Laura Zúñiga: “Va a ser un grito desde Argentina para demostrar que no hay ni olvido ni perdón”

Por Camila Parodi

A seis meses del asesinato de Berta Cáceres Flores y en el marco del día de la independencia hondureña, en el día de hoy la Comisión de Justicia por Berta clausurará la Embajada de Honduras en Argentina. Marcha entrevistó a Laura Zúñiga, su hija.

A seis meses del asesinato de Berta Cáceres Flores, lideresa del COPINH y defensora de los derechos de los pueblos, la Comisión de Justicia por Berta, integrada por organizaciones sociales y lxs hijxs de la misma, se propone clausurar la Embajada de Honduras en Argentina a 195 años de la declaración de la independencia hondureña. Recién llegada de Honduras, Laura Zúñiga, hija de Berta Cáceres Flores comparte su lectura sobre el actual contexto hondureño.

-¿Cómo se encuentra la causa actualmente?

En relación a la causa por ahora hay seis personas detenidas esperando el juicio, todas ellas vinculadas al asesinato material. Entre ellas se encuentra un mayor activo detenido, el ingeniero ambiental de la empresa de desarrollo energético, un ex militar y tres personas a las que allí se les dice “gatilleros”. Lo que nosotros vemos con preocupación es que a pesar de todos los esfuerzos realizados para que se nos incluya en el caso, ya que es nuestro derecho como víctimas y que inclusive el Código Penal Hondureño ampara la participación en la investigación hemos sido marginados del caso.

-Y en ese mismo marco se encuentra la investigación…

También vemos con preocupación las investigaciones, sólo se nos ha informado sobre las detenciones, sin embargo seguimos sosteniendo que a pesar de que haya capturas esto no puede significar que esté por terminar el proceso de juicio para que la impunidad no predomine. Vemos en el contexto actual de Honduras que incluso los autores materiales queden libres por los procedimientos que se están llevando a cabo desde el Ministerio Público. Por eso para que la impunidad no reine seguimos exigiendo justicia y la captura de los autores intelectuales de este crimen, que son quienes dieron la orden y pagaron por su asesinato como así también han planeado otros asesinatos de más compañeros y compañeras por lo que si no son detenidos seguirán acabando con la vida de más luchadores y luchadoras.

-En tus días por Honduras ¿qué lectura pudiste generar?

Al estar en Honduras da una sensación de preocupación, estamos en una situación de profundización de la violencia y el acoso hacia los y las luchadoras no sólo ya por quienes se ven afectados por la lucha como los empresarios, por ejemplo los constructores de represas y los impulsores de mineras, sino también el estado como institución esto lo vemos en casos concretos como la persecución a la coordinación del COPINH por parte del ejército.

Vemos como este poder represivo que se les da a los militares y también vemos que en el tema jurídico se ha profundizado en la persecución de las personas luchadoras con muchas causas, esto lo hemos visto también cuando las y los estudiantes de la Universidad Autónoma de Honduras salieron a protestar y allí se le pusieron cargos a 80 estudiantes.

También vemos como se avanza en paralelo con la legalización del extractivismo y en sacar los derechos históricamente logrados por las luchas de los pueblos por ejemplo el convenio 169 que ampara la consulta libre, previa e informada antes de que se realice un proyecto hidroeléctrico y ahora se ha impulsado una ley llamada de “consulta previa” desde la cual se le quita ese derecho a los pueblos sobre su territorio otorgándoselo al estado de forma tal que se realizarán las consultas pero que la palabra última la tendrá el mismo estado. De esta forma protege y se institucionaliza el modelo extractivo.

-Fortalecido desde el Golpe de Estado.

Todo esto, a nuestro entender , tiene que ver con el golpe de Estado ya que desde el 2009 rompe la institucionalización frágil del estado hondureño habilitando la avanzada de una cantidad de políticas neoliberales, extractivistas y neocoloniales en Honduras, como así también la militarización y la persecución contra aquellas personas que se rebelan. De esta forma, reina la impunidad y lo hemos visto con claridad en el caso de mi madre quién llevaba una lucha importante que logra ubicar al pueblo y dar victorias tras vencer a empresas trasnacionales y bancos multilaterales, con su asesinato dan una señal a las y los luchadores como a las personas en general al demostrar que si pudieron tocar a una persona muy conocida internacionalmente y que a pesar de la presión pueden continuar con la impunidad significa que cualquiera esta en un estado indefenso y vulnerable.

Podemos observar que se apunta a darle continuidad a este tipo de modelo en el que Honduras funciona como laboratorio de extractivismo y golpe de estado institucionalizado que se vio en el 2009 en nuestro país pero también luego en Paraguay y recientemente en Brasil. El actual presidente va en contra de la constitución, sacando jueces y dominando cierta parte del congreso ha logrado su reelección -motivo por el que se argumenta que Mel Zelaya no podía ser presidente- que nos pone en una situación de continuidad de este proceso de dictadura, violencia y experimentación del extractivismo extremo.

-En este contexto tan hostil ¿cómo continúa la lucha?

Las luchas territoriales siguen vivas y potentes sobretodo porque en el caso de la defensa de los territorios -ríos, bosques, tierras- implica la defensa de la vida por lo que en ese sentido hay una convicción de lucha pero así también hay una necesidad de luchar ya que significa vivir aunque sea en las condiciones actuales. En relación a la educación hemos visto una movilización que viene a visibilizar un sector invisible y bastante golpeado con distintas formas de represión y amedrentamiento.

-¿Y específicamente desde el COPINH?

Como COPINH vamos a seguir con el legado de mi mami, de Berta Caceres, en la defensa de los territorios del pueblo lenca, es decir por el derecho a decidir sobre los territorios de los pueblos y su autodeterminación. Continuamos también con la lucha antipatriarcal dentro de las comunidades pero también evidenciando como el patriarcado sigue golpeando a nuestro pueblo hondureño como lo han hecho demostrado con el asesinato de mi madre. Seguimos denunciando y luchando en contra del actual sistema económico que saquea nuestros territorios, que vende al pueblo hondureño y sigue matándonos.

-Y desde Argentina, ¿Qué actividades se realizarán para mantener viva su lucha?

Para mantener visible este caso y evidenciar la situación actual que vive el pueblo hondureño hemos realizado distintos llamados a lo largo de estos seis meses de solidarizarse y movilizarse como así también de formarse para entender el actual contexto de Honduras.

En el marco de los seis meses aquí en Argentina hicimos distintas actividades, estuvimos en Tandil, Córdoba, estaremos en Rosario pero concretamente tenemos una actividad de movilización este 15 de octubre a las 18hs en la Embajada de Honduras en Argentina donde vamos a estar haciendo una clausura de la misma ya que es la representación de un estado que ha violentado sistemáticamente los derechos de los pueblos, que está implicado en el asesinato de Berta Cáceres como en muchos otros que estructuran, garantizan y legitiman la violación y persecución de todas las personas que se enfrentan al régimen de Juan Orlando Hernandez.

También porque vamos a seguir movilizándonos desde los pueblos para evidenciar que desde el mundo se mira Honduras. Va a ser un grito desde Argentina para demostrar que no hay ni olvido ni perdón. Para revivir y continuar el legado de Berta Cáceres es necesario incorporase en las luchas de los pueblos del mundo ya que también fue su ejemplo, con la solidaridad constante.