“La criminalización de las luchas campesinas debe acabar”

Por Vivian Palmbaum – @vivi_pal | Foto de Cetim

En una histórica sesión, el viernes 28 de septiembre el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas adoptó la Declaración de los derechos de las y los campesinos y otras personas que trabajan en zonas rurales por. El texto será presentado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas para que sea ratificado. Marcha dialogó con Diego Montón, del Movimiento Nacional Campesino Indígena e integrante de la Via Campesina.

Derechos campesinos

 “La mayor parte de la población mundial está formada por campesinas y campesinos. La agricultura campesina no es solo una actividad económica, sino que constituye el sustento vital de todas las personas”. Así se inicia la “Declaración de los derechos de las y los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales” que elaboró La Via Campesina.  Luego de muchos años de trabajo, fue presentada ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y aprobada con 33 votos a favor, 3 votos en contra y 11 abstenciones. Se espera que sea ratificada antes de fin de año por la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

La Via Campesina es una organización que reúne a más de 200 millones de campesinos y campesinas, de unas 180 organizaciones de 80 países del  mundo.

Un largo camino

Marcha habló con Diego Montón, quien desde 2012, año en que se inicia el proceso formal de elaboración de la Declaratoria, formó parte del colectivo internacional de derechos campesinos de la Via Campesina, con una activa participación en todas las sesiones de este grupo de trabajo intergubernamental y en las sesiones formales del Consejo de DD.HH.

Montón relató que este proceso de Declaración tiene mucho tiempo de trabajo. “Hace más de 17 años que la Via Campesina se propuso plantear la discusión en Naciones Unidas en torno a la necesidad de la declaración de derechos campesinos. Esta discusión se dio en el proceso de la ofensiva neoliberal de los ’90, en el marco del desarrollo del capital financiero en el campo con la globalización, que tuvo como consecuencia innumerables violaciones a los derechos humanos de los campesinos y campesinas, asociados a los desalojos de tierra, al acaparamiento de tierras, a la privatización de las semillas, al libre comercio, a la criminalización y persecución política de las y los dirigentes campesinos, entre otras situaciones.  En función de todas esas luchas internacionales que se estaban articulando en la Vía Campesina, junto a luchas nacionales y regionales, había que plantear una discusión en Naciones Unidas”.

¿Cómo  se inicia el proceso para llegar al Consejo de DD.HH. de Naciones Unidas?

“Después de 10 años de trabajo, en el 2008 la Vía Campesina, en una conferencia internacional, aprueba la Carta de los Derechos de las Campesinas y los Campesinos,  que es la primera herramienta con la cual la Vía Campesina empieza a trabajar con Naciones Unidas en la propuesta. En el marco de esta aprobación es que se desarrollan una serie de trabajos para ir relevando y constatando, con organizaciones de derechos humanos aliadas, las violaciones a los derechos humanos que se van dando en todo el mundo. Fue así que entre 2008 y 2011 se presentan informes al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas donde se van demostrando todas las violaciones de derechos humanos de las comunidades campesinas de todo el mundo.

Con este trabajo, y con un informe que realiza una académica experta de Ginebra en el año 2012, recién ahí se logra que este proceso llegue de manera formal al Consejo de Derechos Humanos”.

¿Cómo llegan a la sesión del 2018 del Consejo?

“A partir de todos estos debates se hicieron cinco borradores diferentes y fue así que llegamos con mucha expectativa a esta sesión, porque ya en el 2017 el Consejo de DD.HH. había dado el mandato de que para este año debía entregarse la versión definitiva para su aprobación”.

¿Cuál es la intervención del Estado Plurinacional de Bolivia y otras organizaciones?

“Este proceso se hizo gracias a la intervención del Estado Plurinacional de Bolivia, ya conducido por Evo, que fue el fundador de Vía Campesina. Así se crea por primera vez, por una resolución del Consejo de DD.HH., una comisión intergubernamental de trabajo para una declaración de derechos campesinos y otras personas que trabajan en áreas rurales.

Ese grupo es el que tomando la iniciativa de la Vía Campesina. Va a ir adaptando la Declaración a los lenguajes adecuados de Naciones Unidas y a todas las discusiones que se van dando con la participación de los estados miembros de la ONU. Además se fueron sumando a participar distintas organizaciones como la de los pastoralistas, de pescadores artesanales, de pueblos indígenas, de trabajadores agrícolas, todas organizaciones internacionales que responden al proceso y que van aportando para el mismo”.

Frente a la aprobación de la declaración también Evo Morales expresó: “Saludamos que el Consejo de DD.HH de la ONU haya aprobado la Declaración sobre los Campesinos y otras personas que trabajan en zonas rurales” y atribuyó el mérito principal de esa declaración a la organización internacional Vía Campesina, entre cuyos fundadores figuran los sindicatos de productores de coca y otros sectores rurales bolivianos.

Esta declaración impulsa a los gobiernos nacionales para que implementen políticas públicas y de protección de derechos de las y los campesinos: “en este momento, pese a producir la mayor parte de los alimentos que consumimos, los y las campesinas estamos sometidos a formas extremas de violencia. Aquellos que resisten son asesinados o arrestados. La criminalización de las luchas campesinas debe acabar y esta declaración es un paso hacia adelante en esa dirección”, afirmó Montón.

Desde la Coordinadora Europea Via Campesina (ECVC) remarcaron que la declaración se alcanzó con escaso apoyo de los países centrales.  Destacaron el apoyo prestado por solo tres países: Suiza, Portugal y Ucrania, y fustigaron la falta de compromiso de los países de la Unión Europea en favor de la declaración. Al respecto expresaron que “Alemania y la Unión Europea, que a menudo expresan su apoyo a los derechos humanos, al desarrollo del sur y a la agricultura familiar, en este momento crucial, se oponen a la Declaración y se aíslan de la comunidad internacional. Esto es incomprensible e inaceptable”.

¿Qué son los derechos humanos?

“Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen, etnia, lengua, religión o cualquier otra condición. Entre los derechos humanos se incluyen el derecho a la vida y a la libertad; a no estar sometido ni a esclavitud ni a torturas; a la libertad de opinión y de expresión; a la educación y al trabajo, entre otros muchos. Estos derechos corresponden a todas las personas, sin discriminación alguna. Sin embargo hasta ahora no les han sido reconocidos a las y los campesinos, entre otros”.

El 17 de abril de 1996, la Policía Militar de Brasil asesinó a 19 campesinos y campesinas Sin Tierra en Eldorado dos Carajás, Estado de Pará, Brasil. Desde ese momento, cada 17 de abril, Día Internacional de las Luchas Campesinas, se recuerda el necesario reconocimiento de los derechos humanos para campesinas y campesinos. Desde entonces es una lucha incansable.

“Los Estados respetarán, protegerán y harán efectivos los derechos de los (y las) campesinos y las personas que trabajan en zonas rurales. Adoptarán sin demora las medidas legislativas, administrativas y de otro tipo que resulten apropiadas para alcanzar progresivamente la plena efectividad de los derechos de la presente declaración que no puedan garantizarse de forma inmediata”.

Una votación que ha sido considerada una conquista para las y los campesinos, ganaderos, pescadores artesanales, pueblos indígenas y trabajadores y trabajadoras que junto con la Vía Campesina han defendido esta declaración en sus países y en el Consejo de Derechos Humanos. La soberanía alimentaria será una meta más cercana si los derechos de las y los campesinos y las personas que trabajan en áreas rurales son una realidad.

Notas relacionadas:

Declaración de los derechos campesinos  

Texto de la carta de adhesión argentina a la Declaratoria