Cubanas: Todo lo que somos es la revolución

Por Camila Parodi

Se presenta en Buenos Aires el documental “Cubanas, mujeres en revolución”. Una producción de Resumen Latinoamericano sobre el protagonismo de las mujeres en la revolución cubana.

El próximo jueves 26 de julio se estrena en el Cine Gaumont el documental “Cubanas, Mujeres en Revolución” producido por Resumen Latinoamericano. En el marco de sus 30 años de permanente y comprometido periodismo este nuevo aporte no es casualidad, se trata ni más ni menos que de una producción que afirma la importancia de un feminismo revolucionario, socialista e internacionalista. Se trata, también, de un documental que insiste en la problematización de los históricos estereotipos y violencias machistas que se arrastran desde antes de la revolución cubana de 1959.

Por eso, llega en este momento y es celebrado, ya que no idealiza los procesos al problematizarlos desde el cotidiano y en clave feminista. Pero también muestra la importancia de un pueblo que con su historia se propone revolucionarlo todo a fondo y esa pedagogía de la coherencia y del ejemplo debe ser conocida por los feminismos que recorren el continente.

“A las mujeres la revolución nos ha dado independencia, nos ha dado libertad” se oye decir como primeras palabras de este documental situado en distintas partes de la Isla y construido junto a la participación de mujeres cubanas quienes, desde su día a día en la revolución comparten su mirada sobre distintos tópicos, historia, trabajo, salud, derechos sexuales, deportes y artes entre otros. Y con esa frase fácilmente se puede definir la mirada de sus protagonistas, la mujer cubana de hoy no se puede definir sin la palabra revolución para caracterizarla.

Pero no sólo se trata de un proceso de despatriarcalización el que pretende ser mostrado “soy mujer, soy negra y puedo ser profesional eso me lo dio la revolución” explica la primer mujer negra en asumir la dirección del Instituto Cubano del libro. Como en cualquier revolución el cambio debe ser radical y es ahí donde el cuestionamiento se hace carne contra la opresión y explotación racial, patriarcal y capitalista tanto en la película como en la realidad cubana.”Son tantos siglos que se tiene que combatir permanentemente nunca se termina” y es en esa línea que hay que “librar una guerra en el terreno de los símbolos para combatir los estereotipos” explican.

Las intenciones de este aporte son múltiples y dialécticas, y claro esta filmado por un colectivo de comunicadoras feministas. En ese sentido busca mostrar no sólo el aporte de la revolución cubana para con las mujeres y la diversidad sexual si no que también da cuenta del procedo inverso, también “las mujeres han marcado el curso y la construcción de la revolución” explica una de sus protagonistas durante el largometraje.

Y es así que entre historias cotidianas de las cubanas de hoy se entrecruzan las historias de aquellas heroínas que proyectaron el actual proceso. En ese sentido, aparecen las historias de las tres protagonistas de la revolución cubana, Haydee Santamaría, Celia Sánchez y Vilma Espin que se encuentran con los relatos, recuerdos y experiencias de las entrevistadas. Entre ellas, Marilyn Peña del Centro Ceremonial Martin Luther King, Teresa Amarelle Boue Secretaria de la Federación de Mujeres Cubanas, Nemesia Rodríguez Montano sobreviviente de la invasión mercenaria a Playa Girón, Tamara velazquez del ICAP, las artistas Aurora Feliú, Zaida del Rio como asi también Sadaise Arencibia de Ballet Nacional de Cuba, Idalhel Marchetti Placeres directora de orquesta y la cantautora Tanmy López junto a medicas, estudiantes y científicas como Claudia Zaldivar.

“Sin la revolución no hubiera estudiado. No hubiera hecho nada, me hubiera casado”

Una certeza gira alrrededor de las historias de vida de las protagonistas, la revolución les ha dado “una razon para vivir” y así lo afirman desde sus diversas experiencias.

Con la Campaña de Alfabetización realizada en los primeros años del proceso, la revolución ingresó al cotidiano, a la familia, a la casa de las mujeres a su vez allí la que sabía leer enseñaría a su vecina de forma tal que la socialización de la política como así también de la vida personal comienzan a encontrarse.

“Lo dijo Fidel en un discurso” explica una joven estudiante “que la educación se pinte de pueblo” y entonces interpreta “de mujeres, de negras”. Y ese discurso se hacer real en la Cuba de hoy que tiene la ciencia representada por un 60% de mujeres, “a lo largo de los años se fueron llenando las aulas de mujeres” completa otra.

Pero no sólo se trata de las ciencias duras, la cultura artística y física en Cuba también tiene cara de mujer. Por eso a lo largo del documental se proponen problematizar el acceso al arte y al esparcimiento del capitalismo en contraposición al socialista. En ese sentido, señalan, entre otros ejemplos la injerencia del reggaeton en su cultura y la importancia de compartir su “contenido denigrante de las mujeres deformador principios”. Por eso afirman que el proceso cultural y subjetivo es más difícil que sacar simples leyes.Socialismo si. Homofobia no.

Otra de las apariciones destacadas es la de Mariela Castro, hija de Raúl Castro y Vilma Espín. Actual directora del Cenesex. En su madre, creadora de la Federación de Mujeres, explica Mariela se “encarnan las historias de las mujeres clandestinas e incivilizadas”. Y en esa linea señala la importancia de “asumir el proceso de transformación como protagonistas del propio destino” por el cual decide llevar adelante su trabajo en el Cenesex, organismo de acompañamiento y visualización de la diversidad sexual.

En esa parte, el documental se centra en aquellos aspectos de la revolución cubana que se centran en las políticas de géneros, diversidad y sexualidad. Entre ellos, las leyes de parto humanizado, la ley de maternidad de la mujer y el Código de familia que se proponen problematizar el lugar y los roles de las mujeres en la casa.

A su vez, a nivel de política pública también dan cuenta de la práctica de Educación sexual en las escuelas como así también el acceso libre a la Interrupción Voluntaria del Embarazo. “La sexualidad es intrínseca a la humanidad por eso su atención e importancia” explica Mariela, “acá se tiene derecho a decidir” refuerza otra entrevistada.

Yo soy Fidel

“Donde haya Causas justas que defender ahí esta el corazón cubano, solidario e internacionalistas” afirma con mirada cómplice una de las protagonistas en lo que se anticipa va a ser el final del documental. Y por eso la figura de Fidel no puede faltar “que pueda decir que soy una mujer realizada es gracias a Fidel” concluye otra. “Fidel va a decir al principio de la revolución que estábamos oprimidas por ser mujeres y negras”relaciona una última “inclusive antes de que lo digamos como feministas”

Y en ese sentido todas levantan la misma consigna: Yo soy fidel, “soy continuidad de sus ideas y como mujeres hacen la revolución dentro de revolución. Mientras de fondo un grupo de niñas y niños leen canciones sobre el líder de la revolución cubana. Esperanzadora forma de ir culminando el largometraje, con su multiplicación en las escuelas y en las calles, el cotidiano de una revolución con cara de mujer.

(*) Mujeres Cubanas es dirigido por Maria Torrella y realizado en conjunto con Mónica Simoncini, Sayaea Salado Massip y Víctor Villalba Gutierrez. Se presenta el próximo jueves 26 a las 20hs en el Cine Gaumont, CABA. 

Ver más: Cubanas, mujeres en revolución