Ir al teatro, volver con preguntas

Por Maii Kisz – @MaiiKisz 

Una nueva temporada de la obra Mientras Sea Hoy, No! se está presentando en el espacio Tole Tole (Pasteur 683) los domingos a las 19 horas. Marcha estuvo en el estreno y conversó con la actriz y directora Belén González para saber cómo se perfila este mes de presentaciones.

Mientras sea hoy, no! es una obra que abre a un montón de preguntas para que queden resonando en la cabeza de los espectadores y las espectadoras. El tema que recorre las cuatro escenas que se presentan en la obra es la violencia en sus diferentes expresiones. Desde el maltrato explícito hacia la mujer, hasta cómo se reproducen, a través de diferentes patrones como la culpa, algunas violencias que existen en esta realidad que, a la vez, es en la cual transcurre la obra. La actriz y directora Belén González cuenta que muchas veces estamos acostumbrados a ver violencia y hay muchos prejuicios incluso sobre quienes reciben violencia: “Pensamos ´¿Cómo puede pasarle eso?´ o ´¿Cómo no se defiende?´. Eso se ve sobre todo en la segunda de las escenas. Es una cuestión social que se está tratando de cambiar. Tiene que ver con mostrar eso”, reflexiona González.

La segunda escena se llama “Si tengo suerte” y es una adaptación de una obra que pertenece a la escritora y dramaturga argentina Griselda Gambaro. “Nos pareció interesante la obra, pero queríamos incluir algo que no se comenta tanto que es la violencia entre las parejas homosexuales”, cuenta Belén. De esta manera, la obra cuenta sobre un chico que va a la casa de su amiga en búsqueda de ayuda porque su novio lo maltrata. De esta manera, la obra logra romper con todos los estereotipos típicos de los hilos narrativos de los dramas en ficción.

Belén González y Mauricio Blumetti son quienes le ponen el cuerpo a “Si tengo suerte” y es particularmente una escena que genera risas entre el público. “Creo que tiene mucho que ver el hecho de que se muestre todo sin filtro. A veces está muy naturalizado el ver violencias y lo interesante es que la gente se ríe porque remite a esa mirada de prejuzgar a las víctimas de violencia que muchos tenemos o conocemos alguien que tiene. Eso de pensar por qué no se defendieron, de culpabilizarlos o culpabilizarlas. Justamente lo que muestra la obra es esto, como siempre se busca al culpable en la víctima”.

Dirigir en teatro independiente tiene la particularidad de contar con poco presupuesto y por eso es elemental contar con un equipo que tenga ganas de trabajar, mejorar y poner mucha energía para ensayar y conseguir la utilería. En la obra participan 6 actores y un director y Belén cuenta que fue un gran punto a favor el haber podido mantener el equipo que viene trabajando desde el año pasado, cosa que suele ser difícil porque cada uno tiene además sus otros proyectos y sus trabajos.

Con dos escenas escritas por Mauricio Blumetti especialmente para esta ocasión y las otras dos elegidas en el camino de mostrar diferentes violencias y teniendo cuidado de no dejar de lado la lucha que hoy en día llevan las mujeres. Las luces ayudan a construir las escenas que, combinadas con el sonido y la calidez e intimidad que permite la sala, logra que la obra atraviese las subjetividades desde la reflexión y la autocrítica.