¡Estalló el verano! Martiniano Molina despidió a más de 400 trabajadores y trabajadoras en Quilmes

 Por Orlando Agüero

Los festejos de fin de año en el municipio de Quilmes se oscurecieron con la decisión de su intendente al despedir a más de 400 trabajadores de diferentes reparticiones.

2018 en Quilmes, al sur del conurbano bonaerense, se recibió con cientos de nuevos desocupados. Es que su intendente Martiniano Molina, famoso cocinero televisivo, tomó la decisión de despedir a por lo menos cuatrocientos trabajadores y trabajadoras que pertenecen a la plantilla municipal. Semejante cantidad de despidos forma parte de una lista mucho más amplia que fue interrumpida en el día de ayer, en horas de la tarde, luego de que la Asociación de Trabajadores del Estado de Quilmes, realizara varias asambleas en los lugares de trabajo determinando así llevar a cabo distintas medidas de fuerza.

Las áreas de los despidos

Los despidos pertenecen a áreas muy sensibles para la vida del distrito. El Hospital Materno Infantil de Solano, que se encuentra bajo la órbita  municipal fue uno de los principales puntos. En este lugar varios de las y los despedidos se enteraron cuando se presentaron en su lugar de trabajo y encontraron una notita en la puerta que tenía una lista de quiénes no podían ingresar. Otra de las reparticiones que sufrieron bajas de personal fue el área de alumbrado público. Tanto los trabajadores y trabajadoras del hospital en cuestión, como los de alumbrado público, salieron inmediatamente a cortar la Avenida 844 en Solano y la Avenida Calchaquí en Bernal Oeste respectivamente. Si hay un punto delicado en el que estos despidos se corporizaron fue en la Casa del Niño/a. La atención aquí, como en el hospital materno infantil de Solano, está apuntada a los niños y niñas de los barrios más olvidados del conurbano.

El sindicato y la Intersindical

Sin dudas que el sindicato ATE se haya puesto al frente de los reclamos por los despidos, a través de su Secretario General Claudio Arévalo y acompañado por el secretario general a nivel provincial el Colo Isasi, es determinante.  En el día de hoy, 3 de Enero de 2018, una nutrida columna movilizó a la Municipalidad de Quilmes para reclamar por esta decisión del ejecutivo comunal.  Ésta estaba compuesta por los trabajadores y las trabajadoras despedidas, Ate Quilmes, Suteba Quilmes, Ajb Quilmes, otros sindicatos y  organizaciones sociales, entre ellas la CCC la Ctep y el Frente Darío Santillán entre muchas otras que componen la Mesa Intersindical del distrito, que inmediatamente se solidarizaron,  mostrando al pueblo trabajador de pie y con ánimo de lucha y resistencia.

Entrevista con el gobierno municipal

Tanto Arévalo como Isasi ingresaron al palacio municipal para ser atendidos por autoridades de alto rango, mientras afuera bajo el sol y con banderas multicolores, daban color y sonido a la jornada con cánticos y bombos que clamaban por la reincorporación de los compañeros y compañeras de trabajo.

La respuesta municipal fue tenue. A los referentes de la Asociación de Trabajadores del Estado les prometieron que en los próximos días iban a  responder sobre la requisitoria del gremio y la movilización que en la puerta del municipio reclamaba. Sin embargo, los trabajadores y trabajadoras nucleados en el sindicato, no dudaron en decir que el plazo para una respuesta positiva es el viernes. Luego de eso las fuerzas de los trabajadores y las trabajadoras del distrito llevaran a cabo una cantidad de medidas, con las que intentaran que el cocinero Martiniano dé marcha atrás con sus despidos.

La culpa la tienen Macri y Vidal…

Cabe aclarar que en recientes declaraciones, el Intendente Municipal Martiniano Molina confesó que estas medidas le fueron ordenadas por el presidente de la Nación, Mauricio Macri, y por la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Este intento por lavarse las manos, cayó muy mal entre los trabajadores y las trabajadoras, que rápidamente definieron movilizar al municipio.

Antecedente inmediato

Pocos días antes de fin de año, fueron despedidos 46 trabajadores de la Sub-Delegación del Barrio La Paz. Esta localidad es parte de Solano pero se encuentra bajo la órbita de la Delegación de Quilmes Oeste. Una de las compañeras se puso al frente del reclamo y dos desconocidos ingresaron a su casa, la golpearon salvajemente a ella y a su hijo. La amenazaron detallándole los horarios en el que se mueven sus hijas y la increparon para que cierre la boca y abandone la lucha contra los despidos del municipio. Ate y la Intersindical se pusieron al frente de esta situación.

Hoy la Municipalidad se encontraba cerrada y con un impresionante e intimidatorio dispositivo policial, con patrulleros e infantería antidisturbios, dispuestos a reprimir.