Julio Gambina: “Fidel siempre decía que el socialismo todavía es un desafío” Julio Gambina: “Fidel siempre decía que el socialismo todavía es un desafío”
Entrevista al economista Julio Gambina Julio Gambina: “Fidel siempre decía que el socialismo todavía es un desafío”

Por Mario Hernandez

Entrevista al economista Julio Gambina, quien repasa la situación política de Argentina y América Latina.

– Quiero empezar con dos nombres propios: Carlos Chile y Fidel Castro.

– Son dos personajes muy distintos y está bien empezar por Carlos Chile, que es nuestro, del barrio, de la Ciudad de Buenos Aires, de Argentina y de América Latina también. Un hombre ejemplar que ha partido muy joven, a los 58 años. Se están por cumplir 15 años del 19 y 20 de diciembre, él era un piquetero, un organizador del movimiento piquetero en la Argentina, fue parte de aquellas primeras asambleas de piqueteros, del primer congreso de piqueteros, del Bloque piquetero nacional, fundador del MTL (Movimiento Territorial de Liberación), hombre de la CTA. Actualmente era Secretario de organización de la CTA Autónoma, un hombre que estaba en todo territorio en el que hubiera un movimiento, una protesta y organizando siempre al movimiento popular.

He tenido el honor de estar cotidianamente en el Hospital Fernández donde fue atendido de manera excelente y el desfile de compañeros/as del MTL que pasaban a agradecer lo que Carlos había hecho con su práctica, su liderazgo para resolver el tema de vivienda de al menos unas 330 familias en el complejo de Monteagudo, que es la obra más visible de Carlos junto a Radio Sur y una serie de emprendimientos de autogestión que desarrollaban los compañeros que protagonizan el MTL. Me quedo con la palabra del hermano de Carlos en el entierro en la Chacarita: “unos pocos familiares vinimos al entierro de nuestro hermano y me encuentro con que él acá ha acrecentado su familia de manera muy numerosa”. Había en Chacarita una movilización de 500/600 protagonistas del movimiento social popular, principalmente de la Ciudad de Buenos Aires, dándole el ultimo adiós. Un revolucionario que combatió a Pinochet en Chile de todas las formas posibles y que en Argentina fue un constructor de poder popular en toda la línea. Lamentablemente se fue muy joven.

– Pasemos entonces al segundo nombre propio.

– Fidel es gigantesco, incluso su figura se agiganta porque llegó a cumplir 90 años de los cuales 60 ha sido noticia pública en muchos sentidos, también para la crítica por supuesto, no todos lo alaban. Yo tengo una gran consideración porque me animo a decir que la Revolución Cubana es el gran acontecimiento desde mediados del Siglo XX hasta nuestros días. Hoy sigue siendo la experiencia más importante de intento de transición del capitalismo al socialismo. Muchos señalan las cuestiones criticables y, por supuesto, en las experiencias quién no comete errores y aciertos. Pero esa experiencia muchos la imaginaron derrotada en los ´90 cuando se cayó la URSS, porque todos imaginaban que era una sociedad subsidiada. Sin embargo, han pasado 25 años desde entonces y los problemas siguen y siguieron, fueron muy graves, hasta hubo un tiempo que se nombró “período especial” cuando el PBI había caído un 35%, con problemas de alimentación muy serios, se deterioraron las cuentas macroeconómicas, pero pese a todo eso Cuba no bajó el presupuesto para salud y educación, por ejemplo.

Fidel ha sido un constructor de una experiencia que no había existido previamente. Uno puede decir que es hijo de la Revolución Rusa, pero ésta derivó en muchas cosas que significaron el derrumbe de la URSS y, sin embargo, la revolución cubana pudo subsistir y animó el proceso de cambio político en América Latina en los ´90. Sin Cuba no es posible pensar el socialismo del Siglo XXI, el socialismo comunitario, incluso la integración alternativa que supuso la discusión de la OEA, la creación de la CELAC, aunque muchas de esas iniciativas hoy estén puestas en discusión, estén faltas de agenda y un debate más profundo. Cuba es una realidad que cambió el eje de la política en América Latina y me animo a decir a nivel mundial porque es una experiencia que sigue poniendo en evidencia que el tránsito del capitalismo al socialismo es posible, aunque no se haya llegado todavía. Fidel siempre decía que nadie sabe qué es el socialismo porque nadie ha construido aún el socialismo, es todavía un desafío. Cuba se asumía como país subdesarrollado y como tal intentaba avanzar.

El ascenso de la derecha

Vamos al tercer nombre propio, que no tiene nada que ver con los anteriores, pero amerita un análisis: el triunfo de Donald Trump en EE. UU.

– Es el gran tema. Algunos se preguntan si este es el fin del neoliberalismo, entendido como liberalización de la economía y vuelta a potenciar la veta proteccionista del orden capitalista. En ese sentido hay que plantear las dos cuestiones al mismo tiempo en EE. UU., Inglaterra y Europa.

El triunfo del Brexit en Inglaterra merece una reflexión similar a la del triunfo de Trump. Vuelve el proteccionismo, uno podría pensar que nunca se fue de los países hegemónicos del capitalismo mundial. Europa y EE. UU. siempre promovieron la liberalización de la economía al resto de los países mientras que ellos exacerbaban el proteccionismo. En los últimos años, a la salida de la crisis de los ´70 se impuso la política liberalizadora y eso lo hicieron Reagan y Thatcher. Se ensayó primero en las dictaduras del Cono Sur y fueron Inglaterra y EE. UU. los que entre 1979/80 empujaron esta concepción de liberalización de la economía.

Esta ha generado costo social en todo el mundo y obviamente también en los principales países capitalistas, por lo tanto, empieza a haber descontento con la liberalización de la economía, descontentos que no han buscado alternativas políticas de izquierda. Es para debatir esto, por qué la sociedad afectada por la liberalización no mira para la izquierda sino para la derecha. En EE. UU. apareció Bernie Sanders que casi le gana a Hilary Clinton y si lo hubiese hecho sería otra cosa, pero son muchos potenciales. La verdad es que eso no ocurrió, el Brexit acumula por derecha y las elecciones en EE. UU. también.

– Convengamos que la izquierda ha defraudado, por el lado de Grecia, por ejemplo, que abrió grandes expectativas y a pesar del plebiscito contra la Troika.

– También la izquierda latinoamericana. Si a proyectos que podés llamar progresistas, de izquierda, sin entrar en esas calificaciones, pero gobiernos que no eran explícitamente neoliberales o que eran críticos del neoliberalismo, gobernaron y después en vez de darle continuidad y seguimiento a un proyecto de transformación social, abrieron las puertas al consumismo y desde allí a gobiernos de derecha; queda claro que hay responsabilidad de los que se definen a la izquierda del neoliberalismo y no se animan a cambiar el sistema.

Sin ir más lejos, recién lo veía a Kicilloff haciendo los anuncios del acuerdo opositor por el Impuesto a las Ganancias y me preguntaba por qué estas cuestiones que plantean ahora desde el FPV, el propio Axel Kicilloff que fue ministro, que llegaron a tener mayoría en el Parlamento, no las plantearon años anteriores y tomaron medidas. Durante su período hubo paros generales motivados por el Impuesto a las Ganancias. El acceso de las derechas tiene mucho que ver con lo que hacen o no hacen “las izquierdas”, siendo muy generoso al denominarlos de tal manera. Por algo los sectores descontentos con las políticas hegemónicas no miran para la izquierda y buscan para la derecha.

Lo de Trump es un tema muy complicado porque está empezando a asignar colaboradores del Poder Ejecutivo y su gabinete, hay que mirarlo con mucha seriedad. No creo que se aplique todo lo que dijo en la campaña, ya sabemos que no siempre se cumple lo que se dice, sin ir más lejos Macri había dicho que iba a eliminar el Impuesto a las Ganancias y no solo no lo hizo sino que está agravando la situación en ese plano. Trump ha hecho mucho circo para ganar adhesiones, lo real es que EE. UU. ya no está en el ciclo cuando Ronald Reagan que puso como gran bandera la liberalización de la economía, ahora la ecuación está puesta en el proteccionismo. Lo que quedará por ver es cuan proteccionista podrá ser Donald Trump en EE. UU., cuántos empleos podrá recuperar, cómo podrá evolucionar esa situación. Desde América Latina y el sur del mundo no hay que hacerse ninguna expectativa, porque la lógica liberalización-proteccionismo va a continuar. EE. UU. va a ser proteccionista para sí mismo y va a inducir que haya liberalización de la economía.

Todo lo que Macri acordó con Obama para que intenten llegar capitales de EE. UU. a Argentina se va a potenciar con Trump, así como hubiera sido bajo la conducción de Clinton. Los capitales estadounidenses quieren que en Argentina se profundice la regresiva reforma laboral para que baje el costo salarial y haya mejores condiciones para la rentabilidad de las inversiones. No hay expectativas esperanzadas de un cambio en la lógica de la acumulación capitalista de la liberalización al proteccionismo. No. Un poco de liberalismo y otro poco de proteccionismo pero siempre desde los países hegemónicos a los dependientes, desde las clases dominantes de los países centrales al conjunto de los pueblos incluido el estadounidense. En definitiva es una cuestión política que nosotros en Argentina, más allá de estos análisis de nombre propio, tenemos que pensar la coyuntura desde esta lógica, cómo pensar un debate de ideas, un debate de argumentos. No alcanza con calificar a Donald Trump y a la política que va a aplicar en EE. UU. sino que hay que estudiar a fondo para discutir con argumentos con la sociedad y poder reconfigurar un bloque popular y social con perspectiva anticapitalista en Argentina que es una gran asignatura pendiente desde hace mucho tiempo.

Se agudiza el conflicto en Argentina

– Dentro de los temas de la actualidad argentina, hemos visto que los despidos continúan incluso en empresas en las que es mayoritario el Estado como en el caso de YPF.

– Las propias empresas han salido a decir que no pueden cumplir con el acuerdo, se lo dijeron los industriales a las autoridades del gobierno de Macri, lo han planteado en distintas reuniones porque las condiciones de funcionamiento de la economía son de recesión con inflación, los últimos datos del INDEC para el mes de octubre hablan de una caída de la actividad económica del 8% y en la construcción del 19%. En estas horas están saliendo algunos consultores privados a decir que hay algunos datos del mes de noviembre, que habría algunos “brotes verdes” como le llaman a esa cierta capacidad de recuperación económica, pero lo mismo dijeron en agosto y esos brotes verdes se marchitaron rápidamente.

Hay una caída muy fuerte, la Argentina va a caer este año en torno al 2%, Brasil en más del 3% y todos los pronósticos de organismos internacionales son muy cautelosos respecto de Argentina, Brasil y el mundo entero para el próximo año. El presupuesto dice que habrá recuperación de la economía en torno del 3%, pero más allá de lo que digan, cuando mucho plantea una recuperación del tremendo piso en que entró la economía en la Argentina. Por más compromisos que hagan, como con los movimientos sociales, que dice que no va a haber conflictividad por 3 años, veamos la realidad, desde que se firmó ese compromiso hasta la actualidad, si bien no se firmó la Ley de emergencia económica social todavía, la realidad es que es muy difícil sacar el conflicto de la calle en Argentina.

Me animo a decir que las tendencias son que el gobierno hizo el ajuste al comienzo de su gestión, con devaluación, quita de retenciones, pago a los acreedores externos y ajustes de las tarifas y lo que está haciendo ahora es repartiendo un poco, generando más déficit fiscal que financia con endeudamiento público, cierra un año con mayor déficit fiscal que el pasado, pero está generando todas las condiciones para intentar frenar el conflicto social licuado con endeudamiento externo.

Eso es lo que nos tiene que llamar a la reflexión para más organización, más movilización, más debate teórico político porque si no se pone en discusión que el tema no es que arranque la economía sino que lo que hace falta es redistribuir ingreso y la riqueza en Argentina, pensar en otra política económica para otro orden social, para otra organización económica de la sociedad y eso se logra cambiando el objetivo de millones de personas en Argentina que tienen que disponerse a organizarse y a movilizarse por ese objetivo.

Sin comentarios

Sé la primera o el primero en dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *