Israel: una nueva licencia para matar

Por Leandro Albani – @LeanAlbani

Israel redobla las medidas para reprimir a la población palestina. Ahora la policía podrá disparar balas de plomo cuando quiera y contra quién quiera.

Mirar, apuntar y disparar. De preguntar, nada. Solamente sospechar y fulminar un cargador entero sobre cualquier palestina o palestino. Esta es la flamante medida tomada por el Estado de Israel, que permite una mayor cobertura para sus uniformados a la hora de reprimir a los pobladores de los territorios ocupados.

Según difundió el martes pasado la organización israelí de derechos humanos Adalah, la policía israelí dictó una nueva normativa que permite abrir fuego con municiones reales contra las palestinas y los palestinos sin utilizar previamente una opción no letal. En un comunicado, Adalah explicó que la medida se tomó “con el fin de evitar el peligro” y permitir “a los agentes abrir fuego directamente contra un individuo que, evidentemente, tuviera la intención de lanzar o está a punto de lanzar una bomba incendiaria, o contra aquel que está disparando o está a punto de disparar fuegos artificiales”. La normativa además justifica que el lanzamiento de piedras sea respondido con balas de plomos por la policía.

En declaraciones difundidas en la cadena HispanTV, Mohammad Bassam, abogado de Adalah, señaló que la decisión permite a la policía israelí actuar “sin control y de manera criminal”. Bassam dejó en claro que las posibilidades de que la vida de un oficial israelí esté amenazada por el lanzamiento de piedras o bombas incendiarias son “extremadamente pocas”. El abogado también alertó que la norma otorga “legitimidad para pulsar rápidamente el gatillo y permitir que jóvenes palestinos resulten heridos y muertos”. “Está claro que el reglamento no está dirigido en general a quienes lanzan piedras, sino que fue escrito específicamente en referencia a los adolescentes palestinos”, añadió Bassam.

Desde Adalah denunciaron a su vez que la policía de Israel se niega a publicar la totalidad de la nueva reglamentación. Debido a esto, la organización de derechos humanos continuará exigiendo una audiencia judicial para que se publique la normativa.

La denuncia de Adalah se produce cuando se mantienen las protestas palestinas, conocidas como la Intifada Al Aqsa, que comenzaron el año pasado y ya le constaron la vida a más de 200 pobladores palestinos y 6000 fueron detenidos por las fuerzas de seguridad israelíes. Al mismo tiempo, la normativa se conoce luego de que en los últimos meses de revelaran decenas de casos en los que los uniformados hebreos asesinan a palestinos y luego les plantan cuchillos. Con esta metodología, Israel justifica las muertes de palestinas y palestinos argumentando que sus soldados o policías fueron atacados y por eso respondieron con fuego real. Un ejemplo de esta situación ocurrió este miércoles en el asentamiento israelí de Ariel, en Cisjordania, cuando una mujer fue asesinada por las fuerzas israelíes, porque supuestamente iba a cometer un ataque contra los colonos.

El accionar represivo de la policía hebrea fue denunciado el domingo pasado, cuando centenares de israelíes de origen etíope se movilizaron en Tel Aviv para denunciar la brutalidad y discriminación de ese cuerpo de seguridad. El diario The Times of Israel informó que la policía reprimió la marcha y varios manifestantes fueron arrestados por “haber provocado un embotellamiento de tráfico”.

La normativa revelada por Adalah se produce días después de que el ministro israelí de Energía, Yuval Steinitz, declarara que “es preciso que la gente de los pueblos (palestinos) sea consciente de que si de un pueblo sale un atacante, lo pagará todo el pueblo”. Quien también llamó a aplicar la “solución final” al pueblo palestino fue el rabino israelí, Shmuel Eliyahu, manifestó que “el ejército israelí, en vez de arrestar a palestinos, debe ejecutarlos. No debe dejar a nadie con vida”.

Aunque en los territorios palestinos ocupados la represión israelí sigue en aumento, también crecen día a día las protestas contra el Ejército hebreo y el gobierno de Benjamín Netanyahu. Y pese a que los líderes israelíes se empecinen en dar vía libre a los asesinatos de palestinas y palestinos, un pueblo que durante setenta años resiste la ocupación y el genocidio sabe que las balas pueden romper los cuerpos pero no las ansias desesperadas para defender la tierra que los vio nacer.

Aquí el informe completo de Adalah en inglés