Ante la reacción fascista, ¡aborto legal es vida!

En Recife, feministas organizadas lograron defender y garantizar el derecho a la vida tras enfrentarse a grupos fundamentalistas antiderechos que pretendieron obstaculizar el aborto legal a una niña de 10 años que se encontraba bajo resguardo del Estado en manos del genocida Bolsonaro. La batalla contra el fascismo se da en nuestros cuerpos.

Por Vanessa Gonzaga | Traducción: Pilar Troya*

Fundamentalistas religiosos intentaron invadir este domingo (16) el Centro Integrado de Salud Amauri de Medeiros (CISAM), en Recife, estado de Pernambuco, al nordeste del país, para impedir el aborto legal de una niña de 10 años, embarazada tras haber sido violada por su tío.

A la niña le negaron su derecho en el Hospital Universitario Cassiano Antônio Moraes (HUCAM), en el estado de Espírito Santo, y viajó a la capital pernambucana exclusivamente para interrumpir su embarazo. Después de la expulsión de los extremistas por un grupo de mujeres feministas, el procedimiento fue realizado con seguridad y ella está bien.

Brasil, por ley, permite desde 1940 el aborto en casos de embarazo causado por violación y en los casos en que hay riesgo de vida para la madre o anencefalia del feto. 

Durante el día, grupos conservadores permanecieron frente al CISAM y criticaron la realización del procedimiento, incluso después de la autorización del Tribunal de Justicia de Espírito Santo. Estuvieron en el lugar parlamentarios contra el aborto, como los diputados Clarissa Tércio Partido Social Cristiano (PSC), Cleiton y Michelle Collins, ambos del Partido Popular (PP), el concejal Renato Antunes (PSC), el diputado estadual Joel da Harpa (PP) y la ex diputada Terezinha Nunes (Movimiento Democrático Brasileño).

El episodio fue uno de los más comentados del día en las redes sociales. La niña era víctima de violencia hace cuatro años.

La Investigación Nacional sobre Aborto, realizada en 2015 por el Instituto de Bioética, Derechos Humanos y Género (ANIS) en asociación con la Universidad de Brasilia (UNB), mostró que una de cada cinco mujeres entre 18 y 39 años ya se había realizado por lo menos un aborto hasta los 40 años, totalizando casi 500 mil intervenciones. Los números pueden ser mayores, ya que la investigación no incluyó adolescentes, mujeres en áreas rurales ni mayores de 49 años.

*original en Brasil de fato

Leé también:

El calvario de las mujeres que deciden abortar en Brasil