Boca Juniors avanza con la apropiación de tierras públicas

El lunes por la mañana el barrio de La Boca amaneció con la novedad: Boca Juniors ordenó el enrejado de “El Campito” en Casa Amarilla

Leer más
Una obra en contra de la naturaleza

Por Laura Cabrera/ @LauCab Foto: Vecinos en Defensa de Santa Catalina

La flora y fauna de la reserva natural Santa Catalina, ubicada en el partido bonaerense de Lomas de Zamora, se encuentra en peligro. La empresa Ferrocarriles Argentinos planea levantar un muro en las vías, justo en el sector que atraviesa la reserva municipal. Este muro impedirá la circulación de los animales de un lado a otro del predio y el correcto crecimiento de plantas. Ante esta situación en la que una vez más el medio ambiente se ve amenazado, vecinos y vecinas de la zona realizarán este sábado desde las 17 una mateada en ese espacio verde, con el objetivo de informar cuáles son los alcances de la obra y cómo afectaría al terreno. 

Una vez más, vecinos y vecinas lomenses se unen para proteger a la Reserva Natural Santa Catalina de los avances despiadados de empresas que ven en terrenos naturales la posibilidad de emprender o, como en este caso, seguir magnificando sus negocios. En esta oportunidad la que está en peligro es la Reserva Municipal Santa Catalina, denominada así en 1991 mediante una ordenanza  del Municipio de Lomas de Zamora, quien según el documento mencionado, debe actuar en beneficio del paisaje natural, la flora y la fauna de ese territorio y nunca en favor de proyectos como este.

Lo cierto es que actualmente la empresa Ferrocarriles Argentinos comenzó a trabajar en la construcción de un muro de jersey de hormigón de un metro cuarenta de alto en el sector de las vías, el cual dividirá la reserva casi en dos, generando de esta manera consecuencias negativas para esas tierras. “Lo que intenta hacer la empresa Ferrocarriles Argentinos es subdividir, encerrar las vías del ferrocarril Roca ramal Haedo – Temperley por motivos de seguridad, de marcar el terreno que corresponde al ferrocarril. Pero todos sabemos que un jersey  de 1.40 o una reja de 2.30 no representa solución porque no es una zona de alto tránsito, no hay peligro de accidentes. Tampoco representa seguridad porque en esa zona una reja no es útil, sí es perjudicial para la reserva, tanto para las especies animales, muchas en peligro de extinción, como para la flora, por la intromisión del cemento”, explicaron desde la agrupación de Vecinos Autoconvocados de la Reserva Municipal de Santa Catalina, al tiempo que aseguraron que una construcción de esta magnitud también complicaría el trabajo de guardaparques y su paso de un lado a otro, además de dañar la estética de ese paisaje natural.

Una mateada como expresión de unión

En estado de alerta y ante los manejos de la empresa ya mencionada, los vecinos y vecinas de Lomas de Zamora y alrededores organizaron para este sábado 13 una mateada – que se llevará a cabo desde las 17 en la Reserva Municipal- que tiene como fin concientizar a los y las habitantes acerca de la importancia de proteger ese importante pulmón verde tal y como es de manera natural y, por otro lado, apelar a la lógica y la conciencia de quienes hoy son responsables de cuidar ese patrimonio. En ese sentido, el pedido de frenar la obra se hará tanto a la empresa Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado como también a quienes podrían aportar a que esto no ocurra, a saber, el Municipio de Lomas de Zamora, el Ministerio de Transporte de la Nación y otros organismos intervinientes.

La licitación fue aprobada y las tareas de la empresa constructora CONINSA S.A. ya comenzaron a lo largo del trazado de las vías, pero gracias a los vecinos y vecinas que se hicieron escuchar durante un mes y medio, la obra se frenó justo en la zona en donde comienza la Reserva, al menos hasta que haya una resolución que debería ser en beneficio de las 17 hectáreas de la Reserva Municipal, que se encuentran pegadas a las otras 700 hectáreas que conforman la Reserva Provincial. “No es la primera vez que la Reserva Natural Santa Catalina se encuentra en peligro, en muchos casos fueron producto de los negociados, producto del intento de venderla, producto del intento de subdividirla, de diezmarla”, resaltaron desde la agrupación de vecinos al recordar momentos en donde hubo venta de terrenos e incluso el abandono de la porción ahora en conflicto, cuando entre 2001 y 2003 el Municipio de Lomas de Zamora mantuvo el predio en estado de abandono y fueron los propios vecinos y vecinas quienes comenzaron a trabajar desde el voluntariado para mantener la zona en condiciones, señalizando, plantando especies, entre otras acciones.

Dado que se trata de la porción a cargo del Municipio de Lomas de Zamora, vecinos y vecinas mantuvieron una reunión con el coordinador de la reserva, quien accedió al diálogo en representación del Municipio. ”Nos expresa que tiene intensión de minimizar los impactos en la Reserva, acercando la construcción lo más pegado que se pueda a la vía. Pero nosotros insistimos en que no se realice la obra en el lugar, estamos muy firmes en eso. También creemos que el Municipio de Lomas de Zamora es responsable en hacer cumplir la ordenanza que desde hace más de 30 años rige en la Reserva. En esa ordenanza se expresa que una obra de esas características no puede ser realizada, por eso nuestro reclamo también es al Municipio”, finalizaron.

 

 

 

Leer más
Ley de Salud Mental: “Nada para cambiar, todo para implementar”

Entrevista a Ángel Barraco, integrante del Movimiento en Defensa de la Ley de Salud Mental

Leer más
Triple Crimen de Rosario: un aniversario, una película y la sonrisa de los pibes siempre presente

Por Nadia Fink.

A seis años del asesinato de los jóvenes militantes Jere, Mono y Patóm, en Villa Moreno de Rosario, la película documental Triple Crimen revive el recorrido que hicieron familiares y compañeras y compañeros desde el 1 de enero de 2012 hasta el juicio que llevó a la banda narco a las cárceles.

El Mono y Jere se ríen a carcajadas. Corte. Jere va entrando a la canchita mientras relata. Cierra mirando a la cámara, con la sonrisa imborrable que aparece siempre en los relatos de quienes lo conocieron. Corte.

Ese comienzo estremece. Impacta verlos vivos, filmándose entre ellos para las redes sociales, en pleno disfrute y compartiendo entre amigos, en la canchita que tiene el ingreso de Villa Moreno, zona sur de Rosario, su lugar de encuentro y donde fueron asesinados aquella noche del 1 de enero de 2012 en la que el barrio cambió para siempre.

La siguiente escena toma la inspección ocular realizada antes del juicio a los asesinos, que tuvo lugar en noviembre y diciembre de 2014, por abogadas y abogados de la querella y la defensa, jueces, fiscales, etc., en esa misma canchita. Las dos caras de un mismo lugar.

Ciudad de pobres corazones

Rubén Plataneo, oriundo de Rosario, es el director de la película Triple Crimen, que tuvo su estreno en el BAFICI y que se proyectó en Rosario durante diciembre pasado. Cuando desde Marcha le consultamos qué lo había motivado a rodar este film, nos respondió: “Hace varios años que es conocida, a nivel nacional e internacional, la situación en Rosario sobre la instalación y extensión de bandas de narcotraficantes y también que hay un sistema de complicidad institucional, paraestatal, con participación de distintos estamentos de la policía, de la justicia, del gobierno, que sostienen de distinta manera en su rol y sus instituciones el funcionamiento del narcotráfico. Eso ha significado en los últimos años el índice de asesinatos más alto de la Argentina en toda su historia, que llegó a 360 por año, la mayoría de las víctimas jóvenes menores de 30 años. Eso me fue impresionando fuertemente. Y mientras investigaba toda esta trama complejísima y violentísima del narcotráfico y las muertes, en su mayoría de jóvenes de barrios pobres de Rosario, me encontré con que había un grupo de familiares de víctimas, en este caso de los tres chicos que habían sido asesinado en la villa Moreno, que todos los meses salían a reclamar, hacer marchas, desde su barrio hasta Tribunales, exigiendo justicia para los asesinos de sus hijos”.

Y es acá donde vuelve a aparecer la canchita como escenario: ese entramado de narcotráfico que incluye connivencias policiales, estatales y judiciales es el que llevó a que Claudio “Mono” Suárez, Jeremías “Jere Trasante” y Adrián “Patóm” Rodríguez fueran asesinados en el lugar donde celebraban el año nuevo con amigos. Las balas llegaron de parte de una banda narco liderada por Sergio “El Quemado” Rodríguez y compuesta por Brian Sprío, Manuel Delgado y Mauricio Palavecino. Buscaban a quien había baleado al “Quemadito” Rodríguez, hijo del mandamás de la banda, esa misma noche, y que se encontraba internado fuera de peligro. Hacia Villa Moreno fueron, en su Kangoo verde, con armas de alto calibre. Sin mediar preguntas, dispararon contra los tres y contra Moki, único sobreviviente. “No eran soldaditos de nadie”, se esforzaba por explicar Lita, mamá de Mono, cuando al otro día, sin haber enterrado aún a un hijo que se murió en los brazos, la prensa oficial hablaba de “ajuste de cuentas” y de que los pibes “tenían antecedentes”. Allí, en esos banquitos que ya no están, al costado de esos árboles donde Keko, hermano de Mono, señala los agujeros de bala que quedaron como testigos silenciosos, familiares de cada uno de los chicos reconstruye esa nota y revive la sorpresa y el espanto que tiñó el barrio.

El boom inmobiliario en la ciudad de la provincia que tiene el 80% de la producción de la soja del país (donde la construcción ha sido banco fiel de los excedentes del negocio), el crecimiento de las propiedades de lujo en una ciudad con serios problemas habitacionales y un 50% de la población con problemas de vivienda, el puerto como lugar de ingreso para experimentos de narcotráfico, los búnker que se propagaron como los ladrillos para los sojeros, la plata contante y sonante generada por las drogas y la trata son el marco en el que se dio el Triple Crimen. Y por eso Plataneo elije contar esas aristas de Rosario a partir del relato de periodistas como Carlos del Frade y José Maggi que relatan estos puntos de contacto, pero también describen la necesaria connivencia policial para que el narcotráfico siga avanzando.

Pero también el relato cuenta con los testimonios de Carlos Varela, abogado defensor del Quemado Rodríguez –y reconocido defensor de narcos en la Ciudad–, y el ex ministro de seguridad de la provincia de Santa Fe, Raúl Lamberto, quien asumió en junio de 2012, luego de que Leandro Corti debiera renunciar tras los numerosos asesinatos y de las denuncias de complicidad de las fuerzas de seguridad con los narcotraficantes y barrabravas. Y es allí donde el ojo toma partido, donde la mirada del director retoma lo que relataba al principio y elije cómo contar. Estos testimonios, a diferencia de los de los familiares de las víctimas que cuentan desde el barrio y la calle, se realizan en despachos y edificios de categoría. Lugares que, por cierto, habitan a diario funcionarios y abogados. Los planos enfocan manos nerviosas, cuerpos en tensión, palabras que son un relato. Hay algo de actuación, de puesta en escena que atraviesa estas escenas, al igual que las tomadas durante el juicio, donde fue único equipo audiovisual que lo registró.

Así cuenta Plataneo sobre esa etapa, que ocupa un tercio del film: “Lo filmamos de un modo bastante particular: están en juego los personajes, sus rostros, hay un paisaje interior que tienen una tonalidad totalmente diferente al resto. Los personajes están actuando un rol en esa puesta en escena que descubrimos ahí, que además nos permitió conocer mucho más física y directamente, mirándonos frente a frente, la intimidad de la banda narco, y la relación con los abogados, con la policía, con los jueces, con los fiscales. Con los familiares de los asesinos y las víctimas juntos, en la misma sala”. Esos personajes de los que habla Plataneo parecen ser “los otros”. Pero en este caso, “el otro” no es quien suelen tomar los poderes y los medios de comunicación hegemónico. El otro es aquel que fue a invadir el barrio, el que se sienta en el banquillo de los acusados y no habla y mira con superioridad, o quien defiende a bandas narcos y le pide al único sobreviviente de la tragedia que tome el arma con el que asesinaron a sus amigos con la misma naturalidad con la que declara la inocencia de los asesinos en serie.

Ciudad de locos corazones 

Pero en el inicio hay una historia: la lucha que nació el día que asesinaron a los pibes y que Movimiento 26 de Junio, donde militaban Jere, Mono y Patóm, se puso al hombro junto con algunos familiares.

Y así como el relato de las familias va trazando el rompecabezas (que, por cierto, también es el film) para reconstruir el asesinato, las vidas y algunas anécdotas de los pibes (que tenían apenas entre 17 y 21 años), la lucha que iniciaron y que terminó en un juicio histórico; también está el otro relato que fue pura acción: las numerosas marchas y festivales, la vigilia previa al juicio y la instalación de una carpa en las puertas de los Tribunales para recordale a la justicia de adentro que afuera había muchas personas organizadas velando por la memoria de los pibes.

En el medio, ese rompecabezas que va armando Plataneo es una pregunta en voz alta (con su voz en off), es la reflexión sobre la ciudad y sobre la pibada como sector más vulnerable a la desidia estatal, es un ir haciendo que se comparte con el público. “Para los familiares, fundamentalmente para los padres, los amigos, compañeros, toda esta pelea de tres años y el juicio, significó una etapa que cambió sus vidas para siempre: debieron salir de su cotidianeidad y salir a la calle, a organizar movilizaciones, a encarar a los medios, que es una tarea dificilísima, a defender el buen nombre de sus hijos y reclamar justicia. Incluso, tuvieron que vincularse con otros familiares de víctimas similares… Yo fui percibiendo esa transformación que los padres estaban viviendo concretamente durante todo ese tiempo: por eso me decidí inmediatamente a filmar, en la canchita pero también en la cotidianeidad del barrio”, nos cuenta el director.

El juicio, que finalizó el 5 de diciembre de 2014, condenó a los cuatro imputados: Sergio Rodríguez, 32 años de prisión por considerarlo coautor penalmente responsable de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y participación de un menor; Brian Sprío, 33 años de prisión, por considerarlo coautor y que concurre a su vez con tenencia de estupefacientes con fines de comercialización; Daniel Delgado, 30 años, como coautor y Mauricio Palavecino, 24 años de prisión por considerarlo partícipe necesario del delito de homicidio. Adentro y afuera, hubo un desahogo sin fin. Sin embargo, la Cámara de Apelaciones en lo penal bajó algunas penas el 5 de septiembre de 2015 y absolvió a Brian Sprío. Adentro y afuera la bronca estuvo presente.

Los pasillos, el barrio, las casas que habitaron Jere, Mono y Patóm, los perros que rondan Moreno, la canchita (que luego de todas esa larga lucha hoy fue restaurada y que volvió a ser lugar de encuentro permanente donde se disputan torneos de fútbol infantil, funciona una colonia de vacaciones, etc.), los sonidos: la música que sale de las casas, los saludos con vecinas y vecinos, los ladridos, las motos, los gritos de las pibas y pibes que juegan… El film retrata los destellos de una cotidianeidad interrumpida. Pero también los caminos recorridos para conseguir justicia. Es una película en la que los buenos triunfan aunque el sabor es amargo porque los pibes no vuelven.

Jere camina por la calle del costado de la canchita, la misma en la que estaba su casa. Corte. Doblan y por Pte. Quintana está llegando Patóm en moto. Primer plano de Patóm. La música apaga las voces. El plano se funde y la sonrisa que les ocupa toda la cara nos queda en la retina como un recuerdo imborrable.

Leer más
Recursos naturales y medio ambiente, una crisis histórica

Entrevista a Elio Brailovsky

Leer más
Repensar el lugar de los migrantes en la Argentina

Entrevista con Juan Vazquez de BTM

Leer más
Elio Brailovsky: “La única manera de que el tema ecológico entre en la agenda política es la acción ciudadana”

Agroquimicos en Argentina

Leer más
Depresión ‘postpaso’ (II). Democracia y hegemonía en cuestión

Segundo encuentro en la Universidad de Buenos Aires

Leer más
Gendarmería, muerte y silencio: A 70 años de la Masacre de Rincón Bomba

Antecedentes de un genocidio sostenido

Leer más
Día Mundial del Hábitat y una deuda que aún no se salda

Otra año sin derechos garantizados

Leer más