Marcha de la Gorra: “convocar y conmover ante la crueldad que avanza”

Por Vivian Palmbaum /

Este 23 de noviembre la Marcha de la Gorra es un grito que recorre el país: “Terrorista es el Estado, no quien tenés al lado”. Entrevista a Clarisa Gambera de Niñez y Territorio.

Por primera vez la Marcha de la Gorra se ha nacionalizado, luego de doce ediciones en la provincia de Córdoba, de donde es originaria, se realiza por segunda vez en la CABA.

Con diversas actividades la Marcha invita a un festival con murgas, cultura, feria y bandas,  desde las 15 hs y marchará desde Av. Las Heras y Av. Pueyrredon a la Casa de Provincia de Buenos Aires,  en Av. Callao y Sarmiento, de esta ciudad. Se realiza apenas unas horas después de haber sido denunciado un nuevo caso de gatillo fácil contra un trabajador popular.

“Porque no son hechos aislados, son políticas de Estado. Terrorista es el Estado, no quien tenes al lado. Nosotres somos eses, les de al lado”.

“Que sepan que estamos acá, más plantades que nunca, que estamos avivando las brasas de las luchas, que recordamos nuestra historia y la llevamos en la sangre, recordamos a les pibes fusilades por el aparato represor, y nos recordamos a nosotres, que jamás nos olvidaremos, porque lo que empezó como una vuelta a la plaza San Martín de pibes de barrio, es hoy un movimiento nacional.” Expresan les organizadores en un breve comunicado.

Desde Marcha entrevistamos a la Clarisa Gambera trabajadora territorial del espacio Niñez y Territorio.

¿En que contexto se realiza esta Marcha?

Con un Estado represivo dispuesto a todo para imponer el ajuste y con datos  devastadores sobre nuestros pibes y pibas. Uno de cada dos pibes y pibas es pobre en la Argentina, come mal, no tiene una vivienda digna, sus familias no tienen  trabajo. Con un clima social regional de tolerancia a la mano dura y al discurso de “meta bala” habilitado y fogoneado desde el propio Estado,  los chicos y chicas de los barrios están en peligro.

La violencia represiva q se despliega abiertamente desde las fuerzas de seguridad,  a las que les soltaron la cadena con la doctrina Chocobar,  que hace que recrudezca la avanzada sobre las y los pibes de las barriadas y sobre la protesta social.

¿Qué rol tiene el Estado hoy?

Mientras el presupuesto para políticas públicas se ajusta para pagar deuda abandona a las y los pibes. No vale que el Estado solo se haga visible para reprimir o apresar pero no haya Estado cuidando ni restituyendo derechos ni generando oportunidades. Nuestros pibes y pibas no pueden ser los que paguen con sus vidas  el malestar social,  siendo sujetos de persecución constante.

¿Por qué salen a las calles?

Salimos a la calle para decirles al gobierno,  pero también para convocar y conmover a la sociedad ante la crueldad que avanza.  Necesitamos recuperar lo comunitario,  lo humano y  la ternura. Asusta que haya quien crea que bien muerto está como pasó,  en algunos sectores,  con el asesinato de un pibe en Tucumán, o que sea tolerable que la Ministra de Seguridad proponga armarse para defenderse.  La vida así queda devaluada para todos y todas.

¿Qué lugar ocupan hoy las organizaciones territoriales?

Las organizaciones de Niñez y Territorio se vuelven una trinchera junto a otras organizaciones sociales en los territorios. Una trinchera para comer, jugar, contar lo que les pasa, pedir ayuda, no estar tan solos y solas,  y la propuesta es “organizar la esperanza y proteger lo que crece” como decía el poeta. Es muy peligroso no cuidar porque deshumaniza a nuetra sociedad y entonces la crueldad es moneda corriente.

Políticas de represión en democracia

La Marcha de la Gorra nace en  Córdoba, en el año 2007, como respuesta a las políticas de represión con las que el Estado habilita a las fuerzas de seguridad. Un reclamo colectivo para visibilizar y denunciar la represión que se dirige contra los sectores más vulnerables de la sociedad.   Un procedimiento de las fuerzas de seguridad que se extiende a lo largo de nuestro territorio, con impunidad contra jóvenes,  niñas y niños víctimas de las políticas de criminalización y encierro como única respuesta del estado, mientras aprieta con el ajuste y abandona a quienes más lo necesitan.

Rolando “Ronald” Orellana,  un trabajador humilde de la toma de tierras de Puente 12,  fue alcanzado apenas anoche por las balas de un arma reglamentaria de un policía de la Bonaerense, así lo denunciaban las organizaciones pocas horas atrás. Un nuevo acto de represión de las fuerzas de seguridad que cargan contra las y los más desfavorecidos.

Esta Marcha invita a salir y reflexionar: “Mañana habrá marchas en todo el país, en medio de niveles de conflictividad que nos tienen sin respiro. Ojalá seamos miles”, expresó Clarisa.