Frente a la Escuela del futuro, resistencia estudiantil Frente a la Escuela del futuro, resistencia estudiantil
Se intensifica la lucha por la educación digna Frente a la Escuela del futuro, resistencia estudiantil

Por Vivian Palmbaum / @vivi_pal

Ya suman diecisiete las escuelas tomadas en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, que hacen pública la posición de las y los estudiantes secundarios. “No a la Secundaria del Futuro”, es la consigna, que además incluye demandas que ponen en agenda la temática de la violencia de género y la exigencia de aparición con vida de Santiago Maldonado.

Esta semana se siguieron sumando colegios a las tomas que enfrentan la iniciativa de reforma educativa de la escuela media en la CABA. Hubo una multitudinaria movilización de las y los estudiantes que marcharon desde el Palacio Pizzurno hasta el Ministerio de Educación de la CABA, para manifestarse contra las políticas educativas. Además incluyen reivindicaciones que surgen de las problemáticas concretas con las que se enfrentan diariamente: la violencia de género que afecta a las jóvenes.

La movilización concentró una masiva presencia de estudiantes que se oponen a la reforma educativa y que ponen en agenda la defensa contra la violencia de género junto con la necesidad de construir herramientas para dar contención desde la escuela. Una movilización que también concitó la presencia y solidaridad de otros colectivos como “Ni Una Menos” y “trabajadores despedidos de Pepsico”, entre otros. Las y los estudiantes además expresaron con contundencia la necesidad la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Una medida que comenzó luego que el último fin de semana de agosto las y los estudiantes reunidos en asamblea de la Coordinadora de Estudiantes de Base deliberaran sobre el giro que ha decidido implantar, en el ámbito público de la educación media en la ciudad, sin considerar la voz de estudiantes y docentes.

Protocolo

Existe un instructivo sobre la forma de proceder en caso de toma de establecimientos que la Dirección de Enseñanza Media que depende del Ministerio de Educación de la CABA ha enviado a las escuelas y que constituye un protocolo de aplicación que, entre otras cosas, destaca la necesidad de hacer la denuncia policial y dice textualmente: “Los ilícitos que se estarían configurando, según el criterio del fiscal, pueden ser: violación de domicilio o usurpación (ambos delitos); y la contravención del Art. 58 (ingreso o permanencia de personas en lugar público/privado contra la voluntad del titular)”. Al mismo tiempo que en este instructivo se especifica la intervención de la fiscalía.

Los funcionarios públicos tratan a las y los estudiantes como delincuentes, intentando judicializar las tomas, amedrentando a las y los alumnos, amenazando con llevarlos a institutos de menores. Estas prácticas de amedrentamiento, en su mayoría ilegales, se iniciaron hace unos meses como una política de estado con la presencia, bajo cualquier pretexto, de personal de las fuerzas de seguridad portando armas en las escuelas. Un intento de criminalizar a nuestras y nuestros jóvenes por parte de quien ejerce la función del Estado, al que venimos asistiendo con el impulso de la baja en la edad de imputabilidad que siempre recae en la estigmatización de los sectores populares.

Frente a esta política de gobierno desde la Legislatura, con la adhesión de organizaciones y organismos de derechos humanos, se elaboró un instructivo para alertar a las alumnas y alumnos sobre sus derechos.

La Belgrano

La Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano fue la que inició esta serie de tomas que se viene incrementando tras las deliberaciones asamblearias de las y los alumnos de cada institución. Fue allí donde en primer lugar se intentó atemorizarlos para hacerlos firmar una sanción y hasta se los amenazó verbalmente de llevarlos a un instituto de menores, una medida que sería totalmente ilegal. El último viernes se hizo presente la fiscalía, invocada por las autoridades del gobierno por la usurpación del edificio. Pibas y pibes estuvieron presentes frente a un fiscal que desestimó que estuviesen cometiendo un delito.

Desde el centro de estudiantes expresaban que: “El lunes 28 de agosto cuando comenzó la toma, la directora nos denunció con el protocolo que envía el Ministerio de Educación, que está armado para meter presión con represalias, al tiempo que aparta a directivxs de la responsabilidad que pueda pasar durante la medida. Hoy viernes a las 12 hs. tenemos otra citación con la fiscalía por la usurpación del edificio y se hacen presentes el fiscal, defensoría de menores y organismos de defensa de las y los jóvenes que luchan por sus derechos. La intención es que se levante la toma”. También agregan: “Es la primera vez que nos citan durante la toma y creemos que vienen con la intención de levantar la medida. Tenemos el temor que, en el actual contexto nacional de una escalada represiva de la protesta social, quieran ejercer un hecho ejemplificador para acallar nuestro justo reclamo. Si prospera como en el Liceo 9 se presentara un amparo, la cuestión está en no entender la toma como un delito sino como un reclamo válido, ya que es otra forma de protesta/huelga”.

Gremio docente

Desde el gremio docente Ademys repudiaron el intento de implementar el “Instructivo” y además denunciaron que fue distribuido por la Dirección de Educación Media pero sin la firma de un funcionario responsable. Al mismo tiempo llamaron la atención sobre la situación, ya que el protocolo había sido dejado sin efecto por un fallo de la jueza Elena Liberatori que en el año 2012 dictó una medida cautelar que prohibía su implementación. Junto con el repudio por la amenaza contra las y los jóvenes estudiantes, el gremio se manifestó rechazando la implementación de la reforma educativa. A la vez enfatizó que “es el propio gobierno el que actúa contra la ley cuando intenta imponer una reforma educativa inconsulta. Vulnerando un principio fundamental de la Convención sobre los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes: el interés superior del Niño (niña y adolescente). De igual modo incumple con su obligación de garantizar a Niños, niñas y Adolescentes el derecho a expresar su opinión libremente en todos los asuntos que los afectan y a que se tengan debidamente en cuenta sus opiniones, a la libertad de pensamiento, a la libertad de asociación.

Los colegios tomados son: Escuela de Bellas Artes “Manuel Belgrano” de Barracas, Normal 1 “Roque Saenz Peña” de Recoleta, Liceo 9 “Santiago Derqui” de Belgrano, Escuela N° 15 de Devoto, escuela N.º 8 de Belgrano, Escuela de Bellas Artes “Rogelio Yrurtia” de Villa Luro, Técnica Nº 33 Plumerillo de Nueva Pompeya, Comercial N.º 7 “Manuel Belgrano” de Belgrano, Escuela Superior de Comercio “Carlos Pellegrini” de Recoleta, Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas N°2 “Mariano Acosta” de Balvanera, Colegio Nacional de Buenos Aires de Monserrat, Escuela Julio Cortázar N.º 1, Escuela Padilla N.º 3, IES en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández”, Escuela de Música “Juan Pedro Esnaola”, Escuela Técnica Nº 6 Fernando Fader y Escuela de Cerámica Fernando Arranz.

Medios de desinformación

Un conflicto que los medios hegemónicos parecen haber decidido ignorar, luego de un hostigamiento mediático contra las y los jóvenes que protestan.

En una entrevista, Agustin Prieto, presidente del Centro de Estudiantes del Mariano Acosta que se realizó antes de la asamblea que finalmente decidió tomar la escuela, expresó que “Estas medidas que estamos tomando: marchas, cortes de calle, tomas de colegios, son para visibilizar el conflicto, no es nuestra función y nuestro objetivo no tener clases, si hubiésemos tenido una entrevista con Soledad Acuña (ministra de educación), que es lo que estamos pidiendo, nada de esto estaría pasando”. Y agregó que “Lo primero que se cuestiona de esta reforma secundaria es que es inconsulta, no se le preguntó a ningún docente ni a ningún directivo, ni a ningún(a) estudiante. No hubo una instancia de discusión. En el Normal Nº 1, que es un colegio piloto donde la semana que viene se implementa la reforma, ni el PDF de la reforma les habían bajado del Ministerio a los directivos del colegio”. En los próximos tres meses la reforma se implementará en 38 colegios y “La ministra solo mandó funcionarios para contestar dudas, pero nosotros queremos hablar con quienes pueden tomar decisiones respecto a lo que nosotros no queremos y también instancias resolutivas para con los docentes”.

Hasta el diario La Nación en su edición del miércoles 6 de agosto afirma la sorpresa del mundo académico sobre una reforma que resulta desconocida. En una entrevista, la ministra responde a la pregunta sobre la consulta con el mundo académico: “No, consultamos primero con el sistema educativo y luego con las experiencias en el mundo. No sirve si implantamos un modelo teórico o un modelo de otro país. Ya tenemos los contenidos. Lo que hay que cambiar es cómo nos sentamos frente a ese conocimiento y en qué lugar ponemos a los chicos. Eso para nosotros es más de práctica pedagógica que de intelectualidad pedagógica. Es el momento de recoger lo bueno que ya tenemos en nuestro sistema. Y lo bueno que ha habido en otras experiencias y transformarlo en nuestro propio modelo CABA”. Una afirmación que parece carecer de un criterio coherente, donde se excluye a la comunidad educativa afectada por las reformas, que desmiente categóricamente las afirmaciones de la ministra.

Alumnas y alumnos organizados

Una situación de organización estudiantil que decididamente enfrenta la propuesta de Escuela del Futuro que impulsa el gobierno de la Ciudad, en consonancia con las actuales políticas de ajuste sobre los derechos laborales. Se incluye a las y los jóvenes en edad escolar en una modalidad de trabajo que los inserta en el mercado laboral sin derechos, mientras recortan la educación consagrada por nuestras leyes, que garantizan la educación media como obligatoria. Una política que avanza con el disciplinamiento de las y los trabajadores. Mientras crece la desocupación al ritmo que se cercenan los derechos.

No parece casual que mientras enuncian que hay que dejar atrás el pasado y mirar para adelante y se intenta avanzar con la criminalización de jóvenes, se produzca esta situación en un mes donde se recuerda la “Noche de los Lápices” que aún encuentra desaparecidos y desaparecidas a estudiantes que luchaban por un mundo mejor.

El gobierno de la Ciudad y la coalición del gobierno nacional Cambiemos han hecho campaña mediática con el eslogan del llamado al diálogo, sin embargo en la vida cotidiana es un fraude más que se percibe con prácticas autoritarias muy alejadas de favorecer la interlocución y que se escuchen otras voces.

Hoy, jóvenes organizados y organizadas, muestran que tienen coraje para resistir y luchar contra estas iniciativas que producen beneficios para los sectores que este gobierno de empresarios representa, en detrimento de los derechos del pueblo.

  • martino cruz

    10 septiembre, 2017 #1 Author

    “Un pibe más que está preso”
    Pretende reducir a los pibes mediante una diferencia de pibes malos y pibes buenos, cómo pibes blancos y pibes originarios. Mediante una ley “propuesta para bajar la edad de imputabilidad a 14 años” o un sistema de control como “Cédula Escolar Nacional”. No solo clasificará a los niños, también será a sus padres y demás adultos. En un examen mental en masa de la población. Si se controla la vida, es fácil controlar su mente. Desde luego el control social es lo primero, en clasificación de adolescentes: “Un pibe más que está preso”

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *