ELN colombiano: “Con este plebiscito exprés no queda bien hecha la paz”

Por Colombia Informa

Colombia celebrará un plebiscito para refrendar los acuerdos que firmen el gobierno y las Farc. Desde el oficialismo hasta algunos movimientos sociales y partidos de izquierda harán campaña por el SI, mientras que el uribismo encabezará el voto al NO. Aquí, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) explica por qué rechaza la propuesta.

El ELN dio a conocer este martes, en la editorial de la revista Insurrección, su postura sobre el plebiscito que se realizará en los próximos meses para refrendar los acuerdos entre el gobierno y las FARC. “Respetamos el camino que han tomado los compañeros de las FARC, así no lo compartamos, dado que los acuerdos de La Habana marcan una ruta, que no interpreta la agenda ni la metodología de negociación que hemos pactado con el presidente Santos y que anunciamos conjuntamente en Caracas el pasado 30 de marzo”, afirma el texto.

En la editorial, titulada “Un plebiscito entre dos aguas”, el ELN asegura que revisó con atención los discursos de la instalación de la nueva legislatura en el Congreso y resaltó la declaración del nuevo presidente del Senado, Mauricio Lizcano, quien llamó a acabar con la polarización para abrirle paso al “nuevo país” y su convocatoria a que “se haga bien la paz”.

No obstante, el centro de la declaración del ELN fue catalogar como precipitada la actitud de Santos frente al plebiscito: “Santos se afana en meter en este lapso (cuatro años) toda la gestión de gobierno, así quede mal embutida. De aquí proviene el acelere del actual plebiscito, en el cual los colombianos deben pronunciarse sobre el proceso de paz en desarrollo cuando aún no se ha firmado un acuerdo final con las FARC y el gobierno mantiene congelada la negociación con el ELN”.

La insurgencia agrega que “con un plebiscito exprés no queda bien hecha la paz”, que argumentaron puede guardar relación con el pulso del expresidente Álvaro Uribe, disputa en la que el proceso de paz, aseguran, “es apenas un medio para lograr su objetivo”, expresión de una polarización creciente al conjunto de la sociedad colombiana, según el ELN.

Una polarización conveniente

El texto de la guerrilla del ELN apunta que el SI y el NO envuelven al país en una suerte de `polarización conveniente´. “Quienes voten por el SI en el plebiscito serían asimilados como aliados de Santos, mientras que quienes voten por el NO serán vistos como seguidores de Uribe”, declararon. Esta sería, en su opinión, “una estratagema que pinta todo de blanco y negro, cuando la realidad colombiana es más compleja y muy distinta a la desfiguración que pretenden imponernos”.

Según el ELN, se pretende enfrentar a las y los colombianos a favor de una u otra fracción de la oligarquía: “Lo preciso es que mediante el plebiscito se refrendará sólo el desarme de las FARC, pero aún estamos muy lejos de alcanzar la paz, ya que se mantienen todas las causas que originaron el conflicto. La polarización mediática entre Santos y Uribe en torno al plebiscito se evapora cuando se plantea que la paz sólo será posible cuando se hagan las transformaciones estructurales de la sociedad y el Estado. Ahí, Santos y Uribe hacen solidaridad de cuerpo como oligarquía, pues ninguno está dispuesto a ceder sus privilegios como bloque dominante y se aferran al poder con toda la capacidad indiscriminada del uso de la violencia”, sentencia el texto.

¿Relación con el congelamiento de la mesa?

Según expresa la editorial, hay una hipótesis que apunta a que el congelamiento de la mesa de negociaciones con el ELN obedece a la táctica escogida por Santos de “primero pactar con una guerrilla para enseguida imponerle tales acuerdos a la otra y de igual manera sacar réditos políticos para luego si descongelar estos diálogos”, por lo que la insurgencia cuestionó la voluntad de paz del gobierno.

La Revista Insurrección es el medio de comunicación oficial del ELN, por lo que su editorial establece la postura de esa organización insurgente acerca de los temas de coyuntura, es este caso, el plebiscito que sentenciaron es “otra artimaña publicitaria, que intenta ser presentado como sinónimo de la Paz”.