Cuando decir Che, Fidel, Raúl o Camilo es decir Revolución

Por Camila Parodi y Daniel Sticotti desde Cuba 

¿Qué son los Comités de Defensa de la Revolución en Cuba? Para saberlo entrevistamos a Orfelina, presidenta del Comité de Baracoa y a Jorge, integrante del Partido Comunista Cubano. La ciudad donde uno de los más crueles ciclones no se llevó la vida de ningún cubano ni cubana. 

Orfelina Fernández Matos es presidenta de uno de los tantos Comités de Defensa de la Revolución, conocidos como CDR, que funcionan como centro de base donde el pueblo participa activamente en el proceso revolucionario. Ella, junto a su marido Jorge Chávez Matos, también revolucionario e integrante del PCC, viven en Baracoa. Una ciudad ubicada en el extremo oriente de la isla y que, por su localización geográfica, conserva una población pequeña rodeada de mar, ríos y montañas. Ellos ríen de que en Baracoa dos argentinos estuvieran entrevistando a una Fernández y un Chávez en este contexto tan hostil para el continente y como todo cubano/a no se demoran en preguntar por la situación de la Argentina.

Orfelina y Jorge eligen ser presentados como “personas sencillas, revolucionarias. Que quisiéramos que todos los países sean igual”. No quieren grandes nombres ni representaciones, saben bien que cualquier cubano o cubana revolucionaria podría ser entrevistada como ellos en esta oportunidad. Debaten sobre los puntos de la nueva Constitución y se preguntan por los cambios históricos de la sociedad cubana tras cumplirse 60 años de la revolución. Y si bien reconocen que, como cualquier proceso social las críticas y modificaciones permanentes son necesarias también sostienen como prioritario la defensa constante de su revolución a pesar de los ataques culturales, simbólicos y económicos de los últimos tiempos. Esta revolución, es propia y, aun comiendo una ración de arroz durante una década y atravesando el peor bloqueo económico de la historia la hacen cotidiana al compartir lo poco que hay en la alacena y el tiempo necesario para la reflexión.

Hace dos años la ciudad de Baracoa fue derrumbada por el ciclón Mathews. Orfelina relata que tras las 12 horas de tormenta eligió no salir a la calle por el temor de encontrar personas muertas, sin embargo, el ciclón no se había cobrado ninguna vida. Los Consejos de Defensa habían prevenido y alterado de forma tal que ninguna persona fue lastimada. Los daños materiales si fueron incontables y creyeron que sería imposible su recuperación. Sin embargo, al día siguiente Raul Castro ya se encontraba en el poblado interviniendo para que nadie se aprovechara del momento de crisis exigiendo, por ejemplo, tras el reclamo de las y los baracoenses que se bajara el precio de velas y alimentos. El abrazo solidario de la Venezuela revolucionaria tampoco tardó en llegar y, se trataba de los peores momentos de injerencia y arremetida estadounidense contra el gobierno de Nicolás Maduro, se envió una ayuda que se siente en todo el pueblo baracoense que hace propia su bandera tricolor.

“Baracoa se levanta”

– ¿Cómo surgió y qué objetivos buscan los Comité de Defensa de la Revolución? 

Orfelina: Los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) son una organización de masas que se constituyó por nuestro comandante en jefe a raíz del triunfo de la Revolución. Su labor social fundamental es organizar por cada barrio a todas las personas con la función principal de vigilancia y protección de las diferentes empresas estatales o particulares. Es un cuerpo de vigilancia social, es el pueblo cuidando y vigilando su barrio.

En aquel momento en que se crearon había mucha gente -por llamarlo de alguna forma- confundida, contrarrevolucionarios, gritando que viva Fidel y que viva la Revolución pero finalmente eran todo lo contrario. Y aún a 60 años los CDR continúan funcionando y cumpliendo con su labor social: la protección del barrio. Los 28 de septiembre, por ejemplo, que fue el día en que se fundaron los CDR, se hacen fiestas populares en cada barrio, el pueblo celebra y festeja cada aniversario.

– En ese sentido, ¿cuál fue el proceso para la elaboración de la nueva Constitución?

Orfelina: Salió una propuesta de proyecto de Constitución que se debatió en todos los CDR. Las personas podían adquirir el proyecto de Constitución libremente, y el día en que se reunían todos los miembros del Comité, cada quien con su folleto, dio su opinión sobre el capítulo que mas le competía. Todos esos debates se recogieron en actas, y eso se desarrolló en todos los niveles. Yo por ejemplo, di el debate en el CDR pero también en mi centro de trabajo, y así se hizo también con la escuela de nivel medio donde ya tienen edad para votar.

Luego todos esos debates fueron llevados a la Asamblea Nacional donde se volvió a debatir con los diputados y las diputadas, con los pro y los contra, qué debates hicieron más ruido en la población, qué cosas la sociedad pedía más y qué menos. También qué cuestiones se podían y no se podían hacer y en las que la Asamblea entendía que no se podían hacer se daba la explicación de porqué en este momento el país por sus características no podía aprobar eso.

– ¿Cuales fueron los puntos más controversiales que surgieron?

Tenemos el caso del artículo 68 del matrimonio igualitario, que se dejó la puerta abierta en el debate pero que finalmente no se agregó. Porque fue un debate que hizo mucho ruido, gran parte de la población cubana no lo asimila aunque haya gente que ya esté en pareja y viviendo junta, que no se la discrimina ni ataca, la gente no acepta que haya un documento que lo legalice y esto tiene mucho que ver con el discurso de las iglesias. Pero ya es un paso de avance, porque la gente va entendiendo que es un derecho.

Por otro lado, un punto que me parece importante es aquel que entiende al igual que la ley de protección y cuidados hacia la niñez por parte de sus adultos responsables que ya existe. Ahora también se agregará como ley el cuidado a las personas mayores por parte de sus hijos e hijas, es decir que las familias deberán devolver ese cuidado de forma obligatoria y no sólo el Estado tendrá que asumirlo.

– ¿Porque se da en este momento histórico el debate de la nueva Constitución?

Jorge: lo primero es que las bases no estaban fuertes todavía, no de habían solidificado las bases y en estos momentos la dirección del país se dio cuenta que ya existían las condiciones y la coyuntura para crear una nueva Constitución. Aunque la Constitución tiene algunas variantes, la mayor parte tenían vínculos con la población ya que se habían debatido en las bases. Se valoró en la Asamblea Nacional pero define el pueblo en el referéndum del 24 de febrero.

– ¿Cual es el rol del partido en este proceso?

Jorge: El partido lo que hace es el trabajo más político- ideológico, explicar a la ciudadanía porque en estos momentos se decide hacer la Constitución. Tratar de ir enrolando a toda la población con las nuevas características de la Constitución.

Orfelina: el problema es que ya son casi 60 años con la misma Constitución, la sociedad ya ha sufrido cambios, no es la misma sociedad de cuando triunfó la Revolución a la que tenemos ahora. Las condiciones sociales, la forma de pensar, la preparación ideológica es otra, hay problemas sociales que no estaban en aquel momento que están ahora. No es porque se acabó la generación de Castro, esto es una continuidad. Han sido los Castro, son los Castro y seguirán siendo los Castro aunque no estén físicamente porque la población ha sido formada bajo los principios y bajo esos ideales, y es algo que está bien arraigado en la población y la juventud. Es una etapa de cambios y transformaciones que conllevan a un desarrollo del país.

– Desde otros países se critica históricamente el modelo unipartidario de Cuba, 60 años después del comienzo de la Revolución cubana ¿cómo responden a esta crítica?

Jorge: Como sea se va a seguir defendiendo un partido único, en este país no se van a permitir otros partidos. Primeramente porque cuando existen diferentes partidos hay desunión y contradicciones en la población, es algo que Fidel percató que había en nuestro país y si hemos llegado a los 60 años de la Revolución es porque hay un solo partido. Pero si este partido va por acá y aquel va por allá, si uno defiende a los ricos y otro a los pobres, eso lo que trae es contradicciones, aquí hay un solo partido que defiende a todos por igual.

Hoy las condiciones del partido son más fuertes, hay militantes del PCC con veintitrés o veinticuatro años cuando antes tenías que tener mas de treinta. Los jóvenes con más de catorce ya pueden ser parte de la juventud del partido. Yo por ejemplo fui parte de la juventud desde los 14, a los 27 entre al partido y hoy sigo con 55 años. Es decir que se va a defender el PCC como el único partido de Cuba, ya que la preparación y la formación de las nuevas generaciones están enmarcadas en los principios de la revolución que dirigió Fidel Castro.

Orfelina: No es que en nuestra democracia no se le permita a nadie que diga lo que siente, todo el mundo puede expresar libremente lo que siente pero también todo el mundo tiene que respetar las leyes del país. Y este partido defiende a todo el pueblo por igual. Para ponerte un ejemplo, en Cuba se permitió el pluriempleo, es decir que una persona puede tener dos o tres empleos. Yo por ejemplo trabajo en el estado como profesora, y tengo el trabajo por cuenta propia como arrendataria, pero yo estoy amparada por el partido y por el pueblo. El partido te da la posibilidad de si tienes las condiciones, si quieres y puedes tengas una mejoría económica. Pero las diferencias sociales en nuestro país son muy pequeñas.Y lo mismo que llega para mi llega para todo el mundo, como la libreta de productos que se ha convertido en un símbolo. Ahí tu tienes todos los meses tus alimentos básicos imprescindibles a precios mínimos, que todo el mundo tiene acceso a el, es decir que nadie se acuesta en este país sin comer. Todo el que llega al hospital es atendido, es operado, es trasladado a La Habana si hay que trasladarlo y nadie paga por eso, lo que tu pagas es los medicamentos que compras en la farmacia pero a precios que tu puedes comprar y por eso el pueblo entero defiende al partido, que es quien los defiende.

– Mientras que los ciclones en diferentes partes del mundo se llevan cientos de vidas, Cuba sólo cuenta pérdidas materiales, ¿cómo explican que aún con el bloqueo y escasos recursos hacen frente a estos fenómenos?

Orfelina: Con los fenómenos naturales los primeros que tomamos la voz cantante de todo eso fuimos los CDR, yo visité mi barrio y anote los problemas que tenía cada persona, que nivel de afectación tenía cada cuál y eso lo elevé a nivel municipal, así se va contabilizando y se sabe la realidad. Es un proceso que nace desde abajo, bien planificado y bien organizado, que puede tener sus errores y sus brechas, porque hay personas que se aprovechan pero como es tan organizado, tan planificado y tan controlado es fácil divisar donde está la brecha. Y la corrupción en ese mismo sentido es castigada a cualquier nivel, porque no te voy a decir que no hubo hechos de corrupción en 60 años, si la hubo y fue castigada severamente.

En Cuba existe a su vez la Defensa Civil, son los encargados de preparar a la población y de educarla a como protegernos de los fenómenos de la naturaleza que sobre todo en Cuba son los ciclones. Cuando se detecta la formación de un ciclón o una tormenta tropical, esa información llega a la defensa civil nacional y ya comienzan a activarse los Consejos de Defensa provinciales y municipales. Se va dando seguimiento por la oficina de meteorología nacional y se va indicando la probabilidad de que entre por tal o cual lugar del país, y ahí se le va diciendo a la población qué tiene que hacer, dónde tiene que protegerse.

Mathews fue uno de los ciclones más fuertes que ha azotado al país, llegó a esta zona que está bastante alejada de la capital y que geográficamente es poco violenta por las montañas, por el mar, y estuvo 12 horas azotando la ciudad. Destruyó casi toda la parte habitacional. Cuando se acabó aquello yo tenía miedo de salir a la calle por creer que encontraría cadáveres, la Defensa Civil nacional trajo todos los recursos posibles, sacos negros porque se estaba pensando que habría que recoger cadáveres. Y Baracoa encima está rodeada de ríos, de arroyos, hubo incidentes por ejemplo con el río Toa con el puente que se cayó, hay vídeos inclusos de personas que se amarraron con sogas al techo. Pero no hubo ni un muerto, ni un lesionado, todos fueron daños materiales que no se podían evitar, porque todo lo que se podía evitar, los alimentos y animales por ejemplo se llevan a zonas seguras, se protege. Muchas personas de Yara se metieron en cuevas. La población está educada y sabe dónde tiene que meterse.

Jorge: En esos casos donde actúa la Defensa Civil, el mayor responsable de un municipio es el presidente del Consejo de Defensa que es a su vez el secretario del partido, que es quien orienta a la Defensa Civil, empresas y organizaciones de masas para evitar estos daños. Por eso es que en Cuba hay muy pocos muertos cuando suceden estos fenómenos.Orfelina: Es cierto que el ciclón nos hizo mucho daño, pero al otro día estaba Raúl Castro que era el presidente del partido aquí, oyendo a la población y sus problemáticas. Siempre tuvimos el apoyo del partido, hay muchas anécdotas de ese tipo. Como la historia de un señor ya mayor que vivía en Yara, él tenia en una pared de su casa una imagen grande del Che, él lo tiene al Che como un dios. Esa foto se la habían regalado porque el fue cañero en las zafras de los setenta. El viejito contaba que cuando lo fueron a sacar de allí- una casa de campo, imagínate si aquí tumbó edificios- le dijo al Che: “lo único que te pido es que me cuides está casa que es lo único que tengo”. Yo cuando veía ese documental lloraba viendo al viejito pidiéndole al Che como si fuera un dios. Dice que cuando el huracán ya había pasado y el estaba volviendo a su casa, se imaginaba encontrarla toda destruida. A aquella casa no se le cayo ni una teja, y el agradeciendo a la imagen del Che y dándole besos por haberle cuidado su casa. En un recorrido que hizo la hija del Che por la zona, lo fue a visitar y esa mujer se emocionó de escuchar como ese señor le hablaba de su padre. Mira tú hasta que punto la gente cree en este proceso y hasta que punto lo defienden.

Jorge: Decir Che, Fidel, Raúl o Camilo, el hombre del pueblo, es decir revolución.

Orfelina: Eso es aquí igual para cualquier cubano que le preguntes, puede estar en contra o a favor del proceso, pero no es ciego.

– Hemos visto tras el ciclón una presencia muy importante de la solidaridad venezolana, ¿en qué consistió?

Jorge: La ayuda de Venezuela cuando arrasó el ciclón fue inmensa. No tiene precio. El primer país de Latinoamérica que se solidarizó con nuestro país.

Orfelina: La solidaridad fue incalculable. El puente de Toa, por ejemplo, fue construido enteramente por compañeros que enviaron de Venezuela. Estuvieron viviendo con nosotros año y pico, el día que ellos se iban varios hasta lloraron porque decían que habían echo una familia en Cuba. La gente los acogió cómo parte de la ciudad y andaban por las calles noviando, como cualquier cubano más.

En la zona de Maisi se hicieron muchos barrios por los venezolanos, trajeron también esos camiones que hay por allí. No sólo de Venezuela pero de allí vino la mayor ayuda.

– En lo que respecta a educación vemos que en cualquier ciudad hay sedes descentralizadas logrando que cualquier cubano o cubana sea profesional. Teniendo en cuenta que ejerce como profesora en Baracoa, ¿qué nos podes contar del sistema educativo cubano?

Orfelina: Una de las primeras leyes que se hizo en el país fue para alfabetizar y enseñar a leer a todo el pueblo. Miles de jóvenes fueron a las montañas, algunos maestros pero en su mayoría estudiantes, cogieron el traje verde olivo y fueron al punto donde los mandaron a alfabetizar a los campesinos. Eso fue el primer logro de la revolución.

El sistema educativo comienza en la edad preescolar, a la edad de 5 años, donde se le enseñan las vocales y colores, y cuando terminan el primer grado de la primaria el niño sabe leer y escribir. Ya a partir de ahí todo el proceso educativo está encaminado. Y, como es prioridad se avanzó con centros de formación pedagógica en todos los municipios para que los maestros y maestras se formen en cualquier lugar.