La Niñez no se ajusta: “Un país que hipoteca su niñez, hipoteca su presente e hipoteca su futuro”

Por Manuel López Mateo

Segunda parte de las entrevistas realizadas en el marco al día Nacional de los Derechos de niños, niñas y adolescentes y las acciones realizadas por las organizaciones de niñez.

En Buenos Aires se realizan distintas acciones para colocar a la niñez en la agenda política. Marcha dialogó con las y los referentes de las mismas.

Maria Agustina es integrante de la Obra Cajade de la Plata, junto con otras organizaciones de ese territorio conformaron una Asamblea de Orgnizaciones de Niñez con quienes realizaran la marcha “El hambre es un crimen”.

¿Qué es la Obra de Cajade y cuál es su trabajo en niñez?

Nosotros somos “Los Pibes de Cajade” de la Obra del Padre Cajade. La Obra cuenta con distintos espacios: el Hogar de La Madre Tres veces Admirable, de cuya coordinación y funcionamiento está a cargo nuestro equipo de trabajo. Allí laburamos cada día para dar la posibilidad que las y los pibes crezcan en un ambiente familiar teniendo como eje fundamental la protección y restitución de los derechos, la contención afectiva y la construcción de un proyecto de vida tanto individual como colectivo. Además la Obra cuenta con 4 casitas de día: Casa de los Niños, Casa de los Bebés, Casa Joven y Chispita que asisten a aproximadamente 300 niños, niñas y adolescentes que almuerzan, meriendan, reciben apoyo para las tareas escolares y asisten a distintas actividades y talleres.

Desde ese espacio hacen parte de la Asamblea de Organizaciones de niñez ¿qué podrías contarnos de la misma?

Como Obra, desde los distintos espacios, formamos parte de la Asamblea de Organizaciones de Niñez. Un colectivo que se conformó el año pasado y concluyó con una primera movilización el día 29 de septiembre. Está compuesta por más de 40 organizaciones que trabajamos en distintos barrios de La Plata, Berisso y Ensenada con niños, niñas y adolescentes: murgas, clubes de barrio, hogares convivenciales, centros de día, centros comunitarios, grupos de teatro, organizaciones vinculadas a la cultura popular.

¿En ese sentido, qué actividades van a hacer en el marco del 27 de septiembre?

Hoy decidimos salir nuevamente a las calles de la mano de nuestros pibes y pibas, esas manos que sostenemos y que nos sostienen todos los días, en una jornada de denuncia pero también de visibilización y propuesta, las propuestas que llevamos adelante todos los días en nuestros espacios.

Por eso además de marchar realizaremos una jornada artística y cultural donde las y los pibes no sólo van a ser los únicos voceros en el escenario y frente a los medios de comunicación sino que además van a visibilizar las distintas actividades que realizan a diario: rap, teatro, orquesta, títeres, juegos. 

¿Con qué exigencias marchan?

Creemos que los niños, niñas y adolescentes de nuestro país están realmente en emergencia. En argentina el 48 por ciento de los niños, niñas y adolescentes son pobres, un dato que nos interpela y realmente nos preocupa. Hay una profundización de la situación social que realmente se torna dramática para los sectores más vulnerables de la población que hace también que nuestras organizaciones se encuentren desbordadas.

En este sentido, desde la Asamblea construimos un pliego de demandas concretas que fue presentado al Gobierno de la Provincia. Algunos de los reclamos que tenemos desde nuestra Obra, muchos comunes también a otras organizaciones,  son: el pedido de actualización del monto de las becas para seguir sosteniendo nuestro hogar convivencial y casitas de día; el reconocimiento de todos las niñas, niños y jóvenes a lxs que asistimos cuyo número ha aumentado el último tiempo; el reconocimiento del trabajo de nuestros educadores socio comunitarios que cada día ponen el cuerpo para transformar la realidad de los pibes y pibas; la creación de fuentes de trabajo genuino y entrenamiento laboral para que los jóvenes que viven o asisten en nuestros espacios puedan independizarse y poder trabajar de modo integral su autonomía; solicitamos también el control de los organismos de promoción y protección de derechos en el tratamiento periodístico de los medios de comunicación sobre niños, niñas y adolescentes.

Como Asamblea de Organizaciones de Niñez decidimos salir a la calle nuevamente con dos acuerdos troncales: denunciando que El Hambre es un Crimen y acompañando el protagonismo de las y los pibes que son los que viven esta realidad todos los días. Es por eso que proponemos una jornada de lucha, visibilización y propuesta: la de trabajar la ternura, de empoderar a nuestros pibes y pibas y nuestro laburo cotidiano, ese que tiene que ver con el acceso a derechos y con recuperar la sonrisa de los pibes y las pibas. Porque porque como decía Carlos Cajade “un país donde sus niños no son felices es un país frustrado, un país que hipoteca su niñez, hipoteca su presente e hipoteca su futuro”.

Paula Shabel es trabajadora de niñez e integrante de Aulavereda, un espacio de educación popular con niñez que funciona en distintos espacios de Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires. En el día de hoy junto a muchas organizaciones de niñez realizaron el “niñetazo” enfrente al Congreso.

¿Cual es la práctica de Aulavereda?

Trabajamos con niños y niñas de familias trabajadoras que están atravesadas por distintas problemáticas y que a través de la educación popular, con acompañamiento escolar, experiencias lúdicas, y un espacio de asamblea y reflexión política sobre el contexto en el que estamos viviendo, vamos sacando algunas conclusiones y logrando generar un colectivo, que salgan conjuntamente niños, niñas y adultos a luchar por la transformación social.

¿En qué consiste el “niñetazo”?

Junto a otras organizaciones que son La Miguelito Pepe, Pampa Rebelde, Casanova en Movimiento, La Andariega, Che Pibe, Hagamos Lo Imposible y MP La Dignidad, organizamos una actividad para hoy en el Congreso que se llamó el Niñetazo “Les pibes exigimos”, que tiene que ver por un lado con denunciar la política de ajuste y represión que está llevando adelante este gobierno, que afecta particularmente a las y los niños, y por el otro lado al mismo tiempo poner en primer plano las voces de las y los niños, que sean ellos y ellas quienes estén ese día arriba del escenario organizando toda la actividad, como fue el proceso de armado del propio evento, todas las reuniones fueron con los propios niños y niñas, quienes desde el primer momento manifestaron como querían que fuera el evento, que distintivos querían tener. Los y las niñas tuvieron gorrita naranja marcando su identidad como niñez de la clase. La actividad comenzó a las 15 hs y a las 17 fue el acto central, donde estuvieron los pibes y las pibas arriba del escenario con su discurso. Después hubo bandas de pibes y pibas.

¿Qué lectura hacen sobre el actual contexto en lo que respecta a las políticas de niñez?

Todas las políticas de Estado tienen una política dirigida a la infancia, la mayoría de las veces es una política implícita que no se dice, pero todas las cuestiones tienen una forma de mirar la infancia, todos los proyectos tienen una forma de dirigirse hacia la infancia.

En este caso la política macrista pretende conformar una infancia pobre, una infancia dependiente, una infancia acallada y por el otro lado una infancia del consumo, porque la infancia normalizada tiene que ver con niñas y niños que pueden estar consumiendo permanentemente, que habiten el espacio de la casa y la familia y que tienen una concepción de propiedad privada y sobre todas las cosas de propiedad del padre. Por el otro lado la infancia pobre se vuelve a transformar en una infancia peligrosa, en una infancia que aparece abandonada por familias que parecen que no se quieren ocupar y que por eso les permiten estar en espacios como la calle, como las marchas, criminalizando la protesta.

Que también es la protesta de las y los niños y bueno por supuesto que las y los niños así como las mujeres en muchos sentidos se convierten en la primera variable de ajuste, el primer lugar por donde se recorta, y el hecho que las familias no tengan trabajo o tengan trabajos precarios que no tengan cobertura médica y una serie de derechos, hace que las y los niños tampoco tengan nada de eso y otra vez se vuelve a estigmatizar la pobreza.

¿Como ven al movimiento de niñez?

Hay algo hermoso que nos vino sucediendo: es el avance del movimiento feminista. Eso también ha dejado marcas de las buenas, por lo tanto hay que decir también que la niñez en estos tiempos es una niñez que ya no está naturalmente adentro de la casa, sino que habita otros espacios. Cuando rompimos la idea de que la mujer y las y los niños habitan dentro de la casa pudimos empezar a ver que habitan todos los espacios de una sociedad, que son parte del sistema productivo, que son parte del sistema de producción de ideas. En ese sentido, si bien económicamente y políticamente en muchos aspectos estamos muy complicados e incluso retrocediendo en materia de derechos, también hemos avanzado de la mano del movimiento feminista para poder entender hoy que la niñez es aquello que podemos ir construyendo con las y los niños sobre esa etapa de la vida y no tal o cual cosa predeterminada por un estado, por un sistema.

Luis Aranda pertenece al espacio La Vieja del Andén, una organización que nació hace 25 años, si bien en principio trabajaba únicamente con chicos y chicas en situación de calle; en los andenes y vías del Roca ramal Glew. Ahora se encuentran en un espacio fijo, según relata su referente. “Estamos construyendo y laburando el territorio en Longchamps, siempre con niños y niñas y adolescentes en actividades diarias” explica Luis quien a su vez es parte con su organización del Espacio Niñez y Territorio.

¿Qué actividad realizaron hoy para la jornada?

Hoy llevamos adelante una jornada lúdica y artística con otras dos organizaciones en Longchamps a manera de denuncia por los severos recortes en niñez producto de las políticas económicas del FMI adoptadas por el gobierno de Macri y Vidal.

¿Qué lectura hacen del actual contexto?

En este momento tenemos un aumento sustancial de niños y niñas en comedores, merenderos y copas de leche y un creciente número de desocupados en cada familia a las que visitamos como parte del laburo en el territorio.