Otro día de grito mundial por Ayotzinapa

Otro día de grito mundial por Ayotzinapa

Por Martín Cuevas*. El 104º aniversario de la revolución mexicana se transforma este jueves en otra gran jornada internacional de protesta por Ayotzinapa. En México habrá paro, bloqueos y tres caravanas confluirán en el Zócalo por lo que el gobierno suspendió el tradicional desfile.

Dos días después de que el presidente Enrique Peña Nieto se atreviera a denunciar que las manifestaciones que piden justicia por los 43 estudiantes desaparecidos buscan desestabilizarlo, una multitud volverá a copar las calles de todo el país. El epicentro será la emblemática plaza del centro del DF, por lo que las autoridades decidieron cancelar los actos oficiales por el aniversario de la revolución. Allí confluirán las tres caravanas que vienen recorriendo el país: una desde el norte, otra desde el sur y la tercera desde el estado de Guerrero, donde ocurrió el secuestro de los normalistas. También habrá un paro nacional, que se sentirá con fuerza en todas las universidades, y la toma del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

En contexto

Durante la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 se llevó a cabo una cacería que incluyó desaparición forzadas de personas. Policías del municipio de Iguala (Estado de Guerrero) atacaron con armas de fuego, asesinaron y luego secuestraron a estudiantes de la Escuela Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa. El saldo de la masacre fue de seis personas asesinadas, 17 heridos y 43 estudiantes secuestrados de quienes se desconoce su paradero.

Desde México, el pueblo -cansado de la violencia ejercida por el Estado, sus fuerzas, el paramilitarismo, los medios masivos de comunicación, las corporaciones transnacionales y el poder que homogeniza a todos los otros, el narcotráfico-, señala enfáticamente como responsables directos de la masacre a las siguientes autoridades: Felipe Flores Velázquez, secretario de Seguridad Publica de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, alcalde de Iguala, Ángel Aguirre Rivero, gobernador de Guerrero y el presidente Enrique Peña Nieto.

Desde ese día, no cesan las múltiples manifestaciones a lo largo de todo el país, las cuales han ido creciendo en número, en formas y en asistentes en los distintos estados del país. Así se sostienen paros generales, tomas de cabinas de peaje, movilizaciones y piquetes en autopistas. Por otro lado, el intendente de Iguala ha sido detenido y el gobernador de Guerrero renunció a su cargo. El presidente, que sólo venía dando muestras de “consternación”, ahora hasta se animó a denunciar que las protestas por la aparición de los jóvenes buscan desestabilizar a su gobierno. “Hemos advertido los movimientos de violencia que al amparo y al escudo de esta pena pretenden hacer valer protestas, que pareciera que respondieran a un interés de generar desestabilización”, sostuvo.

De igual o mayor gravedad a la masacre ocurre que, buscando a los estudiantes, no dejan de aparecer fosas comunes con cadáveres no identificados.

Las voces desde abajo sostienen que México está gobernado por un narco-Estado, y que a través de distintos mecanismos violentos se hace limpieza de territorios donde existen intereses narcos y transnacionales. También hay un claro esfuerzo por desmantelar los espacios organizados que resisten al modelo que todo lo entrega.

En estos últimos días, las fuerzas de seguridad están comenzando a reprimir, amenazar y detener a los sectores que protestan, sobre todo a los estudiantes, tanto de la misma escuela en Ayotzinapa como de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Ayotzinapa somos todos

La jornada de protesta se replicará en numerosas partes del mundo. En Argentina, la Asamblea de Mexicanxs y diversas organizaciones convocaron a una movilización para esta mañana hacia la embajada mexicana en Buenos Aires. La Asamblea trabaja para que se pueda llevar a cabo una marcha masiva que incluya a todos los espacios y sectores populares de Argentina y también para que la Cancillería se manifieste al respecto.

Sin perder el eje del foco, insisten y reafirman que el Estado de México es responsable. Ante lo cual es importante tomar nota y definir este grave asunto como corresponde: ante asesinatos sistematizados y desaparición forzada de personas no que caben dudas que en México, en democracia, se está ejerciendo terrorismo de estado.

* Integrante del colectivo Enbuscadelos Guerrerosdelapaz