El ajuste en los medios de comunicación El ajuste en los medios de comunicación
Sólo en 2016 se perdieron 2500 puestos de trabajo en diversos medios de comunicación a nivel nacional. El ajuste en los medios de comunicación

Por Ignacio Marchini

Sólo en 2016 se perdieron 2500 puestos de trabajo en diversos medios de comunicación a nivel nacional. Lejos de mejorar la situación, este año se profundizó la crisis en el sector a través de una mayor flexibilización laboral, violaciones a los convenios colectivos de trabajo y despidos en diversas modalidades. Desde el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) denuncian la complicidad del Ministerio de Trabajo y el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

Los medios de comunicación no son ajenos a la política de ajuste, despidos y flexibilización laboral que impulsa el gobierno nacional, presidido por Mauricio Macri. En tan solo un año, 2500 trabajadores y trabajadoras de prensa perdieron sus puestos de trabajo, de los cuales más de la mitad correspondieron a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La Revancha –programa de radio que se emite de lunes a viernes por FM La Tribu–, organizó una mesa* que contó con la presencia de Tomas Eliaschev, Secretario de Derechos Humanos del SiPreBA, delegado y trabajador despedido de la Revista 23; Silvia Martínez Cassina, conductora del noticiero del mediodía de Canal 13 y delegada gremial del SiPreBA y Tato Dondero, Secretario General del SiPreBA y trabajador del diario Página 12. Denunciaron un brutal ajuste en el sector que pone en jaque no sólo el sustento de miles de familias, sino también la calidad del material periodístico y la libertad de expresión.

“La situación de los trabajadores de prensa sigue empeorando. Una enorme cantidad de puestos de trabajo perdidos, una profundización de la flexibilización laboral que viene desde los ‘90. Esto sumado al tema salarial. Los trabajadores de prensa no tenemos una situación distinta que el conjunto de los trabajadores”, abrió la mesa Tato Dondero. “La situación es muy preocupante. Los que ya han perdido su fuente de trabajo tienen una difícil reinserción”, agregó Silvia Martínez Cassina, en relación a la situación actual en los medios de comunicación.

Las patronales de prensa vienen avanzando sobre los derechos laborales de diversas maneras. Una de las formas son los incumplimientos en los pagos de sueldos y aguinaldos o en cuotas, como en los casos de Radio del Plata, TV360, la Editorial Perfil (perteneciente al empresario Jorge Fontevecchia) y Página 12. Este último se encuentra bajo gestión de Víctor Santa María, Director General del Grupo Octubre y actual candidato a diputado nacional por el frente Unidad Porteña. A estos casos se suman los conflictos en el Grupo Indalo, perteneciente al empresario Cristóbal López, que no pagó dentro del plazo legal los sueldos y aguinaldos de los trabajadores y trabajadoras de Ámbito Financiero, Ámbito.com y Diario Registrado.

Otra de las modalidades fueron las jubilaciones anticipadas y los retiros “voluntarios”, que según Tato Dondera, “poco tienen de voluntarios”. “De los 1400 puestos que se perdieron en CABA, la mayoría no fueron por despidos, fueron por abandono patronal, por ejemplo el Grupo 23”. Otra caso de estas características fue el del Grupo Olmos, que cerró a principios de junio la Revista 23, dejando en la calle a 14 trabajadores. Uno de los despedidos fue Tomás Eliaschev, que denunció el cerco mediático que rodea al tema. “Hay muchas patronales que brindan declaraciones de por qué no pueden pagar los aumentos que piden los trabajadores. Las patronales de prensa no hablan de estos conflictos, silencio de radio como se dice. Ni siquiera para decir que nuestros reclamos son desmedidos.”

Peligros para la libertad (y calidad) de expresión

Especial preocupación generan las amenazas y censuras de los que fueron víctimas algunos y algunas trabajadoras de los medios. Tal fue el caso de una de las invitadas a la mesa, Silvia Martínez Cassina, que sufrió en carne propia una misógina amenaza por parte del diario Clarín: un comentario sin firma del año pasado en el que se le advertía “Ojo con la lucha, Silvia, mira que esa Juana (De Arco) de la que hablan terminó quemada en la hoguera”. Ante el repudio que generó la situación, desde el diario se comunicaron con ella. “Fue tal la difusión que me tuvieron que llamar del diario Clarín. Dibujaron una explicación. A la semana, la persona que lo escribió me llamó y me dijo “yo fui el monstruo que escribió eso”. Me dijo que era un chiste. Para mí fue una amenaza”, puntualizó la conductora del noticiero de Canal 13. Otro grave caso de esta índole fue el reciente despido de Enzo Moreira de la Agencia Nacional de Noticias Télam. Sus empleadores decidieron no renovarle el contrato por haberle realizado una “pregunta incómoda” al actual jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, acerca de las denuncias por supuestos sobreprecios en los contratos de obra pública.

Los ataques contra periodistas y comunicadores no sólo atentan contra las condiciones dignas de trabajo, sino que reducen la calidad del material producido. Una de las metodologías elegidas es la llamada “multitarea”, que no contempla mejores sueldos. Al respecto, Silvia Martínez Cassina opinó en La Revancha que “la multitarea no puede ser porque no podemos hacerlo. Un periodista está formado para narrar. El reportero gráfico y el camarógrafo cuentan a través de las imágenes. Los mejores maestros son tus compañeros, nunca lo vamos a hacer como lo hacen ellos. No les importa la calidad del material.”

¿Y la grieta?

En Capital Federal, la mayoría de los despidos se dieron en el sector privado, aunque no se descarta que se intente avanzar sobre las empresas estatales. Para Tato Dondero, Secretario General del SiPreBA, esto es parte de una reconversión patronal de los medios. “Es un error creer que solo perdimos puestos de trabajo por el cambio de pauta. Lo que generó fue un rediseño en los medios. En estos días apareció la información de que la jefatura de Gabinete, en los primeros 6 meses del año, otorgo el 20% de la pauta total al Grupo Clarín”.

En esa misma línea, Tomas Eliaschev opinó que “la llamada grieta fue beneficiosa porque permitió que se discuta sobre el rol de los medios, a quiénes responden. Después de este interesante momento, el error fue construir en espejo. Para responderle a Clarín se creó el Grupo Cristóbal López, se construyó el grupo Szpolski-Garfunkel. Sergio Szpolski, candidato a intendente por el Frente para la Victoria (FPV) en octubre de 2015, sigue haciendo negocios con el Estado, tiene muchísimas relaciones con el actual gobierno de Macri. Él lo dijo una vez, “nos acusan de oficialistas, nosotros somos oficialistas de todos los Gobiernos”. Estos patrones no tienen ideología”.

Pese al oscuro panorama, los tres invitados coincidieron en que la única manera de frenar este ajuste es a través de la organización y la lucha. Como concluyó Tato Dondero, “nos venimos movilizando todo el año pasado y este año por todas partes y vamos a seguir con esa actitud. Lo que necesitamos es unidad de todos y todas las trabajadoras de prensa y organización desde nuestros sindicatos”.

 

*Todos los testimonios fueron tomados del programa de radio La Revancha, emitido el 24 de julio de 2017 por FM La Tribu. Podes escuchar la entrevista completa acá.

Sin comentarios

Sé la primera o el primero en dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *