Ajedrez

Por Lilí Agudo/ Ilustración por Julia Garibaldi Tobias 

 

Jaque al rey.

El rey ha huido.

Jaque a la reina.
Se escondió en el castillo.

Jaque al caballo.
Se murió de hambre.

Jaque a la torre.
Está derruida.

Jaque al alfil.
Se arrojó al abismo.

Jaque a los peones.
Son todos esclavos.

¿de qué nos sirvieron las reglas
si terminaron con los jugadores?

Hay que buscar a la reina
y al alfil,
liberar a los peones.
Reconstruir el reino.
Levantar casas
en vez de torres
y que las reglas
las ponga el pueblo.

¿Acaso es justo que el peón avance
de a un casillero
mientras la reina se mueve
en todas las direcciones?

Cuna de oro
o pesebre de paja
se marca tu destino
con el nombre de tu casa.

Que el que haga
tenga.
Y el que robe
pague.

En este juego
no se regalan vidas
tampoco se perdonan
movimientos que matan.

Y el pueblo
peón que avanza
en todas las direcciones
va en busca de los casilleros
permitidos al poder.

 

***

Este poema fue escrito en junio de 2015 luego de participar en la acción poética del Colectivo FinDeUnMundo en conmemoración del asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillan. Es un homenaje a estos jóvenes que representan a un pueblo cansado de ser peón de reyes.