Ángel Cappa: “Los empresarios aprovechan el coronavirus para profundizar la reforma laboral”

Vuelven los intercambios con el periodista y ex DT, Ángel Cappa. Desde España, da cuenta de lo que sucede a partir de la pandemia de Corona virus y las repercusiones en el fútbol pero, sobre todo, en la economía cotidiana y en la situación de las trabajadoras y los trabajadores.

Por Gabriel Casas

Hola, Ángel. ¿Cómo estás, después de tanto tiempo?

Imagino que la pandemia del coronavirus está pegando aún más España que acá en la Argentina. De mi parte, y con familia, nos informamos sobre el protocolo oficial que dio a conocer el Ministerio de Salud del gobierno y seguirlo a rajatabla. Creemos que entrar en la paranoia, a la que suelen inducirte ciertos medios de prensa que desinforman en lugar de informar con personas experimentadas en el tema, no sirve, ni ayuda. Sé que es un asunto muy fuerte y hay que darle la importancia que se merece. Eso sí, sin entrar en pánico, ni en la paranoia. Eso no suma y en cambio, resta.

Respecto al mismo tema, hay algo que me resultó muy curioso (y hasta contradictorio) con el fútbol en Sudamérica. Como sabrás, acá la primera fecha del fútbol argentino de la Copa de la Superliga se jugarán todos los partidos a puertas cerradas. Algo que me parece apropiado por la situación. Sin embargo, este jueves por la Copa Libertadores de América hubo dos partidos en el mismo horario: Racing-Alianza Lima y Gremio-Internacional. En Avellaneda se jugó a puertas cerradas. En Porto Alegre, el estadio estaba lleno a full por tratarse de un clásico.

Lo que me resulta contradictorio es que en Brasil hay ya confirmados 79 casos de coronavirus y en la Argentina unos 35 más o menos. Sé que cada país utiliza su propio protocolo, pero me resultó chocante la situación, más haciendo zapping entre ambos partidos.

Quizás en Porto Alegre no haya ningún caso de coronavirus o con personas con los síntomas de dicha enfermad. Sin embargo, creo que en Brasil hay una población de 150 millones de personas y hasta Bolsonaro y un ministro de su gabinete es probable que lo hayan contraído. De hecho, no sé si viste que Bolsonaro dio una conferencia televisiva con un barbijo. En Argentina, tenemos 45 millones de habitantes, un tercio menos de los que hay en Brasil. O sea, que la posibilidad de contagio debería ser menor en cantidad a la que pueda haber en nuestro país limítrofe.

Incluso River se negó a jugar el viernes  contra Atlético Tucumán por el riesgo de Corona virus. Yo estoy de acuerdo con esa medida adoptada por River. Es como una señal de alerta de que el fútbol se debería parar como en otros países. De que también se deben cuidar a los protagonistas (futbolistas, entrenadores y las personas que tienen que trabajar en el estadio aunque sea a puertas cerradas). Sin embargo, la Superliga quiere descontarle seis puntos, como si vivieran en otro planeta.

Bueno, espero ansioso tu respuesta y tu opinión al respecto.

Hacele llegar mis saludos a tu hermosa familia.

El abrazo de siempre.

Gabriel

PD: Parece que si no empezamos a sumar muchos puntos, mi San Lorenzo y tu Huracán vamos a estar complicados con el tema del descenso a partir del próximo semestre.

—–

Hola Gabriel. Me alegro de reencontrarte y seguir conversando.

Ahora es inevitable el tema del coronavirus. Yo creo que, por un lado, algunos medios han generado una alarma exagerada pero es cierto que el asunto es serio. Acá en España y en Europa en general se ha declarado el estado de alarma. Todo está cerrado, bares, restaurantes, gimnasios, teatros, cines, etc. No hay colegios ni universidades. O sea, ninguna actividad, salvo la venta de alimentos, las farmacias y las estaciones de servicio.

El contagio es rapidísimo y los infectados se multiplican por horas. Los hospitales no dan a basto (también por la falta de personal y de elementos, ya que la sanidad fue privatizada en gran medida) y ahora se autoriza utilizar los privados en caso de necesidad. Tampoco hay, como sabrás, actividad deportiva alguna. De ninguna naturaleza. Las calles están desiertas. Y dicen las autoridades sanitarias que como muy pronto esto permanecerá 2 meses y puede que dure hasta 5 meses el contagio, para después empezar a remitir.

El mayor porcentaje de muertes está en la gente entre 70 y 80 años en adelante con patologías previas. Pero también es posible que muera, y de hecho es así, gente joven con ciertas predisposiciones. Los chicos, niños pequeños, tienen síntomas muy leves pero también son portadores y contagian a los mayores.

En fin, como verás estoy leyendo y escuchando todo lo que puedo para tratar de informarme. Y te digo que abundan en los medios televisivos y radiales sobre todo, tertulianos capaces de decir la barbaridad más grande con toda soltura.

Esto, como es lógico, va a producir (y ya está produciendo) una crisis económica de grandes proporciones. Las empresas sin actividad tendrán grandes pérdidas, aunque, como sabés, las grandes empresas son las que aumentaron su riqueza en la crisis que empezó en 2008 y fueron los trabajadores y las clases populares quienes la pagaron con el incremento de su pobreza.

Siguiendo a Naomí Klein y mirando un poco las situaciones recientes similares, ya supondrás quienes serán los más perjudicados económicamente en esta nueva crisis. Con leer La doctrina del shock, ya tenemos una certeza. No hace falta ser un gran analítico político para saber que otra vez serán los trabajadores quienes paguen esta crisis económica producto del coronavirus. Acá en España, ya en los inicios de la crisis, el presidente de los empresarios españoles declaró que no hay que tocar la reforma laboral vigente. Es que en el acuerdo entre el PSOE y Unidos Podemos, se menciona la necesidad de anular algunos artículos de esa reforma que decretó el PP (antes ya había una reforma laboral del PSOE, también). Bien, los empresarios aprovechando la circunstancia, ya hablan de profundizar esa reforma que ha sido y sigue siendo altamente perjudicial para los trabajadores.

Bueno, Gabriel, espero que la próxima charla sea un poco más alegre y podamos hablar también de lo que más nos gusta, que es el fútbol.

Un gran abrazo.

Ángel.