Balotaje: la izquierda ante una duda histórica

Por Martín Azcurra

El nuevo escenario compromete a las organizaciones de izquierda: quedar al margen de la historia o sumarse al envión para frenar a la derecha.

Es uno de esos momentos que nos interpela como sujetos políticos, donde se ponen en juego nuestros principios más cómodos en contraste con la realidad más cruda y, por supuesto, más incómoda. ¿Nosotros quiénes? Cada militante, cada organización, pero también cada familia, cada grupo de amigos… Nadie puede desentenderse, porque cada voto y cada punto son necesarios en este balotaje que promete ser extremadamente parejo.

Pero, definitivamente, el desafío más grande les toca a las organizaciones de izquierda. Su voz, su llamado, tiene que sonar por encima de los intereses de su propia organización, y sobrevolar a la altura de la historia y las necesidades reales y concretas del pueblo trabajador al que representa. No sirve de nada perder horas y días enteros buscando en los clásicos del marxismo una situación similar que pueda dejarnos tranquilos de no cometer un crimen revolucionario. Es el momento de escuchar para el único lado donde debiéramos tener orientados nuestros oídos ¿Qué nos dice el pueblo? ¿Qué nos dicen nuestros propios compañeros y compañeras en su intimidad, en una charla de mate o vino, lejos de las imposturas discursivas?

Cambio de escenario

Hay tres hechos novedosos en esta contienda, que están por delante de cualquier análisis. No sólo es el primer balotaje en la historia argentina (lo cual es muy distinto a una elección entre propuestas variadas), sino que además es la primera vez que una derecha sin tapujos se consolida como fuerza política y, por si fuera poco, tiene la posibilidad muy cercana de gobernar el país. Y en tercer lugar, y quizás sea lo más grave de todo, se trata del momento más regresivo desde que se inició el proceso bolivariano en América Latina y el Caribe, en el marco de una crisis mundial que empieza a castigar ferozmente a la región.

En este contexto inédito, el kirchnerismo comete grandes errores que lo llevan al precipicio de una dura derrota. Muy pocos confían en Scioli como la expresión política del denominado “proyecto nacional y popular”. Los que parecen más convencidos son los movimientos piqueteros K; algunos podrían decir que la razón es que dependen de la caja del Estado, pero ellos plantean que es momento de no titubear en la defensa de los derechos obtenidos.

¿Y el trotskismo qué?

Después de una recaída del FIT en las elecciones (no alcanzó los 800.000 votos, es decir que no pudo retener el millón de votos que obtuvo la izquierda en las PASO) y del llamado de Nicolás Del Caño a votar en blanco en forma inmediata (lo que expresó una falta de reflexión interna, y de proceso de debate democrático con las bases), la izquierda tradicional mostró una faceta antipopular y marginal. A nadie sorprendió esta posición de parte de una vanguardia iluminada que no puede leer la realidad por fuera de recetas, ni aceptar situaciones novedosas (porque todo ya sucedió en otro momento de la historia y fue escrito en algún libro por alguno de los tres autores revolucionarios), ni comprender los movimientos subjetivos que están por debajo de los procesos políticos.

Un llamado a la incomodidad

Votar a Scioli, o lo que es lo mismo, no votar a Macri, es sin dudas un llamado a la incomodidad, a la mugre, al barro político. ¿Qué sentido tiene llamar a votar en blanco cuando sabemos que muchos de nosotros, en la intimidad del cuarto oscuro, en el más absoluto silencio, lo vamos a votar (con caras largas por supuesto) o en el peor de los casos vamos a pasar la noche del domingo 22 de noviembre, con el control remoto en la mano, deseando que una mayoría del pueblo lo haya elegido, a costa de nuestra pureza intelectual? ¿Qué clase de cobardía es esa? Es casi como mandar a la guerra a los indios. Que se ensucien los plebeyos.

Seguramente, si tomamos individualmente a cada uno de los dos candidatos del próximo balotaje, no notaremos grandes diferencias en sus ideas. ¿Pero quién está detrás de cada uno de ellos?

Si tenemos un mínimo de militancia, si compartimos siquiera algún espacio de construcción con otras fuerzas políticas, no podemos negar que el militante kirchnerista es un compañero. A lo sumo podemos criticar su falta de práctica por fuera de la gestión, su excesiva confianza en las instituciones y muchas veces claro cierta soberbia. Pero es muy claro que ya no se trata del viejo dinosaurio del PJ, sino que refleja una nueva generación muy comprometida, con ideales de liberación nacional y latinoamericana, con una gran impronta setentista desinteresada y solidaria. Muchos de ellos y ellas transformaron las oficinas del Estado durante los últimos 10 años, abriendo puertas que nunca habían estado abiertas para los sectores populares y los movimientos sociales.

Scioli también representa otras cosas. No viene solo. Trae consigo los 12 años del proyecto nacional y popular en su más oscura contradicción. Proyecto que combinó beneficios para el pueblo (proteccionismo industrial, negociaciones colectivas de trabajo, extensión de las jubilaciones, universalización de la asignación por hijo y los planes sociales, apoyo a la economía social, acceso popular a la cultura, respuestas a las demandas de derechos humanos, género y diversidad, alineamiento con los gobiernos populares de la región, batalla contra los fondos buitres, etc) con políticas regresivas (extractivismo, monocultivo, clientelismo, precarización laboral, rechazo al aborto, no reformó la estructura policial corrupta y criminal, favoreció a la burocracia sindical, pagó la deuda externa, etc). Sin embargo, esas famosas contradicciones del kirchnerismo también expresan que hay un lugar de resistencia para que la sombra no avance sobre las luces, que hoy están siendo sostenidas, desde un lugar de trinchera, por esos compañeros que los lunes se ponen la remera de Evita y los viernes la del Che.

Pero más allá de esto, todos sabemos quiénes están detrás de Macri, pegados a su trasero de familia acomodada: el golpismo que perdió la batalla político-cultural y por eso no puede recurrir de nuevo a los cuarteles. Porque ya estuvo antes esta derecha en el poder, pero no llegó por los votos como ahora. Su expresión más cruda es el grupo Clarín y su ejército de mercenarios.

Es tan grosera esta nueva derecha democrática, alineada con el golpismo venezolano, hondureño y boliviano y con los gobiernos mexicano y colombiano, que las contradicciones del sciolismo no le llegan a la punta del zapato.

Oportunidad para crecer

La izquierda amplia, es decir la gente que tiene un pensamiento transformador hacia la igualdad social, no puede caer en las redes de los miedos clásicos del trotskismo: el miedo a generar expectativas populares en un candidato de la burguesía, el miedo a que las bases pierdan el norte estratégico, el miedo a legitimar el capitalismo (humano o no), el miedo a que otra organización “de la competencia” los corra por izquierda, etc. Miedos que le impidieron acumular fuerzas en todos los períodos de retroceso de la conflictividad social. Miedos que son propios de una clase intelectual burguesa, pero ni por asomo del pueblo trabajador. Pero además son miedos que expresan una falta de confianza en el pueblo, una subestimación de la conciencia popular y del potencial revolucionario que lleva el trabajador argentino en su sangre. Si la izquierda no supera esos miedos, jamás logrará ni una pizca de revolución en nuestro país.

Muy pocas organizaciones de izquierda se animarán a llamar a votar a Scioli o No votar a Macri, pero al menos deberían no llamar a votar en blanco, es decir, dar libertad de acción a sus militantes y seguidores sin hacerles sentir que votar a Scioli es una traición a la revolución.

Pero además hace falta una postura que nos ayude en cada espacio de base, una postura que nos permita dar un paso en la conciencia de la militancia, como lección de anti-sectarismo, de madurez política y de estrategia a largo plazo. ¿Alguna vez tomaremos una decisión que nos acerque más al pueblo, que nos permita alcanzar al menos una victoria a medias, que nos permita abrazar a otro compañero de otro color político? ¿Les seguiremos dejando a nuestra militancia y nuestras bases, otra vez, un sabor amargo, esa sensación de estar dando golpes al vacío? ¿Cómo pensamos recuperar los votos de la gente que confió en la palabra izquierda y que no quiere que la derecha golpista tome el poder? A veces la historia nos regala estos momentos de presión que no son más que una oportunidad para crecer.

Bình Luận

  • Cecilia

    El pronunciamiento de Nicolás del Caño por el voto en blanco no fue apresurado y sin consensuar. No hace falta preguntar. Ningún militante de izquierda votaría por Daniel Scioli. Ni siquiera cuando los kirchneristas, nerviosos, desesperados y violentos, intentan correrlos con cierta culpa (como lo hacés vos, Martín, en esta nota).

    Los tres partidos que integran el Frente de Izquierda (PO, PTS e Izquierda Socialista), como así también las fuerzas que los acompañan, están enfrentados con el kirchnerismo por muchas cosas. Entre ellas por ser cómplice de los asesinos de Mariano Ferreyra.
    Fue por la lucha de sus militantes, que pusieron a compañeros abogados en la querella, que lograron el encarcelamiento de José Pedraza y amigos.

    Esos mismos son quienes se levantan también por los desaparecidos en democracia. Recordemos que sólo gracias a la fuerza militante que se encontró el cuerpo de Luciano Arruga, ese joven desaparecido en La Matanza bajo el gobierno del presidenciable Scioli. Caso que, después de muchos años, continúa sin justicia.

    Fue por la presión de los trabajadores organizados que se logró romper el techo de paritarias para los aceiteros. A eso sumen la resistencia de los docentes bonaerenses, de los trabajadores ferroviarios, de los gráficos. Todos codo a codo pidiendo dignidad. Esa misma dignidad que exigen los pueblos originarios que la Presidenta se niega a recibir, escuchar, atender, acompañar. Claro, ¿cómo podría hacerlo? Si está ocupada sacándose fotos con sus verdugos.

    No le pidan a la izquierda que renuncie a sus convicciones. Porque ni siquiera necesitan sus votos para ganar.
    Un balotaje se gana con mayoría simple. Esto es: Scioli necesita uno o dos votos más sobre Mauricio Macri para quedarse con el sillón de la Rosada. No hacen falta porcentajes. El voto en blanco es un voto positivo pero con categoría separada.

    Si el kirchnerismo no pudo ganar en primera vuelta, como muchos de nosotros suponíamos, fue por errores propios. Y si hablamos de “escuchar al pueblo” sería buenísimo que escuchen ese empate con Macri en todo el país.
    Por algo el pueblo eligió a un candidato como él, que viene con un tan discurso despolitizado como de derecha a la vez. Por algo él les ganó territorio y se quedó con una de las provincias más poderosas.
    Quizás, además de su fabuloso marketing, hizo más peronismo que los kirchneristas. Y a los peronistas, muchachos, se les gana con más peronismo. No llorando votos de la izquierda.

  • carlos moral

    Hipocresía K. Como me divierte.
    Increíble como se justifica su ineptitud comparando y denigrando a la oposición.
    Háganle un favor al pueblo…. y sigan escribiendo sus textos tan reflexivos… que el pueblo necesita un poco mas de alegría, son como las cosquillas…. me dan tanta risa.

  • atulon Augusto

    Patria Grande decía que aprobaba lo bueno del Kirchnerismo y criticaba lo malo…O Scioli se volvió bueno o Patria grande ahora apoya lo malo.Que interesante evolución (je).

  • Celina

    Pense escribir largo, fundamentando; pero me parece que los comunicados de las organizaciones politicas de izquierdassssss ( troskistas y las varias) me representan, ya que formo parte de ellas.
    Por eso contesto, la nota no me gusto nada; no acuerdo y termino con la consigna ( sentida desde lo mas interno de mi vida y de mis experiencias militantes) No voto a los verdugos de los pueblos

  • Rodrigo Nicolás Zaracho

    Que fácil se le hace comentar desde el anonimato , digan de donde vienen a criticar a un portal de opinión yo rescató la diferenciación que hacen
    Yo soy un estudiante e integró el Centro de mi escuela que lo gentionan piber de la Campora y el FIT

  • Fede

    Totalmente de acuerdo con la nota, es FUNDAMENTAL romper con el sectarismo de “los troskos”. El purismo de la izquierda “troska” que teme a asumir contradicciones y que piensa que un proceso que no sigue un desarrollo “puro” predefinido y sin contradicciones internas (que surge de una lectura dogmática de los clásicos marxistas) es igual a la “traición” a la revolución y que piensa que el socialismo se instaura por decreto, es una gran traba a la construcción de un verdadero proceso revolucionario en la Argentina.

  • Rodrigo Nicolás Zaracho

    Creó también que votar en blanco es parte de lavarse las manos y no hacerse cargo del Futuro del país.
    Son dos hombres nefastos , pero nunca le voy a regalar mi voto a macri , votar en blanco , después de todo es eso ..

  • Danilo

    Las incoherencias del populismo. Para que la izquierda abandone sus principios y su método de analizar la realidad recurren al pueblo. “¿Qué nos dice el pueblo?”., preguntan. ¿Pero a qué parte del pueblo hay que escuchar? El 34,33 del pueblo que votó lo hizo por Macri. En Provincia de Buenos Aires eligieron a Vidal. Ay, estos populistas…

    Acá dejo un análisis mucho más metódico y sin demagogia.

    http://contrahegemoniaweb.com.ar/scioli-mal-menor/

  • Héctor

    Digo : tienen que dejar de ser puristas y lo que prevalece a futuro es la posición asumida de la historia para frenar y fragmentar a la clase dominante, haciendo evaluación del componente principal del sujeto y componente social organizado hoy que sustenta cada proyecto de modo diferencial ! sino, la historia los condenará !

  • marcelo ricardo moreno

    ¿CUÁNTO LES PAGA MACRI A LOS DIRIGENTES DE IZQUIERDA PARA NO DAR EL VOTO A SCIOLI?

  • Agustin

    No voto al verdugo de Luciano Arruga, todo lo demás bla bla bla.
    Viva la Izquierda que no pacta con la derecha.

    En blanco.

  • Hernan

    Ustedes decían en otra nota “http://www.marcha.org.ar/balotaje-y-avance-conservador-una-lectura-de-la-primera-vuelta/” “El Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), que logró alcanzar nuevamente casi el millón de votos. Es el único espacio político en esta elección que levanta una programa opuesto a las exigencias del gran capital y llama a la organización popular para defender los derechos laborales y sociales. ” ¿Tienen una línea editorial o escribe gente de variadas organizaciones?

  • piru

    Malísima la nota. El único análisis correcto que hace es que hay un nuevo partido netamente de derecha que puede gobernar el país. Todo lo demás, no entienden nada. Porque no se dejan de joder connla izquierda, que además representa menos del 3% del electorado. Vayan a pelearle votos a Massa y al monstruo que crearon solos. Macri es el espejo K y la gente prefiere cualquier cosa antes que la continuidad del kirchnerismo. Entiendalo.

  • Darío

    No, el FIT no consiguió 1000000, en las PASO, fué mucho menos. 800000 para presidente y 1000000 para Parlasur en octubre. O sea que la izquierda creció. Y si comparamos los votos, fuimos la única fuerza que creció (y sigue creciendo).
    En el tercer o cuarto párrafo de esta nota están los argumentos de porqué no votar a Scioli. Ellos mismos ya están argumentando la derrota. Scioli, ni Macri. Ni un verdugo, ni otro. Voto en blanco

  • Julio

    Muy bien la nota, pero tiene un error: el trotskismo no es “izquierda” y, agrego yo, mucho menos clasista, por más que así se autodenominen. Son parte del problema, nunca de la solución. Que algunas organizaciones interesantes hayan decidido apoyarlos me resulta un gigantesco error histórico, y el costo es su pérdida de credibilidad.

  • maria

    DECLARACIÓN DEL PARTIDO OBRERO ANTE EL BALLOTAGE

    POR QUÉ LLAMAMOS A VOTAR EN BLANCO

    Argentina ha sido sacudida por un viraje político del electorado, que tuvo mucho de imprevisto, en las horas previas a la jornada del domingo. Repitió, en forma contradictoria, lo ocurrido en las elecciones locales de la ciudad de Buenos Aires, cuando la lista encabezada por Martín Lousteau recogió un súbito aluvión de votos, aunque en esa ocasión motivado por el afán de derrotar a los candidatos de Mauricio Macri.

    El domingo 25, el peronismo perdió la gobernación de la provincia de Buenos Aires a manos de una fuerza política que ella misma se define como de “centroderecha”. El terremoto electoral no sólo se llevó puesto al nefasto Hanníbal Fernández; los `barones del conurbano`, que representaban el mayor sistema punteril del país, cayeron como castillos de naipes frente a candidatos improvisados.

    Como consecuencia del derrumbe del oficialismo existe la posibilidad de que Macri, en la segunda vuelta, alcance la presidencia de la Nación. Un representante político de la derecha y de un grupo empresario que hizo su fortuna con la dictadura ha quedado en las puertas de la Casa Rosada. En la geografía política de Argentina, sería secundado por los gobiernos de la Ciudad y las provincias de Buenos Aires, Mendoza, Jujuy e incluso Córdoba – en la cual obtuvo arriba del cincuenta por ciento de los votos.

    No debería sorprender que estos acontecimientos hayan desatado una enorme deliberación política, que se procesa en las fábricas, en las escuelas y en los barrios. El Partido Obrero toma en cuenta esta situación y aporta sus posiciones políticas al debate y a las decisiones que habrá que tomar el 22 de noviembre próximo.

    SCIOLI, MACRI

    Contrariamente a lo que indican los prejuicios interesados, el Partido Obrero defiende la tradición teórica y política del movimiento obrero clasista, que hace una distinción de jerarquías entre las expresiones políticas de la clase capitalista. Por ejemplo, entre democracia y dictadura y entre diferentes gobiernos democráticos y también diferentes clases de dictaduras. Sin comprometer nunca la independencia política del movimiento obrero combativo, hemos apoyado “a los enemigos de nuestros enemigos” en innumerables ocasiones, esto siempre con el propósito de restringir la capacidad de acción del enemigo principal y ampliar la de pueblo trabajador. En momentos críticos, por ejemplo, hemos llamado a votar por Evo Moráles, en 2005, luego de grandes insurrecciones indígenas, o por Lula, en 1989, contra Collor de Mello, el representante de la oligarquía de Brasil.

    Scioli y Macri, sin embargo, no representan principios políticos diferentes, no digamos ya antagónicos. Son los candidatos alternativos de la clase capitalista, nacional e internacional, para imponer una salida a la crisis de Argentina contraria a los trabajadores. Verdugos reconocidos del pueblo se encuentran en uno y otro campo: Berni, Casal, Hannibal Fernández; del otro lado, la Metropolitana, Montenegro, Fino Palacios. Unos patrocinan el Proyecto X, para infiltrar de espías a los movimientos populares, y mandan la Gendarmería contra los obreros en lucha; los otros reprimen en forma salvaje en el Borda para poder imponer un negociado inmobiliario en sus terrenos. Han sido socios comerciales en el reparto de la especulación con el suelo urbano y en el negocio del juego a gran escala.

    No hay, en la segunda vuelta de la ronda actual de elecciones, un enemigo del enemigo del pueblo; en ambos lados del mostrador hay un único bloque enemigo, separados por diferencias internas de la clase capitalista y como expresiones de etapas distintas del proceso político. Tanto el diario oficialista BAE como el opositor La Nación coincidieron en informar que hasta el 25 de octubre la mayoría de la cúpula empresarial estaba encolumnada en el apoyo a Scioli.

    Durante la campaña electoral los emisarios de Scioli, Massa y Macri recalaron en EEUU para negociar los términos de un acuerdo con los fondos buitres, y un nuevo endeudamiento internacional con el capital financiero. Ambos han destruido la salud y la educación estatal; ambos han contraído empréstitos en Provincia y Ciudad a tasas de interés usureras, que pagará el pueblo. Scioli y Macri han impulsado un fenomenal ajuste en sus distritos, subejecutando obras de interés popular y agravando el peso de los impuestos inmobiliarios.

    QUIEBRA DEL KIRCHNERISMO

    El ascenso de la derecha es producto de la bancarrota del kirchnerismo ‘nacional y popular’ de Chevron, Barrick, Cristóbal López y los bancos que se la llevaron con pala. Macri vuelve a ascender como consecuencia del fracaso pseudo progresista y pseudo nacional. La primera vez luego del gobierno de Cromañon Ibarra. ¿Qué diferencia de orientación pueden tener candidatos cuyos gabinetes cuentan con la presencia de ex directores del Banco de Inglaterra, como Mario Blejer (Scioli), o del JP Morgan, como Prat Gay? La necesidad del recambio político, que primero se expresó con el rechazo electoral a una nueva reelección de CFK, es una consecuencia más o menos directa de la cesación de pagos en que se encuentra Argentina y de la paralización de la economía. Esta cesación de pagos es el resultado del vaciamiento financiero al que fue sometido el país, bajo el eufemismo del ‘desendeudamiento’ que elogian los K, Massa (que fuera jefe de gabinete K) y Macri. Scioli y Macri disputan la dirección de una política de ajuste y devaluaciones que rescate al capital de la bancarrota presente y le haga pagar su costo a los trabajadores.

    No sorprende, en estas condiciones, que el oficialismo se encuentre cavando su propia tumba con enfrentamientos cada vez mayores, en especial provocados desde la Casa Rosada. La fórmula bicéfala Scioli-Zannini hace agua mucho antes de avizorar una hipotética llegada al gobierno. El kirchnerismo denuncia a Scioli de ser responsable de “la destrucción de la provincia” (Bonafini). Carta Abierta y otros agrupamientos de la izquierda kirchnerista han caracterizado a Scioli
    como representante de los “intereses concentrados”. Con este panorama ningún apoyo de último momento podría salvar a quien es considerado un enemigo por sus propios socios políticos. Subirse a una nave averiada solo podría aumentar el número de damnificados de un naufragio.

    Se cierra un período de nacionalismo burgués de cuarta categoría, que al igual que sus antecesores es el responsable del ascenso de fuerzas políticas reaccionarias. Esto ocurre a la escala de toda América Latina – desde el ajuste del gobierno PT-PMDB-Evangelistas, en Brasil; el ajuste de Correa, en Ecuador; y el desquicio económico de Maduro. Es necesario construir una izquierda autónoma y combativa en toda América Latina.

    El ballotage ha puesto al desnudo la inviabilidad del Frente de Massa, el árbitro electoral de la contienda –, cuya cúpula se ha dividido entre los dos campos en disputa e incluso el voto en blanco. Si Macri llegara a recoger la mayor parte de los votos del FR arribaría al gobierno en la cresta de un aluvión de votos que no comulga políticamente con el macrismo – del peronismo que boicoteó a Hannibal Fernández, del rejunte que encabezó Massa y hasta de una parte del “progresismo”. El macrismo sería, además, una ultra minoría parlamentaria. Esta base precaria explotará enseguida que se lance el ajuste de fondo.

    NUESTRA POLÍTICA

    El Partido Obrero y el Frente de Izquierda llamamos a votar en blanco en función de las perspectivas que emergen de este desenlace electoral. De ningún modo es una diferenciación en abstracto, mucho menos una auto proclamación. Nos delimitamos de un régimen político y social hostil al desenvolvimiento de la clase trabajadora y de las fuerzas políticas empeñadas en una salida anti-obrera a la bancarrota económica, política y moral de la que ellas mismas son responsables. No hay un choque de principios, por parcial o restringido que sea, entre Scioli y Macri, sino una comunidad de principios de cara a una nueva manifestación de bancarrota capitalista en Argentina.

    La inmensa mayoría del pueblo trabajador se dividirá, en tres semanas, entre votantes a uno u otro candidato del sistema. El llamado al voto en blanco es una tentativa de hacer prevalecer la unidad de los trabajadores frente a la política capitalista. Los que reclaman a la izquierda a que llame a votar a uno de sus enemigos, pretenden que nos sumemos a la división de la clase obrera, la juventud y el conjunto del mundo del trabajo detrás de intereses antiobreros.

    Los términos de esta declaración delimitan el voto en blanco del Partido Obrero del voto en blanco de dirigentes del arco centroizquierdista y massista, que no trasciende el pronunciamiento personal y que no establece una delimitación de principios con los candidatos del ballotage. El centroizquierdismo ha participado junto al macrismo en todo el ciclo electoral de este año, en diferentes provincias.

    El Partido Obrero llama la atención sobre las tendencias contradictorias del electorado, que son también un reflejo de la desorientación de la clase dominante. El voto a Lousteau en la CABA, en julio pasado, tuvo que ver con la misma base social que se ha corrido ahora al voto al macrismo. Pero si Lousteau hubiera derrotado a Rodríguez Larreta, ello hubiera puesto fin a la carrera presidencial de Macri, abriéndole paso a una victoria de Scioli en la elección general. ¡ O sea que quienes estuvieron a punto de voltear a Macri en julio, lo han llevado ahora al ballotage.!” El endiosamiento del electorado, propio del palabrerío constitucionalista, es incapaz de dar cuenta de las fuertes contradicciones que sacuden al país.

    El 22 de noviembre solamente tendrá lugar la definición constitucional de la titularidad del próximo gobierno. No definirá la salida a la crisis económica y política presente. Esa salida será decidida, por un lado, en el marco de una crisis mundial cada vez más aguda; de la anarquía del capitalismo y el mercado y del choque de fuerzas capitalistas rivales, principalmente internacionales; y por otro lado, por la lucha de los trabajadores para que la crisis capitalista la pague el capital y no el trabajo. Que la crisis la paguen los capitalistas significa una reorganización social sobre nuevas bases y un gobierno de los trabajadores.

    ¡Por una alternativa obrera y socialista!

    Comité Nacional del PARTIDO OBRERO
    1 de noviembre de 2015

  • Alejandro

    Atulon: Patria Grande no apoya a Scioli; simplemente no quiere que gane Macri (y creo que tampoco deberías quererlo vos).

    Celina: Sí votás a los verdugos del pueblo si dejás que gane Macri. Contra Scioli vamos a estar todxs en la calle, si es necesario; con Macri vamos a terminar muertos unos cuantos, si hacemos lo mismo. Sólo por eso deberías repensar qué hacer.

    Escribo esto dándoles la derecha respecto de que Macri y Scioli representen lo mismo, cosa que no es cierta, aunque ninguno de los dos sea precisamente un revolucionario. TODOS los que bancan a Macri nos quieren muertos (no exagero); la mayoría de los que bancan (hoy) a Scioli van a estar en la calle con nosotros, cuando llegue el momento.

    Sólo piensen lo que se juega el 22. No automaticen la cabeza.

    Saludos

  • diego leninista

    compañeros troskos que cagones de mierda,se abren de piernas y la historia pasa por otro lado!!!sin martires la historia no existe para uds,para lo unico que sirven es para hacer quilombo en la panamericana y no se olvieden que uds son la mano de obra barata de MOYANO todos tienen un muerto en el placard.

  • Nora

    Evidentemente los comentarios hechos hasta ahora son de esa izquierda sectaria muy buena para los debates ideológicos, pero totalmente inutil para construir poder popular…. Lástima…
    Rescato de esta nota la invitación a no despegarse de quienes aspiran a representar y defender.

  • Facundo

    Esta nota es nefasta. Si quien escribió tiene militancia de izquierda, como acusa de falta a auienes

  • Facundo

    Esta nota es nefasta. Si quien escribió tiene militancia de izquierda, como acusa de falta a quienes voten en blanco, debería preguntarse porqué en 12 años no fue capaz de construir una alternativa de izquierda cercana al pueblo y qué implicanca tuvo eso que enumera positivo en el kirchnerismo (proteccionismo industrial, negociaciones colectivas de trabajo, extensión de las jubilaciones, universalización de la asignación por hijo y los planes sociales, apoyo a la economía social, acceso popular a la cultura, respuestas a las demandas de derechos humanos, género y diversidad, alineamiento con los gobiernos populares de la región, batalla contra los fondos buitres, etc) para impedirlo. Eso hubiese sido madurez. A ver si le puede explicar a las víctimas de todo lo negativo del kirchnerismo (extractivismo, monocultivo, clientelismo, precarización laboral, rechazo al aborto, no reformó la estructura policial corrupta y criminal, favoreció a la burocracia sindical, pagó la deuda externa, etc) que es de maduro votar a su victimario. Lo único que hace es lavar su propia culpa votando a su verdugo bajo la excusa del “mal menor”. Demasiado tibio y totalmente contraproducente a la formación de una alternativa de izquierda para el conjunto del pueblo trabajador

  • charly

    Muy buena la nota ,las bestias apocalípticas no aceptan la reflexión porque prefieren el grotesco de la repetición escatológica

  • Vasco

    Azcurra se fue al pasto…

  • adrian

    Si no queremos que se compare trotsky a Stalin, no podemos comparar Scioli a Macri.
    Zurdo si, Sin memoria no!

  • raul

    LEO TU NOTA CON SORPRESA, ADMIRACIÓN Y REVERENCIA. NUNCA PENSÉ QUE IBA A COINCIDIR CON ALGUIEN DE TU IDEOLOGÍA EN ALGO QUE ES NUESTRO PRINCIPAL APOTEGMA: PRIMERO LA PATRIA. – UN PERONISTA –

  • Federico

    Es una locura esta postura política. Aumentar el caudal electoral del kirchnerismo, en un contexto de potencial triunfo, sería trágico para la izquierda y para la ciudadanía que representa. En la victoria, considerarían propios esos votos y anularían definitivamente el poco espacio que aún le queda a la izquierda en la contienda electoral y, sobre todo, en la lucha en la calle y en los movimientos contra el sistema. Esta es, lamentablemente, el peronismo que se disfraza de izquierda para neutralizar las críticas a un modelo que poco tiene de nacional y de popular. Mil veces lamentable.

  • Darío

    Che, qué bueno que tengas internet para escribir! Antes no hubieses tenido posibilidad. Bajá los humos, nene, que esto no es un jueguito de la Play

  • Jorge

    Desde cuando votar en blanco es esquivarle el bulto a una decision? Esta vez la decision no se va a dar en un cuarto oscuro (o si) sino en las calles. Y la unica forma de afirma las luchas que se vienen es votando en blanco y quitanto legitimidad a cualquiera que gane. que para el caso es lo mismo. EXACTAMENTE lo mismo. No es la primera vez que la derecha se presenta abiertamente en una eleccion y la gana. o se olvidaron del menemismo?

  • Luw

    Cuánta reflexión en los comentarios de los seguidores de Liev. Un vocabulario y un poder de argumentación propio del camarada Barrionuevo (se ve hubo transferencia en tanto reclamo consensuado y compartido).
    Parece que los incomodó algo que leyeron…

  • Gina

    Perdón, que es lo raro? Estos son los forros de la “izquierda”, que por supuesto NO es la misma izquierda en la que militaba por ejemplo mi viejo, lejos está de serlo, estos son todos pendejos caretas que me hacen reír muchísimo hablan de “revolucion” y mis queridos, la revolución NO se hace en las urnas!! La revolucion se hace con armas! O esta juventud moderna ya no conoce al Che Guevara? Jaja siempre lo mismo los cagones estos, cuando se la tienen que jugar tiran la de humo, irresponsables son, de tan ANTI que son se vuelven más derecha que la ultraderecha, siempre se vendieron por eso nunca llegaron a nada, no representan al pueblo, el pueblo pide NO VOLVER A LOS 90 EL PUEBLO LE DICE NO A MACRI, Y ELLOS SE CAGAN EN ESO! Izquierda?? Mmm no lo creo bajen los humos!!

  • pelado

    Los partidos de izquierda tienen una oportunidad para redimirse de haber marchado en el 2009 junto a “los verdugos de los pueblos”. , pero me parece que otra vez van a tomar el bondi que los lleva a contramano del pueblo
    Ojala por lo menos se den el permiso para pensar….

    PD Con una mano en el corazon, pocos pueden desentenderse de la imagen del 22 a la noche con el control remoto

  • Florencia

    No quiero matarles la ilusión y su proyecto de vida… Pero la política en términos de “izquierda y derecha” ya caducó… O al menos quedó en la memoria y en el corazón de algunos como dulces ideales… Si son fieles a su postura no votarían ni a Scioli, ni a Macri… Pero si abren los ojos a una nueva política, están invitados a votar por un cambio, en definitiva, ahi estaría ese espíritu de revolución que alguna vez han tenido…

  • Ariel

    No creo que se trate ahora de una elección,en esta instancia no se vota a favor de un candito,si tu propio candidato no llegó a esta instancia no estas votando ni eligiendo estas optando por vetar mas bien la opcion mas enfrentada.
    Pero en caso de votar en blanco como paso en la ciudad,probablemente estes facilitando 8 y no 4 años de liberalismo y una nefasta influencia en Latinoamerica.
    Y no es que Scioli sea bueno,sino que Macri es peor.
    Pero no pienses que alguien va a mendigar tu voto,pero si gana Macri y votaste en blanco el te lo va a agradecer haciendo mierda al país otra vez mas.

  • Martin

    Pareciera que el voto en blanco de la izquiera fuera una venganza contra el kirchnerismo. La cagada es q cuando llegue mauricio nos va a caber la derecha a todos, q gentiles los de la izquierda.

  • Peroncho

    ¿Qué podés saber vos de peronismo si sos de “izquierda”? Das por sentado -por ejemplo, entre otras falacias sin sustento sólido- complicidades entre el kirchnerismos y la mafia sindical que asesinó M. Ferreyra sin más, y en cambio te olvidás de que quienes acompañan en los cortes extorsivos a Barrionuevo, Venegas y Moyano son los de “la izquierda”. Estamos en Latinoamérica, en Argentina, andá con tus dogmas fallidos importados de Europa a joder a otro lado. Uno de tus gurúes de la “izquierda” con la edad que no lo puede desmentir, Altamira, ha confesado ser peronista en su juventud. El 68% de los desaparecidos por la dictadura militar de Videla eran peronistas… Explicame, ¿por qué se dieron y se siguen dando esos acontecimientos históricos así en este país? El único movimiento nacional capaz de de hacer justicia social, aun con sus errores, es el peronismo; los demás como “la izquierda”, juegan a la Revolución en la Play Station.
    En tu afán por criticar al kirchenrismo, la única clara expresión peronista de esta época, de modo bien barato como lo vienen haciendo tus líderes, decís que Macri es peronista, o aun más que el mismo kirchnerismo. Debe ser por eso que en los avances de los 12 años de gobierno kirchnerista, que no viene al caso mencionarlos, el PRO votó a favor de dichos avances en el congreso… Date cuenta, no sos más que una chicanera barata con argumentos que no son tal y todo el mundo ya los escuchó (las mismas imputaciones al gobierno las hace el Grupo Clarín).
    El trotskysmo y toda esa basura psuedo intelectual socialista no es más que una importación ideológica pedante. Y además -por si tampoco te diste cuenta todavía- engendradoras del stalinismo y el maoísmo, regímenes totalitarios y asesinos. Tu querido León, ídolo de Del Ñoca, ordenó sin necesidad, en su caso más conocido, el asesinato del Zar destituido y su familia, o sea sus hijos, niños; lo mismo hizo con sus opositores al régimen. Y no vale pena mencionar más a Trotsky para contestarte a vos, porque él en todo caso es un ilustre en la Historia comparado con los soldaditos de plomo de “la izquierda” en Argentina. Ni que hablar también después de los estragos de la Revolución Cultural en China, que puedo citarte.
    Nadie le llora votos a “la izquierda”, sino que se les reprocha el stalinismo de querer manejar la conciencia de sus votantes para que no voten por el FpV, porque saben que eso sucedería si les dieran libertad de acción. A los de la Izquierda de cartel -líderes y fanáticos, sobre todo- les conviene Macri en el poder, porque de esa forma tendrían una policía bien represora que les diera el quilombo que quieren, para así después sacar la chapa de que luchan en las calles. ¿Todavía creés que nadie se dio cuenta de por qué hacen ese juego solapado? Quieren llevar la gente a pelear en la calle con la policía y después hacer bandera con los caídos; lo más triste es que en sus campañas tramposas crean adeptos jóvenes que terminan siendo las víctimas principales del quilombo.

  • pablo

    excelente la nota y me apenan los que se aferran a su lugarcito mullido donde mantienen a salvo sus ideítas de kiosco, como dicen por ahí, los troskistas no existen, son los padres. salud por una reflexión como esta, que va hacia adelante. un abrazo

  • Amalia

    Ahora Pablo Ferreyra hermano de Maxi, está en nuestro espacio kirchnerista, ustedes no son toda la izquierda, porque el comunismo, partido base de la izquierda, también está con el kirchnerismo, a mi ustedes se me hacen un montón de inadaptados, que quieren hacer la revolución con una escoba y en parte pienso que representan la derecha, ese Del Cagno es un flor de vivo, que est.a incautando a muchos pibes porque se lo ve joven y fachero, y para mí se esta buscando un puesto en la polítca para su individualismo, esto mismo les digo a mis nietos,

  • Cris

    Ay Mirta Piru! ¡Cómo es de molesto que alguien se ponga “la gente” al hombro para justificar sus argumentos. Del otro lado del treinta y pico que cargas vos hay sesenta y pico que te lleva la contra.

  • Gente

    O sea, los votos ¡En blanco! del trotskismo serán diferentes de los demás votos en blanco (de derecha, claro). Pero los votos con nombre aunque sean diferentes serán iguales. Han apoyado los enemigos de los enemigos pero por allá. Los votos no miden la realidad pero tenemos todos contados. Los que no son oportunistas les dicen muchachos ¿no?

  • Guillermo

    El pueblo votó a la derecha, MACRI , MASSA Y SCIOLI SON LA DERECHA. 92% de los votos. Si querés sacá a Scioli (lo cual sería mentir, porque el FpV nunca fue socialista, y el porcentaje de personas que quisieran salir del capitalismo dentro del FpV debe ser de un 10%). Sin Scioli, Massa+Macri= 55% de los argentinos quiere derecha.

  • Gina

    Otra forra de “izquierda” más, que pretender hacer la “revolucion en las urnas”? No era que la democracia era una mentira y bla bla? Entonces porque se postulan para cargos democráticos? Porque ustedes también están sedientos de poder HIPOCRITAS! El pueblo les pide no volver al neoliberalismo ese Del que tanto se llenan la boca hablando mal ustedes, y cuando tienen la OBLIGACION Y LA RESPONSABILIDAD de no votar a la derecha más fascista que existe que es la de las lacras del Pro, votan en blanco, son unos cagones no se la juegan por nada y no tienen compromiso social! Ustedes no están exentos como ciudadanos también van a sufrir las consecuencias de que gobierne la derecha, y después no los quiero ver arrepintiendose, lobos con piel de cordero.

  • Daniela

    Coincido con vos, Ariel

  • Daniela

    posta

  • Turco

    yo soy trotskista y no solo voto en blanco, sino que voy a hacer campaña contra los dos candidatos que la patronal nos pone como “opcion”. Tambien “escucho al pueblo”, si eso significa a los compañeros en el comedor de la fabrica, no a los “compañeros kirchneristas” que “abrieron las oficinas del Estado a los sectores populares”. me hubiera gustado ver a esa abrepuertas en la dura lucha que dieron los trabajadores de la 60 o los aceiteros, por nombrar algunas. o por lo menos le hubieran trabado las puertas a los perros gendarmes de Berni cuando vinieron a cagarnos a palazos y gomas dejando un chofer en terapia intensiva. No se trata de un problema de “purismo elitista” como quieren hacer creer. Lo contrario, se basa en 12 años de experiencia con este gobierno que acaricia con la mano izquierda y te sopapea con la derecha. Pero el problema es que despues de diciembre Macri o Scioli nos van a venir a reventar a los trabajadores. Incluso muchos de los que aca dicen que votaran a Scioli abren el paraguas diciendo que los van a enfrentar en la calle. Por que no enfrentaron a Cristina cuando reprimio a los choferes de la 60? Por que no dicen nada de la agachada con Chevron, Barrick Gold, Repsol, Club de Paris, etc? La verdad si van a enfrentar o no a Scioli quedara por verse, yo lo dudo. Pero lo mas grave es que dicen que si gana Macri estamos “muertos”. Esto que significa? que no son capaces de enfrentar a Macri o ya estan derrotados? Solamente pueden conquistar o defender un derecho si se los “concede” un presidente desde arriba? Que lucha dieron en las calles para conseguir lo que Macri les va a sacar? Me parece que la Playstation se la tienen que despegar ustedes de las manos. Yo a los compañeros en el laburo les explico porque no voto a ninguno de estos dos verdugos porque se que su ilusion de que Scioli no los va a cagar, o tienen mas dudas que con Macri, es honesta. A diferencia de muchos supuestos izquierdistas que siempre terminan apoyando al “mal menor” (Felipe Gonzalez o Zapatero en España, Syriza en Grecia, Lula-DIlma en Brasil, etc). “El pueblo” no quiere o no necesita intelectuales que le chupen las medias o le digan lo que quiere escuchar. Lo que necesita son militantes que le digan la verdad por amarga que sea. Aunque no se convenzan de entrada, lamentablemente la experiencia dara lecciones. Y ahi los quiero ver a los que ahora prometen que votar a Scioli es un seguro contra ajuste y represion. No se escondan, o borren los archivos. Haganse cargo de lo que prometen. Su querido pueblo se los va a exigir.
    No tengo dudas de que vamos a tener que luchar contra Macri o Scioli. Espero que los que hoy apoyan a Scioli hagan lo mismo cuando sea necesario.

  • Andrés Sin

    Me parecen muy valorables una serie de cuestiones resaltadas en este informe.. La primera es la ruptura de la falacia de que dos candidatos políticos pueden ser exactamente lo mismo. Más allá de determinada crisis de los partidos políticos siendo atravesados transversalmente por el capital no se puede decir hoy por hoy, después de 12 años de kirchnerismo que el FpV y cambiemos tienen en su estructura los mismos intereses económicos, políticos y sociales. Uno de los indicadores más fáciles de detectar son los medios de comunicación que apoyan una u otra candidatura y los capitales internos y extranjeros que apoyan a uno y otro candidato. No son lo mismo, y las organizaciones populares y sus respectivos militantes, en todo acto democratico tienen la responsabilidad de ejercer su juicio para decidir que es mejor. O en su diagnostico, lo menos peor, lo que deja mejores condiciones de posibilidad para la lucha o resistencia. El voto en blanco no tiene consecuencias deslegitimadoras de la elección, solo le deja la responsabilidad a otros. Ahora, estaríamos resignando nuestra capacidad de diagnostico, nuestro derecho al voto dejando que otras acciones de convencimiento más marketineras decidan la elección.
    El otro punto de vista que destaco, es romper con esa división que demoniza al militante kirchnerista, en especial al militante joven. Es como que yo, que soy kirchnerista diga que Del Caño es un retrasado, lo putee, bastardee y odie negando todo dialogo. Se quiera o no es un tipo que sigue con sus convicciones, así como los militantes del FIT. Ahora, hablar, pueden decir un millón de cosas sobre mi diagnostico y mis contradicciones, pueden no compartirlas y sería bueno debatirlas. Pero nadie me va a poder decir que yo, u otro pibe de la universidad quiere exclusión e injusticia en nuestro país. Ni que mis esfuerzos son menos balidos, ni que mi amor por nuestra sociedad es menos fuerte por ser diferente. Y creo que ese sesgo que no nos deja ver a otros militantes como pibes que quieren cambiar las cosas para bien, es también lo que te abre la cancha a reducir una elección presidencial entre dos personalidades, cuando son dos estructuras políticas diferentes por sobre las que estamos decidiendo. Con distintos condicionamientos, distintos protocolos accionares, distintos capitales detrás, distintas concepciones derivando en distintas consecuencias.

  • Emil

    El voto en blanco deslegitima cualquier alternativa de ajuste. Imaginen un gran voto en blanco.. le dificultaria mas meter el ajuste. Acusar de sectaria a la izquierda por que no va de furgon de un candidato derechista es justamente lo q se llama independencia politica. banquensela. la derecha no es solo macri, Scioli insfran alperovich berni granados bein blejer othacehé y montaner tambien lo son. Voto blanco!

  • federico

    quedar al margen de la historia o sumarse al envión para frenar a la derecha. JAJAJAJA

  • Jorge

    Increíble! Llamando a votar a scioli cuando el gobierno Ni si quiera se juega a nombrarlo. Izquierda lamentable

  • Pablo

    “Miedos que son propios de una clase intelectual burguesa, pero ni por asomo del pueblo trabajador.”

    Si del pueblo se trata, la mayoría votaron a Macri, al menos en Buenos Aires y el conurbano. Y si de kirchneristas se trata, los que conocí son hijos de la burguesía y funcionarios del estado que viven en zona norte, o bien terribles burócratas antiorganización popular. No son compañeros.
    De todos modos, es terrible que aún en este contexto, el kirchnerismo siga soberbio e insultando a los demás. Por eso entre otras cosas perdieron, porque no tienen una construcción real desde abajo. Por esto mismo su militancia no busca interpelar al otro o construir procesos amplios de organización y lucha, sino insultar al que piensa distinto, porque así es como se aprende a construir desde arriba.

  • Daniel

    Escribiste una verdad histórica:¿Qué podés saber vos de peronismo si sos de “izquierda”?. Te falta agregar imberbes etc. Te suena??????.

  • Rosana

    La humanidad semisalvaje continúa discutiendo lo mismo que hace siglos. No resolvió el hambre, ni la pobreza, ni la esclavitud. La guerra es una forma de mantener alimentados a los grupos de elite
    Hace 24 años que gobierna el PJ en Argentina, y tuvieron mayoría en el Senado durante todos los gobiernos democráticos,; con el manual de Groeber en mano siempre pretendieron echarle la culpa de todolo malo a algún “enemigo”, hablan de los 90 y tenemos sentadito a Menem en el Senado, hablan de dictadura y hace poco nombraron a Milani como jefe del ejército., hasta estela de Carloto salió a defenderlo diciendo que “nadie es culpable hasta que no se demuestre lo contrario. Por favor, a todos les digo, no vamos a crecer como Nación independiente hasta que no eduquemos a los pibes para la coherencia y la defensa del Estado de derecho en la República
    No saldremos adelante hasta que todos breguemos por el cumplimiento de las obligaciones y el respeto de los derechos de todos. Mientras se nos mueren los pibes de hambre ( y el que lo niegue hágase ver por un psiqiatra) los que gobiernan miran para otro lado y nos venden espejitos de colores. Basta de discutir el pasado y el futuro. Arremanguémonos para construir un presente digno Las ideologías son perimidas, ya probamos esos caminos, lo único que dejan son muertos a los costados.Gane quien gane de todos modos será socio de Monsanto y de la Barrick, que son en realidad quienes dominan al mundo, en sociedad con las empresas farmacéuticas…¡ay! qué pequeñitos somos, nos deunimos y nos devoran los de afuera….

  • Hector

    Vos hablas de ese moyano q salio a apoyar a scioli los ultimos dias?

  • Lisandro

    Un revolucionario de izquierda, de esos que le pusieron el cuerpo a la lucha y la resistencia; Fidel Castro Ruz dijo: “Hay que defender a una mujer que representa el punto más alto de lucha en América Latina, que es Cristina Fernández” Está claro que no es lo mismo el FpV y la Alianza Cambiemos. Si la izquierda lo quiere ver de esa forma, es porque claramente quiere a Macri Presidente. Y lo quiere porque nunca han tenido voluntad de poder, solo les interesa ser oposición, y para ese objetivo obviamente es más cómodo un gobierno de derecha. Ya hemos visto en estos años como le costó ser oposición, en algunos casos hasta votando leyes junto a la derecha más rancia. Resulta que el primer viaje de campaña de Scioli es a visitar a Raúl Castro, recibe el apoyo de Lula, Evo, Mujica y la izquierda dice que son lo mismo. No jodamos, dejen de cuidar la quintita!!
    A propósito de esto, les recuerdo un fragmento del Poema Pensamientos de Juan Gelman, para que dejen de pensar en ser puristas y pongan alguna vez el cuerpo:
    “pero ahora nomás
    el comandante Guevara entró a la muerte
    y allá andará según se dice

    pregunto yo
    ¿quién habrá de aguantarle la mirada?
    ¿ustedes momias del partido comunista argentino?
    ustedes lo dejaron caer
    ¿ustedes izquierdistas que sí que no?
    ustedes lo dejaron caer
    ¿ustedes dueños de la verdad revelada?
    ustedes lo dejaron caer
    ¿ustedes que miraron a China sin entender que
    mirar a China en realidad
    era mirar nuestro país?
    ustedes lo dejaron caer
    ¿ustedes pequeñitos
    teóricos del fuego por correo partidarios
    de la violencia por teléfono o
    del movimiento de masas metafísico?
    ustedes lo dejaron caer
    ¿ustedes sacerdotes del foquismo y más nada?
    ustedes lo dejaron caer
    ¿ustedes miembros del club
    de grandes culos sentados en “lo real”?
    ustedes lo dejaron caer
    ¿ustedes los que escupen
    sobre la vida sin
    advertir que en realidad están
    escupiendo contra el gran viento de la historia?
    ustedes lo dejaron caer
    ¿ustedes que no creen en la magia?
    ustedes lo dejaron caer”

  • Silvia

    acuerdo con el voto ético porque no hay alternativa en este ballotage. Así lo sentía, así lo pensaba. Basta de elegir al menos malo para, en realidad, no elegir. Un aluvión de votos en blanco haría pensar a las dirigencias que merecemos respeto y que no pueden pegar bajo para que hacernos creer que estamos pensando en el país, mientras solo piensan en rehacerse así mismo a su propia medida y semejanza. Hasta las mejores cosas de kirschenirmo cristinista, que las hubo, se cocinan mirándose a si misma al espejo.

  • ARIEL

    Simplemente , la mejor explicación que lei, de porque no hay que votar a ninguno de los dos candidatos patronales. lo felicito

Deja un comentario