Por la expropiación definitiva de la Casona de Haedo

Por Manuel López Mateo

“El Transformador” reclama por la expropiación definitiva de la Casona de Haedo para continuar con sus actividades sociales y culturales abiertas a la comunidad. En septiembre vencerá el plazo para el cumplimiento efectivo de la Ley de Expropiación conseguida en 2013.

Desde hace quince años la Asociación Civil “El Transformador” trabaja en la Casona de Haedo con pibes, pibas y jóvenes en situación de calle y ofrece un valioso espacio cultural en el oeste del conurbano.

La Casona, ubicada en la calle Caseros al 200 del Partido de Morón, perteneció a Manuel Fresco, gobernador bonaerense entre 1936 y 1940. Abandonada y deteriorada por largo tiempo, en el año 2003 fue cedida por su hijo a El Transformador para realizar actividades comunitarias y artísticas.

Esta organización social independiente es fruto de las asambleas barriales surgidas en el contexto socio-económico del 2001, cuando vecinos y vecinas recuperaron espacios para hacer comedores y dar contención a las víctimas de la crisis.

En 2013 se logró aprobar un proyecto de expropiación de la vivienda, después de resistir un juicio de desalojo por parte de los herederos, que planeaban demolerla y construir un edificio. Mediante la sanción de la Ley Provincial N°14.551, impulsada por El Transformador, se evitó la expulsión y el fin del centro comunitario.

La Ley de Expropiación determinó que el gobierno de la Provincia de Buenos Aires debía pagar por el inmueble para proteger el patrimonio cultural y arquitectónico moronense. Por consiguiente, si la gobernación remunerara a la familia Fresco, la asociación civil recibiría el lugar en comodato.

En septiembre vence el plazo de cinco años para el cumplimiento efectivo de la ley y lamentablemente la provincia aún no ha saldado la deuda, poniendo en peligro la expropiación de la Casona. Desde El Transformador se inició una campaña por la expropiación definitiva del inmueble, pidiendo la aplicación de la ley de una vez por todas.

Otro mundo posible en el Oeste

El Transformador de Haedo invita a soñar con otro mundo posible, a luchar desde el oeste por una sociedad más justa, igualitaria y solidaria. En la Casona han formado un espacio donde se aborda el arte, la cultura, la niñez, la educación popular, los feminismos y los derechos humanos.

Desde una gestión comunitaria proponen talleres de disciplinas artísticas y culturales (teatro, clown, acrobacia, trapecio, percusión, fotografía, entre otros). Crearon la Biblioteca Popular “Rayuela” con miles de libros y una videoteca de cine y documentales. También ofrecen un lugar para la economía social y solidaria, con mercados de frutas y verduras agroecológicas y ferias de producciones autogestivas independientes.

Asimismo, El Trasformador es uno de los focos más importantes de la movida cultural en la zona. Los fines de semana producen eventos musicales con bandas independientes, murgas y folklore, entre otros. También encuentros artísticos como obras de teatro, proyecciones de cine-debate y fotografías. Todas gratuitas, tanto para los artistas que muestran su trabajo como para el público.

Espacios pioneros de niñez y feminismo en el conurbano

Desde hace más de una década el Transformador tiene un centro de día en la Casona y otro en el Barrio Obrero de Lomas de Zamora donde trabajan con niños, niñas y adolescentes en situación de calle.

Los trabajadores y trabajadoras de infancia laburan con pibes y pibas en vulnerabilidad social, desde una mirada que los considera como sujetos de derechos y sujetos políticos con capacidad transformadora.

En esos barrios del conurbano, luchan para devolver y proteger los derechos vulnerados del piberío, abordando las problemáticas de carencias sociales, afectivas y materiales, adicciones y abusos.

Su labor por una infancia digna adquiere cada día mayor importancia, mientras el municipio y la provincia abandonan las políticas públicas de niñez, con recortes y despidos en el área.

Por otra parte, en el 2008 surgió un espacio feminista ante la necesidad de problematizar las relaciones de géneros en nuestra sociedad. Se trata de una instancia de formación política y de empoderamiento de la voz como sujetas de derechos.

A través de talleres, encuentros y expresiones artísticas se aborda al patriarcado, la violencia sexista, la violencia obstétrica y la discriminación institucional, sexista y homófoba.

Para que el sueño de otro mundo continúe

Desde el Transformador, las organizaciones que lo conforman y toda la comunidad que lo valora exigen el cumplimiento de la Ley 14.551 por la expropiación definitiva de su querida casona. Porque es necesario asegurar la continuidad de este importante espacio cultural, social y político, se escucha cada vez más fuerte en el oeste “¡la Casona es del barrio, de lxs pibxs y de las organizaciones! ¡Expropiación definitiva ya!”.