Carnaval 2020: Con cacerolas a Lacalle

Una selección de los espectáculos 2020 del tablado montevideano para empezar el feriado de carnaval conociendo una de las mejores expresiones populares del continente: la murga uruguaya.

Por Camila Parodi

Otra vez es carnaval, otra vez llega el mágico ritual, cientos de historias para contar. El diablo anda suelto gritando a viva voz lo que los gobiernos quieren callar. Sobretodo, en un Uruguay que cuenta los días para enterrar 15 años de progresismos y el acceso a derechos básicos. Por eso, sin mucho criterio musical, pero con suficiente respeto a esta histórica fiesta de denuncia popular, acercamos una humilde selección de los cuplé más interesantes de Montevideo en el 2020. 

Este año, no es cualquier año, recientemente la derecha uruguaya ganó las elecciones con una coalición encabezada por Luis Alberto Lacalle Pou que encarnó los discursos liberales afinando a tono con los gobiernos de la región. Las murgas llegan al tablado unificando su canto contra el avance conservador y abrazando las luchas que resisten en cada ciudad del continente y así empezamos…

***

TOP FIVE

La Trasnochada es quizás la murga más prolija del año, vestuario y música se tejen durante los 45 minutos que tienen para llevar a cabo su show. Y es en esa elección estética que prefiguran su política, el cotidiano y la memoria como herramientas para combatir el olvido. “La gente se olvida de decir buen dia” aparecen las y los guardianes de la memoria, de los cumpleaños, las bolitas y el faceboock prácticas que parecen extinguirse. ¿Y por qué seguir insistiendo en la memoria? “este gobierno gobierna para los ricos y no nos olvidemos que tranzaron con los milicos… para recordar no olvidemos de cantar … porque está olvidado un pasado tan cercano”. La meritocracia, los planes sociales, privilegios y una grieta que otra vez divide y no pretende conciliar parecen ilustrar un clima político que, hace años, comenzó a profundizarse.

La lucha contra el olvido es “encontrarse en un recuerdo perdido” desafían en su cuplé, y recuerdan “habrá que andar bien despiertos y entregarse … darse de frente a la vida … se olvida lo que lastima y bajo la piel se anidan las heridas que andan dormidas” por eso “los días que no hay memoria el cielo se pone gris y anda el recuerdo perdido queriendo ser feliz”.

Que no gane el olvido, ¡hacé memoria junto a La Trasnochada!:

TOP FOUR 

La gran muñeca llegó para incomodar todo lo establecido, “no hay más concurso, chupate esa brillantina” dice la presentación. Un saludo novedoso que discute la competencia de murgas, “volvemos siempre a la misma. lo importante es vivir en carnaval” concluyen. Estamos acostumbrados y acostumbradas a desechar continúa la presentación ahora con ropa reciclada y haciendo un guiño contra el llamado cambio climático, “la basura se propone a cambiar la cultura, estamos acostumbrados a desechar”. Y la pregunta comienza a replicar “¿a dónde va lo que no usamos más? parece que hoy nos vinimos a enterar que va a un lugar”. 

Pero la frutilla del espectáculo hay que esperarla hacia el final, llegan los pueblos originarios a ritmo de carnavalito norteño y el escenario se llena de banderas wiphalas, esas que hace unos meses fueron quemadas por el racismo de Bolivia. “Hay que defender la tierra” manifiesta el salpicón, y continúa “América despierta contra los dictadores evangelistas de Donald Trump”. Porque el pasado, no fue cualquier año y es necesario no olvidar que “Macri ya no está más” pero que eso no cambia algunas cosas ,“le gusta reprimir igual que a Piñera en Chile” recuerdan y lo mismo sucede con las y los líderes sociales de la Colombia tomada por Duque o en Bolivia donde una “señora teñida de rubio” que, como cara visible de la derecha boliviana “vino por todo una vez más”. Pero “¿Qué le ha pasado al Uruguay?” se preguntan al notar que ahora son parte del mismo plan y nos recuerdan con frases y palabras que perduran en la memoria “no damos un paso atrás, nunca más, queremos vivir en paz” somos “América unida por la lucha contra los nuevos invasores”.

Seguí la marcha de las y los carnavaleros para que nunca nos falte el aguante ni el color de nuestros pueblos:

TOP THREE 

Agarrate Catalina por más controversial que resulte hoy para gran parte de la población en situación de militancia, sí que sabe cómo llegar a muchas casas. Será porque para las y los no convencidos, o las y los votantes de las derechas del “son todo lo mismo” o aquellos/as que no quieren hablar de política también son público. Quizás al hablar de violencias, cotidiano y vivencial, la grieta se unifica un poco. “Odio y amor… todo entreverado como en un menjunje, un guiso criollo” que no es tan fácil de separar. Las contradicciones del todo, la vida misma.

Pero en marzo llega Luis Alberto Lacalle Pou y los murguistas se anticipan y piden que algún abogado/a esté atento/a para sacarlos de una posible prisión, “zurdos de mierda se termina la orgía de la izquierda ….llega la tropa se les corta la joda… es el Bolsonaro de acá vino a demostrar que siempre fuimos fachos en el Uruguay”. Pero el cuplé no se va a detener a caracterizar un momento del que ya se habló, esta vez se propone hablar de “un grupo de la gente que más pendiente ha estado de esta murga… la gente que más nos odia”. Porque “un día se masificó y la gente al fin la conoció” y parece que eso a la militancia, al público del under y a cierto progresismo no le gusta tanto: “jamás perteneceré a la masa…yo hago uso de mi razón… ahora que son moda me convertí en odiador, ahora es puro rencor”. Una mirada interesante que hace años la Catalina nos acerca con sus aciertos y errores, las violencias propias y cotidianas, los egos y fundamentalismos que se encuentran en todas las formas de humanidad. 

Después vendrá una crítica a la historia repetida de las derechas, los golpistas y sus acuerdos con el FMI que vuelven como culebrones en el horario de la siesta pero para eso les dejamos el vídeo completo:

 

TOP TWO

Curtidores de Hongos vuelve para recordar que libertad es carnaval. El contexto no parece muy alentador, pero el saludo lo reafirma “siempre hay razón para levantarse” y quizás por eso eligieron un parque de diversiones como escenario. Donde lo extremo no es sólo neoliberal sino también en instancias militantes que intentan disputar cada voto y discutir cualquier posición, “en este parque hay que denunciar cantando fuerte sin titubear”. Llegan otros personajes, de los que no pueden faltar, ahora tienen plata y celebran que ya no viven en los barrios populares, esos que ahora “cambiaron para bien” para bien de las y los nuevos ricos. 

Y otra vez la grieta, “al otro lado de mi mundo”. “Y me cruzo de vereda si te veo en mi camino es que sos aquello que está mal y podrido … sos el culpable de este lío, se escuchan tus gritos deambulando en la ciudad, ya no te quiero escuchar, mucho ruido, tanto ruido que me decidí a ignorar tu realidad” sostienen los nuevos ricos en un cuplé que presenta un cotidiano. Un cotidiano que parece una montaña rusa que recién empieza a recorrer el continente “desde el progresismo a la actualidad… hay que aplastar la cima viendo todo desde arriba porque se fue todo a la mierda”. Entonces sube a la cordillera chilena y se sostiene con toque de queda, reprime y tortura por la paz y de igual manera se reproduce en Bolivia “protestan en la ciudad, los indígenas verán la mano de un Estado represor que no se verá en el televisor”. Y seguimos paseando por Brasil y Argentina hasta llegar al Uruguay, “el 2020 cambiará, ya estuvieron por acá, hoy se vuelven a juntar no podemos olvidar y en marzo regresarán”. Tantas vueltas “marearon a la democracia” por eso, para las y los curtidores es necesario frenar la montaña rusa pero nunca el carnaval.

Subite a la montaña rusa, reconocé tus mareos junto a las y los Curtidores de Hongos para que en marzo las calles nos encuentren:

TOP ONE

Metele que son pasteles se vuelve a consagrar en otro año de carnaval y por eso gana el puesto número 1 de nuestro humilde concurso. Como si prendiéramos el televisor en los ´90, nos encontramos con un capítulo de “Sitcom” con lenguaje neutro y las risas del público presentes. Son las aventuras de la clase acomodada que llegan mediante plataforma online para reforzar estereotipos que creíamos superados, “de tanto ver Friends no quedamos bien”. Un estilo de vida “como vos”, de hacer donaciones para sentir que así se cambia el mundo “mandá championes viejos que le haremos ojotas… celebra la vida que hay gente que usa lo que uno tira” y después de dar “dormite tranquilo que seguro achicaste el hambre en el mundo”. Entonces el Estado “no tiene que asistir al más necesitado para eso está la caridad”.

Tanto “blablabla” ya no nos deja pensar, elecciones, gente que salió a convencer a otra gente, periodistas, redes, tele, vecinos y todos/as meta “blablabla”. Pero ¿cuál es la verdad? “antes los menores eran todos ladrones, ahora los militares pueden hacer allanamientos… pensá en Venezuela como otros años era Cuba. “hay una dictadura” dice la voz de los medios que repiten las y los vecinos. Pero la pregunta vuelve “¿hay una dictadura?” y siguen “¿desde cuando es novedoso ser liberal?¿lo opuesto a la igualdad es la desigualdad?” y se suelta atrevido el cuplé “no hay que apoyar a Maduro para oponerse a una intervención militar”. Con un cacerolazo a ritmo de murga Metele recuerda al gobierno de Lacalle Pou que está por ingresar “iremos a la plaza para dar batalla … si se le toca un derecho a la gente vamos a salir a la calle calientes… no hay que dejar un gobierno que sea sólo para ricos”. Y desafían al público “vendrán tiempos de mierda, habrá que juntar a toda la izquierda”.

¡En el 2020 se cacerolea fuerte en todo el continente!: