El tiempo pasa y Diana no está

Por Anibal Mosquera y Camila Parodi / Fotos: Constanza Portnoy y En La Vuelta

El 19 de abril se cumplió un año y diez meses de la desaparición de Diana Colman en Guernica y nuevamente la Comisión que acompaña a sus familiares exigió la continuidad de su búsqueda y su pronta aparición con vida. Marcha dialogó con Isabel, su madre.

El pasado viernes las organizaciones políticas y sociales que integran la Comisión de Aparición con Vida de Diana Colman en Guernica, ciudad del conurbano sur, volvieron a salir a las calles junto a la madre de la joven desaparecida el 19 de junio del año 2015. Allí en la Plaza Pte. Perón de Guernica, Isabel Colman manifestó su preocupación sobre el silencio y abandono que ve ante la historia de su hija Diana por parte del Estado.

Desde entonces, Isabel asumió la búsqueda y la lucha por la aparición de su hija mientras que, a su vez, se ocupó de cuidar a su nieto, quien tenía 9 años cuando su madre desapareció. Ambos padecen de problemas de salud vinculados a la situación violenta que atraviesan, tanto la madre como el hijo de Diana son víctimas del mismo sistema político y judicial que no se ocupa de la búsqueda de la joven. 

Luego del Paro Internacional de Mujeres realizado el pasado 8 de marzo en denuncia del crecimiento de la violencia machista y a pocos días de un nuevo 3 de junio, a tres años de la primera marcha Ni Una Menos, la historia de Diana hierve en las venas de quienes exigen justicia verdadera. Se trata de una piba proveniente de una barriada, como tantas que pretenden que queden en el olvido. Por eso, si bien los medios hegemónicos continúan haciendo oídos sordos, las organizaciones sociales nucleadas en la Comisión junto a sus familiares no permiten que esta historia deje de ser contada. En ese contexto, dialogamos con Isabel para continuar visibilizando esta historia.

“Me gustaría tanto que un día vengan decirme que encontraron a mi hija, sigo soñando con eso”

-¿Quién es Diana?

Diana es mi princesa, mi hija. Ella desapareció el 19 de junio de 2015 y desde ese entonces no supe nada más de ella. Su historia, sin embargo, no tuvo la repercusión como otros casos -sin menospreciar ese accionar- pero si creemos que, como nosotros somos humildes no tenemos cámaras ni prensa. Y eso es lo lamentable, porque Diana también es persona, también merece ser buscada, por eso estoy tan molesta con el Estado.

-¿Qué sucedió ese día?

El 19 de junio de ese año yo estuve tomando mate con ella, después recibió un mensaje de texto de la persona que yo denuncié en ese momento. Ella salió para verse con él y nunca más la vi, es el último contacto que tuve con mi hija.

-¿Qué pensás que le ha ocurrido?

No se qué pensar, capaz sigue viva y por eso no se encuentra el cuerpo pero eso implicaría la posibilidad de que esté inmersa en una red de trata aunque desconozco como funciona eso, esto nunca me había ocurrido ni conozco una historia similar. Yo quiero seguir pensando que ella está viva como una realidad y no un sueño, quiero que aparezca mi hija. Me gustaría tanto que un día me llame el fiscal o venga un patrullero a decirme que la encontraron, yo sigo soñando con eso.

-Isabel, te vemos con dificultades de salud, ¿qué te ha sucedido en este transitar?

Si. En este caminar he tenido muchos problemas de salud, al igual que mi nieto, el hijo de Diana. Por mi parte tuve dos infartos en el último año, en enero de 2016 el primero y el segundo el 30 de agosto. Este último me provocó una trombosis en el pie por el cual me lo amputaron, el cardiólogo me dice que sigo con riesgo de continuar así, porque como me explica, mi corazón sigue nervioso. Si bien sigo en tratamiento desde ese mes no me recupero. Por eso quiero que aparezca mi hija, porque me preocupa cada vez más que mi nieto quede desamparado, no quiero que eso ocurra.

-La Campaña de Aparición con Vida de Diana Colma nunca dejó de acompañarte y sigue abrazándote, ¿no es así?

Yo estoy muy agradecida, son miles de personas que se toman el tiempo cada vez que convoco a alguna actividad, siempre me han dado la mano. Nunca me dijeron no y sin ningún lucro desde el primer corte de ruta que me han acompañando.

Hoy la causa por la desaparición de Diana Colman se encuentra en la UFI Nº1 de Pte Perón, a cargo del fiscal Juan Cruz Condomi Alcorta.

Leé todas las notas en: http://www.marcha.org.ar/tag/diana-colman/