Bachelet ganó cómoda, aunque habrá segunda vuelta

Bachelet ganó cómoda, aunque habrá segunda vuelta

Al cierre de esta edición, y con más del 90% de las mesas escrutadas, la candidata del frente opositor Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, se imponía con el 46,75% en las elecciones presidenciales de Chile sobre la candidata oficialista Evelyn Matthei, que alcanzaba un 25,04%. Al no superar el 50% de los votos, habrá segunda vuelta el 15 de diciembre.

Este domingo se realizaron las elecciones presidenciales en Chile. Tal como anticipaban todas las encuestas la candidata de Nueva Mayoría, Michelle Bachelet se impuso cómodamente con más del 46% de los votos contra el 25% de su inmediata perseguidora, la candidata oficialista del partido de derecha Unión Demócrata Independiente (UDI), Evelyn Matthei. Sin embargo, de acuerdo a la ley electoral chilena solo puede ser proclamado presidente aquella persona que supere el 50% del total de votos, de esta forma las dos candidatas más votadas deberán ir a una segunda vuelta el día 15 de diciembre.

Por su parte, Franco Parisi, un economista de derecha que se presentó por fuera de la UDI quedó en tercer lugar con el 10,91% y Marco Enríquez-Ominami, un ex miembro del Partido Socialista que conformó el Partido Progresista (PRO) se ubicó cuarto con el 10,13%. Más abajo quedaron Marcel Claude, del Partido Humanista con un 2,77% de los sufragios, Alfredo Sfeir, ecologista, con el 2,33% y Roxana Miranda, del Partido Igualdad, con el 1,26%.

Una de las novedades de esta elección presidencial fue que, por primera vez, el voto no fue obligatorio. De esta forma sobre 13.573.000 de votantes que figuraban en el padrón, acudieron a las urnas 6,6 millones, es decir un 56%.

Al conocerse los resultados el presidente de Chile, Sebastián Piñera, felicitó a las dos candidatas que se enfrentarán en la segunda vuelta. Cabe aclarar que, previo a la elección no era seguro que Matthei lograra pasar a esta instancia, de hecho varias encuestas la ubicaban segunda pero por debajo del 20%. Por este motivo en el bunker de la UDI se celebró como un triunfo haber logrado alcanzar la segunda vuelta y Matthei, ex ministra de Trabajo del actual gobierno, pudo consolidarse como la referente de la derecha.

“Hoy fue un gran día para nuestra democracia. Durante la campaña se escuchó la voz de los candidatos, pero hoy se escuchó la voz de las personas”, subrayó el presidente de Chile.

Una segunda vuelta formal

Debido a los resultados obtenidos en la elección del domingo, es casi una formalidad la realización de la segunda vuelta el 15 de diciembre.  Bachelet necesita solo 4 puntos porcentuales para lograr ser presidenta y, si bien la política no es una ciencia matemática, resulta dudoso pensar que no podrá recolectar parte del 10% de Enríquez-Ominami o del 6% que suman Claude, Sfeir y Miranda.

A su vez, Matthei cuenta con el rechazo explicito del otro candidato de derecha, Parisi. Además de haber cruzado fuertes declaraciones durante la campaña electoral, el candidato que obtuvo el tercer lugar ya manifestó públicamente que él no llamará a votar a Matthei. “Por gente mala yo no voto. Lo más probable es que no vote”, sostuvo Parisi luego de emitir su voto este domingo. Además, al saberse los resultados fue el primero en salir a hacer declaraciones donde afirmó: “Matthei es una persona muy mala. Bachelet, es una dama de la política y la felicito porque va a ganar”.

El giro progresista chileno

Luego de años de ser un abanderado de las políticas conservadoras en el continente impulsadas por EE.UU. y yendo a contramano de los procesos de integración regional impulsados por los gobiernos de izquierda y progresistas de América Latina, Chile parece estar dando un giro.

Si bien Bachelet fue presidenta de 2006 a 2010 por la Concertación (el frente de partidos que gobernó Chile desde el fin de la dictadura hasta la llegada de Piñera a la presidencia) que no se caracterizó por realizar transformaciones profundas, su nuevo programa político parece apuntar hacia un nuevo rumbo. Entre sus propuestas, Bachelet defiende la educación pública y gratuita para los ciudadanos de bajos ingresos y una reforma tributaria progresiva donde paguen más los que más ganan. Ese dinero sería destinado a reformar la enseñanza, con énfasis en la calidad y la gratuidad. Pero más importante aún, aunque no explicitó cómo se llevará a cabo, es la propuesta de convocar una Asamblea Constituyente que ponga fin a la actual Carta Magna, heredada de la dictadura Pinochet.

En este sentido se manifestó durante el día domingo Camila Vallejo, candidata a diputada que acompañó la candidatura de Bachelet y emblemática exlíder estudiantil durante las movilizaciones de 2011. “No podemos repetir las mismas prácticas, no podemos permitir el mantener ciertas cosas del modelo sino que empezar a cambiar”, manifestó tras emitir su voto.

Vallejo insistió en que el objetivo del pacto que encabeza Bachelet no es solo desplazar a la derecha del poder, sino además desterrar las lógicas de la Concertación. Cabe aclarar que Nueva Mayoría lo integran los partidos de la otrora Concertación: Socialista, Por la Democracia, Radical Social Demócrata y Democratacristiano. Pero a ellos se sumaron el Partido Comunista (al que pertenece Vallejo), la Izquierda Ciudadana y el Movimiento Amplio Social.

“Los trabajadores han salido a las calles con fuerza, los sindicatos piden que se respete su derecho a huelga, a la negociación colectiva”, exclamó Vallejo y agregó: “Chile ha cambiado y así lo entiende la Nueva Mayoría”.