente paralizada a la provincia.

 ¿Cual es el conflicto que hay en este momento en Chubut?

Hay varias causas que han desencadenado la crisis actual. Por un lado el pago escalonado de sueldos, a los empleados estatales, que se divide en tres rangos según lo que cobren. Los sueldos de hasta 30.000 cobran con diez días de atraso, los que cobran más de 30 mil con veinte días y el sector que tiene un sueldo más alto con casi un mes de retraso. A esto se sumó que estamos sin apertura de paritarias desde hace más de un año, entonces nuestro sueldo ha quedado retrasado. Tenemos además como empleados estatales una obra social que funciona con muchas irregularidades, donde la primera mitad del año funcionó con cortes sistemáticos en las prestaciones de médicos, laboratorios, farmacias, A esto se suma que se cortó el transporte escolar gratuito, por lo tanto hay docentes que tienen que viajar a otras ciudades a dar clases y están pagando de su bolsillo el traslado y el transporte se ha encarecido mucho este último tiempo, igual que para los alumnos.

¿Cuál es la situación en relación a la educación?

El gremio docente está conformando la Mesa de Unidad Sindical, con otros sindicatos como vialidad, judiciales, los empleados de la legislatura, está incluida ATECH también. Todos en una misma mesa, por lo tanto todas las medidas que se implementaron fueron de todos los sectores estatales.

Lo que ocurrió con el colectivo de docentes, porque en primera instancia no era el gremio sino un sector de las y los docentes autoconvocados, fue la ocupación del Ministerio y luego el gremio se plegó y le dio el aval. Las medidas de paro no obtuvieron respuesta de parte del gobierno, después de 80 días lo único que había era un discurso oficial que ellos estaban dispuestos al dialogo y luego no se presentaban a las instancias de negociación.

Las y los docentes en lucha, no solamente reclaman por su salario sino por las condiciones de infraestructura en las escuelas. “Hay escuelas que están funcionando sin calefacción, hay unas 30 escuelas a las que les retiraron los medidores de luz porque no estaban dadas las condiciones para que estén funcionando, y además cortes de luz y retiro de medidores de luz por falta de pago del servicio. En una de las escuelas también hubo una explosión de una cocina por las malas condiciones en las que están funcionando” y además agregó que “padres y madres también han entendido que necesitan participar para que se solucione el conflicto que pone en riesgo a sus hijos e hijas”.

El apoyo de la sociedad es muy amplio, en cuanto a la medida que llevan adelante las y los docentes con la participación de docentes, auxiliares, padres y personas que se acercan con donaciones que permitan sostener la medida, en medio de las bajas temperaturas o el mal tiempo, pese al cual no se mueven del ministerio. Se han autoconvocado padres y han presentado petitorios con más de 10.000 firmas para pedirle al gobernador que se siente a una instancia de negociación para solucionar el conflicto.

Con muchos recursos y bajos sueldos

¿Cuáles son los recursos de la provincia de Chubut?

El petróleo es uno de los recursos más importantes, en regalías hay un alto ingreso. En el último tiempo se conocieron los casos de corrupción, la política de vaciamiento del Estado y un descuido muy grande de todo lo que son instituciones públicas, que nosotros entendemos que viene de la mano de la intención de implementar megaminería en la provincia. En este afán de ir vaciando, cerrando fábricas, el comercio también se paralizó. Quieren instalar la idea que la megaminería es la única solución posible para esta crisis, cuando nosotros tenemos la certeza, tal como lo dicen los referentes del banco, que hay de parte de la provincia un superávit que permitiría pagar más de dos sueldos sin que haya ningún tipo de inconvenientes, y los funcionarios siguen diciendo que el gobierno no puede salir de la modalidad del pago escalonado.

La suba de los impuestos a los sectores que obtienen los mayores beneficios, como las empresas Aluar, Benetton y los negocios pesqueros, entre otros, podrían aportar con la suba de impuestos para resolver el conflicto, “ empezar a repartir un poco más las ganancias entre todos los habitantes, porque por ahora los que tienen mayores ganancias pagan impuestos irrisorios”.

Movilizados

En la provincia hay una muy significativa movilización de todos los sectores de trabajadores del estado con un alto índice de adhesión. Tal como expresa Soto, “en el caso particular de las y los docentes el índice de acatamiento al paro es superior al 90% por la grave situación”.

Ante la crisis económica, las ofertas laborales prometidas por la megaminería buscan presentarse como una salida posible y aceptable, intentando dar vuelta el rechazo popular que mediante plebiscito le impuso la población cordillerana chubutense en 2003.

La crisis es tan grave que el gobernador Arcioni ha decretado la Emergencia Comercial. Mientras las y los trabajadores ratificaron la continuidad de la medida de fuerza que cuenta con amplio respaldo popular y la solidaridad de la clase trabajadora en su conjunto.

En la misma provincia donde se intenta instalar el extractivismo, en estos momentos se ha agravado la grave situación de Facundo Jones Huala, condenado por oponerse a la apropiación de la tierra, mientras el pueblo mapuche es criminalizado por ejercer la resistencia a las políticas de apropiación. Los pueblos organizados, sin distinción,  resisten, a pesar del frío patagónico, con solidaridad y unidad para enfrentar las políticas de gobierno.