Bolivia: ¿Sí… pero NO?

Por Redacción Marcha

Todavía no hay cifras definitivas en el referendo para la reforma constitucional en Bolivia. El gobierno afirmó que existe un “empate técnico”

Con más de un millón y medio de votos contabilizados hasta el momento, los resultados del referendo que busca una modificación a la Constitución boliviana todavía no tiene un resultado definitivo. Según los datos difundidos por el Tribunal Supremo Electoral, el SI obtiene 36,49% y el NO 63,51%.

En tanto, la titular del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Katia Uriona, informó anoche desde la ciudad de Sucre que, según los resultados preliminares al 72,5% del cómputo de actas a nivel nacional, el Sí tendría un 43,2% y el No un 56,5%.

La funcionaria resaltó “que se ha tenido una masiva participación, superando como hemos indicado, más del 80% de participación en las urnas”.

En el referendo desarrollado ayer se ponía en juego la posible reelección del binomio Evo Morales-Álvaro García Linera, ya que el cambio constitucional, si es respaldado, permite cambiar el artículo 168 de la Carta Magna para que luego del período de cinco años de gestión, el presidente y su vice “pueden ser reelectas o reelectos por dos veces de manera continua”. Si en la elección triunfa el NO, el período presidencial será de cinco años, y pueden ser reelectos una sola vez de manera continua, como se establece en la actualidad.

La propuesta de modificación a la Constitución fue presentada por movimientos sociales y sindicatos, luego de una discusión de varios meses. Posteriormente, la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) entregó la iniciativa al Parlamento y una comisión del órgano legislativo aprobó la propuesta.

En este referendo, las seis millones y medio de personas habilitadas para votar debían optar por el Sí o por el NO a la pregunta “¿Usted está de acuerdo con la reforma del artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que la presidenta o presidente y la vicepresidenta o vicepresidente del Estado puedan ser reelectas o reelectos por dos veces de manera continua?”.

Las primeras repercusiones

En la noche del domingo, las primeras voces sobre los resultados parciales se comenzaron a escuchar, tanto desde el sector gubernamental como desde el abanico de la derecha boliviana. El vicepresidente del país, Álvaro García Linera, declaró que se deben esperar las cifras oficiales, aunque los datos arrojados por las encuestadoras privadas a boca de urna dan “un empate técnico”.

García Linera expresó que el resultado conocido anoche “muestra que pese a la guerra sucia, a la infamia y a la tergiversación que la oposición ha desplegado, la mitad del pueblo boliviano ha optado porque se modifique la Constitución Política del Estado”. De esta forma, el vicepresidente se refirió a las múltiples denuncias presentadas por el gobierno de Morales sobre las operaciones de injerencia en la campaña del referendo orquestadas por la derecha y respaldadas por sectores políticos de Estados Unidos.

Por su parte, el ministro de Autonomías Hugo Siles calificó de “irresponsable” festejar con datos extraoficiales, en referencia a las declaraciones de dirigentes opositores. “Ahora hay resultado de boca de urna y están festejando cuando sabemos que el conteo rápido no tiene primero efectividad y oficialidad”, advirtió el funcionario.

Uno de los líderes que anunció el triunfo del NO a las pocas horas de cerradas las meses de votación fue Rubén Costas, gobernador del departamento de Santa Cruz y vinculado con los grupos más radicales de la derecha, que afirmó que el rechazo a la modificación constitucional es “gracias a todo un pueblo que defiende la libertad”. “No queremos estar eufóricos, pero sí celebramos con el corazón”, agregó el dirigente, acusado de participar en varios planes de desestabilización contra el gobierno de Morales.

También se expresó el empresario y líder de la opositora Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, que pidió al mandatario que reconozca los resultados y cumpla su gestión durante los próximos cuatro años. Doria Medina argumentó que ahora en Bolivia se debe convocar a la unidad y no a la revancha, porque “debemos asumir esta decisión que ha tomado el pueblo con humildad y optimismo”.

OEA y Unasur coinciden en normalidad de votación

Tanto las misiones de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Unión de Naciones del Sur (Unasur), expresaron que la jornada electoral fue “normal” y “tranquila”.

El jefe de la misión de la OEA, ex presidente de República Dominicana Leonel Fernández, destacó que el referendo “ha transcurrido normalmente en paz”. El funcionario indició que según los informes recibidos no se produjeron inconvenientes, salvo algunos problemas de logística en la entrega de las boletas en Santa Cruz.

A través de un comunicado, Unasur resaltó el “clima de absoluta tranquilidad” de la votación, mientras que el Fiscal General de Bolivia, Ramiro Guerrero, calificó de jornada tranquila y normal. Guerrero se refirió a los inconvenientes registrados en Santa Cruz en la Unidad Educativa “Carmen Ortiz”, en la cual se quemaron papeletas marcadas y ánforas, por el retraso del inició del sufragio, a los cuales apuntó como “hechos aislados”.

Luego de este incidente, el Tribunal Electoral Departamental (TED) de Santa Cruz dispuso la realización del referendo para el próximo 6 de marzo.