#ConEllosNo: la campaña que mantiene nuestra memoria viva

Se realizó el acto de presentación de la campaña #ConEllosNo. Promovida por La Comisión Independiente Justicia por Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, repudia la posible candidatura de Felipe Solá. En el Obelisco, cientos de personas se acompañaron el reclamo de enjuiciamiento a los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda y a promover la memoria activa.

Por Redacción Marcha

Pasaron 17 años pero la memoria popular sigue viva. No hay medias tintas cuando se trata de responsabilidades políticas, esas que quedan solapadas por el perdón orquestado en vivo y por televisión. Las familias de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, junto a organizaciones sociales y políticas, vienen reclamando el enjuiciamiento de los responsables políticos de la represión llevada a cabo por las fuerzas del Estado el 26 de junio de 2002 en el Puente Pueyrredón. Felipe Solá era el gobernador de la provincia de Buenos Aires y Eduardo Duhalde, el presidente de la Nación. Esos dos asesinatos fueron el principio del fin de sus cortos mandatos. Hoy, a dos meses del cierre de las listas para las elecciones venideras, uno de ellos, Solá, suena como un posible candidato para el llamado progresismo. Y, si bien algunos movimientos sociales parecen alinearse detrás de su figura, muchos otros resisten desafiantes al olvido.

“Hay una camada de políticos responsables de la Masacre de Avellaneda”, sostuvo Alberto Santillán, padre de Darío, a Marcha. “Venimos a repudiar la candidatura de Solá y a los compañeros de distintos movimientos que lo están avalando”. La Comisión Independiente Justicia por Darío y Maxi convocó al lanzamiento de #ConEllosNo, una campaña que continuará la lucha por juicio y castigo a los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda. Sucesora de #YoPidoCárcel, está liderada por familiares y por referentes de organismos de Derechos Humanos como Abuelas de Plaza de Mayo -Línea Fundadora y ya cuenta con la adhesión de más de medio centenar de organizaciones y espacios populares.

La campaña pretende interpelar voces y liderazgos de los movimientos y organizaciones sociales a dos meses del cierre de las listas electorales y repudia, especialmente, que desde algunos sectores se intente posicionar la figura de Felipe Solá como uno de los candidatos principales de la oposición al actual Gobierno nacional, provincial y metropolitano de Cambiemos. Solá, tras la represión en el Puente Pueyrredón en 2002 tuvo dos gestos cómplices: le dijo a Norita Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora que se trataba de “un enfrentamiento de pobres contra pobres” y luego felicitó públicamente al entonces Comisario Alfredo Fanchiotti por el operativo.

“No es la primera vez que lo hacemos”, agregó Alberto Santillán recordando marchas, cortes y escraches a Felipe Solá como el que se realizó en 2015 en la Facultad de Económicas de la UBA cuando fueron acusados por los medios hegemónicos de “violentos”. “En 17 años siempre lo hemos señalado como lo que es: un asesino”, dijo categórico. Desde la Comisión denuncian que Alfredo Fanchiotti y Alejandro Acosta, responsables materiales y asesinos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, están en la cárcel pero que el Poder Judicial no avanzó en enjuiciar a quienes estuvieron en los máximos cargos a nivel nacional y provincial y tuvieron responsabilidades políticas aquel 26 de junio. “Queremos una verdadera justicia, la Masacre de Avellaneda se vio en vivo y en directo. Sin embargo pasan los años y la justicia mira para otro lado igual que todo el arco político; no hay voluntad ni de la política ni de la justicia”, dijo.

Leer además:

Alberto Santillán: “¿Cuál es el interés de tener a Felipe Solá?”

Al final de la actividad, Alberto Santillán, rodeado de sus nietxs y sobrinxs que lo abrazaban y sacaban fotos y con una remera que decía “Construyendo poder popular para el cambio social”, siguió reflexionando, siempre emocionado, o como él dice “por amor al hijo”: “¿Qué tendrán en la conciencia estos políticos asesinos; aquellos movimientos que los acompañan? ¿Qué tendrá en la conciencia esta justicia que no hace nada para investigar?” (…). “Y cuando hablo de conciencia, Darío siempre me llega, a borbotones, y hoy más que nunca porque él creó conciencia, porque mientras se desangraba en la estación, estaba pariendo miles de hijos con una conciencia distinta”. “Darío eligió morir para no traicionar, pero sobre todo a él mismo, para no traicionar lo que él decía, lo que pregonaba, sus ideales, y no traicionar a compañeros, seguro de que hay que estar del lado del compañero que más lo necesita”.
“Por eso estamos hablando de la conciencia, de no dejarnos llevar o tentar por quienes quieren romper lo que alguna vez fue un gran movimiento de desocupados”, analizó Santillán, “hay compañeros que caminaron con Darío y que nos han acompañado; hoy los vemos encolumnados tras el asesino Solá”. Y sobre la campaña #ConEllosNo agregó, “no vamos a dejar de señalarlos porque no son mas que cobardes, asesinos que ni siquiera tienen la templanza para hacer frente a lo que hicieron. Duhalde, Solá, Atanasof, Genoud, siguen gozando de la impunidad que les brinda la justicia”. Y se dirigió a quienes lo acompañaron, “sigamos sembrando conciencia y sostengámonos en las calles porque Darío y Maxi merecen justicia”.

“… Nosotrxs tan Darío Santillán y Maximiliano Kosteki”

“Estar rodeado de tantos compañeros demuestra que estamos en la vereda correcta”, dijo Alberto Santillán. Dos frases se multiplicaban en instantáneas entre las y los cientos que llegaron al acto de lanzamiento de #ConEllosNo, en un mediodía templado en el Obelisco porteño. Una decía, “Los asesinos de ayer no pueden ser los salvadores de hoy“. La otra era casi un meme, “Vos tan Felipe Solá. Nosotrxs tan Darío Santillán y Maximiliano Kosteki“. La presentación inició con música y alegría, reflejando el “amor y la lucha”, como nos dijo Alberto, “este es el respeto que se ganaron Darío y Maxi y tantos compañeros caídos antes y después de ellos”.

El acto de lanzamiento siguió con la lectura del documento consensuado por las decenas de organizaciones que adhieren a la campaña y finalizó con las palabras de referentes de la lucha antirrepresiva y de Leonardo y Alberto Santillán -hermano y padre de Darío-. Luego, esos cientos llevaron la solidaridad a las y los trabajadores de Clarín, que se encuentran en resistencia por despidos en la empresa. La Comisión anunció además que la campaña de repudio a la candidatura de Solá girará por diferentes ciudades del país hasta llegar al 26 de junio, día en que se cumplirán 17 años de la siembra de Darío y Maxi. El 25 de abril se gritará #ConEllosNo en Córdoba, el 3 de mayo en Santiago del Estero, el 10 en San Luis y Mendoza, el 16 en Tucumán, el 24 y el 25 en Salta y el 2 de junio en Alto Valle.

“Repudiamos su candidatura”, comienza el comunicado consensuado, “esta iniciativa está impulsada desde el sentimiento para que los asesinos y aquellos con responsabilidad en crímenes contra la vida, sobre todo desde el Estado, no puedan ser candidatos electorales”, siguió, “los crímenes cometidos en dictadura o en democracia, desde las más altas esferas de poder político, tienen que tener su resolución judicial”. Y comunicaron que “en el caso de Felipe Solá, gobernador de la provincia de Buenos Aires durante 2002, tendría que estar presentándose ante los estrados de judiciales, sin embargo no avanzan las causas. Ninguno de quienes tuvieron las responsabilidades políticas para avalar aquel operativo criminal, conocido como Masacre de Avellaneda, fue citado; menos detenido”. “Es por la falta de justicia completa que iniciamos esta campaña”, afirmaron desde el escenario en el que sobresalió un muñeco del candidato opositor al gobierno macrista vestido con traje de presidiario, “el sistema electoral lo cubre con el manto de la impunidad porque las direcciones de algunas organizaciones sociales lo apoyan y/ o proponen su candidatura a presidente, algo que nos duele e indigna”.

Las voces fueron llegando. Y en el inicio, tal como pretendió la familia Santillán, fueron los compañeros de Darío quienes hablaron. La impronta de su compromiso militante, pero, sobre todo, la del Darío humano, es lo que intentan transmitir a las generaciones presentes y futuras. Jorge Escalada contó que si bien “era muy joven, tenía un espíritu que heredó de su mamá, enfermera, de dar mucho por el otro”. “Y también era medio cabrón… eso lo heredó de los Santillán”, agregó entre risas. Carlos Leiva también fue su compañero y se preguntó: “¿Por qué 17 años después seguimos manteniendo fuerte la memoria y el deseo de justicia?”. Además de repudiar que desde algunos movimientos sociales se lleve a Solá como candidato, contó la razón: “A Darío lo conocimos, lo extrañamos y cada vez que vamos a una marcha y uno se da vuelta y está la imagen de Darío en la bandera, te cabe en la sangre”. Por eso, recordó, ese legado no se olvida: “Nos organizamos en el lugar donde lo hacía Darío, que nos enseñó muchas cosas en vida y muchas después, cuando nos dejó por la lucha”.

“Esta pelea no es solo una lucha de 17 años por Darío y Maxi -afirmó María del Carmen Verdú en el escenario-, esta es nuestra pelea de hoy, vivimos en un gobierno que nos fusila y nos mata en las cárceles”. “Los responsables de la represión de ayer no pueden ser nunca los salvadores de hoy. Felipe Solá a lo único que es candidato es a la cárcel”, agregó la abogada e integrante de CORREPI y de Poder Popular. También recordó otros casos de políticos que pretenden “blanquear su imagen” para reciclarse en épocas de candidaturas: “Solá es el ejemplo paradigmático, pero alcanza a tantos otros. Pensemos en Aníbal Ibarra, reciclado después de Cromañon; pensemos en Storani presentado como el hombre de la democracia cuando es el responsable político, junto a De La Rúa, de las muertes de Mauro Ojeda y Francisco Escobar en el Puente de Corrientes en 1999 y ni hablar del 20 de diciembre de 2001; o Sobich (responsable del asesinato de Carlos Fuentealba), tanto casos en los que los responsables han muerto impune”.

 

Por su parte Paula Alvarado, abogada de Alberto Santillán en la causa por la Masacre de Avellaneda, integrante de la APDH La Matanza, contó que desde diciembre del año pasado están aportando pruebas al poder judicial y que están siendo desoídos; por eso pidió el apoyo de “todos los compañeros y compañeras”. “Necesitamos estar acompañados en todos los aspectos, no solamente en las calles sino también en lo jurídico”, afirmó. Emilia Vassallo, madre de “Paly” Acosta, llevó la solidaridad de las y los familiares de víctimas de gatillo fácil: “estamos acá por todos los pibes y pibas asesinados”.

“No vamos a traicionar a Darío y a Maxi”, gritó Leonardo Santillán, hermano de Darío, cuando tomó la palabra en el escenario. Y siguió bien claro: “Urgía salir a pronunciarnos. Los medios dicen que las organizaciones sociales apoyan la candidatura de Felipe Solá y no. Nosotros somos el corazón de esta lucha”, dijo, mirando a quienes allí se encontraban. Leonardo contó que los compañeros y las compañeras le decían gracias a la familia los días previos, una gratitud que va y vuelve y que es la que mantiene viva la memoria de quienes caen en la lucha. “Gracias por esta enorme presencia, que siempre termina superando la expectativa que tenemos… Es imposible manifestar lo que sentimos como familia. Hace 17 años que luchamos y no han podido corrernos de las calles y que nos olvidemos de Darío y Maxi”, agregó. Y dijo, para concluir: “Nos pusimos de pie. Es poco que sólo conmemoremos a Darío y a Maxi el 26 de junio cuando sus asesinos están caminando por las calles”.