Acoso callejero: ¿y si fuera al revés? (Video)

Video por Nadia Sur/ Foto por Candela Gentile

Tomando como partida que el acoso callejero es una situación de violencia, desde la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres salieron a las calles a intervenir espacios públicos con una acción performática que muestra esta realidad e intenta generar conciencia en varones y mujeres. Además, tres proyectos de ley buscan concientizar, prevenir y sancionar el acoso callejero en la Legislatura Porteña y el Congreso de la Nación.

¿Cuantas veces nos pasa que al salir a la calle, al subir al colectivo, al tren vivimos u observamos situaciones que nos ponen incómodas y vulnerables? El acoso callejero nos persigue todos los días de la vida, a todas partes. No distingue edades, basta con ser mujer para que el varón patriarcal no pueda (no quiera) evitar molestarnos, acosarnos ahí en nuestro andar diario.

¿Qué pasaría si fuera al revés? ¿En qué medida tenemos naturalizadas estas prácticas machistas? Esta fue la propuesta de acción performática que realizó la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres, en la que se establece una situación de acoso a la inversa (mujeres acosando a varones), con el objetivo de alejar la mirada, reflexionar y generar conciencia sobre esta violencia que se reproduce cotidianamente.

https://www.youtube.com/watch?v=xvRs8cnRJBQ

Cuando el acoso callejero llega, lamentablemente no nos sentimos sorprendidas, desde que entramos en la pubertad nos vamos acostumbrando a recibir a diario “piropos”, en el mejor de los casos. Cuando nos sentamos entre pares a conversar sobre este tema todas tenemos para contar algún tipo de abuso o acoso que vivimos en los últimos días. Un bocinazo, un chiflido, una palabra que se supone debe ser halagadora, una grosería, un manoseo, un roce de los miembros sobre nuestros cuerpos. Todas estas situaciones son violencia.

Debe quedar en claro: incluso las palabras halagadoras son acoso, ya que uno de los  rasgos característicos del acoso es la falta de consenso de la víctima. ¿Por qué alguien tiene que opinar sobre tu cuerpo, tu forma de verte y de vestir sin pedirte permiso?

En contra de esta situación naturalizada e intentando revertirla, la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres comenzó este sábado una serie de intervenciones en la vía pública, principalmente en las estaciones de trenes del conurbano sur, con la propuesta de que, a través de esta acción performática en la que se establece una situación de acoso de mujeres a varones, se pueda generar conciencia sobre estas prácticas violentas.

Desde la Campaña sostienen que “la violencia no solo es el femicidio ni el golpe que nos da una pareja. El femicidio está relacionado a muchas prácticas cotidianas que van creando una imagen de la mujer desvalorizada, tomada como objeto, a la que se le puede decir lo que uno quiera por la calle, a la que se puede forzar y a la que se puede matar”.

 

Nota relacionada:

Desterrar lo naturalizado: leyes contra el acoso callejero