Cine documental independiente: de la sala a la calle

Cine documental independiente: de la sala a la calle

Por Laura Cabrera. Desde las 19 de hoy, DOCA realizará una jornada cultural frente al cine Gaumont, con el objetivo de acercar ese género al público y difundir las propuestas para la modificación del Plan de Fomento del Instituto del Cine. 

Garantizar la difusión y exhibición del cine documental, incrementar su producción y lograr el verdadero federalismo en las políticas públicas del cine, son algunos de los motivos que llevaron a los integrantes de Documentalistas de argentina (DOCA) a organizar la Jornada Cultural en Defensa del Cine Documental, que se realizará hoy, desde las 19, frente al cine Gaumont (Rivadavia 1635, C.A.B.A). El encuentro entre público y documentalistas tiene como objetivo difundir las propuestas mencionadas y los puntos planteados para la modificación del Plan de Fomento del Instituto del Cine, además de la difusión del documental de realización colectiva Nunca digas nunca (sobre los desaparecidos en democracia) y la proyección de cortometrajes sobre los normalistas desaparecidos en México.

La iniciativa de sacar hoy el cine a la calle surge de  las Jornadas de Reflexión y Propuestas para el Cine Documental, que se realizaron el 10 y 11 de este mes en la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC), donde más de un centenar de documentalistas independientes e integrantes de distintas asociaciones se reunieron con una necesidad en común: sacar el cine a la calle e involucrar al público no sólo con la producción sino también con las problemáticas a la hora de producir y exhibir cine independiente.

En ese sentido, aquel encuentro finalizó en vistas a lograr la modificación del Plan de Fomento del Instituto del Cine, principalmente en lo referido a la incorporación de la Vía Digital Documental al Plan de Fomento, la federalización de la Vía Digital Documental y jurados surgidos en asambleas regionales abiertas y democráticas, la independencia política de los jurados, la fijación del monto de la Vía Digital al 10 por ciento del costo medio de película nacional, y el establecimiento de políticas públicas de exhibición y difusión.

Antes de la jornada, Marcha dialogó con integrantes de Doca acerca del cine documental independiente, las carencias y la importancia de generar el cambio.

¿Cuál es la situación actual del cine documental independiente en cuanto a fondos disponibles para la producción?

Hoy el 50 por ciento de las películas producidas con apoyo del INCAA son documentales y se realizan con alrededor del 3 por ciento del presupuesto. En el último tiempo, el INCAA actualiza anualmente los montos de subsidio teniendo en cuenta la inflación. El documental de bajo presupuesto (llamado 5ta vía o documentales digitales) al no estar incluido en el Plan de Fomento, solamente obtuvo dos actualizaciones desde el año 2007, llegando a un total de 350 mil pesos, lo que representa el 7,7 por ciento del costo medio de una película nacional (dicho costo es reconocido por el INCAA en 4.500.000 pesos). Lo que nosotros pedimos es que la “5ta vía” se incorpore al Plan de Fomento y, como las otras vías de subsidio, obtenga su actualización periódica. Creemos que el monto mínimo debería ser el 10 por ciento del costo medio de una película nacional. Creemos que lo que pedimos debe instrumentarse sin modificar la esencia de la “5ta vía”, que permite que realizadores independientes y sin la estructura de una casa productora, puedan acceder al subsidio. Además, esto posibilita que sea la puerta de ingreso para muchos realizadores y realizadoras jóvenes.

Más allá de la conquista de la Vía Digital para la producción documental, la misma no garantiza la exhibición y difusión de todas las producciones, ¿por qué?

Desde 2009, la presencia del público en las salas creció un 30 por ciento. Sin embargo, el mercado cinematográfico está concentrado por las grandes distribuidoras ligadas al cine norteamericano y a las grandes producciones locales. El Estado no tiene una política hacia la distribución de nuestro cine. Hoy un realizador o una realizadora independiente tiene como única opción estrenar en el cine Gaumont, estar allí dos semanas y competir en los espacios de publicidad con producciones multimillonarias. Así y todo, mucha gente quiere acercarse al cine nacional. Este año el documental más visto fue “Seré Millones”, con un promedio de cien espectadores por función, superando incluso a Monster University, la más taquillera del año 2013. Pero el tanque norteamericano salió con más de trescientas copias y el documental argentino con dos funciones diarias en el Gaumont. Evidentemente si este documental hubiese tenido apoyo del Estado en la distribución, seguramente hubieraa llegado a más público. Por todo esto, una de las propuestas que impulsa DOCA es que exista un subsidio a la distribución, una cuota de pantalla para el cine documental que deberían cumplir todos los cines (inclusive los privados) y que haya incidencia del INCAA en los llamados Espacios INCAA (52 de los 53 existentes están en manos de privados y son ellos quienes eligen qué películas proyectar).Es curioso que mientras más gente va al cine, lo que se problematiza es la cantidad de películas nacionales que se producen y no la falta de salas para ellas. Para ellos, las películas que sobran siempre son las nuestras.

Plantean que los jurados sean seleccionados en asambleas regionales abiertas. Actualmente son elegidos por el Consejo Asesor del INCAA, ¿en qué aspectos condiciona esto a la producción y difusión?

En la resolución anterior los jurados estaban integrados por un representante por asociación de documentalistas. El año pasado el INCAA quiso avanzar sobre esta conquista y la movilización de los documentalistas impidió que esto se modifique en los hechos, aunque fue borrado en la letra de la resolución. Lo que pedimos ahora es que esto vuelva a ser letra y que se sume un jurado votado por asambleas regionales. La composición de un jurado así podrá hacer efectiva la famosa federalización que hoy sólo es discurso. En este sentido también pedimos que las bancas por asociación tengan representatividad de las provincias. La transparencia de los jurados permitió y permite una diversidad temática y estética de los documentales y por esto creemos que, no sólo no debe abandonarse, sino que también debe profundizarse.

Con la jornada también se busca el acercamiento entre realizadores y público, ¿consideran que existe un desconocimiento de la realidad que viven los realizadores independientes en relación a los cambios que necesitan?

Parece haber un consenso entre las autoridades del INCAA y los grandes medios de comunicación. Este plantea una menor producción de películas pero de mayor presupuesto, es decir, concentrar más el mercado. En ese sentido, los realizadores y las realizadoras independientes tenemos que hacer un trabajo de hormiga para comunicarnos con el público. De a poco lo vamos generando y lo visualizamos en los encuentros que hicimos a lo largo de este año y de años anteriores. Por eso, para nosotros es tan importante la acción  en la puerta del Gaumont e invitamos a todos los interesados en el cine a que se acerquen a apoyar al cine documental nacional.