Jueves, 24 de Julio 2014


Boca empató 2-2 en Sarandí ante Arsenal y estiró a 28 partidos su invicto cuando resta una fecha para terminar el Apertura, del que ya es campeón. Si no pierde ante All Boys, igualará a San Lorenzo con dos títulos ganados de manera invicta. Además, de no recibir más goles será el campeón menos vencido.

En el estreno de su flamante título del Apertura 2011, Boca debió sacar a relucir el peso de sus nombres propios para mantener el invicto ante Arsenal en Sarandí y hasta llegó a estar muy cerca de ganar el encuentro, que finalmente terminó 2-2.  Así, el equipo de Julio Falcioni estiró a 28 partidos su invicto cuando resta una fecha para finalizar el torneo Apertura. De esta manera, se consolida como la tercera mejor marca de la historia del club, lejos todavía de los 40 del equipo de Carlos Bianchi en 1998/99 y de los 59 sin perder entre 1924 y 1927 (este último durante la era amateur).

El domingo deberá recibir a All Boys en La Bombonera y de no sufrir una derrota, Boca será campeón invicto por segunda vez en su historia (la anterior fue con Bianchi en el banco en el Apertura 1998) para igualar la marca de San Lorenzo. El Ciclón lo consiguió en el Metropolitano 1968 y en el Nacional 1972.

“Cuando empezó (el torneo) no nos fijamos como objetivo terminar invictos. Sí tratar de ganar el campeonato", dijo el entrenador xeneize. Igualmente, Falcioni apuntó que "si está la posibilidad de seguir con esta marca, intentaremos reafirmarla el domingo próximo con All Boys", expresó.  "La meta es tratar de terminar invictos en el campeonato", sostuvo Chávez, por su parte.

El técnico boquense se mostró satisfecho con la campaña que logró el equipo en el presente certamen: "Cosechamos 40 puntos, no es poco. Le sacamos una diferencia de 9 al segundo (Racing), que es importante", aseguró.

Con este resultado, Boca llegó a los 40; mientras que Arsenal alcanzó las 24 unidades. El escolta Racing tiene 31 y comparten el tercer puesto Lanús y Colón con 28.

El primer tiempo tuvo un desarrollo apenas discreto y ninguno de los dos equipos generó situaciones de gol. De hecho hubo mucha lucha en la mitad de la cancha y poco juego asociado.

El juego transcurría sin emociones hasta que a los 40 minutos Leandro Somoza, de enorme actuación como todo el torneo, habilitó a Walter Erviti, quien en posición adelantada marcó el 1 a 0 con una suave definición a un palo.

Sorpresivamente el conjunto local llegó al empate, al minuto del segundo período, con un cabezazo fortuito de Burdisso. El 1-1 se ajustaba un poco más a la realidad. Y unos minutos más tarde, a los 9, un doble error del arquero Agustín Orión derivó en el 2-1, obra de Óbolo con la complicidad de Schiavi y el arquero xeneize.

No conforme con eso, a los 13, Juan Pablo Caffa, de tiro libre, casi marca el tercer gol de Arsenal. Boca, en ese momento, tuvo quizás el peor cuarto de hora del torneo. Falló en todas las líneas. Pero una vez que pasó ese lapsó, el equipo de Falcioni reaccionó y pudo empatar con un cabezazo de Chávez, pero Cristian Campestrini, de manera extraordinaria, evitó la caída de su arco, a los 21 minutos. 

Pero Cristian Chávez, a los 25 minutos de la etapa final, decretó el empate con una destacada mediavuelta y salvó el invicto del equipo conducido por Falcioni. Luego, Boca pudo ganar el partido, pero Cvitanich erró un cabezazo en la puerta del área chica y no pudo desnivelar el marcador.

“El campeonato es muy parejo, cualquiera le gana a cualquiera. Hace mucho que no ganábamos acá, es una cancha difícil. Sumamos un punto y salvamos el invicto. Para nada nos relajamos”, expresó Chávez con respecto al partido de ayer en Sarandí.