Música, movimiento, tiempos y  amores Música, movimiento, tiempos y  amores
Por Laura Cabrera @LauCab El cantautor uruguayo Jorge Drexler lanzó el viernes pasado “Salvavidas de hielo”, disco en el que la guitarra y las... Música, movimiento, tiempos y  amores

Por Laura Cabrera @LauCab

El cantautor uruguayo Jorge Drexler lanzó el viernes pasado “Salvavidas de hielo”, disco en el que la guitarra y las voces son protagonistas en una serie de once temas que se conectan entre sí, como contando una sola historia en diversos momentos. En octubre, el artista presentará este nuevo material en el teatro Gran Rex.

“Apenas nos pusimos en dos pies comenzamos a migrar por la sabana siguiendo la manada de bisonte, más allá del horizonte, a nuevas tierras lejanas”, canta Drexler durante los primeros acordes de “Salvavidas de hielo”, su último disco de estudio. Se trata de Movimiento, primer corte, que suena como el principio de todo lo que vendrá, como si estuviese ahí de forma intencional, contando por qué pasa todo lo que pasa. Y la respuesta para ese y para todos los temas que le siguen es una sola: “estamos en movimiento”.

“Salvavidas de hielo” está compuesto por once canciones (tres de ellas fueron presentadas tiempo atrás: Telefonía, Pongamos que hablo de Martínez y Silencio) en las que predominan la guitarra, las voces (además de la del cantante, este material cuenta con la participación de Julieta Venegas, Natalia Lafourcade y Mon Laferte) y la poesía como plato fuerte. Aunque esto último es una constante en cada disco de Drexler, la particularidad del recientemente lanzado es el orden de los temas y su referencia a los tiempos, como si ese orden y los tiempos de la vida, desde el nacimiento y los diferentes caminos estuviesen llamando a quien escucha a tomarse el tiempo de recordar el pasado, de pensar, de volver hacia el interior y tocar cada emoción, de hacerlas cuerpo para poder guardarlas aunque sea en el recuerdo de cualquiera de esas canciones que cuentan historias que no tienen ningún nombre propio y a la vez todos.

Drexler juega en este disco con la simplicidad, con el sonido de las cuerdas, de la guitarra completa, con la percusión, las voces y con un elemento particular y poco utilizado en la música: el silencio. ¿Qué sucede cuando en medio de un tema musical el artista hace silencio por unos segundos para invitar al oyente a escuchar más allá de las canciones? La propuesta del track 3, denominado Silencio tiene una respuesta sorprendente ante esa acción. Sin lugar a dudas, el artista en su nuevo disco está llamando a su público a oír algo más que once canciones.

“Salvavidas de hielo” es lo que nos pasa: todos y todas tenemos a un “Martínez” a quien estar agradecidos y agradecidas, pasamos por situaciones de amores que no fueron o duraron poco, nos alegramos con alguna llamada, pensamos mil veces que hubiese sido mejor no haber dicho nada, recordamos con cariño algún lugar o deseamos lo que no tuvimos, sin mirar lo que teníamos cerca. De eso habla este disco en el que suena Movimiento, Telefonía, Silencio, Pongamos que hablo de Martínez, Estalactitas, Asilo, Abracadabras, Mandato, Despedir a los glaciares, Quimera y Salvavidas de hielo, de esta especie en viaje en el cual “no tenemos pertenencias sino equipaje”.

Bendita la telefonía en todas sus variantes…

Si bien el disco fue lanzado de manera oficial el 22 de septiembre pasado, el cantante decidió realizar una presentación especial vía Facebook Live desde España. En el día de su cumpleaños y a las 17 de Argentina, Jorge Drexler iniciaba la presentación de una manera atípica, con un gesto de solidaridad con aquél lugar en el que estuvo dando vida a “Salvavidas de hielo”: Mexico DF.

A modo de “abrazo virtual” y solidaridad con el pueblo mexicano, el primer tema en sonar no fue del disco, fue María Bonita de Agustín Lara. “Nosotros hacemos música y nos dedicamos a esto. En los momentos tristes cantamos, en los momentos alegres cantamos, y también para abrazar a los amigos”, expresó el músico además de solicitar ayuda a quienes en ese momento se encontraban viendo la transmisión.

Desde el local de guitarras Headbanger, de Madrid, y hecho este pedido para México, Drexler dio a conocer la tapa del disco, abriendo así con la presentación de este nuevo material que se presentará el próximo mes con un formato de banda.

“Bendita cada onda, cada cable, bendita radiación de las antenas”, canta Drexler en Telefonía. Y resultó fundamental todo eso para poder realizar esta presentación utilizando la tecnología a favor de la música, a favor de la posibilidad de compartir el momento en que un músico toca por primera vez sus temas en público.  

 

 

 

 

Sin comentarios

Sé la primera o el primero en dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *