“No vamos a lograr cambiar lo que está mal en el fútbol sin el feminismo”

Por Ignacio Marchini (@profneurus) / Foto de Veinticuatro/Tres

En el marco del especial #Rusia2018 #40AñosMundial78 hablamos con la Coordinadora de Hinchas, un espacio que se conformó hace casi dos años para unificar los reclamos de un grupo de hinchas que entienden que “son rivales, no enemigos” y que el fútbol tiene, ante todo, una función social.

En diálogo con Marcha, la Coordinadora habló sobre el fútbol como lugar de resistencia al poder, el feminismo como un actor imprescindible para un cambio real en el deporte y brindó un análisis de la dirigencia de la AFA que presta atención al negocio pero hace oídos sordos a quienes realmente importan: las y los hinchas.

¿Cuáles son la relaciones entre fútbol y poder?

El fútbol es el deporte más masivo del mundo. Es un deporte popular, practicado por cualquiera, en cualquier país y de cualquier clase social. Sólo se necesita algo que haga de pelota y dos personas para jugar al fútbol. Quizá eso es lo que lo hace tan masivo. Por eso no creemos que la relación exista entre el fútbol y el poder solamente sino entre el fútbol y la política en general. Hay relación entre el fútbol y los poderosos, los que dominan el mundo, los que arman las Copas del Mundo, los que se llenan los bolsillos con el deporte. También estamos quienes jugamos a la pelota para enfrentar al poder. Las pibas que juegan a la pelota para empoderarse, los pibes que van al potrero o la canchita de la villa para sentirse que son alguien, hinchas que ocupamos nuestro lugar en la tribuna porque jugamos los partidos a nuestra manera y sentimos al fútbol como parte de nuestra realidad.

Está lleno de relaciones entre la política contra hegemónica y el fútbol. Tanto que los poderosos están intentando ocultarlo. Sino miremos la cantidad de banderas que se mostraron en los estadios exigiendo la aparición con vida de Santiago Maldonado, las banderas contra el 2×1, los insultos al presidente en todas las canchas.

Como la Coordinadora de Hinchas estamos dispuestos y dispuestas a disputarles el fútbol, los clubes y el deporte en general a los poderosos. No olvidamos que el fútbol y los clubes en Argentina se fundaron justamente con la intención de construir lazos sociales. La mayoría de los clubes eran fundados por socialistas y anarquistas, muchos de ellos inmigrantes que buscaban un futuro mejor para sus familias y que apostaban a que ese futuro se construía de manera colectiva. El club es el primer socialismo en la Argentina y es una forma de construir un contrapoder. Ahora ellos quieren destruir los clubes y transformarlos en Sociedades Anónimas Deportivas (SAD), no solo para hacer negocios, sino para impedir que nosotros y nosotras hagamos con nuestros clubes espacios para la discusión, la participación y la transformación radical de nuestra sociedad.

¿Qué opinan de que el fútbol “tapa” cosas?

Estamos en contra de esa idea. Así como las “tapa” las puede exponer. Por supuesto que el mundial en Rusia esconde una persecución a la homosexualidad que se vive en ese país pero, al mismo tiempo, gracias al mundial todos y todas nos enteramos de esa persecución y podemos elegir denunciarla.

Se cumplen además 40 años del Mundial 78. ¿Cómo lo vinculan con la relación entre fútbol y poder?

Del Mundial 78 podemos hablar del encubrimiento a los centros de detención clandestinos y al genocidio que vivía nuestro país, pero podríamos también elegir contar que Johan Cryuff, uno de los mejores jugadores de aquel entonces, decidió no venir a jugar el mundial en Argentina para no avalar semejante encubrimiento. Podemos hablar del DT de aquella Selección que era un militante de un partido de izquierda y que gracias a su poder como Director Técnico de la Selección ha podido sacar a compañeros y compañeras del país. Ha salvado vidas. Podríamos hablar también de aquel 24 de marzo del 76, mientras asumía la Junta Militar y se escuchaban por la radio los decretos que prohibían casi todo, se coló un decreto que autorizaba algo. El fútbol.

Aquella Junta Militar, que actuaba como si fueran los dueños de la vida y la muerte de tantas personas, nunca pudo decidir sobre el fútbol y sobre nuestros clubes que en aquel momento funcionaban como refugio, como salvoconducto, como espacio para contener y proteger compañeros y compañeras.

Los ejemplos sobran a nivel mundial. En medio de la feroz dictadura brasilera, Sócrates y sus compañeros implementaron la democracia Corinthiana que funcionaba en el club, en la cancha y en la tribuna. Hasta la “barra brava” del Corinthians se elegía democráticamente.

No podemos negar los intereses de la política en el fútbol. No por casualidad Macri llega a Presidente después de ser presidente del Club Atlético Boca Juniors. Pero no tapemos el sol con la mano, no le regalemos al poder un espacio de militancia, un espacio de intervención política.

¿Piensan que el avance de las mujeres en el fútbol puede cambiar la lógica machista y violenta del deporte?

Para nosotros y nosotras el tema de género es esencial y prioritario. No podemos pensar una transformación como la que necesita el fútbol sin las mujeres y las disidencias sexuales. No vamos a alcanzar defendernos de las SAD, ni vamos a lograr cambiar lo que está mal en el fútbol sin el feminismo.

Lamentablemente la progresiva inclusión de las mujeres en el fútbol viene mucho más lento en las instituciones que en la tribuna. Podemos decir que en la tribuna hay cada vez mayor igualdad pero eso no se ve reflejado en las listas de comisiones directivas, no se ve reflejado en las disciplinas ni en los deportes que se practican. El deporte sigue siendo algo de hombres y la dirección de ese deporte sigue siendo cosa de “machos”.

En la Coordinadora este es un punto central. Tenemos una comisión de género que trabaja más que ninguna y entendemos que ese es un aporte sumamente interesante que vienen haciendo las compañeras.

Desde la muerte de Grondona, ¿cómo ven a la AFA?

La AFA y el fútbol no cambiaron tanto. Cambió más el contexto en el que vive nuestro país con el nuevo gobierno que la AFA sin Grondona. En la AFA el poder sigue en las mismas manos y algunas discusiones siguen igual de atrasadas. El feminismo por ejemplo, uno de los fenómenos de este tiempo, aún no ha entrado en la AFA y nos parece fundamental. No puede ser que sigamos teniendo clubes que no tengan ni vestuarios femeninos. Queremos más dirigentes mujeres. Tiene que haber cupos en AFA y en los estatutos de los clubes. La ley 27.202 establece que los clubes tienen que tener un 20% de la comisión directiva ocupado por mujeres y jóvenes. Ni siquiera cumplimos con ese piso que es realmente muy bajo. Queremos que la AFA preste más atención al fútbol femenino, que le de difusión y presupuesto. Queremos que haya un lenguaje no sexista en el periodismo y que si se van a suspender partidos por cantos racistas, empecemos a hacer lo mismo con los cantos homofóbicos o misóginos.

Cuanto más nos preocupe si entra o no la pelotita y menos lo que pasa fuera de la línea de cal, los clubes van a seguir como están. Nosotros queremos una AFA más comprometida con la realidad social, con los derechos humanos, con el feminismo, con nuestras necesidades como hinchas, socios y socias. Entonces para eso necesitamos involucrarnos en los clubes, armar listas, ganar elecciones y cambiar todo lo que deba ser cambiado.

Queremos que se sancione a los clubes que no permiten participación de los y las socias, que no cumplan con el cupo femenino, que no cumplan con hacer del deporte un juego para los chicos y chicas, que le cierren la puerta al barrio. Sanciones para los clubes que exijan cuotas o entradas impagables para sus socios y socias. Queremos que la AFA se involucre con el problema de los tarifazos que así como afecta en las casas, afecta a los clubes.

¿Qué opinan del “uso político” del fútbol?

No estamos en contra de la política en el fútbol porque de hecho la ejercemos. Estamos en contra de quienes se dicen apolíticos y niegan que hacen política con el fútbol. ¿Tanto les enojaba el Fútbol Para Todos? ¿Les enojaba porque era política en el fútbol? ¿O lo que más les molestaba era que todos y todas pudiéramos ver fútbol gratis? Nosotros nos preguntábamos justamente por qué el fútbol para todos no incluía el fútbol femenino o las categorías del ascenso. Ellos no. Ellos hablaban de la politización.

Lo peor no es la mala política sino la doble moral. El fútbol y la política van de la mano siempre, le guste a quien le guste. Macri es Presidente de este país gracias al fútbol. ¿Más político que eso? Todos hacen política con el fútbol y lo interesante sería que dejen que la política se exprese a través del fútbol, cosa que vienen prohibiendo hace tiempo en todas las canchas. Esa es la discusión que queremos dar con la Coordinadora y esperamos que la AFA, el gobierno nacional y nuestros clubes alguna vez nos la dejen dar.