Mendoza: Con los Derechos Humanos, NO.

Por Josefina S. Medina*

Para Mendoza no fue una marcha más. Con más de veinte mil personas en la calle, significó una oportunidad para exigirles a los  gobiernos provincial y nacional que pararan la mano, que con las Madres y los Organismos, no. Después de las intervenciones violentas contra las Madres, más que un repaso, esta nota es una denuncia del atropello que, a 41 años del Golpe, se está viviendo en la provincia.

Una polémica ex presa política en la Dirección

A poco de asumir el gobierno de Cambiemos en Mendoza –compuesto casi en su totalidad por el radicalismo de pura cepa–-, dejó en claro que ocuparse de las políticas de Derechos Humanos no era de su prioridad. Demoró más de seis meses en nombrar a la Directora de DDHH, Dirección que depende del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes. Y cuando lo hizo, sólo buscó generar una grieta pues nombró a Luz Faingol, expresa política a la que poco margen de maniobra le han dejado y quien poco se ha puesto al frente de los reclamos de los Organismos de Derechos Humanos.

El vaciamiento del Ex D2

En la misma línea, a fines de 2016 el gobierno provincial emitió un decreto (1625/16) que reglamenta el uso del único Espacio Para la Memoria de Mendoza, el ex centro clandestino D2, donde aún funciona parte del Ministerio de Seguridad de la provincia. Organismos de Derechos Humanos denunciaron que la disposición fue elaborada sin dialogar con quienes hoy son parte del Espacio y que el Estado se adjudica el poder de decisión sobre el edificio.

De esta manera, el gobierno desconoce el trabajo que desde hace dos años se viene haciendo en lo que respecta a la recuperación de la memoria colectiva en el Espacio. Hace quince días el Consejo Directivo del Espacio presentó una revocatoria del decreto, el cual, entre otros puntos, incumple la Ley 26.691, de señalización y preservación de Sitios del Terrorismo de Estado, cuyo ámbito de aplicación es la Dirección Nacional de Sitios de Memoria (DNSM) de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

A comienzos del 2016, y viendo cómo los hechos tomaban su curso, las Madres, el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos y el grupo de apoyo a las Madres, decidieron no vincularse con el actual gobierno y abandonaron el Espacio Para la Memoria.

La Plaza es de las Madres, cobardes

Y como si abandonar un espacio les fuera poco, el gobierno de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza avanzó con otro: la Plaza de las Madres. Con el pretexto de refaccionarla, la vallaron completa, la cerraron, la enrejaron. Toda. Porque arreglarla les implica vallarla toda. Ese lugar donde todos los jueves las Madres de Plaza de Mayo Mendoza realizan su tradicional ronda está cerrado. Pero las Madres no retrocedieron y aún hoy caminan en ronda por las calles alrededor de la Plaza. Como dijo María Domínguez este 24 de marzo en el acto de cierre de la marcha, “aunque vienen bien los arreglos de la Plaza, no eran necesarios y frente a tanto ajuste y paritarias miserables, la plata bien podrían ponerla en otro lado”.

La defensa de un genocida como referente de DDHH

Hace poco menos de dos meses, el abogado mendocino Carlos Horacio de Casas fue designado por el gobierno nacional como candidato a miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. ¿Por qué el Carlos? Casas tiene un amplio  currículum en derecho penal empresarial, financiero y tributario, y se ha desempeñado como defensa del genocida Enrique Gómez Saá, lo que lo vincularía al tema de Derechos Humanos pero de ninguna manera nos haría suponer que sería en legítima defensa de las víctimas del terrorismo de Estado ni de los atropellos que el actual gobierno pueda cometer.

¿Día de la Memo qué?

De acuerdo con lo publicado por el portal de noticias local, El Otro www.elotro.com.ar, previo al 41 aniversario del Golpe Cívico Militar, la Dirección General de Escuelas envió un Memorándum a las escuelas de la provincia (n° 11-SGE-17 / 21 – SPECE – 17), en el cual establecía de qué manera trabajar la temática en las aulas mendocinas. El mismo no hacía referencias al pasado, sino al futuro: se recomendaba trabajar la construcción de la ciudadanía superando la experiencia del terror, sin hacer mención alguna a las causas de ese terror.

Con los Derechos Humanos y con las Madres, NO

Como síntoma que visibiliza la intención provincial de desarticular y vaciar las políticas Derechos Humanos, la Franja Morada y la Juventud Radical de la Ciudad de Mendoza se hicieron presentes de manera violenta en el histórico punto de partida de la marcha que cada 24 de marzo es encabezada por las Madres de Mendoza.

Como en todo el país, la marcha se organiza en una mesa, días previos, se debate y se llega a un acuerdo de qué se va a hacer, cuál va a ser el orden en que las organizaciones movilizarán. Un acuerdo basado en lo que las Madres y los Organismos de Derechos Humanos quieren en función de lo que cada año leen. Un acuerdo para quienes asisten a esa mesa porque desean estar de acuerdo y luchar por sus derechos.

Sin embargo ese orden fue violentamente interrumpido, desguazado, desorganizado. La Juventud Radical ocupó el espacio público dos horas antes de la salida de la marcha, sin avisar siquiera a ellas, las Madres, las únicas que hace 41 años marchan más allá de toda política, de todo gobierno y de todo partido y color político. Sin acordar con ellas que caminan por sus hijos e hijas que aún hoy continúan desaparecidos.

Con remeras que hacían alusión a la educación pública, a la paz, a la justicia, a la democracia, y en nombre de la democracia “cayeron” al Kilómetro Cero a empujar y apurar, a insultar a los compañerxs de HIJOS Mendoza y a los militantes de Derechos Humanos. Además, golpearon a los compañeros del Sindicato de Televisión, periodistas y reporteros gráficos como Leandro Forniés, nieto de la primera presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, que frente a tanta violencia no dudaron en ponerle el pecho a la situación.

Todos pueden marchar. Y la UCR siempre marcha. Pero en el lugar que se acuerda para los partidos, por consenso y no por coerción.

Hechos similares se produjeron al sur de la provincia, en el departamento de Gral. Alvear, donde encabezado por el propio intendente el radicalismo ocupó la plaza y quisieron subirse al palco donde se desarrollaba el acto local.

Por eso, aquellos que ni siquiera pueden mirar a las Madres a los ojos, se impusieron para provocar pero no se dieron cuenta de que sólo venían a reforzar aquello que su conducción viene generando: más y más violencia contra los Derechos Humanos. Después de esto, ayer por la mañana, Organismos de DDHH de Mendoza emitieron un comunicado en el que repudiaron no sólo estos hechos sino “los intentos de los verdaderos provocadores de acusar a quienes fueron objeto de sus agresiones”.

Y entonces marchamos

Y pese a tanta agresión las Madres caminaron, como cada año, por Memoria, la Verdad y la Justicia. La de hace 41 años y la de hoy, porque aún faltan pibas en sus casas, porque aún los pibes en los barrios son asesinados por la policía, porque los migrantes son denigrados y expulsados de nuestro país como ratas, porque aún la Justicia jujeña tiene presa a Milagro Salas, porque hoy las y los trabajadores son quienes pagan la crisis que ellos, que son gobierno, generan para endeudarnos y vender el país como hicieron aquellos otros que en 1976 ocuparon el gobierno.

La marcha terminó con un acto que comenzó repudiando el accionar violento de aquellos, y que siguió con la lectura del documento de los Organismos y el discurso de María Domínguez, quien en nombre de todas las Madres subrayó la importancia de mantenerse en pie pese a todo, a la violencia, al ajuste y al cinismo de quienes dicen ser los dueños del país. Dicen que, porque, como dijo María, los únicos dueños de este país, “somos nosotros, los trabajadores”.

 

*Parte de GiraMundo TV Comunitaria