Para salir a la cancha primero hay que salir a la calle

Por Laura Cabrera @LauCab

El sábado 24, la Coordinadora de los Derechos Humanos del Fútbol Argentino realizó su primera actividad conjunta desde su creación. Con camisetas de varios clubes y la clara consigna de armar “un equipo que juegue de memoria, con la verdad en los pies y la justicia en el corazón”, los integrantes de la coordinadora demostraron que este deporte popular une, que la rivalidad  que puede durar noventa minutos también se puede dejar de lado, que puede ser la excusa para abrir el juego a la memoria.   

Eran las doce del mediodía. Todo estaba programado para la una. Como es usual en el fútbol, la hinchada suele llegar temprano. El sábado 24, cientos de agrupaciones se reunieron en las inmediaciones de Plaza de Mayo para conmemorar el Día Nacional de Memoria por la Verdad y Justicia. Ese mismo día y bastante antes de que comiencen a llegar en masa las agrupaciones sociales y políticas, algo nuevo e inusual comenzaba crecer. Entre remeras con consignas de todo tipo, Avenida de Mayo y Bernardo de Irigoyen comenzaba a llenarse de camisetas de diferentes clubes. Eran los miembros de la recientemente conformada Coordinadora de Derechos Humanos del Fútbol Argentino, quienes entre abrazos, charlas y mates, comenzaban a organizarse en lo que sería algo nunca visto en las marchas: la primera foto de ese equipo diverso en sus pasiones futboleras que juega de memoria por los derechos de ayer y de hoy.

Los primeros en llegar desplegaron a lo largo de la avenida la bandera blanca de letras negras que los identificaba. Otros tantos se quedaron alrededor de ella mientras algunas miradas curiosas aceptaban los volantes en donde se podían leer los principios de este equipo y observaban a ese grupo que estaba a tan solo minutos de su primera jugada con público. “Los de San Lorenzo entendieron todo”, lanzó un hincha de Banfield mientras que dos hinchas del Cuervo colgaban entre postes de luz otra bandera de su comisión de derechos humanos. Otros se llamaban entre sí por el nombre de los equipos, el que se daba vuelta seguro recibía un mate.

La “condición” para sumarse a la foto del equipo era una sola: cada hincha que se acercaba, debía tener puesta la camiseta de su equipo. Y así fue que Belgrano de Córdoba, Lanús, Rosario Central, Banfield, Boca Juniors, Racing, Temperley, Ferro y otros tantos estuvieron ahí desde temprano. “Esto atraviesa a todos los socios. Uno como persona es persona no solo donde se desenvuelve en su vida cotidiana, también lo es en su club, por eso tratamos de juntar a la mayor cantidad de clubes para que se tome conciencia de lo que fue la dictadura cívico-militar y de todo lo que está pasando hoy con los derechos humanos”, expresó Mariano Colángelo, hincha de San Lorenzo, al explicar qué los movilizó hasta ahí.

Y ahí estaban. Luego de cinco reuniones, los y las hinchas que conforman la Coordinadora de Derechos Humanos del Fútbol Argentino se preparaban para levantar su bandera, para agitar los brazos esta vez no por un equipo de fútbol, sino por un equipo que en realidad son muchos dentro de uno que no distingue colores y que entiende que este deporte popular es  una herramienta para visibilizar las problemáticas vinculadas a los derechos humanos, a las violencias y al olvido.

“Nosotros entendemos que el fútbol une”

Hace tiempo que no hay tribuna visitante. Hace tiempo que en los medios no se escucha hablar más que de la “violencia en el fútbol”, la “violencia entre hinchadas”. Pero poco se habla de la violencia institucional, otro de los temas que tratará esta coordinadora que llegó para quedarse y para marcar la diferencia entre lo que se cuenta y lo que hoy está sucediendo.  “Nosotros pensamos totalmente diferente. Lo que tenemos en común los que formamos parte de la coordinadora de derechos humanos y de la de hinchas también, es que precisamente todos tenemos una pasión que es la pasión por la camiseta y a su vez militamos los derechos humanos”, expresó Colángelo en una clara definición de que aquello que los separa, la pasión, es exactamente lo mismo que los unió, lo que los llevó hasta allí a todas y todos esos hinchas que además de realizar un aporte a la memoria colectiva, dan muestra de que es posible un cruce de hinchadas sin esa violencia de la que tanto hablan los medios.

Se acercaba la una del mediodía. La bandera tuvo que ser movida de lugar en varias oportunidades porque claro, por allí debían pasar otras organizaciones que querían llegar a la plaza. La jugada de gol estaba cada vez más cerca y comenzaban a escucharse los nombres de diferentes equipos, de manera que cada uno se vaya acercando. Con el “trapo” ya tendido en la calle y los y las hinchas acomodados de un lado y del otro, el agite comenzó al grito de  “a donde vayan los iremos a buscar”.

Finalmente llegó la foto. Y después de la foto llegaron los abrazos, esos abrazos de gol que no se comparan con otros. Sin lugar a dudas lo que sucedió en ese momento fue el inicio de todo lo que vendrá, el puntapié inicial para que todos y todas empiecen a pensar al fútbol desde otra perspectiva, desde un costado más humano, como una trinchera desde donde generar nuevos debates. Esa foto del sábado fue el inicio, fue la conformación de un equipo que sale a jugar algo más que noventa minutos, de un equipo que tal como dicen sus integrantes “llegó para quedarse”.

En esa foto, la efeméride: el primer partido de la Coordinadora de Derechos Humanos del Fútbol Argentino se jugó un sábado 24 de marzo de 2018, a 42 años de la dictadura cívico – eclesiástico- militar en Argentina, alrededor de la una del mediodía y en la intersección de Avenida de Mayo y Bernardo de Irigoyen. Tuvo público. ¿El resultado?Ganaron todas y todos. Es inevitable: para ir a la cancha primero tenés que pisar la calle. El sábado, este equipo conformado demostró que los partidos también se ganan ahí, con la camiseta puesta y con la justicia en el corazón.

Leer más
Palabras y dibujos, un collage para hablar de marxismo

Por Francisco Farina @Panchofarina y Laura Cabrera @LauCab

En los próximos días la editorial El Colectivo, de Buenos Aires y el Fondo Editorial El Perro y la Rana, de Caracas, lanzarán el libro “Marx populi. Collage para repensar el marxismo”, de Miguel Mazzeo, con ilustraciones de Martín Malamud. El texto y las imágenes proponen una reflexión sobre el marxismo a 150 años de El Capital,  100 de la Revolución Rusa, 50 de la caída de Ernesto Che Guevara y 200 del nacimiento de Karl Marx. A modo de adelanto, seleccionamos algunos fragmentos. 

Siguiendo la lògica “collage” que caracteriza a este libro, Marcha dialogó con Miguel Mazzeo quien eligió responder a través de fragmentos -en forma de adelantos de todo el material- del libro. Y con la libertad que nos caracteriza, Malamud prefirió contarnos cómo nació su trabajo a través de la experiencia personal e hizo hincapié en la relación de las partes dentro de esta obra compuesta y colectiva. “Como ilustrador siempre pienso en un diálogo entre textos e imágenes donde ambos contribuyan a una obra final. Esta idea fue absolutamente concretada en este caso”, explicó.

-150 años de El Capital, 1OO de la revolución Rusa y 50 años de la caída del Che, momento más que importante para repensar la historia. ¿Cómo se da el anclaje entre estas tres temáticas y Marx?

 – En 2017 se cumplieron unos cuantos aniversarios vinculados al marxismo. Hablamos de cifras redondas, por supuesto. Cifras capaces de hacer sonar algunas campanas doradas y de activar los dispositivos de la evocación. De algún modo, todos los aniversarios están hilvanados por la conmemoración de los 100 años de la Revolución Rusa. Hacia atrás y hacia adelante, la Revolución Rusa instituye un horizonte de sentido que comprende los 150 años de El Capital de Marx, los 80 años del fallecimiento de Gramsci, o los 50 años de la caída de El Che, pero también la producción de algunos textos claves para el pensamiento emancipador como Las tesis de abril o El Estado y la Revolución de Lenin.

Casi toda la política emancipatoria del siglo XX, casi toda la estrategia socialista radical, cabe en el horizonte de sentido (político) y en la constelación cultural que instituyó la Revolución Rusa: liquidación de la servidumbre asalariada y de cualquier tipo de servidumbre y poder popular: poder de los soviets, de los comités de fábrica, soldados y campesinos, de las milicias obreras, de todos los movimientos populares y organizaciones de base en lucha. Sus derivas soviéticas y dogmáticas, toscas y esquemáticas, no alteraron los alcances de esta afirmación. Por otra parte, estas derivas no deberían esgrimirse como argumentos para negar los avances populares auspiciados directa o indirectamente por la Revolución Rusa en el mundo entero y durante varias décadas.  

(…)

Se nos imponen algunos interrogantes: ¿el ritual monótono de las efemérides, no consiste acaso en una ratificación de los usos y costumbres como forma de garantizar la voluntad de los muertos? ¿Este tipo de ritual, no inhibe acaso los procesos de autorreflexión y reevaluación mientras rinde tributo a la banalización del marxismo y favorece su composición como teoría cómoda y lengua muerta? ¿Con tanta repetición, no se corre el riesgo de desarrollarle al marxismo algunas patologías autoinmunes, según la expresión de Jacques Derrida? ¿No será que la izquierda dizque radical, por motivos diversos, se siente más cómoda en las prácticas conmemorativas? ¿Revolución permanente o conmemoración permanente? ¿No será que muchos y muchas marxistas de este tiempo prefieren los ejercicios evocativos inofensivos y relajados a los oficios más intensos y riesgosos? ¿No será que una parte importante de las organizaciones de la izquierda, ante el agotamiento de una matriz política centenaria y ante una crisis del capital de dimensiones sistémicas y civilizatorias, no sabe hacer otra cosa que anclarse en las viejas certezas y apelar a los remanidos recursos litúrgicos? ¿No será que nuestras representaciones del capitalismo y, por consiguiente, del marxismo, son anacrónicas? A veces, las conmemoraciones ocultan limitaciones, petrificaciones y abdicaciones; en fin: disonancias cognitivas. O amnesia. En Espectros de Marx, Derrida decía: “Se acepta la vuelta con tal que no vuelva la revuelta”. 

(…)

Porque el marxismo no fracasó desde el punto de vista epistemológico, más allá de que los últimos treinta años no hayan sido precisamente de auge paradigmático. Por supuesto que no estamos considerando al rudimentario marxismo de manual, con sus apologías dogmáticas y sus severas limitaciones epistemológicas. Ese marxismo sí que fracasó en toda la línea: contribuyó en forma pareja a la indiferencia política y a la irresponsabilidad política. Estamos hablando de otro marxismo, afincado en lugares de saber relativamente marginales, fundado en estrategias teóricas muy diferentes. Esta afirmación no pretende negar el desarrollo y la pervivencia en este último marxismo de algunos costados contaminados por los principios epistemológicos del enemigo. Pero el marxismo, sobre todo el marxismo de Nuestra América, viene avanzado en la crítica (autocrítica) a estos tópicos, al tiempo que viene deslastrándose de esos costados. Insistimos: no cabe hablar de taras epistemológicas.

(…)

Lo que no funciona bien en el marxismo, sus principales dolencias, remiten a discursividades, rituales, prácticas e inscripciones institucionales; a sus vínculos con la sociedad civil popular, el mundo del trabajo y la naturaleza; a los procedimientos para incidir en la lucha de clases en el contexto del capitalismo neoliberal y el nuevo imperialismo, y para conformar un bloque histórico de las clases subalternas y oprimidas. Por carácter transitivo también funcionan mal las “liturgias” y el “sacerdocio”. ¿Cómo debería ser hoy una política inspirada en el marxismo? ¿Cuáles serían las exhortaciones performativas más competentes para pasar de la enunciación a la acción en este, nuestro tiempo? ¿Qué recursos del marxismo resultan imprescindibles para la preparación colectiva de un proyecto liberador/emancipador? ¿En qué aspectos se deberían poner de manifiesto tanto las continuidades como las rupturas respecto de la tradición marxista precedente? Nos referimos a una política y un proyecto con posibilidades de arraigarse en el mundo de los y las de abajo, capaz de encontrar los lenguajes que contribuyan a su masividad y eficacia performativa, capaz de poner “en movimiento una potencia práctica”, como decían Marx y Engels en La Sagrada Familia de 1844.    

Entonces, el problema a dilucidar es cómo el marxismo puede servirnos de base para impulsar, articular y proyectar una práctica política emancipatoria en nuestro tiempo; o cómo podemos recomponer la “unidad paradigmática” entre teoría y práctica, proposiciones generales y acciones concretas, pensamiento y política, concepto y poder; o cómo reconstruir la autoridad y legitimidad de sus lugares de enunciación, o cómo el marxismo puede contribuir a crear las condiciones adecuadas para que la lucha de clases se constituya en materia para la política. Decimos: dilucidar para reparar. Esos son los déficits que, hoy por hoy, más nos importan.

(…)

En 2018, con más precisión el 5 de mayo, se cumplirán doscientos años del nacimiento de Marx. Jacques Derridá decía que los “Estados Generales”, son convocados cuando una crisis convoca a la deliberación colectiva. Él partía del sentido que los Estados Generales adquirieron a partir de las circunstancias que los instituyeron como la antesala de la Revolución Francesa, y se refería específicamente a unos Estados Generales del psicoanálisis. ¿Estaremos frente a una oportunidad para plantear la necesidad de convocar a los Estados Generales del marxismo? ¿Podremos recurrir a la historia para “dar magnificencia a las nuevas luchas y no para parodiar las antiguas”, tal como planteaba Marx en el Dieciocho brumario de Luis Bonaparte (1851-1852)? 

Esperamos que la conmemoración del bicentenario del natalicio de Marx sea una buena oportunidad para debatir sobre posibles  renacimientos. 

(Fragmentos del Capítulo 2

“Efemérides marxistas” o el marxismo como problema.)

-Más allá de esto, nuestro contexto histórico actual nos interpela, ¿cuál es la vigencia de Marx hoy?

Va de suyo que consideramos históricamente agotada a la vieja conciencia política que supo producir el marxismo. (Lo mismo cabe decir en relación al horizonte instituido por la Revolución Rusa). Concretamente: esa vieja conciencia política ha perdido el poder de seducción que otrora ejercía sobre intelectuales y militantes sociales y políticos del mundo entero. Ha perdido su antigua capacidad de crear sujetos políticos. Desde la perspectiva del poder dominante, dicha conciencia política, ha perdido algunas posiciones como expresión de lo diabólico. Aunque la posibilidad de articulación de marxismo y polis sigue intacta. Como sigue íntegra la aptitud para constituirse en paradigma donde confluyen el pensamiento crítico y la política radical. En buena medida depende de la vocación militante por desarrollarle nuevas “encarnaciones” y una nueva conciencia política, de recuperar sus aptitudes de crear sujetos políticos sobre bases nuevas, distintas al “progreso” entendido como el desarrollo de las fuerzas productivas y a la democracia reducida a las políticas del “como si”. Creemos que esa vieja conciencia política –junto al viejo arsenal simbólico– puede servir para luchar contra la inhumanidad de las clases dominantes, principalmente para resistir (en un sentido acotado que refiere más a la preservación de una posición adquirida que a la “creación”). Pero el punto es que ya no alcanza para inspirar trayectos emancipatorios, desbordes democráticos y vocaciones constituyentes, en fin: sujetos políticos, discursos utópicos y programas activos de transformación radical de la realidad que remitan a lo que Walter Benjamín llamaba “verdades épicas”. Tal vez las “efemérides marxistas” de 2017 y 2018, y las de los próximos años, contribuyan a discutir estos tópicos. 

La pregunta por el sentido del marxismo podría formularse apelando a modos más indirectos: ¿es posible una existencia humana digna y una autorrealización plena bajo la ley del capitalismo? ¿Pueden los grupos sociales explotados y oprimidos del planeta satisfacer su interés existencial en los marcos de esa ley? ¿Cómo contribuir a que estos grupos (incluidos todos nosotros y todas nosotras) vivan sus existencias limitadas y hasta miserables y espectrales como contradicción lacerante y no como parte de lo instituido y naturalizado como “lo real”? ¿Cómo contribuir a que los y las de abajo desarrollen un interés antagónico al interés por lo que es y lo que está? ¿Puede haber caminos hacia el futuro en el marco del capitalismo y el mundo burgués?  

El marxismo sigue siendo uno de los antídotos más intensos y eficaces contra la reificación de las relaciones humanas, contra el proceso de desencantamiento del mundo, contra la universalidad totalitaria y la esclavitud ideológica impuestas por el mercado. También es un antídoto frente a un conjunto de supuestas heterodoxias que impulsan proyectos que no buscan otra cosa que fortalecer las estructuras y los imaginarios capitalistas (capitalismo “regulado”, capitalismo con “rostro humano”, o similares); que promueven políticas tendientes a neutralizar los desequilibrios constitutivos de la dinámica objetiva del capital, en especial la desigualdad. Más allá de la complejidad de los recursos teóricos y retóricos puestos en juego, no hacen más que reeditar viejos reformismos ignorando resignadamente la unidad estructural que, como ya señalamos, caracteriza al sistema capitalista. El propio Marx, demostró la inviabilidad sistémica de estas alternativas. ¿Alguien conoce un antídoto mejor? El marxismo sigue siendo un insumo indispensable para intensificar los flujos de lo que late y vive, para que los seres humanos puedan realizarse plenamente y reapropiarse del mundo escamoteado, para conjurar todo lo que el mundo tiene de atrofiado y para que el mundo no le quede tan grande e inabarcable a la verdad y a la belleza. El marxismo fue, es y será imprescindible en toda experiencia popular contrahegemónica, que anticipe otra sociedad posible y que ponga en marcha un proceso de control del trabajo sobre el capital.

(Fragmentos del capítulo 15

Los sentidos del marxismo)

Malamud y el diálogo inevitable entre textos e imágenes

¿Qué hechos puntuales podemos ver ilustrados?
Malamud: -Una vez hechos los dibujos, me siento un espectador más y me alegra a veces encontrar algún sentido en el que no había pensado. Como tal espectador, creo que en los dibujos hay una intención de expresar la esperanzadora conjunción de lo visceral, lo plural, lo popular, lo vivo, lo emotivo por un lado; y lo racional, lo abstracto, la potencia del pensamiento por el otro. También expresan los peligros de que ese segundo aspecto deje de dialogar con el primero y se convierta en rigidez, dominación y muerte.

Pensar la historia en imágenes y de ahí darle el toque creativo, ¿qué estilo toman estas ilustraciones?
Malamud: -Personalmente tengo un gran interés por los temas desarrollados por Miguel en estos textos. Los leí en profundidad, diría que me sumergí en cada capítulo, y a partir de allí hice una lista de las frases que me resultaban más significativas y de las preguntas que me surgían. Eso iba depurando en una única frase que era la que más me impactaba. También leí los capítulos en voz alta y los grabé. Me ponía a dibujar escuchando el texto con una particular atención en la frase elegida. La idea del dibujo se iba desplegando allí mientras lo voy haciendo. Pretendo no pensar en el estilo, creo que el estilo es inevitable y aparece más claramente cuanto menos uno piense directamente en él.

El libro está compuesto por 15 capítulos cortos, cada uno de ellos con su correspondiente ilustración.

  1. Marxismo para náufragos.
  2. Efemérides marxistas” o el marxismo como problema.
  3. Los mil y un marxismos.
  4. La idea de necesidad histórica y otras asperezas similares.
  5. Tensiones. Releer el marxismo desde Marx.
  6. Marx y Felipe Varela. A 150 años de El Capital y de la batalla del Pozo de Vargas.
  7. Desgarros y contradicciones.
  8. Elogio de la anormalidad.
  9. Sobre los modos de implantación del marxismo
  10. El marxismo del Che.
  11. La revolución contra El Capital. 
  12. Marxismo y autodeterminación.
  13. La Revolución Rusa y sus derivas.
  14. ¿Sueñan los proletarios con revoluciones eléctricas?
  15. Los sentidos del marxismo.

Cuenta además con una bibliografía general, un prólogo de Aldo Casas y un epílogo de Hernán Ouviña. 

 

Leer más
“La presencia de artistas nos ayuda a juntar fuerzas, a pasar el momento, a poder unirnos”

Por Laura Cabrera @LauCab/ Fotos: Analía Cid

A poco de cumplirse un mes de los 258 despidos injustificados por el INTI y en un ambiente de constante persecución, trabajadores y trabajadoras del instituto abrieron la convocatoria cultural para artistas que  quieran realizar espectáculos o talleres en apoyo a quienes hoy se encuentran acampando por la reincorporación de quienes se quedaron sin sus puestos de trabajo.

“Creemos que el arte y la cultura claramente son una parte fundamental en todas las luchas, siempre de alguna u otra manera están presentes. En nuestro caso vinieron desde dibujantes hasta artistas conocidos y no conocidos para apoyar el conflicto y la verdad que nos suma un montón porque genera un espacio para poder visibilizarlo de cara a la sociedad”, comenta Paula, trabajadora del INTI, desde el acampe en donde el lunes se realizará un acto al cumplirse el mes de los 258 despidos. Esta afirmación quedó reflejada a lo largo de estos días en los que artistas de diversas ramas de la cultura se acercaron al acampe para solidarizarse con quienes se encuentran allí defendiendo su fuente de trabajo. “Es una lucha dura que implica sacrificio, estar en el acampe, sosteniéndolo todo el día”, destaca mientras remarca que la participación de artistas que visibilizan el conflicto a través de shows y talleres, hacen que ese malestar sea un poco más ameno y al mismo tiempo tome más fuerza.

En la búsqueda  de visibilizar aún más este conflicto, los trabajadores y trabajadoras del INTI lanzaron una nueva convocatoria para que quienes quieran sumarse puedan hacerlo. En ese sentido, además de los shows y talleres, en estos días actores y actrices enviaron videos en los que se los pudo ver hablando del conflicto y apoyando a quienes hoy se encuentran en el acampe, sosteniendo además el paro total en el instituto en el cual buscan no solo garantizar la continuidad de todos los puestos de trabajo sino además debatir sobre el futuro de esta institución.

Lo cierto es que hoy, trabajadores y trabajadoras necesitan el respaldo de la sociedad, ya que más allá de la gravedad de los despidos, a lo largo de estos días se viven momentos de constante persecución, la intimidación por medio de robos, la vandalización en el jardín, el pedido de listas de quienes adhieren a la medida, amenazas de más despidos y descuentos, todo esto en un marco en donde existe la “denuncia sobre la tercerización de la tarea del rumbo del INTI en manos de la empresa vasca TECNALIA, que contrató al represor de la ESMA Mario Alfredo “Churrasco” Sandoval”, tal como indican en un comunicado de prensa.

“Esta lucha es entonces, además, por mantener el piso de democracia en nuestro país. Luchamos porque todos y todas podamos expresarnos libremente, porque NUNCA MÁS nos vuelvan a perseguir. No es sólo poder garantizar nuestro derecho a huelga, inscripto en nuestra Constitución Nacional, sino también defender el intento de romper las relaciones y lazos humanos básicos que median nuestra relación laboral”, expresan, entonces qué mejor que hablar de defender derechos en las calles, con música, arte, poesía, con cultura para despertar lo que está dormido.

 VENITE A BANCAR AL INTI

ACÁ SE LUCHA CON ALEGRE REBELDIA, ARTE Y AMOR

Sábado 24/2

17 hs Torneo mixto de fútbol tenis

18hs Circo para toda la familia

18 hs Taller y muestra de  fotografía

20 hs La Chilinga + bandas en vivo

Domingo 25/2

18 hs Show de magia para grandes y chicos

19 hs Festival Sara Hebe + bandas en vivo

Lunes 26/2

10 hs Acto y conferencia de prensa a un mes de la permanencia en INTI

Contacto para participar:

Sol Pozzuto 1568482600

 

Leer más
Una obra en contra de la naturaleza

Por Laura Cabrera/ @LauCab Foto: Vecinos en Defensa de Santa Catalina

La flora y fauna de la reserva natural Santa Catalina, ubicada en el partido bonaerense de Lomas de Zamora, se encuentra en peligro. La empresa Ferrocarriles Argentinos planea levantar un muro en las vías, justo en el sector que atraviesa la reserva municipal. Este muro impedirá la circulación de los animales de un lado a otro del predio y el correcto crecimiento de plantas. Ante esta situación en la que una vez más el medio ambiente se ve amenazado, vecinos y vecinas de la zona realizarán este sábado desde las 17 una mateada en ese espacio verde, con el objetivo de informar cuáles son los alcances de la obra y cómo afectaría al terreno. 

Una vez más, vecinos y vecinas lomenses se unen para proteger a la Reserva Natural Santa Catalina de los avances despiadados de empresas que ven en terrenos naturales la posibilidad de emprender o, como en este caso, seguir magnificando sus negocios. En esta oportunidad la que está en peligro es la Reserva Municipal Santa Catalina, denominada así en 1991 mediante una ordenanza  del Municipio de Lomas de Zamora, quien según el documento mencionado, debe actuar en beneficio del paisaje natural, la flora y la fauna de ese territorio y nunca en favor de proyectos como este.

Lo cierto es que actualmente la empresa Ferrocarriles Argentinos comenzó a trabajar en la construcción de un muro de jersey de hormigón de un metro cuarenta de alto en el sector de las vías, el cual dividirá la reserva casi en dos, generando de esta manera consecuencias negativas para esas tierras. “Lo que intenta hacer la empresa Ferrocarriles Argentinos es subdividir, encerrar las vías del ferrocarril Roca ramal Haedo – Temperley por motivos de seguridad, de marcar el terreno que corresponde al ferrocarril. Pero todos sabemos que un jersey  de 1.40 o una reja de 2.30 no representa solución porque no es una zona de alto tránsito, no hay peligro de accidentes. Tampoco representa seguridad porque en esa zona una reja no es útil, sí es perjudicial para la reserva, tanto para las especies animales, muchas en peligro de extinción, como para la flora, por la intromisión del cemento”, explicaron desde la agrupación de Vecinos Autoconvocados de la Reserva Municipal de Santa Catalina, al tiempo que aseguraron que una construcción de esta magnitud también complicaría el trabajo de guardaparques y su paso de un lado a otro, además de dañar la estética de ese paisaje natural.

Una mateada como expresión de unión

En estado de alerta y ante los manejos de la empresa ya mencionada, los vecinos y vecinas de Lomas de Zamora y alrededores organizaron para este sábado 13 una mateada – que se llevará a cabo desde las 17 en la Reserva Municipal- que tiene como fin concientizar a los y las habitantes acerca de la importancia de proteger ese importante pulmón verde tal y como es de manera natural y, por otro lado, apelar a la lógica y la conciencia de quienes hoy son responsables de cuidar ese patrimonio. En ese sentido, el pedido de frenar la obra se hará tanto a la empresa Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado como también a quienes podrían aportar a que esto no ocurra, a saber, el Municipio de Lomas de Zamora, el Ministerio de Transporte de la Nación y otros organismos intervinientes.

La licitación fue aprobada y las tareas de la empresa constructora CONINSA S.A. ya comenzaron a lo largo del trazado de las vías, pero gracias a los vecinos y vecinas que se hicieron escuchar durante un mes y medio, la obra se frenó justo en la zona en donde comienza la Reserva, al menos hasta que haya una resolución que debería ser en beneficio de las 17 hectáreas de la Reserva Municipal, que se encuentran pegadas a las otras 700 hectáreas que conforman la Reserva Provincial. “No es la primera vez que la Reserva Natural Santa Catalina se encuentra en peligro, en muchos casos fueron producto de los negociados, producto del intento de venderla, producto del intento de subdividirla, de diezmarla”, resaltaron desde la agrupación de vecinos al recordar momentos en donde hubo venta de terrenos e incluso el abandono de la porción ahora en conflicto, cuando entre 2001 y 2003 el Municipio de Lomas de Zamora mantuvo el predio en estado de abandono y fueron los propios vecinos y vecinas quienes comenzaron a trabajar desde el voluntariado para mantener la zona en condiciones, señalizando, plantando especies, entre otras acciones.

Dado que se trata de la porción a cargo del Municipio de Lomas de Zamora, vecinos y vecinas mantuvieron una reunión con el coordinador de la reserva, quien accedió al diálogo en representación del Municipio. ”Nos expresa que tiene intensión de minimizar los impactos en la Reserva, acercando la construcción lo más pegado que se pueda a la vía. Pero nosotros insistimos en que no se realice la obra en el lugar, estamos muy firmes en eso. También creemos que el Municipio de Lomas de Zamora es responsable en hacer cumplir la ordenanza que desde hace más de 30 años rige en la Reserva. En esa ordenanza se expresa que una obra de esas características no puede ser realizada, por eso nuestro reclamo también es al Municipio”, finalizaron.

 

 

 

Leer más
“Sin trabajo no hay libertad de expresión”

El pasado martes 2 de enero despidieron a 16 trabajadores y trabajadoras de Radio Nacional

Leer más
Despierta Conurbana: Arte con perspectiva de género

Por Laura Cabrera @LauCab

La colectiva integrada por mujeres del ámbito de la docencia, la música, el teatro, las artes visuales y otros ámbitos de la cultura realizarán su primer festival para visibilizar la problemática de la violencia de género. La primera edición de Despierta Conurbana se realizará este sábado desde las 15.30 en el teatro Nobles Bestias, en la localidad bonaerense de Temperley.

Todo surgió desde un hecho puntual en el cual una mujer del ámbito artístico se veía invadida en su espacio laboral por su ex pareja, quien violó en reiteradas oportunidades la medida perimetral. A partir de esta situación, nace de un grupo de mujeres artistas y docentes la necesidad de contar desde el arte historias vinculadas a las violencias, de desnaturalizar la violencia de género en todos los ámbitos. “El cambio es cultural. La dominación comienza por lo simbólico. A esto apunta el festival”, indicaron desde la organización de Despierta Conurbana, colectiva de mujeres que este sábado realizará su primera intervención multicultural con perspectiva de género en el sur del Conurbano.

La jornada que se realizará en el teatro Nobles Bestias (14 de Julio 142, Temperley) a partir de las 15.30 contará con talleres, espectáculos musicales, stands de agrupaciones abocadas a asistir a mujeres ante situaciones de violencias y el stand de la editorial Chirimbote, nacida a partir de un proyecto decidido a romper con los estereotipos a partir de los primeros años de la infancia y contar historias clásicas con otra mirada.

El trabajo que se verá reflejado el sábado es el resultado de debates abiertos por mujeres de la Colectiva Despierta Conurbana, quienes en diálogo con Marcha contaron cómo se conformaron y se fueron fortaleciendo como grupo hasta llegar a esta primera posibilidad de visibilizar a través de interpretaciones artísticas de hechos concretos.

¿Cómo se origina Despierta Conurbana como colectivo y por quienes está
integrado?

-Se origina en  un hecho puntual, en el que Paulo Pauluchi, viola una medida perimetral que se le había impuesto a raíz de malos tratos que él había propinado contra una ex-pareja.  Este hecho pone de manifiesto muchos otros, tales como la aceptación y el aval que este
tipo violento tiene en el medio, este y muchos otros tipos como él, el rock, el teatro están llenos de episodios de violencia y abusos contra mujeres. Nuestra colectiva está integrada  por mujeres de las artes visuales, el teatro, la música, la academia, la docencia, la cultura. Las integrantes somos Julia Celeiro, kali Sandoval, Gabriela Pagés, Laura Pagés, Laura Lagronch, Beatriz Campos, Raquel Pardo, sosonia, Yanil Amato, ina Veron, Miryam Aserrad, Lorena Torelli, Delia Iglesias, Martina Cruz, Canela Kallsen, Malvina Silva y Julia Beitelmajer.

Es el primer festival que realizan ¿cuáles fueron los motivos que las
llevaron a impulsar este proyecto?

-El motivo que nos nucleó en principio fueron los hechos antes mencionados, que nos movilizaron y nos encuentran a todas con ganas de hacer algo, de cambiar, de hacer algo positivo con esto, de hacer cosas que modifiquen nuestro entorno, informarnos, aprender, conocer qué está pasando. Hay gente que tiene mucha data para compartir, y colocarnos a nosotras en un lugar que vaya mucho más allá de la furia, el enojo, la queja, y si desde la apertura, del  dar, el recibir, el poder compartir.

Teniendo en cuenta que se trata de un festival cultural con
perspectiva de género ¿Existe en el conurbano alguna red cultural que
trabaje con la misma temática?

-Existen muchas producciones independientes de mujeres que trabajan la temática de género, pero no vinculadas entre sí.   Está  la red Mujeres Cineastas  y  de  Medios  Audiovisuales,  nacida en CABA, pero formada por muchas conurbanas, originada a  principio de año en  un
asado entre amigas, hoy tiene más de siete mil integrantes de todo el país,  que viene realizando encuentros  zonales. Las otras redes presentes en el conurbano están  relacionadas con el cuidado y la atención de mujeres en situación  de violencia y vulnerabilidad. Y ahora estamos nosotras construyendo amorosamente aquí, en zona sur, expandiéndonos, y tejiendo lazos solidarios.
CHARLAS
17.00 hs. Perspectivas de género, Claudia Juan – Claudia Perugino
17.45 hs. ¿Cómo piensa el patriarcado? , Julia Beitelmajer
19.15 hs. Violencia Obstétrica, Ñuñu
20.30 hs. Deconstrucción de los roles en clubes nocturnos y el cuidado colectivo de los cuerpos, Hiedrah

TALLERES
18.30 hs. Socorristas Burzaco, Socorristas
19.45 hs. ESI – Ley Nacional de Educación Sexual Integral, SUTTEBA
20.00 hs. Reconocimiento de las distintas violencias, violencia mediática y
en el arte, Mica Gaitan y Nehuen Bernardini
20.45 hs. Disidencias travestis y tran, Alessandra Luna

MUESTRAS, INTERVENCIONES, ESPECTÁCULOS
Gabriela Pages Títeres para adultos
Lucrecia Vichenza Teatro
Laura Pagés Títeres para adultos
Martina Cruz So Sonia Poesia oral
Piel de gallina Intervencion Teatral
ColectivoEn Marcha Intervencion Teatral
Eugenia Leyes Intervención Teatral
Bienvenidos a la Computadora Música
Ganges Baby GB ft. ShePibass Show en vivo
Lorena Torelli y Stephanie Dame Circo
Maríai Isabel Muestra Collage
Piel de gallina Muestra Fotografica
Dj Mica Towers
Brenda Klee, Muestra pintura digital y mixta

STANDS
Campaña Nacional por el derecho al el aborto legal seguro y gratuito + Católicas por el derecho a decidir
Stand Ñuñu
SUTEBA – ESI Secretaría de Género
ATE – Comisión de Género
Editorial Chirimbote – Antiprincesas.

Entrada libre y gratuita.

Leer más
Adrián Berra: “Hay una idea de crecimiento conjunto”

Por Laura Cabrera @LauCab/ Fotografía: Irish Suarez

El músico Adrián Berra dialogó con Marcha acerca de su tercer disco, “Mundo debajo del mundo”, que, como sus trabajos anteriores, se trata de una producción independiente. La búsqueda musical, el camino independiente y el intercambio entre músicos, los ejes de este andar que, tal como dice Berra, le da la posibilidad de “ser el propio dueño de tu tiempo”.

Adrián Berra eligió ser músico. De todas las formas posibles, eligió también que ser músico iba a ser un trabajo que iría por el camino de la autogestión, de lo independiente, un camino en donde él junto a un equipo puedan disponer de sus propios tiempos y en donde lo individual quede de lado. “Hay una idea de crecimiento conjunto”, sentencia Berra al hablar de cómo se da esta relación laboral que ya lleva años de música encima. Pero podría aplicarse también a la idea del circuito musical independiente en el que hoy un músico puede acceder a nuevas tecnologías para dar a conocer su música, para compartir con otros y otras.

Adrián Berra es el músico que este año se encuentra presentando su tercer disco de estudio, titulado “Mundo debajo del Mundo”, que según el propio artista tiene un mayor trabajo desde lo musical. Lo cierto es que se trata de un disco que logra un equilibrio entre letras cálidas y cercanas  y las melodías suaves.

Es que las diez canciones de Mundo debajo del Mundo proponen algo más que sonidos y buenas letras, proponen desde esa base de lo cercano e identificable la posibilidad de mirarse a uno mismo, de buscarse, de encontrarse o perderse más allá de eso que creíamos que era lo que nos componía como personas. La magia de Mundo debajo del Mundo es el poder viajar hasta ahí donde nada se ve a simple vista.

Con miras a seguir presentando este último disco por el país y con la posibilidad de llevarlo a más países de Latinoamérica, Berra dialogó con Marcha acerca de este trabajo, que a su vez es el resultado de todo un camino recorrido.

-Mundo debajo del Mundo es un disco que hace referencias en sus letras al presente y al futuro, es un disco que no mira para atrás, es de alguna manera esperanzador, llama a moverse, ¿cuánto hay del pasado en esas letras que miran hacia adelante?

– Yo lo veo más como un disco que en sus letras mira para adentro. No sé si al tiempo lo pondría linealmente en una línea de tiempo sino que creo que mira para abajo, profundiza en la visión de las cosas. Me parece que es como un parar la pelota y repensar. Más que nada porque creo, que a diferencia de otros discos que hice, no sé si piensa en lo que debería ser o en lo que creería que sería, sino que me parece que es un replanteo.

-En este hacer constante, da la sensación de que todo lo que decís, cantás, escribís, forma parte de una búsqueda constante de uno mismo, de una misma, desde el interior, ¿cómo se lleva esa búsqueda a lo musical?, ¿qué cambió en vos musicalmente a lo largo de estos años?

-Creo que musicalmente en estos años lo que cambió en mí fue la búsqueda. Pude conectarme mucho más con la parte musical. El primer disco es mucho más letrístico y éste es un poco más de texturas musicales, de pasajes  musicales. Me parece que lo que cambió fue el enfoque, la música, que es la que viste a las canciones. Me parece que tuvo un poco más de lugar. Y es verdad que a lo largo de los años la visión de uno en general de las cosas van cambiando y entonces los enfoques van siendo distintos.

-Pensar en la idea de un “mundo debajo del mundo” puede ser positivo o negativo, porque por un lado es esto  de que “lo que no se nombra también existe”, es eso que vive en el silencio, algo que llama a la búsqueda pero que a la vez en el mientras tanto permanece oculto, ¿cómo entendés vos esta idea?, ¿cómo se hace desde la música para dar nombre a eso que permanece por debajo del mundo?

-Me parece que si algo tiene este disco es justamente que no llega a ninguna conclusión sino que deja abiertos esos planteos, porque “Mundo debajo del Mundo” quizá para alguien sea negativo por la palabra “debajo” y para otros quizá lo que está oculto es algo escondido y para otros algo que está por salir. Una planta, por ejemplo, tiene una semilla debajo de la tierra y puede ser que brote algo buenísimo y no por eso tiene que estar ahí tapado o reprimido. Por eso es un concepto amplio el que tiene el disco. Abordo el concepto desde distintas maneras, por ejemplo en “Luna” en donde nombro a la luna de distintas maneras sin decirle luna hasta el final, o “Mundo debajo del Mundo” que sí habla de dos mundos especialmente y en esa canción sí aborda que hay un mundo que está como latente abajo, que quiere salir, es como el verdadero mundo de uno. Y arriba está el mundo que se ve. En esa canción sí plantea el mundo que vemos y el que no vemos, que para mí muchas veces es el que habla realmente de nosotros, no el que mostramos.

-Tus tres discos editados son producciones independientes, de la misma manera tu música circuló a lo largo de todos estos años por espacios alternativos pero también en grandes salas. ¿Qué te lleva hoy  a seguir tomando la decisión de ir por el camino del circuito independiente para editar y también a la hora de tocar, más allá de tener la posibilidad de hacerlo de otra forma?

-La posibilidad o la idea de seguir por un camino independiente tiene que ver más que nada con ir tomando la decisión que uno tiene ganas, lo que uno desea en ese momento. Mi proyecto es independiente, así mismo tengo un proyecto de trabajo en el cual somos muy unidos y vamos tomando decisiones juntos. Eso es lo que más me seduce de seguir  trabajando independientemente, de ir dando los pasos con los que nos sentimos cómodos e ir conquistando lugares con el tiempo y en el tiempo justo, no antes. Y poder tener la decisión de hasta dónde uno se involucra, en qué momento uno necesita parar, necesita viajar y seguir armando las canciones en otros lados. Es la posibilidad de ser el propio dueño de tu tiempo.

– ¿Cómo ves hoy el escenario musical independiente y la convivencia entre músicos en festivales y espacios de intercambio?

-Es muy rico a nivel país y a nivel mundial porque a donde vas conocés gente que hace música increíble y que tiene  la posibilidad de mostrarlo gracias a internet y a los medios de comunicación que hay, a las posibilidades de grabarse. Hay muchísima gente que hace cosas muy interesante en esta idea también de fusión, de gente que hace cosas originales y que lo que hace lo hace muy bien. Me parece que ahora hay también una idea de intercambio de los músicos que no sé si antes existía pero en la época que me toca vivir hay una idea de crecimiento conjunto, y eso está buenísimo.

-En 2018 continúa tu gira por Latinoamérica, ya comenzó este año, ¿cómo va a seguir?

-Queda seguir presentando el disco en las provincias argentinas a las que no hemos llegado por tiempo, como en la Patagonia, en Mendoza, en la Costa. Y después seguir para Chile, ver si sale Perú. Hay planes a confirmarse pero siempre con la idea de tocar estas canciones nuevas.

Leer más
Natalia Romero: “Uno escribe porque ama”

Por Laura Cabrera @LauCab /Foto: Andrés Álvarez

La escritora Natalia Romero presentará este miércoles en el Centro Cultural Matienzo el libro “El otro lado de las cosas”, tercera producción colectiva surgida del taller de escritura que coordina. Estos ejemplares editados por el sello Peperina Editora cuentan con relatos de cuarenta autores y autoras que, motivados por la “fascinación ante el mundo”, lograron rescatarle otra esencia a lo ya conocido.

Todo comenzó hace tres años atrás cuando la escritora Natalia Romero comenzó a coordinar el taller de escritura al que llamó “El otro lado de las cosas”, en homenaje un verso dentro del poema “La cara oculta”, de una de sus autoras de cabecera, la argentina Diana Bellessi. Para ese año, una de las primeras en llegar al taller fue Sara Paoletti. El taller crecía, la necesidad de exteriorizar las producciones que allí nacían se hacía cada vez mayor, y fue entonces cuando Sara, que además es diseñadora gráfica, propuso comenzar a pensar en la idea de un libro. Fue entonces cuando en ese ámbito íntimo, de comodidad y amistad que se generaba en la casa de la escritora, comenzó a materializarse esa idea de una publicación en papel.

“Al taller lo doy en casa y para mí siempre lo más importante de la literatura es que haya confianza, que uno se sienta cómodo, que pueda liberarse y ser sincero. Se armó una cosa de mucha amistad, entonces a partir de la propuesta de Sara de armar el libro, empezamos a organizarnos en 2015, juntamos plata entre todos para pagar el costo de la imprenta”, rescata Natalia al hablar de esa idea surgida de manera grupal y también como resultado de sus experiencias como participantes de talleres en donde una vez finalizado un texto surge esa necesidad de plasmarlo, dejar de modificarlo, de tan solo dejarlo ahí, para que otros y otras lo lean, lo interpreten, porque al fin y al cabo lo importante es soltar lo que cada uno escribe para que “haga su camino”, como explica Romero.

Estos tres años de historia tuvieron sus frutos en “El otro lado de las cosas”, compilado colectivo de más de 40 autores y autoras que pasaron por el taller y que presentarán sus producciones este miércoles 22 desde las 20 en el Centro Cultural Matienzo (Pringles 1249, CABA). Antes de esta fecha, que además incluirá música de la mano de Camilo Cipolat (quien también fue parte de uno de los talleres) Natalia Romero dialogó con Marcha acerca de esta experiencia puntual y sobre el hecho de escribir, de despojarse de ciertas cuestiones para dar lugar a una acción en la cual considera que el amor y la fascinación por el mundo cumplen roles fundamentales.

 

– “El otro lado de las cosas” surge de un taller de escritura, por ende es además un libro de creación colectiva. Teniendo en cuenta las individualidades de cada escritor o escritora que participó, ¿qué une a cada relato en lo colectivo?

-Lo que une a cada relato creo que tiene que ver con el espíritu del taller. Tiene algo de renovar o volver a mirar las cosas, de encontrarle el otro lado de la mirada más automática de las cosas, como de volver a ver por primera vez. Hay un texto de Patii Smith que a mí me gusta mucho, que es como el centro de todo, cuando ella en “Eramos unos niños” ve un cisne por primera vez y le pregunta a su madre qué es eso. La madre le dice que es un cisne y ella contesta “la palabra no me alcanzó” para decir todo lo que ella estaba viendo en ese cisne que se desplegaba en el lago. Entonces, me parece que lo que une a cada relato es un poco esa fascinación por el mundo. Para mí es importante que cada uno desarrolle lo mejor de su propia voz. Cada uno tiene una forma distinta de contar su experiencia, su vida o lo que surja.

– Yendo un poco al antes, a los talleres y a la idea de escritura, ya sea de cuentos, poesías, relatos, ¿cualquiera puede escribir?

-Cualquiera puede escribir siempre y cuando quiera escribir, siempre y cuando lo sienta. En el taller no trabajamos con formato cerrado, la forma viene sola. Creo que hay como una forma que cada uno tiene adentro y lo más difícil es encontrarla, lo más difícil es encontrar la propia voz, que a veces está un poco más oculta. Por eso también tiene que ver con el deseo: tiene que haber algo que uno no puede parar, algo irreflenable.

-¿Qué elementos son importantes a la hora de escribir literatura?

Lo más importante a la hora de escribir literatura es mucho amor, fascinación por el mundo, no tenerle miedo a la escritura, al misterio, no tener miedo a soltar el control. Uno se entrega a la escritura. Uno tiene que aprender que en la escritura no controla nada y que va a descubrir cosas propias que ni sabía que sabía. Uno para escribir tiene que tener confianza, disfrute, todas esas cosas que hacen a por qué uno escribe. Uno escribe porque ama.

-Teniendo en cuenta que la literatura siempre encierra un contexto en el cual un texto fue producido y que en ese sentido el arte es también una herramienta de lucha, ¿qué rol considerás que cumple hoy la poesía y los cuentos?

-La poesía, la literatura, es una gran herramienta de resistencia sobre todo. Yo aprendí mucho de Diana, de Paula Jiménez España, de Claudia Masin, que son mujeres que me marcaron en relación a lo que implica una poesía de resistencia. Sobre todo lo es también como dice María Teresa Andruetto, que es como que uno le gana al caos del mundo cuando se sienta a escribir un poema. Son esos gestos de devolvernos algo que todo el tiempo parece que nos están quitando. El rol es un rol de salvación, de resistencia y de fortaleza.

Leer más
Discos: Gurí

Discos: Gurí

Música 3 noviembre, 2017 0

Por Laura Cabrera @LauCab

El cuarteto uruguayo Ricacosa cruza el charco para presentar este sábado 4 de noviembre en la sala Caras y Caretas “Gurí”, su cuarto disco de predominantes tangos, milongas y valses.

Darle Play a Gurí es dar inicio a un mundo de nostalgias, de historias de la vida cotidiana, de sonidos frescos, de esos que hacen que quien escuche sienta ganas de mover el cuerpo al ritmo de melodías que nos llevan hacia los inicios de estilos como el tango, la milonga, los valses. El Cuarteto Ricacosa demuestra en Gurí lo hermoso de lo simple, del sonido de las guitarras como instrumento predominante, de las voces características del estilo y alguna que otra intervención  de percusión.

A lo largo de los doce temas que componen el disco, entre ellos “A Mario Nuñez”, “La Fulana”, “Serenata Oriental” y “Alma de Botón”, este cuarteto conformado por Matías Romero (guitarra), Camilo Vega (guitarra), Martín Tejera (guitarrón y voz) y Sebastián Rey (guitarra y voz) hacen hablar a las cuerdas, que en varias oportunidades son únicas protagonistas de temas que no necesitan de voces ni de otros instrumentos, que cantan por sí solas transportando a quienes escuchan a paisajes de ciudad, a otras épocas.

A mitad de disco y rompiendo un poco con la estructura en la que cuerdas y voces masculinas ofrecen una lista musical exquisita, llega “sueño de tango”, en donde la voz femenina de Giovanna Facchinelli viene a marcar la diferencia como voz protagonista, al igual que “Habanera de monte vi” en donde la presencia de una cantante no pasa desapercibida.

Puede que lo interesante de Gurí más allá de sus letras, sus ritmos y su calidad musical sea el rescate histórico de la música tradicional que comparte el país vecino con Argentina, el rescate de identidad musical desde el aspecto más puro, desde los ritmos antiguos y genuinos. Da la sensación de que Gurí es un disco que llega para salvar de alguna manera a esos sonidos que en la actualidad pueden escucharse por debajo, fusionados con otros estilos. Ahí también está su riqueza.

Antes de la presentación en Buenos Aires, los integrantes del Cuarteto Ricacosa dialogaron con Marcha sobre este disco y el género musical en el que se mueven.

Cada disco tiene un porqué,  una razón particular más allá del hecho se sacar un disco, ¿de dónde nace Gurí?

Martín Tejera: -Gurí nace de una espera en la cual pasó de todo. Sus canciones son testimonio de aprendizajes, vivencias y por sobre todas las cosas son fruto de las puertas que los discos anteriores nos abrieron, de información que nos aportaron amigos, y sonoridades que se nos pegaron en el camino.

Gurí es un disco clásico,  un disco que rescata las raíces del tango, de la música rioplatense. En el sentido musical eso está claro. Ahora, ¿a qué le canta Cuarteto Ricacosa?

Matías Romero: – El  Cuarteto  Ricacosa le toca y canta a la tierra donde germinó. Intentamos aprender y sostener los ritmos antiguos y los gestos musicales genuinos de esta parte  del mundo, dando aporte nuevo, con las  influencias de nuestra generación pero intentando que suene  auténtico y corresponda el legado antiguo. Nuestra música celebra el mestizaje criollo, lo  nativo,  lo europeo y lo afro. Todo esto converge en el trazo de nuestro pincel.

Tres discos después y con una trayectoria musical que lleva varios años, ¿qué continúa intacto a lo largo de cada material discográfico y qué consideran que tiene de novedoso Gurí?

Sebastián Rey: – Lo que continúa intacto de los discos es la frescura de las composiciones propias, y el disco Gurí particularmente es el disco que contiene más temas nuestros.

En la actualidad el tango es un género que volvió,  un género musical que las nuevas generaciones de músicos rescatan bastante en la escena argentina, ¿sucede lo mismo en Uruguay?

Sebastián Rey: Sí. Está latente en Uruguay también por la necesidad  del rescate de nuestra cultura. Hace unos diez o quince años, los que componemos nos pusimos a rever de alguna manera este asunto del tango y el folclor como verdaderas formas tradicionales y a agregarle nuevos componentes.

Gurí se presenta por primera vez en Argentina, aunque el disco ya se puede escuchar, ¿cuáles son las expectativas de esta visita?

Martín Tejera: – Mi expectativa es reafirmar que nuestro trabajo es correspondido. Tenemos con Argentina mucho sentir en común. Más allá del tango, el público de ese lado del río nos ha hecho sentir siempre que tenemos que volver y traer cosas nuevas, esa exigencia es sagrada para nosotros y esta vez podría decirse que hicimos los  deberes como pocas veces lo hemos hecho. La expectativa es confirmar que los toques van a estar buenísimos y dejar nuestras canciones sonando en el silbido.

¿Cuándo?

Sábado 4 de noviembre/ 21 hs.

Sala Caras y Caretas. Sarmiento 2037, CABA.

 

 

 

 

 

Leer más
Pensar los lugares de pertenencia como salas de cine

Por Laura Cabrera @LauCab

Cualquier realizador o realizadora puede proyectar sus películas en cualquier espacio, todas las películas tienen que contar con un lugar de proyección, todas las personas deberían acceder a la posibilidad de ver cine sin necesidad alejarse de su lugar de pertenencia. Estas son algunas de las premisas que dieron vida a Conurdocs, festival itinerante de cine que viaja por el conurbano buscando activar las inquietudes culturales de espectadores y espectadoras. Este domingo la jornada se realizará en Monte Chingolo, partido de Lanús.

De acciones foráneas a experiencias propias. Una vez, Emiliano Romero probó la experiencia de estrenar su largometraje llamado “Topos” en paralelo a la proyección en salas. La película llegó a centros culturales y fue vista por los espectadores y espectadoras de forma gratuita. Otras tantas veces, el realizador Patricio Escobar decidió presentar sus películas al aire libre en el Parque Lezama. En otro momento, el realizador Néstor Saracho presentó su corto Crónicas Emergentes en un festival internacional. Ganó un premio por ese trabajo, pero faltaba aún que los más cercanos y las más cercanas, aquellas personas que se identificarían con las imágenes y sonidos, pudieran verlo. De la experiencia de los dos primeros realizadores que creyeron que no solo las salas podían ser espacios de proyección y de las inquietudes por dar vida a ese mismo proyecto en espacios barriales es que nace Conurdocs, festival de cine que plantea la importancia de hacer circular las producciones de realizadores y realizadoras fuera de las salas y a su vez generar mediante actividades culturales puntos de encuentro para vecinos y vecinas, espacios con identidad propia, con la posibilidad de generar además distintas actividades útiles o representativas para la comunidad.

“La primera experiencia fue en Villa Corina, en un estacionamiento que hay en medio de los monoblocks. Fue a cielo abierto. Cuando  le pregunté a Patricio Escobar si podíamos pasar “Sonata en Si menor” me dijo que me podían prestar equipos (pantalla, generador). Se hizo a cielo abierto y la única entrada era que el espectador se lleve silla o almohadón, buscamos que el espectador también participe con esto de que traiga su silla. De los cinco días, dos estuvieron bastante llenos”, comenta Néstor Saracho al recordar los inicios de ese proyecto al que dio el nombre de Conurdocs. En esas primeras jornadas, el cine fue la excusa para dar lugar a una muestra fotográfica de la Isla Maciel y otra dentro del proyecto de arte urbano “Pintó la Isla”, del mismo lugar. Pero Conurdocs tiene un fin más allá de lo cultural, trabaja sobre las identidades de cada lugar en donde se instala, por ese es que en esta primera experiencia, vecinos y vecinas dejaron reflejado en un mural la historia de un niño del barrio que había sido masacrado en el ’76, casi como pintando su propia historia. “La idea era que el mural tenga un sentido en ese territorio, en esa jornada que tenía que ver con la temática de la dictadura”, explicó Saracho.

Con la alegría de que el primer Conurdocs se haya realizado en el barrio en el que vive, Saracho llevará este domingo el cine al Centro Cultural Crecer Luchando (Salcedo 1026, Monte Chingolo) en donde se proyectará “Bienaventurados los mansos” de Patricio Escobar y los cortos “Que el barrio no calle” (María Fernanda Maidana) y “La Transmisión” (Cultivarte Isla Maciel), estos dos últimos pensados desde la posibilidad de que aquellos cortometrajes producidos en talleres barriales tengan la posibilidad de ser presentados en pantalla gigante. Mientras esto sucede, un tercer Conurdocs se gesta con destino Laferrere, donde el festival de cortos y largometrajes tendrá lugar los días 8, 9 y 10 de diciembre con un trasfondo solidario, ya que además de las muestras dentro del marco cultural y en esa búsqueda de interpelación desde lo local, habrá un bufet para que quienes asistan puedan comprar alimentos y, mediante esa compra, colaborar en la colecta de dinero para lograr que un vecino pueda realizar las modificaciones necesarias para volver a su hogar luego de sufrir un accidente que lo dejó cuadripléjico.

Pensarse desde lo colectivo

Néstor Saracho cuenta su experiencia desde lo individual pero siempre dentro de un marco de lo colectivo, desde esta idea de que cuanto más organizados y organizadas, mayores posibilidades de generar actividades que sigan involucrando a toda la sociedad. En este caso en donde el cine es herramienta para la generación de conciencia sobre las identidades, el realizador destaca que este proyecto que hoy está a cargo de la cooperativa Níspero Audiovisual busca de alguna forma descentralizar, romper con esa logica centro/periferia en donde todo se centraliza en Capital Federal y muchas veces deja afuera al conurbano o las afueras de otras provincias.  “Yo quiero que las películas sean vistas en lugares que no son la centralidad de la Capital y además que haya más exhibición. Quizá debería ser una política pública del gobierno, pero como eso no está hay que empezar a agitar un poco eso y mover las películas”, analizó Saracho.

Ante la falta de políticas públicas que favorezca la producción y distribución de cine nacional, Níspero busca darle una solución al problema de la exhibición de películas, tanto para realizadores como para estudiantes de cine que quieran dar a conocer sus trabajos. “Yo creo que desde que uno empieza a estudiar se tiene que empezar a preocupar por la exhibición, no cuando terminás la película y tenés que esperar turno por dos semanas en el Gaumont, después de haber estado trabajando durante cinco años. El Conurdocs es eso”, finalizó.-

 

 

Leer más