Bolivia: La autoproclamada se baja de la candidatura y negocia su impunidad

La presidenta de facto Jeanine Áñez anunció que finalmente no competirá en las próximas elecciones presidenciales del país andino generando más incertidumbre en las polarizadas fuerzas de la derecha boliviana.

Por Luis Hessel

Faltando tan sólo un mes para las elecciones Jeanine Áñez la candidata a la presidencia por la “Alianza Juntos” anunció su renuncia a través de un spot en el que declaró que; “hoy dejo de lado mi candidatura a la presidencia de Bolivia para cuidar la democracia, no es un sacrificio es un honor, porque lo hago ante el riesgo que se divida el voto democrático entre varios candidatos y que a consecuencia de esa división el MAS acabe ganado la elección”. También advirtió al electorado y al resto de las fuerzas políticas del país que si no se unían volvía “la dictadura” en alusión al gobierno de Evo Morales.

Tras reiteradas suspensiones las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en Bolivia el día 18 de octubre en un contexto marcado por una grave crisis social, política, económica y sanitaria provocada por el gobierno de facto que asaltó el poder tras el golpe del pasado mes de noviembre.

Los números en la carrera electoral no son buenos para la derecha boliviana. Las ultimas encuestas le otorgan a Luis Arce el candidato del MAS una intención de votos que supera el 40% del padrón electoral seguido por Carlos Mesa con 26% en tercer lugar Luis Camacho con un 14,4% y en cuarto lugar Jeanine Áñez con apenas un 10,6%.

El expresidente elegido por las mayorías, Evo Morales, comunicó en su cuenta de Twitter aque la renuncia de la autoproclamada Áñez a su candidatura no es ingenua. Garantizar que su impunidad luego casi un año dónde posibilitó cientos de hechos corrupción durante la pandemia, violencias y persecusiones y las masacres en Senkata y Sacaba. “Como lo habíamos advertido, Áñez renunció a su fallida candidatura con una doble traición a sus militantes y candidatos. Hace mucho que estaba decidida, solo faltaba negociar su impunidad”, aseguró en su publicación.

Ante la noticia el histórico dirigente aymara Felipe Quispe declaró que “la renuncia de Áñez es un pacto con (Carlos) Mesa que prometió no juzgar a nadie a cambio de ministerios” y denunció que el único lugar en que deberían estar Áñez y sus ministros es en la prisión de Chonchocoro por los actos de corrupción y el pésimo manejo de la situación sanitaria del país durante la pandemia.

Por su parte en comunicación con Radio Kawsachun Coca de Cochabamba, Evo Morales afirmó que la renuncia de Áñez a su candidatura fue por “instrucciones de los Estados Unidos” quienes promueven la candidatura del ex-presidente Carlos Mesa y llamó a la unidad de todos los bolivianos y las bolivianas para vencer a la dictadura en las próximas elecciones.

Luis Alberto Arce Catacora es economista y profesor universitario, fue el flamante ministro de economía de Evo Morales y arquitecto del “modelo social y económico” que provocó el inédito crecimiento del país durante la gestión del Movimiento al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP). Será acompañado en la formula por el dirigente sindical aymara David Choquehuanca quien fue parte del Área de Relaciones Exteriores del gobierno de Evo Morales y secretario general del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América). A pesar del importante apoyo popular a la lista del MAS no se descarta que el resultado final deba definirse en segunda vuelta frente a Carlos Mesa.