Cardumen: llegan las pequeñas editoriales a la Feria del Libro

La 45° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires contará con una propuesta distinta; un nuevo espacio colectivo de editoriales independientes llamado Cardumen. Un encuentro de editoriales con identidad feminista, federal, antagonista y autogestiva.

Por Manuel López Mateo

El proyecto Cardumen nació recientemente de la unión de dieciséis pequeñas editoriales de la ciudad de Buenos Aires, el conurbano y el interior del país, con la intención de tener oportunidad de estar en una de las ferias de habla hispana más grande del mundo.

Debido a los grandes costos y la infraestructura que representa un stand en el predio de La Rural, muchas de las editoriales de esta comunidad jamás imaginaron poder participar. Sin embargo, al igual que en un cardumen de peces, la unión hace la fuerza. Este año, por primera vez, Cardumen estará en el stand 235 del pabellón azul durante toda la Feria del Libro, desde el 25 de abril al 13 de mayo.

El colectivo editorial define su impronta como feminista, afirmando que en este espacio “la lucha de las mujeres cis, trans, travestis, lesbianas, bisexuales, no binaries, de quienes se sientan interpelades, de todas las identidades del feminismo, tienen lugar del mismo modo que la participación de las feministas será igualitaria y diversa”.

Además, es de carácter federal porque participan varias editoriales del interior del país (Rosario y Mar del Plata) y también del conurbano (San Miguel, Boulogne y Monte Grande). A su vez, oficiará como anfitrión de producciones de editoriales colegas del exterior, procedentes de Montevideo, Bogotá y Barcelona.

El grupo considera que las editoriales ubicadas en Buenos Aires cuentan con una ventaja estratégica y sostiene que desean “poner esa ventaja en juego para que proyectos editoriales que tienen rasgos identitarios comunes con los nuestros y les resulta difícil acceder al espacio de la Feria puedan hacerlo”.

Cardumen comparte con los medios comunitarios, populares y alternativos la consigna de que la distribución de la información y del conocimiento no puede solo pasar por una cuestión comercial. Al demostrar que es posible organizarse para ofrecer textos que “no son complacientes con una realidad de mercado” se define antagonista.

Por último, se destaca la forma autogestiva de su organización, funcionando “en asamblea, horizontal y democrática, donde cada cual trabaja de acuerdo a sus posibilidades. Amasamos éste experimento construyendo confianza. Cada editorial contribuye según sus capacidades y el colectivo es capaz de proveer a cada participante según sus necesidades”.

El stand de Cardumen contará con un gran catálogo de textos interesantes y actualmente muy solicitados por los y las lectoras. Entre ellos se destaca la novela de no ficción Por Qué Volvías Cada Verano (editorial Madreselva) de la periodista Belén López Peiró.

En esa línea, también se podrá conseguir el manifiesto Feminismo Para El 99% (editorial Rara Avis), escrito por las reconocidas investigadoras feministas Cinzia Arruzza, Tithi Bhattacharya y Nancy Fraser; y la compilación El Aborto Como Derecho De Las Mujeres. Otra Historia Es Posible (Ediciones Herramienta) realizada por Ruth Zurbriggen y Claudia Anzorena, en el marco de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

A cien años del asesinato de la pensadora marxista, se destaca Rosa Luxemburgo, La Reinvención De La Política (Editorial El Colectivo) de Hernán Ouviña. Y entre los textos libertarios ofrecen Los Buenos No Usan Paraguas (Ediciones Culmine), una crónica de Asel Luzarraga sobre su detención y el montaje que hicieron los carabineros chilenos para acusarlo.

Por último, desde Mar del Plata llega la novela policial Ningún Otro Cielo (editorial Letra Sudaca) de Sebastián Chilano y, entre las ediciones publicadas en el conurbano, los cuentos de María Dorrego en Todas Las Partes de Una Muerte (editorial Cantamañanas) y Procedencia (La Carretilla Ediciones) con la poesía de Joseph Stroud.