Pasado Verde: Cruzar la montaña para llegar al mar

Por Maii Kisz / Foto de Tom Escobar

Pasado Verde es, según Spotify, la banda mendocina más escuchada de 2017 en medios digitales. El grupo, integrado por Exequiel Stocco (voz, guitarra y sintetizadores), Fabricio Potenzone (guitarra), Franco  Santillan (bajo), Joaquín Ferreira Nazar (guitarra) y Leonardo Lemoli (batería) tiene diez años de trayectoria.

Fabricio cuenta que al manejarse de manera independiente, todo crecimiento es lento. “Hubo dos cosas que nos ayudaron mucho en este último tiempo: Spotify y la Ley de Medios”.

Moverse hasta Buenos Aires resulta complicado porque tienen que coordinar con sus trabajos. Nadie vive de la música. Además, hace poco sumaron al equipo un manager que los ayuda a organizarse, Mariana que hace prensa, un fotógrafo, un iluminador, un sonidista y un operador de monitores. Aun así, el domingo 25 de marzo se van a estar presentando en el Ciclo Transformador, a las 16:00 en la Usina del Arte (Caffarena 1, la boca). El 28 de abril en Vorterix junto a Lo´ Pibitos.

El grupo se formó cuando sus integrantes tenían alrededor de 17 años. Era todo un juego y ensayar dependía de la voluntad de los padres para acompañarlos a que se junten. El primer disco surge de esas historias adolescentes. Conforme fueron creciendo no sólo se profesionalizaron, sino que se encontraron con otras bandas mendocinas con un mismo espíritu independiente, como Las Cosas Que Pasan. “Han cambiado muchas cosas en estos diez años. Principalmente la gente de acá empezó a ir a ver bandas, cosa que era muy difícil porque los lugares no estaban muy buenos”, cuenta el guitarrista Fabricio Potenzone y agrega que en este último tiempo los municipios empezaron a organizar festivales como la fiesta de la cerveza, fechas en el centro cultural Le Parc e incluso algunas cosas en conjunto con la Secretaría de Extensión de la Universidad de Cuyo.

“Otra cosa que nos ayudó mucho fue la cuestión de la Ley de Medios”, dice el guitarrista. La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, sancionada en 2009 y conocida coloquialmente como Ley de Medios, fija una base mínima de contenidos locales para cada medio. Entonces, desde ese momento, un 60% del producto en radio y un 30% en la tele, debía ser realizado con un porcentaje no inferior del 60% de participación local, como se explica en el artículo 4º. Esto hizo que surgieran nuevas productoras en búsqueda de material autóctono, como dice Fabricio: “salieron muchos medios nuevos a buscar contenidos. Y la mayoría eran consumidos, administrados y creados por jóvenes. Entonces se dio una situación que no se había dado nunca: nadie quería ir a los medios hegemónicos. Primero porque la juventud no lee los diarios grandes, segundo porque los medios nuevos salían a buscar contenido nuevo todo el tiempo”.

Pero, si bien todo ayuda, Potenzone cuenta que también le resulta interesante cuando se les acerca un medio grande, cosa que les pasó recién después de 9 años de trabajo.

En Argentina, la diversidad que trajo la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual convive con fallos como el que permitió la fusión de Cablevisión y Telecom que como dice el  investigador del CONICET, Martín Becerra, generó una concentración de medios que deja al Grupo Clarín como el principal productor de información y entretenimientos en masa. “A nosotros nos gusta mucho más dar una nota y nos sentimos mucho más cómodos cuando estamos hablando con alguien que consume cultura independiente, que va a un centro cultural, que va a una obra de teatro, que va a ver una banda”, dice el guitarrista y recuerda también la importancia del aguante entre colegas de los diferentes ámbitos que se manejan de forma independiente, y agrega: “no es lo mismo ir a una radio, tomarte unos mates y quedarte charlando, que ir a un medio que te ponen en una sala de espera y te atiende alguien que no sabes quién es, y te hace las mismas preguntas porque no sabe de la movida”.

En los diez años de existencia de Pasado Verde, llevan registrada una trilogía que deja a la vista el crecimiento musical y técnico de la banda. Lo que en un principio fue grabar de forma casera en cuartos acustizados, se transformó en 2016 en sesiones en el estudio Fader. “Fue un cambio muy grande. Se fueron tres músicos de la banda y nos planteamos si seguir o separarnos. Ahí decidimos que queríamos seguir, pero de una forma más seria”, cuenta Fabricio. Por eso el Fuego y Flora (2016) tiene el concepto del fuego que quema lo viejo y la flora que sale después, o como dice Potenzone: “es lo nuevo que viene después de una época tan hermosa y caótica”.

El 2018 perfila lleno de proyectos. Grabaron el video para la canción El Plan, están produciendo el cuarto disco, creando una sala de ensayo propia y la idea es potenciar lo más posible los viajes a Buenos Aires. Todo parece Un plan perfecto para decir no, como dirían en la canción Para Vos, uno de los tantos temas de la banda que hablan del mar. Fabricio cuenta que en Mendoza, si mirás para el oeste, siempre está la montaña. Entonces dice: “el mar simboliza cruzar la montaña, con todo lo que eso significa. Subir, cagarte de frío allá arriba, estar de pronto en la máxima soledad para después empezar a bajar y encontrarte con el mar”. Para Pasado Verde, salieron muchas cosas del mar.