Movilizados bajo cero. Una ola de tomas de edificios públicos en Chubut

Fernando Romero Wimer* / Foto: Mundo Gremial

La movilización de las y los trabajadores chubutenses frente al ajuste no se detuvo ante la lluvia y llegada anticipada del invierno patagónico. A las respuestas insatisfactorias de las autoridades, en medio de una paralización general de las actividades de la provincia, se sucedieron los acampes, los cortes de ruta y las tomas de ministerios y delegaciones provinciales.

El gobierno nacional de Mauricio Macri celebra que la Argentina vuelve a recurrir a los préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y usa el veto presidencial para dar luz verde a los tarifazos de los servicios públicos. Mientras tanto, la inflación se desboca, la devaluación del peso no encuentra freno y se expanden los conflictos sociales.

Nos sobran los motivos: Cronología reciente de la acción directa de las y los trabajadores

Las protestas llevan más de tres meses, cuando se montó la Carpa de Unidad frente a la Casa de Gobierno en la ciudad de Rawson (capital provincial), dando inicio a un acampe que se mantiene hasta la actualidad. Distintos sectores de trabajadores reclaman, principalmente, aumento salarial y apertura de paritarias, aunque otros motivos se suman a la conflictividad. La situación se ve agravada con el endeudamiento que acarrea la provincia. “Hace un año que no tenemos aumento salarial (…) Esto arrancó el año pasado cuando no nos respetaron la paritaria salarial”, sostuvo Guillermo Quiroga, Secretario General de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Chubut, ante las cámaras de la cadena venezolana Telesur.

El gobierno provincial de Mariano Arcioni -quien en noviembre de 2017 asumió el cargo de gobernador a la muerte del anterior mandatario Mario Das Neves- propuso la semana pasada el pago de un bono de $3.000 a los empleados que cobran hasta $30.000, pero la oferta fue rechazada por los sindicatos.

Ante la falta de respuestas favorables, en el marco de jornadas de lucha y huelgas provinciales, las y los trabajadores han cortado las rutas y tomado ministerios y delegaciones públicas. El 29 de mayo, las y los docentes ocuparon los edificios de Supervisión de Escuelas en Comodoro Rivadavia. En esa jornada, en la ciudad de Puerto Madryn, el acto de entrega de viviendas del gobernador Arcioni se vio envuelto en forcejos e incidentes en el vallado de seguridad, cuando una movilización encabezada por representantes de ATE y Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECH) quiso alcanzarle un petitorio al mandatario.

En Rawson, el 30 de mayo, docentes nucleados en la ATECH y autoconvocados tomaron el Ministerio de Educación, cuestionando además los pagos salariales escalonados.

El 1 de junio, la comunidad educativa de la Escuela N° 200 de Esquel realizó un abrazo simbólico al edificio en defensa de la educación pública, apoyando el derecho de las y los trabajadores y el de las niñas y los niños a estudiar gratuitamente y en condiciones dignas. A la vez, solicitaron que se garantice el transporte gratuito para quienes se encuentran alejados de los centros educativos.

El día 2 de junio, docentes y estudiantes intentaron ocupar la Supervisión de Escuelas de Esquel, articulando con los reclamos que ATECH realiza ante el Ministerio de Educación. Sin embargo, los manifestantes no consiguieron entrar las instalaciones porque la policía se los impidió y realizaron un acampe en el acceso al edificio.

El 5 de junio, en Puerto Madryn, las y los trabajadores realizaron un corte total sobre el Acceso Sur de la ruta 3. En la ciudad de Esquel, se cortaron parcialmente las rutas 40 y 259, y trabajadores de la Dirección General Oeste de Obras Públicas cortaron calles. Ese mismo día, docentes de distintos niveles de enseñanza y padres de alumnos ocuparon las instalaciones de la delegación del Ministerio de Educación de Puerto Madryn, agregando a los reclamos la concreción de obras para las escuelas con problemas edilicios. En este sentido, un caso emblemático lo constituye la Escuela N° 222 de esa ciudad que, desde el mes de enero de este año, se encuentra en peligro de derrumbe en algunos sectores.

El 6 de junio, en Esquel, se sumó la ocupación de la Delegación Administrativa Región III del Ministerio de Educación por parte de las y los auxiliares de la educación agremiados en ATE. La toma se realizó en el marco del inicio del paro de 72 horas dispuesto por el sindicato y en demanda de pase a planta permanente de 300 trabajadores y trabajadoras que se desempeñan como monotributistas.

El 8 de junio, en la misma ciudad, trabajadores de la Corporación de Fomento (CORFO) de Chubut, afiliados a ATE, ocuparon el edificio de esa entidad. A ese local también se acercaron solidariamente los trabajadores del Instituto Autárquico de Colonización y Fomento Rural (IAC) y de la Subsecretaría de Bosques de la provincia. Además, en horas de la noche se realizó una marcha de antorchas “en defensa de la Educación Pública”. Asimismo, en la pequeña localidad de Río Senguer, dos escuelas realizaban acciones de movilización que empalmaban con los reclamos de la educación pública provincial. A estos acontecimientos de la jornada, hay que sumar las movilizaciones de docentes y trabajadores de la Cooperativa de Luz y Fuerza que se produjeron en Camarones.

Vale agregar que, en lo que va del mes de junio, también se efectuaron ocupaciones de delegaciones provinciales en el paraje Las Golondrinas (en las inmediaciones de Lago Puelo) y Sarmiento.

El silencio no es salud

Los trabajadores y las trabajadoras de la salud provincial desde hace tres meses están con retención de tareas y también se adhirieron al paro, aunque mantienen la atención de urgencia y los servicios de emergencias. Denuncian el vaciamiento de la salud pública y reclaman falta de medicamentos e insumos en los hospitales, precarización laboral e incumplimiento del convenio colectivo de trabajo. A esto se añade la suspensión del Servicio de Obra Social (SEROS) de la provincia.

El 4 de junio, las y los trabajadores de los hospitales de Esquel, Trevelin y de la región cordillera aledaña decidieron, en el marco de la Asamblea Interhospitalaria del Noroeste de Chubut, la ocupación del edifico de Área Programática de Esquel, dependiente del Ministerio de Salud provincial.

El silencio de los principales medios de comunicación de la Argentina ha llevado a un relativo ocultamiento del conflicto de Chubut durante varios días. Lejos de una omisión casual, el silencio trata de encubrir los efectos sociales devastadores del ajuste del gobierno nacional y la complicidad de las administraciones provinciales. Un sigilo poco saludable y beneficioso para otros negocios que quieren hacer pie en la provincia.

Las fauces de la megaminería

Ante la crisis económica, las ofertas laborales prometidas por la megaminería buscan presentarse como una salida posible y aceptable, intentando dar vuelta el rechazo popular que mediante plebiscito le impuso la población cordillerana chubutense en 2003. Recordemos que, en marzo de ese año, el “No a la mina” concentró en Esquel el 81% de los votos, obteniéndose resultados similares en consultas populares realizadas en Trevelin, Lago Puelo y Epuyén. Dos meses más tarde, la Ley provincial N° 5001 concretó la prohibición de la actividad minera a cielo abierto y con uso de cianuro en toda la provincia.

No obstante, la población de la Meseta Central Norte provincial padecen el asedio permanente de representantes de las empresas megamineras. Así lo denunció el sacerdote Antonio Sánchez, en diálogo radial con Kalewche FM, quien sostuvo que ocho intendentes de diferentes localidades promocionan actividades mineras en torno a los yacimientos de plata, plomo y uranio.

Asimismo, otros sujetos -vinculados a la Asociación Sindical de Personal Jerárquico Profesional y Técnico de la Actividad Minera en la Argentina (ASIJEMIN)- solicitan a la población de Paso de Indios, Paso del Sapo, Gan Gan, Gastre, Lagunita Salada, Las Plumas y Telsen que acerquen sus currículums, prometiendo empleo en localidades con falta de políticas públicas y empobrecidas por el ajuste provincial y nacional. En paralelo, en la ciudad de Trelew, se realizó por estos días una conferencia a favor de la actividad minera promovida por la empresa Pan American Silver.

Frente al reflote de la alternativa minera por parte de los intereses corporativos y de dirigentes políticos asociados, la Unión de Asambleas Ciudadanas de Chubut (UACCH) produjeron un manual que propone difundir las implicancias de la megaminería. El material conjuga el aprendizaje popular con argumentos científicos y datos provenientes de fuentes probadas y válidas. La resistencia se mantiene despierta.

Unidad de las y los trabajadores

El 7 de junio, la oferta brindada por el gobierno provincial -centrada en un aumento salarial exiguo y escalonado- a la Mesa de Unidad Sindical (MUS) de Chubut no fue aceptada y el paro provincial se extenderá toda la próxima semana. El ministro Coordinador, Marcial Paz, solicitó a los gremios negociar abandonando las medidas de fuerza.

La MUS está compuesta por el Sindicato de Trabajadores Viales Provinciales de Chubut (SITRAVICH), el Sindicato de Trabajadores Judiciales de Chubut (SITRAJUCH), el Sindicato de Trabajadores de la Educación (SITRAED), el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP), la ATE, el Sindicato Único de Administraciones Portuarias (SUTAP), la ATECH, el Sindicato de Auxiliares de la Educación de Chubut (SADECH), Asociación Personal del Instituto de Seguridad Social y Seguros (APISSYS), el Sindicato Argentino de Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos (SATSAID), y la Asociación del Personal Legislativo (APEL). Además, está representada por los niveles provinciales de la Confederación General del Trabajo (CGT), la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) de los Trabajadores, y la CTA Autónoma.

Sin embargo, las bases autoconvocadas, el apoyo de comerciantes, padres de estudiantes, y el mecanismo decisorio de las asambleas están imprimiendo de dinamismo y combatividad a la dirección de la lucha provincial. Soportando el frío gélido, Chubut arde por su futuro.

* Profesor de la carrera de Relaciones Internacionales e Integración de la Universidade Federal de Integração Latino-Americana (UNILA), Brasil/Investigador del Grupo Interdisciplinar sobre Capitais Transnacionais, Estado, Classes Dominantes e Conflitividade na América Latina e Caribe (GIEPTALC)/Director del Colectivo de Estudios e Investigaciones Sociales (CEISO), Argentina.

 

Notas relacionadas: Chubut: docentes enfrentan al frio gobierno provincial