Liberar a Victoria Aguirre para seguir liberando(nos) a todas Liberar a Victoria Aguirre para seguir liberando(nos) a todas
La lucha por libertad y absolución de Victoria Aguirre, presa hace dos años en Misiones Liberar a Victoria Aguirre para seguir liberando(nos) a todas

Por Laura Salomé Canteros @laurasalome / Fotos: Natalia Coronel

Se realizó una audiencia pública en el Congreso de la Nación por la libertad y absolución de Victoria Aguirre, violentada por el machismo y quien hace dos años afronta en Misiones la acusación y el encierro a la par del presunto asesino de su niña, su ex pareja, Rolando Lovera. Su hermana, al frente de la lucha, agradeció el apoyo y se prevé una movilización nacional.

“No tengo palabras para agradecerles. Me corren las lágrimas porque no puedo creer la cantidad de organizaciones que nos están apoyando”. Con estas palabras, Claudia Aguirre, hermana de Victoria inició la audencia pública que se realizó el martes 11 en el Anexo de la Cámara de Diputados de la Nación ante la presencia de más de 100 mujeres que acompañaban su lucha, que viajó desde Misiones para volverse sin fronteras. “Victoria es una chica joven, tiene 24 años, era madre soltera, estudiante de magisterio y en 2015 iba a iniciar su último año cuando se cruzó por su camino este hombre”, comenzó su relato, el mismo que crece hace más de dos años, momento en que su hermana fue privada de su libertad tras el dolor del asesinato a golpes de su niña. “Mi corazón entero para ustedes”, agradeció Claudia.

El pacto está conformado, la reunión tuvo el caracter de exigir en ese recinto la sanción de un proyecto de resolución, presentado por diputados y diputadas del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), Carlos Giordano, Pablo Lopez, Soledad Sosa y Nathalia Gonzalez Seligra para que se apoye la libertad y la absolución de la joven, “injustamente criminalizada”, y se repudie “el accionar del poder judicial, la fiscalía y el Estado provincial”.

Desde el 28 de junio pasado que el movimiento de mujeres y feminista visibiliza de forma nacional el acontecer del juicio contra la joven que se desarrolla en Misiones. Victoria tuvo que afrontar la acusación batallando durante dos días de debate contra los poderes aliados en un juicio oral (no público) que actualmente se encuentra en suspenso por la recusación del Tribunal a cargo, integrado por Francisco Aguirre, Pablo Rivero y Lilia Avendaño; por “manifiesta parcialidad” y por interrumpir el interrogatorio de la defensa de Victoria Aguirre a uno de los testigos clave. A su vez, fue generalizado el repudio al desempeño de la fiscal Estela Salguero de Alarcón, una de las funcionarias más cuestionadas por quienes acompañan a la familia.

Victoria Aguirre tiene veinticuatro años y se encuentra detenida en el penal Nº 5 de Villa Lanús, en Oberá, Misiones. Por el mismo caso se encuentra detenida su ex pareja, Rolando Emilio Lovera, con quien vivió un mes, desde el 30 de diciembre de 2014 hasta el 29 de enero de 2015. Según las conclusiones del cuerpo médico forense, la muerte de Selene, se produjo por traumatismo y fractura de cráneo más hemorragia interna. Y a pesar de que el hundimiento tiene el tamaño del puño de Lovera, ella se encuentra detenida a la par del presunto femicida y con prisión preventiva, encarcelada sin condena y bajo la imputación de “homicidio calificado por el vínculo”.

La costumbre de acusar a las más pobres

Lamentablemente la historia de Victoria Aguirre no es la única pero si hay algo claro, la lucha por su liberación ya se acuerpa firme en la potencia del movimiento feminista que lleva en su memoria la excarcelación de María Ovando en Misiones, Ailén y Marina Jara, Yanina González, Celina Benitez, Reina Maraz e Higui en el conurbano bonaerense y Romina Tejerina, Belén y Dahyana Gososito en Jujuy, Tucumán y Córdoba, entre otras. Sin embargo, la acusación judicial sobre mujeres y lesbianas violentadas por el machismo y el odio se repite, y la persecución de los poderes a las más pobres persiste.

“El caso de Victoria se que no es emblemático porque lo han sufrido muchísimas mujeres”, reconoció Claudia haciéndose parte del movimiento, pero “sí es una muestra más de la “justicia” que hay en Misiones”, agregó, caracterizando el territorio, “si me remonto atrás puedo contar casos como el de Marilyn Barbaro. Otro doloroso para la provincia, que también fue juzgado por el mismo tribunal, contra los hijos del poder”. Marilyn fue asesinada a golpes en abril de 2004 en Oberá, y por su femicidio tres de los acusados fueron sobreseídos por el Tribunal Supremo de Justicia de la provincia en marzo de 2016 entre maniobras legales de retraso para que la causa prescriba.

“Llevamos dos años y cinco meses luchando para tener un juicio justo”, denunció ya con rabia la hermana Claudia Aguirre, “¿qué es lo que pretendemos?, un tribunal que nos permita demostrar la inocencia de mi hermana”. Además de la familia de la mujer, presa en la cárcel de Villa Lanus, en la ciudad de Posadas, profesionales del Consejo Nacional de las Mujeres (CNM) y de la Asociación Pensamiento Penal coinciden en que hay “vacíos probatorios” y que hubo arbitrariedades y hostilidad contra Victoria Aguirre de parte de la fiscalía y el tribunal en el proceso -sin mencionar las violencias que conlleva las condiciones de detención en una comisaría o penal- y que derivaron en la recusación y suspensión del juicio. “Al tribunal en ningún momento le importó averiguar quién mató a Selene, sino acusar directamente a mi hermana”, dijo Claudia, “durante todo el interrogatorio la fiscal ha arremetido contra ella preguntándole por qué no se escapó (…). Lo único que quería era que Victoria dijera `si, yo lo hice`”.

Por eso, “hemos recusado a ese tribunal, porque queremos un juicio justo, un tribunal justo, personas que no vengan prejuzgando o con una sentencia previa, porque a Victoria la condenaron desde el mismo momento que la arrestaron”, repasó con claridad Claudia, “jamás le dieron la oportunidad de defenderse”, y visibilizó un claro fracaso: la capacitación en derechos y protección integral hacia las mujeres a integrantes del poder judicial. “Victoria no fue jamás juzgada dentro de la perspectiva de violencia de género. La juzgan como cómplice de homicidio agravado por el vinculo”, finalizó.

“Hay que liberar a Victoria para liberar a todas”

Victoria es “una sobreviviente”, “entera y con ganas de luchar para salir de ese lugar que la está oprimiendo”, afirmó Tania Piris, periodista e integrante de la Mesa por la libertad para Victoria en Misiones. “Es un caso emblemático de las pobres y de familia trabajadora, que responde a la violencia y opresión estructural del sistema contra las mujeres”, estructura que denunció de forma clara y precisa, “la policía, que la llevó a la rastra y la metió en un calabozo oscuro; un medico policial, que no la revisó a ver si tenía golpes o si fue violada; y todo el sistema judicial y penal que la mantiene en el penal de Villa Lanus en Posadas”. Y agregó, “para sacar a Victoria, hay que luchar mucho, extender la campaña y rodearla de solidaridad como a Higui, a Belén o María Ovando, es la única manera de evitar que el Estado se siga ensañando con las mujeres pobres y trabajadoras, hay que liberar a Victoria para liberar a todas”.

“Hace dos años y medio que la familia no está sola y en Misiones están luchando”, aportó Mónica Schlotthauer, diputada provincial por el FIT, “Oberá es una tierra de latifundistas”, reflexionó, “hay un profundo racismo” contra “las hijas de los guaraníes, las hijas de la tierra, y es contra ellas que están ensañados”, en relación al comportamiento de los jueces patriarcales y la fiscal del caso de Victoria en específico. “Hay un logro, y es que esté cayendo el tribunal”, agregó, ya que “se la condenó desde que se la metió presa, desde el momento en que se encuadró la causa” como homicidio agravado por el vínculo y no por femicidio vunculado”.

Por su parte, para Malena Lenta, psicóloga e integrante de la agrupación de mujeres Isadora, “es necesario que todo el movimiento de mujeres, sociales, sindicales, nos juntemos para que se terminen estas prácticas de la justicia racista, machista, patriarcal, clasista, que nos condena día a día a que haya cada vez mas compañeras como Victoria y tantas otras”. Afirmó además, de alguna forma retomando las intervenciones anteriores y la adhesión de gran cantidad de espacios a la audiencia, que “tenemos que lograr una movilización, en Misiones y en la ciudad de Buenos Aires para que el país entero entienda y que escuche la justicia que queremos a Victoria libre y justicia por Selene”.

Relatar el círculo de violencias de Lovera sobre Selene y Victoria

Una vez más, la dignidad y el espíritu de lucha de una mujer sale a la luz pública y su cara se transforma en bandera. Y qué mejor que relatar la resistencia de Victoria en el recinto donde muchas veces (nos) niegan leyes a todas y cada una. Claudia relató con paciencia los detalles de las vulneraciones de derechos que su hermana y su niña padecieron en manos de Lovera. La desprotección y revictimización de las instituciones que debieran estar para defenderlas, y la apatía de una sociedad que aun se muestra insensible ante la manifestación que se lleva la vida de una mujer cada día en nuestro país. Impunidad que se perpetúa y acelera cada vez que revivimos el absurdo de que una mujer víctima de violencias sea la acusada.

“Durante un tiempo la pareja transcurrió bien”, relató. “Cuando nos enteramos que ella estaba sufriendo algún tipo de maltrato ya era tarde, Selene ya estaba muerta”, se lamentó Claudia Aguirre, quien además contó cuál es la prueba que sostiene la hipótesis principal de la muerte de la niña, el asesinato en manos de Lovera. “En las cámaras de seguridad de la empresa donde trabajaba, hay una secuencia en donde lo muestran ingresando a él solo con Selene en brazos viva, a una zona de depósitos, apagando la luz y permaneciendo ahí por mas de tres minutos y saliendo luego con Selene envuelta en una frazada”. Por esto y por la reacción posterior, la familia de Victoria afirma que lo que sucedió es un femicidio vinculado. “Después se la lleva a la casa y mi hermana se da cuenta que Selene no respiraba, le pide que la lleve al hospital, él le dice que tenía que decir que la nena se había caído del changuito y que se le cayó una computadora encima”, y tras el presunto asesinato de Selene, le siguió la violencia sistemática sobre Victoria, “si no decía esto, la iba a dejar encerrada en esa casa con su hija muerta”, contó Claudia que le dijo Lovera. “Cuando llega al hospital eso es lo que ella dice, porque quería ver si los médicos podían resucitar a su hija, cosa que no sucedió”, mientras, “él se había fugado”, “las dejó tiradas como dos bolsas de basura en el hospital y se fue”.

Hubo antecedentes, pedidos de auxilio e involucra a integrantes de instituciones, operadores/as de salud, que no denunciaron ante una evidente situación de maltrato y violencia machista. Victoria ya había llevado (el 27 de enero de 2015) a Selene al hospital de Oberá porque no cicatrizaba una herida en la mano por lo que la niña quedaría internada. “Mientras que Victoria veía que él miraba para otro lado le pedía a la doctora que le avisara a los familiares. La doctora le dice que no era su función”, contó Claudia. Pedido al que siguió la agresión verbal de Lovera “él dice que se la iba a llevar a una clínica privada porque el hospital no funcionaba, que no la atendían bien”, reconstruyó. El resultado fue que Victoria firmara el alta obligada. “Nos enteramos el 29 de enero que Selene había muerto”, relató Claudia. Atrás habían quedado los golpes y abusos, las amenazas y el encierro de Lovera contra el cuerpo y la subjetividad de Victoria.

La violencia contra las mujeres es toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes. Y no vamos a dejar de repetirlo cada vez que en la historia de una sobreviviente, reconstruida colectiva, sea tan clara la desprotección, la falta de presupuesto o el alcance federal de las políticas públicas para prevenir, sancionar de múltiples formas y erradicarla a ocho años de lapromulgación de la 26.485, nuestra ley de protección integral.

 

Podes leer las notas anteriores en: http://www.marcha.org.ar/tag/victoria-aguirre/

Sin comentarios

Sé la primera o el primero en dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *