Un nuevo Día Internacional de la Luchas Campesinas

El 17 de abril fue el Día Internacional de la Luchas Campesinas, por lo que se realizaron varias acciones a nivel global. En nuestro país se organizaron actividades en distintas plazas y una conferencia de prensa convocando al Primer Foro Agrario Nacional.

Por Vivian Palmbaum | Foto: Foro Agrario

En el marco del Día Internacional de las Luchas Campesinas este 17 de abril y del Indio Americano, las organizaciones campesinas, indígenas y de la agricultura familiar realizaron una jornada de lucha a nivel global. En distintas plazas de nuestro país se realizaron acciones para visibilizar las necesidades y exigir políticas públicas para el sector. La actividad finalizó con una conferencia de prensa en la Cámara de Diputados de la Nación, convocando al Primer Foro Agrario Nacional para los días 7 y  8 de mayo de este año.

En unidad por la tierra  

Este Día Internacional de las Luchas Campesinas encuentra al sector de las y los pequeños productores campesinos atravesando una situación muy grave. Así lo expresan en distintos lugares del país, con necesidades comunes y particulares en cada región. Cortes de ruta, feriazos y jornadas de formación fueron algunas de las iniciativas que llevaron adelante las y los campesinos en distintos lugares del país.

En la Ciudad de Buenos Aires, en la Plaza del Congreso, diversas organizaciones realizaron un Feriazo. Elías, de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) de La Plata, dijo en diálogo con Marcha que “el Feriazo se hace para visibilizar al pueblo que nosotros y nosotras existimos y que somos los y las que producimos los alimentos todos los días. Luchamos por la tierra. La tierra es lo que nosotros no tenemos, porque trabajamos en tierras alquiladas. En los campos del norte del país, a las y los compañeros los están excluyendo de sus propios campos, los sacan los terratenientes o las empresas multinacionales. Sacan a las y los pequeños productores que trabajan la tierra desde hace muchísimo tiempo. Acá en La Plata el 60, 70% de las y los productores alquilan y no son dueños de la tierra”.

Además se refirió a las crecientes dificultades a partir de las políticas públicas que “nos hacen trabajar en negro. Sin el Monotributo Social Agropecuario no podemos facturar y quedamos excluidos de la comercialización”. Agregó también que debido al desguace de la Secretaría de Agricultura Familiar, esta se transformó en una instancia administrativa sin respuestas.

En Mendoza también se realizó un Feriazo campesino en Plaza Independencia, en la capital provincial. La principal dificultad de la provincia cuyana “sigue siendo el acceso a la tierra”, a lo que se suma la problemática del agua. “No es fácil acceder al agua y menos acceder a créditos para producir”.

Frente al Congreso Nacional Marcha dialogó con un trabajador de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), Gustavo Montiveros, que contó que “estamos acá acompañando a las y los trabajadores de la tierra que son los que producen la mayor cantidad de alimentos, que con mucho esfuerzo sostienen a su familia y aportan al sostenimiento alimentario de la población argentina. Estamos convencidos de que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria no debe estar al servicio de los grandes grupos económicos o de las grandes empresas exportadoras sino que consideramos que debe garantizar la sanidad y la inocuidad de los alimentos que produce nuestro pueblo  y para eso tiene que estar al servicio del pueblo”.

Programa Agrario Nacional

En el Día Internacional de la Lucha Campesina se realizó una conferencia de prensa en la Cámara de Diputados de la Nación, donde se leyó un breve comunicado y se convocó al Primer Foro Agrario Nacional, que se realizará los días 7 y 8 de mayo en el microestadio de Ferrocarril Oeste. Participaron organizaciones campesinas, indígenas y de la agricultura familiar, junto a agrupaciones gremiales, cátedras de universidades, abogadas y abogados ambientalistas, entre otros y otras.

En la Argentina, tal como lo revelan los primeros datos del Censo Nacional Agropecuario 2018, realizado por el INDEC, hay una superficie productiva un poco mayor a 161 millones de hectáreas que se destinan al uso agropecuario y forestal. Estos primeros datos informan “una pérdida de 100.000 unidades productivas y de mayor concentración de la tierra”, tal como revelaron en la conferencia de prensa. “En Argentina más del 70% de quienes producen no son dueños de la tierra”.

En Latinoamérica y el mundo las y los campesinos continúan siendo desplazados, expulsados y discriminados, sin que se les reconozca como las y los principales productores de alimentos. “Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (más conocida como FAO),  la agricultura familiar de cada país produce hasta el 80% de los alimentos que consumen los pueblos”.

Organizaciones campesinas de todo el país se vienen reuniendo para deliberar acerca de la construcción de un Programa Agrario Nacional, que más allá de lo reivindicativo sea una propuesta de política pública “para organizar la producción y la regulación de lo que sucede en el ámbito rural y su impacto en las grandes ciudades y pueblos del interior”.

Vía Campesina

En 1993 nació Via Campesina, un movimiento internacional que reúne a millones de campesinos y campesinas, pequeños y medianas agricultoras, sin tierra, jóvenes y mujeres rurales, indígenas, migrantes y trabajadores agrícolas de todo el mundo. Un movimiento político, autónomo, plural, multicultural, que demanda justicia social a la vez que se mantiene independiente de cualquier partido político y de cualquier tipo de afiliación económica o de otro tipo, tal como se definen.

Recién el año pasado, y después de 17 años de trabajo, consiguieron que las y los campesinos fueran reconocidos como sujetos con derechos humanos, algo que en pleno siglo XXI parece sorprendente. “Este es un reconocimiento al papel estratégico que cumple el campesinado en la producción de alimentos. Alimentar a los pueblos y luchar contra el hambre plantea la necesidad urgente de la reforma agraria como política fundamental para garantizar los derechos de las campesinas y los campesinos”.

En este nuevo aniversario, Via Campesina exigió, una vez más, “la reforma agraria, dentro un proceso de construcción de la Soberanía Alimentaria y para el fortalecimiento de la agricultura campesina”.

Vida digna, derechos de las mujeres y derechos humanos continúan siendo una necesidad urgente que no puede esperar. “Los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales tienen derecho a disfrutar plenamente de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales que se reconocen en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos y todos los demás instrumentos internacionales de derechos humanos”.

Notas relacionadas:

Derechos campesinos, saldar una deuda histórica en pleno siglo XXI

Foro Agrario 

#17Abril2019 – “La Declaración de Derechos Campesinos debe ser una herramienta política para la Reforma Agraria y la justicia social”