Cárceles: muertes evitables, desidia y abandono

Este martes 22 de septiembre, familiares de detenidxs, colectivxs anticarcelarios y el Colectivo contra el Gatillo Fácil convocan a movilizar frente a la Unidad Penal 9 de La Plata en Villa Elvira por las muertes ocurridas en esa unidad penal, y en todo el sistema de encierro.

Por Redacción Marcha | Foto: Rima colectivo

Angel David Cisneros, Enrique Sanchez Barros y Mauro Daniel Garecco fueron victimas de un sistema de encierro que mata. Los tres jóvenes estaban alojados en la unidad n°2, de la Unidad Penitenciaria N° 9. Enrique y Mauro compartían la misma celda y murieron victimas del abandono y el maltrato, lo que en el sistema carcelario es sinónimo de muerte. Una precaria instalación eléctrica, un incendio y la falta de asistencia de parte del servicio penitenciario, que tardó 40 minutos en abrir la celda, significaron que la crueldad no puede ser mayor, ya que esto provoco gravísimas quemaduras, los detalles son tan escalofriantes, y la decision del sistema judicial una perversión: a Enrique Sanchez Barros le otorgaron la prisión domiciliaria cuando estaba internado con ambas piernas amputadas, apenas antes de morir.

Angel David Cisneros también alojado en la misma unidad, tenia 21 años cuando apareció muerto el 30 de agosto en una celda del pabellón 2. Según el Servicio Penitenciario la causa de su muerte fue suicidio, que sucedió mientras estaba recluido en una celda de castigo, “buzon”; en una celda de un metro cuadrado, con una historia medica de dos intentos de suicidio, con un continuo amedrentamiento por parte del personal del Servicio Penitenciario. Otra vez las declaraciones de los guardias no coinciden con los testimonios que se desprenden del cuerpo de la victima, que permaneció 12 horas colgado en su celda. Otra vez los medios sin autorización de la familia revictimizando al detenido y a toda su familia con una imagen profundamente dolorosa que se publico sin autorización en La Plata Noticias, asi lo denuncian sus familiares.

Hay otras muertes evitables que también quedan invisibilizadas por la desidia, el dolor y la resignación de familiares frente al sistema de la crueldad, tal como lo califica la Comision Provincial por la Memoria. Victor Martin Arce Rolon tenía 46 años y estaba alojado también en la Unidad Penitenciaria N°9 y la suya es otra de las tantas muertes que suceden en el contexto de encierro y la indifierencia. Otra víctima del abandono que sufren las personas en el inhumano sistema carcelario. Su compañera de vida, en medio de un gran dolor, relato como la obstrucción de una arteria en sus piernas, fue desatendida y minimizada, para luego complicarse con un cuadro de tuberculosis, y una historia médica de padecimiento que obligo a intervenirlo quirúrgicamente cuando el cuadro ya había afectado a sus intestinos, lo que lo llevo a pesar menos de 40 kg, y le ocasiono la muerte en lo que el cirujano dio en llamar “si lo hubieran operado cuando se descubrió lo de la arteria, el hubiera sobrevivido… lo que sucedió fue un abandono de persona”. Una crueldad que no finalizo con su muerte sino que continuo con la burocracia judicial que le negó despedirse a su compañera de vida y que habiendo fallecido el día 3 recién pudo ser sepultado el 17 de septiembre.

Los muertos de la Unidad 9 tienen un triste legado histórico que queda desde la dictadura, cuando fue un centro clandestino de detención, por allí paso el aun hoy desaparecido Julio López.

En las cárceles de mujeres también se suman victimas del sistema, Micaela Martinez Cruz, de 31 años, cobro notoriedad cuando el 29 de agosto la encontraron en su celda victima de un intento de suicidio y a pesar de haber sido trasladada al Hospital San Martin falleció. Micaela estaba detenida en la Unidad Penitenciaria 8 de Los Hornos, donde en menos de un mes se produjeron dos intentos de suicidio. El abandono, los malos tratos , la desidia, la precariedad y la falta de elementos de limpieza y protección en medio de la pandemia hacen de la situación de encierro una combinación difícil de soportar.

En el comunicado de familiares y autoconvocados de las personas detenidas se movilizan este martes en acto de repudio, para visibilizar a quienes una y otra vez vuelven a ser victimazadxs por un sistema cruel que se desentiende y abandona. El artículo 208 de la Ley 24.660 hace responsable a las autoridades con frente a su incumplimiento. Lxs detenidxs no están solos, porque también en distintos puntos de la provincia, como Lomas de Zamora, Campana, Moron y San Justo, familiares de personas privadas de su libertad estarán acompañando y visibilizando la situación que se repite.