Pasado Verde: Cruzar la montaña para llegar al mar

Pasado Verde es, según Spotify, la banda mendocina más escuchada de 2017 en medios digitales.

Leer más
Valentina Acevedo, música: “Canciones de Minita es algo que provoca”

Entrevista a Valentina Acevedo, a días de su presentación en el Festival Cactus

Leer más
Palabras y dibujos, un collage para hablar de marxismo

Por Francisco Farina @Panchofarina y Laura Cabrera @LauCab

En los próximos días la editorial El Colectivo, de Buenos Aires y el Fondo Editorial El Perro y la Rana, de Caracas, lanzarán el libro “Marx populi. Collage para repensar el marxismo”, de Miguel Mazzeo, con ilustraciones de Martín Malamud. El texto y las imágenes proponen una reflexión sobre el marxismo a 150 años de El Capital,  100 de la Revolución Rusa, 50 de la caída de Ernesto Che Guevara y 200 del nacimiento de Karl Marx. A modo de adelanto, seleccionamos algunos fragmentos. 

Siguiendo la lògica “collage” que caracteriza a este libro, Marcha dialogó con Miguel Mazzeo quien eligió responder a través de fragmentos -en forma de adelantos de todo el material- del libro. Y con la libertad que nos caracteriza, Malamud prefirió contarnos cómo nació su trabajo a través de la experiencia personal e hizo hincapié en la relación de las partes dentro de esta obra compuesta y colectiva. “Como ilustrador siempre pienso en un diálogo entre textos e imágenes donde ambos contribuyan a una obra final. Esta idea fue absolutamente concretada en este caso”, explicó.

-150 años de El Capital, 1OO de la revolución Rusa y 50 años de la caída del Che, momento más que importante para repensar la historia. ¿Cómo se da el anclaje entre estas tres temáticas y Marx?

 – En 2017 se cumplieron unos cuantos aniversarios vinculados al marxismo. Hablamos de cifras redondas, por supuesto. Cifras capaces de hacer sonar algunas campanas doradas y de activar los dispositivos de la evocación. De algún modo, todos los aniversarios están hilvanados por la conmemoración de los 100 años de la Revolución Rusa. Hacia atrás y hacia adelante, la Revolución Rusa instituye un horizonte de sentido que comprende los 150 años de El Capital de Marx, los 80 años del fallecimiento de Gramsci, o los 50 años de la caída de El Che, pero también la producción de algunos textos claves para el pensamiento emancipador como Las tesis de abril o El Estado y la Revolución de Lenin.

Casi toda la política emancipatoria del siglo XX, casi toda la estrategia socialista radical, cabe en el horizonte de sentido (político) y en la constelación cultural que instituyó la Revolución Rusa: liquidación de la servidumbre asalariada y de cualquier tipo de servidumbre y poder popular: poder de los soviets, de los comités de fábrica, soldados y campesinos, de las milicias obreras, de todos los movimientos populares y organizaciones de base en lucha. Sus derivas soviéticas y dogmáticas, toscas y esquemáticas, no alteraron los alcances de esta afirmación. Por otra parte, estas derivas no deberían esgrimirse como argumentos para negar los avances populares auspiciados directa o indirectamente por la Revolución Rusa en el mundo entero y durante varias décadas.  

(…)

Se nos imponen algunos interrogantes: ¿el ritual monótono de las efemérides, no consiste acaso en una ratificación de los usos y costumbres como forma de garantizar la voluntad de los muertos? ¿Este tipo de ritual, no inhibe acaso los procesos de autorreflexión y reevaluación mientras rinde tributo a la banalización del marxismo y favorece su composición como teoría cómoda y lengua muerta? ¿Con tanta repetición, no se corre el riesgo de desarrollarle al marxismo algunas patologías autoinmunes, según la expresión de Jacques Derrida? ¿No será que la izquierda dizque radical, por motivos diversos, se siente más cómoda en las prácticas conmemorativas? ¿Revolución permanente o conmemoración permanente? ¿No será que muchos y muchas marxistas de este tiempo prefieren los ejercicios evocativos inofensivos y relajados a los oficios más intensos y riesgosos? ¿No será que una parte importante de las organizaciones de la izquierda, ante el agotamiento de una matriz política centenaria y ante una crisis del capital de dimensiones sistémicas y civilizatorias, no sabe hacer otra cosa que anclarse en las viejas certezas y apelar a los remanidos recursos litúrgicos? ¿No será que nuestras representaciones del capitalismo y, por consiguiente, del marxismo, son anacrónicas? A veces, las conmemoraciones ocultan limitaciones, petrificaciones y abdicaciones; en fin: disonancias cognitivas. O amnesia. En Espectros de Marx, Derrida decía: “Se acepta la vuelta con tal que no vuelva la revuelta”. 

(…)

Porque el marxismo no fracasó desde el punto de vista epistemológico, más allá de que los últimos treinta años no hayan sido precisamente de auge paradigmático. Por supuesto que no estamos considerando al rudimentario marxismo de manual, con sus apologías dogmáticas y sus severas limitaciones epistemológicas. Ese marxismo sí que fracasó en toda la línea: contribuyó en forma pareja a la indiferencia política y a la irresponsabilidad política. Estamos hablando de otro marxismo, afincado en lugares de saber relativamente marginales, fundado en estrategias teóricas muy diferentes. Esta afirmación no pretende negar el desarrollo y la pervivencia en este último marxismo de algunos costados contaminados por los principios epistemológicos del enemigo. Pero el marxismo, sobre todo el marxismo de Nuestra América, viene avanzado en la crítica (autocrítica) a estos tópicos, al tiempo que viene deslastrándose de esos costados. Insistimos: no cabe hablar de taras epistemológicas.

(…)

Lo que no funciona bien en el marxismo, sus principales dolencias, remiten a discursividades, rituales, prácticas e inscripciones institucionales; a sus vínculos con la sociedad civil popular, el mundo del trabajo y la naturaleza; a los procedimientos para incidir en la lucha de clases en el contexto del capitalismo neoliberal y el nuevo imperialismo, y para conformar un bloque histórico de las clases subalternas y oprimidas. Por carácter transitivo también funcionan mal las “liturgias” y el “sacerdocio”. ¿Cómo debería ser hoy una política inspirada en el marxismo? ¿Cuáles serían las exhortaciones performativas más competentes para pasar de la enunciación a la acción en este, nuestro tiempo? ¿Qué recursos del marxismo resultan imprescindibles para la preparación colectiva de un proyecto liberador/emancipador? ¿En qué aspectos se deberían poner de manifiesto tanto las continuidades como las rupturas respecto de la tradición marxista precedente? Nos referimos a una política y un proyecto con posibilidades de arraigarse en el mundo de los y las de abajo, capaz de encontrar los lenguajes que contribuyan a su masividad y eficacia performativa, capaz de poner “en movimiento una potencia práctica”, como decían Marx y Engels en La Sagrada Familia de 1844.    

Entonces, el problema a dilucidar es cómo el marxismo puede servirnos de base para impulsar, articular y proyectar una práctica política emancipatoria en nuestro tiempo; o cómo podemos recomponer la “unidad paradigmática” entre teoría y práctica, proposiciones generales y acciones concretas, pensamiento y política, concepto y poder; o cómo reconstruir la autoridad y legitimidad de sus lugares de enunciación, o cómo el marxismo puede contribuir a crear las condiciones adecuadas para que la lucha de clases se constituya en materia para la política. Decimos: dilucidar para reparar. Esos son los déficits que, hoy por hoy, más nos importan.

(…)

En 2018, con más precisión el 5 de mayo, se cumplirán doscientos años del nacimiento de Marx. Jacques Derridá decía que los “Estados Generales”, son convocados cuando una crisis convoca a la deliberación colectiva. Él partía del sentido que los Estados Generales adquirieron a partir de las circunstancias que los instituyeron como la antesala de la Revolución Francesa, y se refería específicamente a unos Estados Generales del psicoanálisis. ¿Estaremos frente a una oportunidad para plantear la necesidad de convocar a los Estados Generales del marxismo? ¿Podremos recurrir a la historia para “dar magnificencia a las nuevas luchas y no para parodiar las antiguas”, tal como planteaba Marx en el Dieciocho brumario de Luis Bonaparte (1851-1852)? 

Esperamos que la conmemoración del bicentenario del natalicio de Marx sea una buena oportunidad para debatir sobre posibles  renacimientos. 

(Fragmentos del Capítulo 2

“Efemérides marxistas” o el marxismo como problema.)

-Más allá de esto, nuestro contexto histórico actual nos interpela, ¿cuál es la vigencia de Marx hoy?

Va de suyo que consideramos históricamente agotada a la vieja conciencia política que supo producir el marxismo. (Lo mismo cabe decir en relación al horizonte instituido por la Revolución Rusa). Concretamente: esa vieja conciencia política ha perdido el poder de seducción que otrora ejercía sobre intelectuales y militantes sociales y políticos del mundo entero. Ha perdido su antigua capacidad de crear sujetos políticos. Desde la perspectiva del poder dominante, dicha conciencia política, ha perdido algunas posiciones como expresión de lo diabólico. Aunque la posibilidad de articulación de marxismo y polis sigue intacta. Como sigue íntegra la aptitud para constituirse en paradigma donde confluyen el pensamiento crítico y la política radical. En buena medida depende de la vocación militante por desarrollarle nuevas “encarnaciones” y una nueva conciencia política, de recuperar sus aptitudes de crear sujetos políticos sobre bases nuevas, distintas al “progreso” entendido como el desarrollo de las fuerzas productivas y a la democracia reducida a las políticas del “como si”. Creemos que esa vieja conciencia política –junto al viejo arsenal simbólico– puede servir para luchar contra la inhumanidad de las clases dominantes, principalmente para resistir (en un sentido acotado que refiere más a la preservación de una posición adquirida que a la “creación”). Pero el punto es que ya no alcanza para inspirar trayectos emancipatorios, desbordes democráticos y vocaciones constituyentes, en fin: sujetos políticos, discursos utópicos y programas activos de transformación radical de la realidad que remitan a lo que Walter Benjamín llamaba “verdades épicas”. Tal vez las “efemérides marxistas” de 2017 y 2018, y las de los próximos años, contribuyan a discutir estos tópicos. 

La pregunta por el sentido del marxismo podría formularse apelando a modos más indirectos: ¿es posible una existencia humana digna y una autorrealización plena bajo la ley del capitalismo? ¿Pueden los grupos sociales explotados y oprimidos del planeta satisfacer su interés existencial en los marcos de esa ley? ¿Cómo contribuir a que estos grupos (incluidos todos nosotros y todas nosotras) vivan sus existencias limitadas y hasta miserables y espectrales como contradicción lacerante y no como parte de lo instituido y naturalizado como “lo real”? ¿Cómo contribuir a que los y las de abajo desarrollen un interés antagónico al interés por lo que es y lo que está? ¿Puede haber caminos hacia el futuro en el marco del capitalismo y el mundo burgués?  

El marxismo sigue siendo uno de los antídotos más intensos y eficaces contra la reificación de las relaciones humanas, contra el proceso de desencantamiento del mundo, contra la universalidad totalitaria y la esclavitud ideológica impuestas por el mercado. También es un antídoto frente a un conjunto de supuestas heterodoxias que impulsan proyectos que no buscan otra cosa que fortalecer las estructuras y los imaginarios capitalistas (capitalismo “regulado”, capitalismo con “rostro humano”, o similares); que promueven políticas tendientes a neutralizar los desequilibrios constitutivos de la dinámica objetiva del capital, en especial la desigualdad. Más allá de la complejidad de los recursos teóricos y retóricos puestos en juego, no hacen más que reeditar viejos reformismos ignorando resignadamente la unidad estructural que, como ya señalamos, caracteriza al sistema capitalista. El propio Marx, demostró la inviabilidad sistémica de estas alternativas. ¿Alguien conoce un antídoto mejor? El marxismo sigue siendo un insumo indispensable para intensificar los flujos de lo que late y vive, para que los seres humanos puedan realizarse plenamente y reapropiarse del mundo escamoteado, para conjurar todo lo que el mundo tiene de atrofiado y para que el mundo no le quede tan grande e inabarcable a la verdad y a la belleza. El marxismo fue, es y será imprescindible en toda experiencia popular contrahegemónica, que anticipe otra sociedad posible y que ponga en marcha un proceso de control del trabajo sobre el capital.

(Fragmentos del capítulo 15

Los sentidos del marxismo)

Malamud y el diálogo inevitable entre textos e imágenes

¿Qué hechos puntuales podemos ver ilustrados?
Malamud: -Una vez hechos los dibujos, me siento un espectador más y me alegra a veces encontrar algún sentido en el que no había pensado. Como tal espectador, creo que en los dibujos hay una intención de expresar la esperanzadora conjunción de lo visceral, lo plural, lo popular, lo vivo, lo emotivo por un lado; y lo racional, lo abstracto, la potencia del pensamiento por el otro. También expresan los peligros de que ese segundo aspecto deje de dialogar con el primero y se convierta en rigidez, dominación y muerte.

Pensar la historia en imágenes y de ahí darle el toque creativo, ¿qué estilo toman estas ilustraciones?
Malamud: -Personalmente tengo un gran interés por los temas desarrollados por Miguel en estos textos. Los leí en profundidad, diría que me sumergí en cada capítulo, y a partir de allí hice una lista de las frases que me resultaban más significativas y de las preguntas que me surgían. Eso iba depurando en una única frase que era la que más me impactaba. También leí los capítulos en voz alta y los grabé. Me ponía a dibujar escuchando el texto con una particular atención en la frase elegida. La idea del dibujo se iba desplegando allí mientras lo voy haciendo. Pretendo no pensar en el estilo, creo que el estilo es inevitable y aparece más claramente cuanto menos uno piense directamente en él.

El libro está compuesto por 15 capítulos cortos, cada uno de ellos con su correspondiente ilustración.

  1. Marxismo para náufragos.
  2. Efemérides marxistas” o el marxismo como problema.
  3. Los mil y un marxismos.
  4. La idea de necesidad histórica y otras asperezas similares.
  5. Tensiones. Releer el marxismo desde Marx.
  6. Marx y Felipe Varela. A 150 años de El Capital y de la batalla del Pozo de Vargas.
  7. Desgarros y contradicciones.
  8. Elogio de la anormalidad.
  9. Sobre los modos de implantación del marxismo
  10. El marxismo del Che.
  11. La revolución contra El Capital. 
  12. Marxismo y autodeterminación.
  13. La Revolución Rusa y sus derivas.
  14. ¿Sueñan los proletarios con revoluciones eléctricas?
  15. Los sentidos del marxismo.

Cuenta además con una bibliografía general, un prólogo de Aldo Casas y un epílogo de Hernán Ouviña. 

 

Leer más
Un profundo silencio

Un profundo silencio

Libros 13 marzo, 2018 0

Una lectura sobre La casa de la puerta amarilla, de Juan Pablo Gómez.

Leer más
“Lo bueno de las redes es que cada uno pueda elegir lo que quiere escuchar y consumir”
Por Maii Kisz @MaiiKisz

Cuando Leandro Pezzutti dejó Lavanda Futon, decidió encaminarse en un nuevo proyecto musical: Las Cosas Que Pasan. La banda tocará este viernes junto a Los Brujos, desde las 21 en The Roxy Bar.

La banda se completa actualmente con Gonza Nehuén en batería y Milton ´Tito´ Monsalvo en bajo.

“Creo que la música, entre todas las artes, es la más fuerte porque tiene una llegada directa al corazón”, afirma el cantante y guitarrista Leandro.

Los músicos, ya finalizaron las grabaciones y la mezcla de su segundo disco, ‘Fundir Todo’, que a diferencia del primero, va a durar más de diez minutos y estará on line en un mes. “Estoy en una etapa de mucha euforia porque el disco sale en marzo. Estamos haciendo la masterización”, agrega el cantante en comunicación con Marcha.

¿Cómo es tu relación con la tecnología y las redes?

Leandro (L): Bueno, la verdad es que sigue siendo como decía hace dos años en la canción Chupa La Pija: la computadora, el facebook y el chat me consumen todo el tiempo. Incluso se está poniendo cada vez más intenso. Si no es Instagram es Messenger, facebook o twitter. No queda otra, hay cada vez más ofertas, estamos más expuestos a que eso nos llame. Los chicos de ahora usan un montón la tecnología, pero diría que no se si los ellos están más expuestos a lo electrónico de lo que estuvimos nosotros cuando eramos chicos, sino que también la tecnología está más expuesta a ellos. Lo bueno de las redes es que cada uno pueda elegir lo que quiere escuchar y consumir.

¿Y eso como afecta a la música?

L: Lo positivo es que ahora cualquiera puede grabar un disco y cualquiera lo puede escuchar. Eso pensando en la música que es en lo que estoy, pero lo mismo con otras artes. Está más al alcance de todos, tanto sea la producción como el consumo. Antes el filtro eran las grandes discográficas y había una curaduría ahí de 10 personas en todo el país. Ahora, en cambio, cualquiera puede hacer un disco en su casa, subirlo y la gente lo puede escuchar. Como pasó con Luca Bocci que grabé el disco y lo produje junto con Cocó, el guitarrista de Usted Señalemelo, y fue algo totalmente espontáneo y casero. Obviamente tiene unas canciones hermosas. Lo grabamos con un micrófono y de repente Luca lo subió y se viralizó muchísimo.

Diversifica el consumo también.

L: Si, claro. Podemos escuchar cosas de todos lados. Porque acá en Mendoza incluso son conocidas bandas de Chile, de México, de otros países. Pero mismo en Argentina, ya no es todo de Capital. Suenan cosas de Córdoba, Rosario, Santa Fe. Se logra un ida y vuelta mucho más groso.

Particularmente Mendoza hay una movida musical que está surgiendo.

L: Se ha armado una escena. Hace unos años no había un bloque conformado y fue muy rápido lo que pasó. Era algo que nosotros lo veíamos venir, porque la verdad que hay muy buenos artistas. Lo importante fue que nos pusimos todos de acuerdo y empujamos todos para adelante, entonces está bueno. Además se va dando que podemos tocar con diferentes músicos. Por ejemplo cuando viene a Mariano Di Cesare a Mendoza con su proyecto solista, yo lo acompaño; mismo Tito, el bajista de Las Cosas Que Pasan, que sacó un disco llamado ´Hotel Universo´ y forma parte de otro proyecto. Mismo en Las Cosas Que Pasan, cuando salga el nuevo disco ,´Fundir Todo´, se suman más músicos a la escena porque vamos a usar sintetizadores, máquinas de ritmo, dos guitarras.

Hablemos de ´Fundir Todo´…

L: Bueno, el nuevo disco ha sido un proceso que llevó su tiempo. Varias de las canciones empezaron a salir mientras mezclábamos el primer material. Pero para este disco ya hace un año entramos a grabar al estudio de Lucca Beguerie, el baterista de Usted Señalemelo, y después lo mezclamos con Santiago De Simone, de 7AM mixing records. Ahora ya cerramos el proceso de mezcla y le falta el mastering, que es un proceso que se hace en un día y nosotros lo vamos a hacer en un estudio en Nueva York, que se llama Mastering Boutique. Asique sale en marzo y estoy en una etapa de mucha euforia.

¿Van a usar el formato micro disco, como en el material anterior?

L: No, este disco va a durar más que el primero. Lo que pasó en el pasado es que cuando terminé con Lavanda Fulton, necesitaba vomitar las canciones nuevas y hacer música, que es lo que me gusta. Y la etapa creativa se fue dando en canciones de 30 segundos o un minuto. Nuestro primer disco, ´Las Cosas Que Pasan´, estuvo grabado por Gonzalo Elizondo, que es un músico y productor musical de Mendoza pero vive en Buenos Aires. Ese disco dura 10 minutos. En el proceso de grabación se empezó a gestar la idea de ponerle el rótulo de Microdisco y ahí a Gonza se le ocurrió seguir para adelante con esa idea y hacer más material, lo que me pareció buenísimo. Entonces, después de que salió nuestro disco, que fue el primero, él siguió con ese proyecto. Hizo el sello ´Microdisco´ y varios artistas han grabado en este formato bajo el dogma de que no puede superar los 10 minutos.

Cuando empezaste, ¿Te imaginabas que ibas a poder viajar, tocar con amigos, transmitir tus canciones?

L: Si, es lo que siempre soñé. Me encanta viajar y tocar, poder combinar esas dos cosas es lo mejor que me puede pasar. Nunca imaginé que se iba a abrir tanto el panorama, porque somos del interior, pero de repente juntamos fuerzas entre todos y se nos abrió el panorama a todos. Está muy bueno. Con esto se ve muy claramente lo de las redes sociales que decía antes, es mucho más fácil llegar a pesar de la distancia. Entonces ahora se empieza a armar la rueda y nosotros haciendo base acá en Mendoza podemos ir y venir. Ahora hicimos cuatro fines de semana seguidos que tuvimos fechas en varios lados, viajamos y logramos cubrir los gastos de todo esto e incluso, a veces, ganamos algo. Eso hace mucho más fácil todo, porque movernos 4 personas con instrumentos y todo es muy complicado de otra manera.

¿Qué lugar creés que ocupa la música en la sociedad?

L: Creo que la música, entre todas las artes, es la más fuerte porque tiene una llegada directa al corazón. No hay mucho tiempo entre lo que vos estás escuchando y lo que sentís. Puede pasar que un músico está ahí tocando en el escenario y de pronto hay mucha gente escuchando y les llega a todos directamente a la vez.

¿Si tuvieras que definir las cosas que pasan en una palabra?

Fundir Todo.
Pueden ver Las Cosas Que Pasan, junto con Los Brujos, el viernes 2 de marzo en The Roxy Bar.

 

 

Leer más
Lo que no se deja arrastrar

Por Cezary Novek/ Foto: Estanislao Santos

Una lectura sobre Confluencia, primera novela de Inés Kreplak. 

Al igual que la autora, la protagonista de Confluencia (Alto Pogo, 2017) se llama Inés. Inés recibe dos malas noticias: la enfermedad terminal de su madre y el diagnóstico de la esclerosis múltiple. Estas dos enfermedades, la terminal y la autoinmune, la propia y la ajena, serán los ejes sobre los que navegarán las historias de otro escenario: El Tigre. De esta manera, la crónica descriptiva sobre la vida en la isla y las historias de sus habitantes se van desplegando como un abanico  que se alterna intermitentemente con la ficción del yo. Ambos recursos y géneros se van imbricando en un mismo caudal narrativo que justifica, acaso explica, la metáfora pluvial del título. Del otro lado está El Tigre como reverso natural de la jungla de cemento. La isla tiene su historia, sus dramas, sus peligros y su manera particular de ser hostil. Es un territorio cambiante, agresivo, escenario de suicidios célebres y retiros personales. La misma Inés busca en la extrañeza del territorio un objeto de estudio que le permita reinventarse, reflejarse, contarse a sí misma mientras escribe sobre otra gente y otro lugar. Una forma de darse a conocer hablando de los otros, de la cual se desprende otra dualidad que atraviesa la novela: lo propio y lo ajeno. ¿Cuál es la finalidad o el tema de esta novela además de mostrarnos un territorio inhóspito? Tal vez se trate de una búsqueda, la búsqueda del autoconocimiento y la búsqueda de la sanación o, al menos, del alivio al sufrimiento de existir. Por esa misma razón, por tratarse de una prospección, es que la novela trata en esencia, sobre el movimiento continuo. Y, una vez, más, acaso explique la metáfora del título con la imagen del agua de río que, como su protagonista, está a veces cristalina, a veces turbia, crecida o debilitada. Pero siempre en movimiento.

El estilo de Kreplak es austero incluso en los pasajes más emotivos. Sabe narrar el sufrimiento, la melancolía y la nostalgia por el pasado sin derrapar en la conmiseración ni la autoindulgencia. Su voz es la de un narrador contenido, parco, que busca tomar la misma distancia tanto de lo que odia como de lo que le causa indiferencia. Al retratar a su generación tal y como se ve objetivamente, algunos momentos pueden interpretarse como retratos mordaces o comentarios cínicos sobre poses o modas culturales. Pero la sensación se disipa al saber que a la protagonista no la mueve ningún tipo de animadversión para con el prójimo. Ella sólo busca conocimiento. Vaciarse para poder llenarse de nuevo. Entender y entenderse.

La inmersión en las vidas ajenas trae el conocimiento. Y para Inés esto significará aprender a mirarse a sí misma y a su entorno de una manera diferente, renovada. Ejercer el extrañamiento para con todos los elementos que conforman su identidad y su estilo de vida. De esta manera, al reconocerse desde el extrañamiento podrá depurar lo superfluo y entregarse a la alquimia del yo absoluto, como bien podría sintetizar la imagen del río como agente purificador según Zbigniew Herbert “para llegar a la fuente hay que nadar siempre contra la corriente. Todo lo que se deja arrastrar río abajo no es más que un desperdicio”.

Inés Kreplak

(Buenos Aires, 1987) estudió Letras en la UBA. Coordina un taller literario y varios proyectos de promoción de la lectura. Entre otros, fue curadora de la colección de narrativa contemporánea Leer es futuro, del Ministerio de Cultura de la Nación y fundadora de la primera Biblioteca al Paso. Publicó algunos relatos en medios. Confluencia (Alto Pogo, 2017) en su primera novela. 

 

Leer más
“La presencia de artistas nos ayuda a juntar fuerzas, a pasar el momento, a poder unirnos”

Por Laura Cabrera @LauCab/ Fotos: Analía Cid

A poco de cumplirse un mes de los 258 despidos injustificados por el INTI y en un ambiente de constante persecución, trabajadores y trabajadoras del instituto abrieron la convocatoria cultural para artistas que  quieran realizar espectáculos o talleres en apoyo a quienes hoy se encuentran acampando por la reincorporación de quienes se quedaron sin sus puestos de trabajo.

“Creemos que el arte y la cultura claramente son una parte fundamental en todas las luchas, siempre de alguna u otra manera están presentes. En nuestro caso vinieron desde dibujantes hasta artistas conocidos y no conocidos para apoyar el conflicto y la verdad que nos suma un montón porque genera un espacio para poder visibilizarlo de cara a la sociedad”, comenta Paula, trabajadora del INTI, desde el acampe en donde el lunes se realizará un acto al cumplirse el mes de los 258 despidos. Esta afirmación quedó reflejada a lo largo de estos días en los que artistas de diversas ramas de la cultura se acercaron al acampe para solidarizarse con quienes se encuentran allí defendiendo su fuente de trabajo. “Es una lucha dura que implica sacrificio, estar en el acampe, sosteniéndolo todo el día”, destaca mientras remarca que la participación de artistas que visibilizan el conflicto a través de shows y talleres, hacen que ese malestar sea un poco más ameno y al mismo tiempo tome más fuerza.

En la búsqueda  de visibilizar aún más este conflicto, los trabajadores y trabajadoras del INTI lanzaron una nueva convocatoria para que quienes quieran sumarse puedan hacerlo. En ese sentido, además de los shows y talleres, en estos días actores y actrices enviaron videos en los que se los pudo ver hablando del conflicto y apoyando a quienes hoy se encuentran en el acampe, sosteniendo además el paro total en el instituto en el cual buscan no solo garantizar la continuidad de todos los puestos de trabajo sino además debatir sobre el futuro de esta institución.

Lo cierto es que hoy, trabajadores y trabajadoras necesitan el respaldo de la sociedad, ya que más allá de la gravedad de los despidos, a lo largo de estos días se viven momentos de constante persecución, la intimidación por medio de robos, la vandalización en el jardín, el pedido de listas de quienes adhieren a la medida, amenazas de más despidos y descuentos, todo esto en un marco en donde existe la “denuncia sobre la tercerización de la tarea del rumbo del INTI en manos de la empresa vasca TECNALIA, que contrató al represor de la ESMA Mario Alfredo “Churrasco” Sandoval”, tal como indican en un comunicado de prensa.

“Esta lucha es entonces, además, por mantener el piso de democracia en nuestro país. Luchamos porque todos y todas podamos expresarnos libremente, porque NUNCA MÁS nos vuelvan a perseguir. No es sólo poder garantizar nuestro derecho a huelga, inscripto en nuestra Constitución Nacional, sino también defender el intento de romper las relaciones y lazos humanos básicos que median nuestra relación laboral”, expresan, entonces qué mejor que hablar de defender derechos en las calles, con música, arte, poesía, con cultura para despertar lo que está dormido.

 VENITE A BANCAR AL INTI

ACÁ SE LUCHA CON ALEGRE REBELDIA, ARTE Y AMOR

Sábado 24/2

17 hs Torneo mixto de fútbol tenis

18hs Circo para toda la familia

18 hs Taller y muestra de  fotografía

20 hs La Chilinga + bandas en vivo

Domingo 25/2

18 hs Show de magia para grandes y chicos

19 hs Festival Sara Hebe + bandas en vivo

Lunes 26/2

10 hs Acto y conferencia de prensa a un mes de la permanencia en INTI

Contacto para participar:

Sol Pozzuto 1568482600

 

Leer más
Auricular prepara su primer Long Play

Por Maii Kis

´Infinito´, es el nombre del sucesor de ´Auricular´, el E.P. que la banda porteña lanzó a las redes en 2014. “Este nuevo disco tiene que ver con la constancia. Nos costó mucho encararlo y por eso tiene que ver con el reinventarse ante cada circunstancia”, afirmó Luis, baterista de Auricular, en comunicación con Marcha. La banda se va a estar presentando el 2 de marzo junto a Cuerpo y a Frank Berlín & Los Poetas Malditos en Casa Colombo (Gallo 557).

Auricular, fue formada en 2013 y está compuesta actualmente por tres músicos que se autoatribuyen un espíritu inquieto. Lucas Lescano en guitarra, Marco Pallaro en bajo y Luis Herrera en batería. Por primera vez, los tres estarán a cargo de ponerle el cuerpo y la voz a un material sonoro. La preparación no fue fácil. Se produjeron mutaciones en la conformación de la banda y el hecho de que estos sean los primeros pasos como trío, hacen de la grabación toda una nueva experiencia. Sin embargo, no se pierde lo que consideran importante: generar, mediante la música, atmósferas y llevar a quién escucha al mayor nivel posible de intimidad y aislamiento.

Los shows en vivo son una puesta en escena en la que las luces acompañan los sonidos y se logra apelar a diversos sentidos. Por eso, es muy importante que la persona que hace la iluminación (Rodrigo) se repita en cada presentación.

Auricular se sustenta de manera independiente y maneja su propio presupuesto, lo que hace que todo sea más lento. “Ponemos la plata nosotros y eso suele costar mucho porque no podemos vivir de la banda, todos tenemos nuestros otros trabajos, pero tratamos de ponerle ganas e invertir todo lo que podemos en el proyecto”, afirma el Luis.

En la composición del nuevo material, que se viene preparando desde 2015, predomina la electrónica. Teclados, sonidos reales procesados y pistas distorsionadas, reemplazan lo que antes fueron estribillos repetidos y formatos canónicos.

Auricular, continuará este año produciendo atmósferas y apelando a los sentidos para quienes quieran escucharlos por parlantes, en vivo o, como el nombre lo dice, por auriculares porque, como reflexiona Luis, “La música ayuda a estar de mejor humor o a estar más conectado cuando uno está de mal humor, como para conocer el sentimiento y después poder salir de ese negativo”

 

Pueden escuchar Auricular en  

https://open.spotify.com/artist/6IB2uMBJtLtD5pHCFCHBiT

 

Leer más
La Chusma Rock: “Si el rock molesta, es que lo estamos haciendo bien”

Por Sofía Ordynans

La Chusma Rock despide el año esta noche, desde las 21.30 en Casa Colombo, Abasto. Antes de la presentación, dialogaron con Marcha acerca de estos diez años de música. 

En la colorida terraza de su sala ensayo ubicada en Villa Crespo, el compositor y guitarrista Cholo Sileoni y el bajista Tano Fioramonti de La Chusma Rock, nos reciben con -agradecida- birra fría, en un atardecer que cae en la ciudad.

La Chusma es banda de rock, pero también de todo género que haya surgido alegre y contestatario: en sus sonidos se mezclan el reggae, el punk, hip hop, murga y ritmos urbanos, con letras que reivindican el amor, la amistad y la resistencia, haciéndole frente al llanto y la tristeza con acción y comunión entre individuos, rescatando raíces latinoamericanas en las que la naturaleza y el vínculo humano “es fundamental”.

Surgidos en 2006 en el barrio de Flores, el Cholo, el Tano, Lelo, Coyo y el Ruso están transitando sus 10 años de trayectoria que los encuentra, según ellos -y aún- “dándole como niños” porque “el rock te mantiene, la cultura, el arte, estar en conexión con eso, es como que te mantiene bien, activo, alejado del cáncer”. Desde Marcha, nos reunimos con ellos antes de su presentación en Casa Colombo, Villa Crespo.

-¿Como sintetizan los diez años de La Chusma?
Lelo: -Con constantes cambios pero más organizados. Se incorporó Max que es el manager y amigo que nos ordena bastante pero seguimos con cierta locura, gente que viene y va, incorpora su magia, la traen, la llevan, nos la deja. Los que estamos desde el primer momento siempre con ideas nuevas, intercambiando opiniones, generando lo que se puede que esta muy difícil todo lo que es la música, el rock, que está bastante bastardeado. Seguimos dándole como niños, desde hace diez años.

-Sus tres EPs están vinculados a los pueblos originarios y la protesta social ¿como comienzan a aparecer estos conceptos en sus trabajos?
Cholo.: -En “Nalai-Mapu-Uhj”, el tercer disco que estamos grabando – y que compila los 3 EPs- la idea fue incorporar a las comunidades, conceptos y filosofías de ver el mundo: Nalai quiere decir “Sol” en Toba, Mapu es “Tierra” en mapuche, y Uhj quiere decir “Luna” en Maya. Siempre tratamos de estar en contacto con nuestro alrededor, por más que nuestro linaje sea europeo está bueno saber qué dicen los vecinos. También por las giras que hicimos por Ecuador, Perú.

Tano.: -Es parte de la banda saber que quizá en vacaciones nos vamos a algun lugar por américa con los equipitos a batería, a tocar ahí, en la calle. Somos una banda que viaja mucho y eso repercute en los EPs, que son una reafirmación de lo que es la banda.

C.: -Es también cambiar un poco de lenguaje. Me tocó estudiar sociología en la UBA y es como que occidente siempre está ahí, sometiendo. Yo suponía que era una sociología universal y la verdad es que era una sociología alemana básicamente, no se escuchan otras voces y me pregunté “¿y la sociología aymara? ‘Y no, eso no, me contestaron’”

Eso “no es ciencia”.
C.: -Claro, no es ciencia. Y estuvo bueno atravesar eso, porque por yo esperaba otra cosa, escuchar otras voces que creo que tienen mucho más para decir hoy sobre el espíritu, más profundas que las palabras que nosotros usamos; es la única manera de poder sobrevivir en el contexto y que no nos hunda el cemento. Y eso lo ves en los viajes, nos llama mucho la atención y creo que es importante compartirlo.


-¿Cómo es ser independiente hoy? ¿Pueden vivir de lo que hacen?
C.: -No, es super difícil, todo nos cuesta: hacer gorras, calcomanías, volantes. La verdad es que no vemos nada, al contrario, ponemos todo.

T.: -Lo que notamos son unas cuantas trabas que se dan en esto. Tiempo antes no había tantas productoras metidas en el medio que te alquilan las fechas, antes arreglabas con el dueño, era otra cosa. Y también por lo que te imponen los lugares. Esta bien, entras si querés entrar, es una decisión de la banda, pero por ejemplo La Chusma le dedica mucho tiempo a los ensayos, hay mucho compromiso, entonces vos querés sonar bien, querés un lugar copado, y después esta el fotógrafo, el stage, el sonidista; todo es una suma de cosas. Creo que igual es la realidad de la mayoría de las bandas under, pero tener esa parte independiente esta bueno, es el camino que elegimos.

C.:- Ahora se incorporó Max, el manager, y a veces también contratamos prensa para que haya movimiento para que la rueda empiece a girar y nos permita proyectar cosas que tenemos pensadas hacer y no podemos porque no tenemos una moneda. Hemos tocado en Niceto alguna vez, lugares que no tienen mucho que ver con nosotros ni nuestro espíritu, pero también sabemos que la música es un mercado y que si podemos llegar a solventarnos con eso y que la rueda empiece a girar… Y porque esta bueno delegar, a veces organizarnos es difícil, y eso también nos enseña, tratamos de lograr un espacio donde nos cuidamos cada vez más, y la banda es eso, es nuestro lugar, como nuestra caja de cristal.

T.: -Si, el factor humano es fundamental, algo re lindo que tenemos desde la secundaria, son muchos años de conocerse y de cuidar la relación, sabiendo que una banda es un conjunto de gente con su vida y sus humores.


C.: -Y sigue el sueño, el espíritu está ahí, la juventud también la inventa uno, uno es viejo cuando quiere, y el rock te mantiene, la cultura, el arte, estar en conexión con eso te mantiene bien, activo, alejado del cáncer.


-¿Que les parece la situación que están viviendo muchos músicos que se ven implicados en denuncias por violencias hacia las mujeres?
C: -Lo que está sucediendo con la ola feminista, que las mujeres tengan más voz, es necesario y fundamental. Era hora de que empiece a suceder, que se empiece a escuchar esa voz. También es muy delicado porque algunos terminan no siendo como se creía que eran, y empieza a haber una cuestión mediática en la que es hasta difícil de hablar porque no cabe duda, no podes violar a una mujer, a un nene, si lo hiciste sos un hijo de puta, no hay otra alternativa. Pero también empieza a haber una cuestión que se traslada a todos lados, y en donde en las escuelas, por ejemplo, no podes tocar un nene porque parece que lo vas a violar, empieza a haber una psicosis permanente y creo que eso es parte de lo que genera la cosa mediática, de pelearnos los hombres con las mujeres, los ricos con los pobres, todos contra todos.


T.: -Está buenísimo todo este colectivo y movimiento que está sucediendo que antes, lamentablemente, era impensado y que sucedió un poco en todo el mundo, de denunciar, está buenísimo. Cada uno sabe lo que hace dentro de ciertos ambientes donde la exposición también es eso, ahí sos vos realmente, bueno, ¿como sos realmente?.

C.: -Que se empiece a ver, que se visibilice. Justo el otro día hablábamos de las películas de porcel y hoy decís: ¿qué locura no? Antes no lo decíamos, y no nos parecía mal porque también está en la educación, no me daba cuenta de cosas que hoy está bueno que la mujer tenga la voz para decir “che, son unos giles, mira lo que estaban haciendo, estaban equivocados, estaban en cualquiera”. Que caigan todos los giles, de todos los sectores.

-¿Cómo notan la escena musical actual teniendo en cuenta que vienen de la generación post cromañón?
C.: -Fue un momento triste para el rock y la comunidad under en todo sentido y creo el mismo sistema lo usó para su favor, siempre ganan ellos, son muy perversos y avaros; pasó cromañón, el rock de luto y los chabones hicieron un mercado de eso, solo podíamos tocar en lugares con menos estructura, y, los lugares chicos de los que vienen los compañeros que están en esa parte del arte, fueron cerrados con la excusa de que se puede prender fuego. Fue un luto tremendo porque no solo se murieron pibes que podríamos haber sido nosotros, sino que además se elitizó el under. Nadie quiere que se prenda fuego un lugar, pero tampoco lo legal hace que no se prenda, es raro. Cromagnon género leyes que son antirock, antiurbano, en contra de la gente y la cultura, entonces siempre ganan ellos.

T.: -Es un día que nadie se va a olvidar, lo sufrimos todos como público, como músicos, y como todo ese ambiente en el que crecimos, no por entrar en esa de “fue por esto, fue por aquello” yo voy más allá, lo tomo como el oportunismo del poder; a base de la muerte crear y censurar y hacer un montón de cosas, es atroz.


C.: -Si, y es que siempre se busca un culpable, y la verdad es que nos pudo haber sucedido a nosotros que vamos con buena voluntad a hacer cultura, a tocar, no queremos plata, ni poder, queremos compartir un mensaje de justicia y colaborar con el mundo desde ese lado que nos sentimos cómodos. Después obviamente, si buscas un culpable van a agarrar  a los giles, pero una banda no sale a matar gente, a recortar presupuestos, no sale a sacarle la plata a los jubilados, ni la comida a los nenes. Una banda comparte, más si sos del rock, porque en la Creamfield mueren pibes todo el tiempo que están re drogados, y también habría que plantearse porqué la juventud se droga tanto en lugar de echarle la culpa. Siempre es más fácil echarle la culpa a los más vulnerables, a los pobres, a los jóvenes, y a los rockeros también. Capáz que tienen bronca porque queremos ser felices o libres, y ellos no saben como hacerlo, no sabrían ni como empezar porque su vida es miserable y eso habla bien del rock, porque si les molesta es porque algo bueno debemos estar haciendo.

http://lachusma.com.ar/

https://www.facebook.com/pg/LaChusmaOficial/about/?ref=page_internal

https://www.youtube.com/user/sarrrrna

Evento del show: https://www.facebook.com/events/514342488922369/

Leer más
#VivasNosQueremos, un solo grito en campaña gráfica

Por Vivian Palmbaum @vivi_pal/ Foto: Editorial Muchas Nueces

El viernes pasado se presentó el libro #VivasNosQueremos- Campaña Gráfica, material de ralización colectiva y anónima que recoge las producciones de distintos sectores y regiones nuestramericanas. Un grito que se unifica para crear sentido y llegar a las calles porque, tal como expresó una compañera del  Colectivo Mugre de México, “las calles también son nuestras y tenemos derecho a caminar sin miedo” y “porque Vivas nos queremos, una apuesta a la vida entre tanta muerte”.

Un grito fuerte y visible al alcance de cualquiera

Así es la consigna desde donde nace la iniciativa colectiva de una campaña gráfica dirigida a visibilizar el derecho de las mujeres a no ser violentadas, para derribar la cultura machista y patriarcal que constituye el sentido común, desde el cual las mujeres son violentadas, asesinadas y maltratadas. El viernes pasado, en el Espacio Mu,   se hizo la presentación del libro #VivasNosQueremos – Campaña Grafica. Natalia, Carolina, Florencia, Gaby, Florencia, Alejandra, y Ángeles fueron las encargadas de presentar la cuidada elaboración del material que reúne la campaña gráfica compuesta de estampas y grabados que intentan plasmar un mensaje que esté en las calles, para replicar, para concienciar, para darle fuerza a las mujeres en la vida cotidiana.  Se trata de una producción editorial conjunta y compartida por los colectivos Muchas Nueces, El Colectivo y Chirimbote junto a la campaña #VivasNosQueremos.

“La campaña comenzó en el 2015, es anónima y por eso las imágenes no están firmadas y la idea es reproducir una imagen en xilografía, grabado, en blanco y negro con la frase Vivas Nos Queremos y  salir a la calle. La idea del libro fue reunir todo el proceso desde el 2015 hasta ahora”, se explicó al inicio de la presentación.

#VivasNosQueremos es una campaña gráfica que nace en México como una iniciativa de poner el cuerpo en la calle.  Con un mensaje visual que enviaron las compañeras de la colectiva Mujeres Grabando Resistencias (MUGRE) se describió la iniciativa.  Un relato en donde se fue trazando la genealogía de esta campaña que hoy se recoge en la edición de la campaña gráfica en formato de libro. Una acción nacida en México, que surge en el año 2012 en el espacio de una escuela popular, donde estas mujeres coinciden y escuchan las resonancias comunes acerca de que “vivimos como mujeres en una ciudad tan caótica y violenta, con colonialidades, como es México, donde el número de feminicidios viene aumentado terriblemente” .  Así fue que tomaron el grabado como lenguaje que permite plasmar un mensaje en las calles, retomando la tradición del grabado mexicano como parte de las luchas populares y de contenido social.

Ante  esta dificultad de enfrentar la vida cotidiana y por la ausencia de espacios, para expresar la solidaridad con las luchas de mujeres en México y en el mundo, para enfrentar la exposición mediática que objetiva el cuerpo de las mujeres.   “Frente a esta negativa visual nuestro sentido es generar imágenes desde un sentido propositivo, apostándole a la vida. Así surge la campaña gráfica #VivasNosQueremos. Las calles también son nuestras y tenemos derechos a transitarlas y habitarlas día a día”, indicaron quienes impulsan este proyecto.  Repartir estos carteles para que sean pegados en cualquier lugar del mundo, sin ningún costo, porque la idea es que la gráfica hable por sí misma.  La campaña se fue expandiendo,  tomó contacto y enlace con otras experiencias en otras regiones: “Que tengan eco en piases tan distintos como Argentina, nos hace saber que no estamos solas, que venga lo que venga vamos a trabajar juntas”.

También la campaña toma la problemática del femicidio como riesgo laboral, y la imagen de Laura Iglesias que forma parte de la campaña. Laura Iglesias fue  la trabajadora social del Patronato de Liberados, asesinada en plena actividad laboral. Una de sus compañeras relató cómo fueron encontrando la solidaridad entre mujeres, con la imagen de la compañera asesinada como bandera de lucha contra la precarización laboral y las condiciones riesgosas  que aún no se modifican.  “Una imagen que pone sobre la mesa, el femicidio en el ámbito laboral y las condiciones en que aún siguen trabajando sus compañeras y para poder acercarse a otras compañeras”. “Que su imagen sirva para seguir construyendo solidaridad entre las compañeras, para ser parte de algo más colectivo. Para que las condiciones laborales tengan una perspectiva de género, para cuidarnos entre nosotras”, indicaron.

De la presentación participó la licenciada Silvia Dolinco, con “ideas en borrador dichas en voz alta”, tal como expresó. Dolinco como historiadora puso en valor las genealogías que pudo ir encontrando en el libro. Así  mostró  que “estas imágenes hechas por mujeres y publicadas por mujeres” son un hecho inédito que le da continuidad a la idea de lxs artistas del pueblo o clubes de grabado.  Al mismo tiempo señaló que el tratamiento de estas imágenes como públicas, de libre uso, patrimonio de todes se asemeja a la idea de imágenes viajeras. Entre otras cosas le dio gran valor al poner el cuerpo de las mujeres: mujeres imprimiendo, que pasan de la acción en el taller a la salida en la calle. Poner el cuerpo como acción manual y física del realizar. A la vez que destacó la imagen colectiva, hecha de símbolos, imágenes y palabras y la presencia de esa alianza de clases sociales del mayo francés que se puede encontrar en la tradición del grabado, obreros, artesanos, artistas. Imágenes públicas que se expresan en el grabado: del taller a la pared, del taller al libro impreso, del libro impreso a la red.  Fue parte del valioso aporte de la historiadora del arte.

Para finalizar, otra de las artistas participantes subrayó “el poder multiplicador” de estas imágenes, y explicó el “valor del desplegable”, que es parte del libro,  que intenta  multiplicar el concepto, sacarlo del libro para que esté pegado  en el taller, para que ayude a poder llevar adelante esta tarea, para que cualquier persona que no lo haya hecho antes pueda hacerlo a partir de estos símbolos imágenes, palabras y poner el cuerpo, hacer y salir a pegatinar estas imágenes, es una invitación que trae el libro para seguir haciendo, cualquier persona que no sepa hacerlo a partir de estas imágenes pueda hacerlo.

“Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte”. Con esta frase, Minerva Mirabal respondía a las amenazas del régimen del presidente Trujillo.

Desde 1981, cada 25 de noviembre, se levanta la voz para recordar que las mujeres rechazamos la violencia de género. La determinación de ésta fecha fue elegida en Colombia, en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, en conmemoración del asesinato de las hermanas Mirabal, Minerva, Patria y María, a manos de la dictadura de Leónidas Trujillo en República Dominicana. Conocidas como “Las Mariposas”, estas mujeres nacidas en una familia acomodada en la provincia dominicana de Salcedo, con carreras universitarias, casadas y con hijos, contaban en el momento de su muerte con cerca de una década de activismo político.

Desde 1981 la fecha de su muerte se convirtió en un día señalado en Latinoamérica para marcar la lucha de las mujeres contra la violencia, realizándose el primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe, en Bogotá (Colombia).

En dicho encuentro las mujeres denunciaron los abusos de género que sufren en el nivel doméstico, así como la violación y el acoso sexual por parte de los Estados, incluyendo la tortura y la prisión por razones políticas.

En 1999 la ONU lo convirtió en un Día internacional.

Para conmemorar esta fecha #Vivas Nos Queremos – Campaña Gráfica, una producción editorial colectiva, un material de trabajo compartido y para compartir, para hacer visible lo que aún está invisible, que nos ayude a multiplicar y a cuidarnos de manera colectiva.

Leer más