Los bachilleratos populares salieron a la calle

Por Maria Victoria Etchevers*

En una nueva jornada de lucha, la Coordinadora de Bachilleratos Populares en Lucha exigió la oficialización de al menos 8 bachilleratos populares. Un repaso por una experiencia de construcción de educación popular y los reclamos históricos al Estado.

El pasado miércoles cientos de personas se movilizaron, para exigir, una vez más, el reconocimiento de 8 bachilleratos, que sigue siendo postergado por el Ministerio de Educación de la Ciudad. Organizada y convocada por la Coordinadora de Bachilleratos Populares en Lucha, estudiantes y docentes marcharon para visibilizar el histórico reclamo, convocando a la sociedad a conocer y apoyar la demanda por la oficialización de los bachis, que posibilitará el otorgamiento de los títulos, salarios para educadoras y educadores, y acceso a becas para estudiantes, demandas que ya no pueden esperar más para ser garantizadas.

En un contexto festivo, con música, carteles, y micrófono abierto, estudiantes y docentes volvieron a las calles para exigir la inmediata reapertura de la mesa de trabajo entre el Área del Adulto y el Adolescente y la Coordinadora de Bachilleratos Populares en Lucha, cuya ruptura fue provocada recientemente por la Directora del área, Jaquelina Cichero.

Laura, educadora del Bachillerato Popular “Alberto Chejolán” ubicado en la Villa 31 (Retiro) relata el estado del conflicto: “Somos uno de los Bachilleratos que continúan sin ser reconocidos por el Gobierno de la Ciudad. Hoy estamos acá movilizando para ver si la resolución que incluye los números de UGEE y CUE, razón por la cual aún no podemos ser plenamente reconocidos, se expide y si podremos reabrir la mesa de negociación con alguna autoridad del Ministerio de Educación”.

Matias, educador del bachillerato “Salvador Herrera, puentes de solidaridad y lucha” que funciona en Villa Lugano, nos cuenta la situación de este bachillerato: “Estamos acá reclamando, porque hace 4 años que estamos funcionando sin reconocimiento. A partir del mes de diciembre del año pasado, que el Ministro Bullrich firmó finalmente la resolución que nos reconocía, seguimos luchando con esta gestión que no termina de efectivizar ese reconocimiento”.

Luego de varias horas de concentración frente al Ministerio de Educación de CABA, representantes de los 8 bachilleratos no reconocidos fueron recibidos y se logró que Cichero, firmara el acta de acuerdo pactando el compromiso de una reunión con representantes de cada escuela para el 29 de Agosto donde se espera que los números de establecimientos y de UGEE, necesarios para que los Bachilleratos puedan ser plenamente reconocidos como espacios de educación pública, sean emitidos.

¿Qué son los bachilleratos populares?

Los bachilleratos populares surgen a partir de la crisis social del 2001, desde los sectores populares organizados, como respuesta a la ausencia del Estado para garantizar la educación de miles de personas expulsadas de la educación tradicional. A partir de ese momento múltiples movimientos sociales comenzaron a generar sus propias escuelas, a gestionar su propia educación, dando nacimiento a los bachilleratos populares que, poco a poco, protagonizarían un proyecto político-pedagógico cimentado en la concepción de la educación popular: una educación crítica, liberadora, comprometida con la realidad y el cambio social.

Actualmente son más de 80 los bachilleratos populares en todo el país que reivindican la construcción de educación popular, pública y transformadora, siendo los y las estudiantes sujetos activos de su propia educación. Son espacios donde se busca fortalecer el vínculo con la realidad concreta, problematizando las prácticas hegemónicas individualistas, patriarcales y autoritarias que reproducen tanto las escuelas tradicionales como gran parte de la sociedad, proponiendo, en cambio, relaciones sociales más humanas, donde primen la solidaridad, el compañerismo, la igualdad y la horizontalidad.

Una lucha histórica

La lucha de los bachilleratos populares se viene dando hace casi 10 años, y es a través de múltiples movilizaciones, acciones callejeras y petitorios, entre otras acciones de lucha, que muchas escuelas fueron reconocidas por el Estado. Sin embargo, aún hay al menos 8 bachilleratos no reconocidos y por tanto, cientos de estudiantes a quienes se les están negando sus títulos secundarios, a causa de la indiferencia de las distintas gestiones del Ministerio de Educación, trabas burocráticas y ausencia de voluntad política.  

Movilización y jornada de lucha

El principal reclamo de esta nueva jornada de lucha hacia el gobierno de Rodríguez Larreta fue el inmediato reconocimiento y oficialización de todos los bachilleratos populares que, a pesar de que la resolución que los ampara fue aprobada el 9 de diciembre de 2015 (Resolución 4102/2015-MEGC), aún no están reconocidos por el Ministerio de Educación de la Ciudad. Es por esto la urgencia por la reapertura de la mesa de trabajo y el cumplimiento de lo ya pactado en esta instancia.

Alejandro Jonathan, estudiante del bachillerato popular “Sol del Sur” ubicado en Villa Soldati nos explica el reclamo: “Nosotros estamos reclamando que nuestra escuela tenga su propio número para que podamos recibirnos y tener nuestros títulos y que los profesores puedan tener sus sueldos”. Porque los bachilleratos populares también son escuelas, y porque son miles los y las estudiantes que, expulsados del sistema tradicional de educación, logran terminar sus estudios en ellos. Asimismo, el Estado debe cumplir el histórico reclamo de los salarios para educadoras y educadores, el acceso igualitario a las becas para estudiantes y el financiamiento integral de las escuelas.

El Acta firmada este miércoles desde el Ministerio de Educación es un importante paso en esta lucha, aunque hace más de ocho meses existía el compromiso para la emisión de los números de establecimiento pero el procedimiento burocrático estaba totalmente frenado por las autoridades. Por eso es indispensable la lucha en las calles, las movilizaciones y la insistencia por parte de todos y todas para que las autoridades pertinentes respondan, porque sólo a través de la organización y la lucha los bachilleratos populares serán reconocidos y oficializados. La educación es un derecho y por eso salimos una vez más a la calle a defenderlo y exigir su verdadero cumplimiento.

*Integrante del bachillerato popular Darío Santillán