Chile plurinacional: ¡Por una Constitución para el Buen Vivir!

Se realizó la sesión inaugural de la Convención Constituyente, paritaria y plurinacional, encargada de redactar la Constitución del nuevo Chile, y eligió como presidenta a la lamgen y constituyente mapuche, Elisa Loncon Antileo. Les constituyentes asumieron en un Chile con presos políticos pero con mucha esperanza.

Por Laura Salomé Canteros @laurasalome | Foto: Joselyn Heyden para Fotógrafas Organizadas

Hoy, domingo 4 de julio de 2021, se realizó la sesión inaugural de la Convención Constituyente en el país trasandino. Un momento histórico del que somos contemporáneas. Fue a 15 días de la realización de las elecciones primarias que definirán quiénes serán lxs candidatxs presidenciales, y a un año y 9 meses del estallido popular del 19 de octubre de 2019 que evidenció la agresión contra la vida del capitalismo neoliberal.

Los y las constituyentes fueron electas mediante el voto popular el 15 y el 16 de mayo pasados, concretando la conformación de un órgano que definirá las bases de una nueva convivencia. Asumieron hoy 155 representantes, 17 de ellxs integrantes de naciones originarias. Una Constituyente paritaria que elegirá una Mesa Directiva para fijar un primer calendario de reuniones, acordar el reglamento de la Convención -que se espera incluya mecanismos de participación ciudadana- y la división del trabajo en comisiones temáticas. La Convención afronta dos desafíos más, el bajo presupuesto que asignó para su desarrollo el presidente Sebastián Piñera y la incógnita sobre su duración, prevista en aproximadamente 9 meses. Así se redactará la nueva Constitución.

“¡Es posible refundar Chile!”

En Santiago, hubo marchas y convocatorias para acompañar la asunción de les representantes de la lista del pueblo, las primeras naciones, LGBT y feministas. Se honró la memoria de los caídos por la represión de Piñera y también se sintió la esperanza. “¡Arriba el feminismo que va a vencer!”, se escuchó en forma de canto colectivo y agudo, de repente y rompiendo el protocolo de la transmisión oficial. Con pañuelos verde- violetas, así llegó la bancada feminista a asumir su lugar histórico en la Convención Constituyente. El mensaje, en forma de bandera ante un Estado patriarcal: “Desde hoy, siempre con nosotras”.


Contra la normalización de la represión del Estado, les constituyentes exigieron la suspensión de la sesión tras tomar conocimiento de agresiones de Carabineros en las calles. “En el momento más hermoso de nuestra historia, nuevamente el Estado y la policía reprimen”, denunció ante la interpelación de las empresas mediáticas, Elsa Labraña Pino, constituyente por el distrito 17, ecofeminista. “No vamos a empezar un nuevo país bajo estas circunstancias”. La sesión estuvo suspendida. “Estaba en desconocimiento”, declaró Carmen Gloria Valladares, secretaria relatora del Tribunal electoral, quien intentó dar inicio a la ceremonia de apertura de sesiones sin éxito. “Una vez que se retiren las fuerzas especiales de las calles de Santiago vamos a reanudar la ceremonia“, afirmó Alondra Carrillo Vidal desde las calles, feminista constituyente. Las representantes de las listas Apruebo Dignidad y del Pueblo fueron quienes informaron sobre la represión en los alrededores. Antes, junto a otres intervinieron el “himno” del viejo Chile al grito de “No más represión” y “Liberar, liberar a los presos por luchar”. Un momento de mucha emoción.

Finalmente alrededor de las 13, hora de Chile, comenzó la mención de cada quien allí estaba y hubo ovación a la Machi Francisa Linconao, autoridad y constituyente mapuche. Cuando la secretaria electoral, Gloria Valladares, preguntó: “¿falta alguien”, les constituyentes populares gritaron, “faltan los presos”. Y comenzó el canto que no pudo ser callado: “Y va a caer, y va a caer, la Constitución de Pinochet”, seguido de un emotivo, “Abajo el patriarcado que va a caer, que va a caer”. Se instalaba una Convención Constitucional popular y comenzó la votación que se repetiría dos veces hasta consagrar como presidenta de la Mesa Directiva a la lamgen Elisa Loncon Antileo, constituyente mapuche, activista por los derechos educativos y lingüísticos de los pueblos indígenas.

“Un saludo al pueblo de Chile, desde el norte a la patagonia”, resonó desde el micrófono que fue tomado por la presidenta, Elisa Loncon Antileo, acompañada por la figura política y la emoción de la Machi Francisca Linconao, otra autoridad de la nación. Tras dirigirse al pleno de la Convención en mapudungun, Loncon, siguió con su discurso: “Estamos para agradecer el apoyo a las diferentes coaliciones que depositaron sus sueños al llamado de la nación mapuche, para votar por una mapuche mujer para cambiar la historia de este país. Feliz por esta fuerza que es para todo el pueblo, para toda la región y las naciones originarias que nos acompañan. Este saludo es para la diversidad y las mujeres que caminaron contra todo sistema de dominación. Estamos instalando una manera de ser plural, democráticos y participativos, esta Convención transformará a Chile en plurinacional, un sueño de nuestros antepasados que se hace realidad. ¡Es posible refundar este Chile!”.

Nuestra cobertura en Twitter: https://twitter.com/MarchaOrgAr/status/1411690357025349636

Transformar la realidad para un Buen Vivir comunitario

La machi Francisa Linconao y su equipo ya se encuentran en Santiago, con todo el newen ancestral y también con el mandato otorgado como la primera mayoría elegida por el pueblo mapuche para escribir esta nueva Constitución Plurinacional. Aterrizamos cargadxs de convicciones, esperanzas y sobre todo, con el deseo de transformar la realidad para un buen vivir comunitario”. Este podría haber sido un mensaje perdido en las redes sociales pero es el testimonio del fin de una etapa en el proceso destituyente- constituyente del nuevo Chile.

Francisca Linconao fue la primera mujer mapuche en ganar un juicio por el Convenio 169 de la OIT que obliga al Estado chileno a respetar su rewe. No obstante, fue perseguida judicial y políticamente. Acusada de “terrorismo”, resistió a una huelga de hambre en la cárcel -que generó solidaridad sin fronteras- y fue absuelta de todo delito. Hoy llevó propuestas concretas para la Constituyente: que la Mesa Directiva de la Convención sea liderada por una mujer (la lamgen Elisa Loncon Antileo), y que sea rotativa y de composición paritaria y plurinacional. Propone además la renuncia del representante del gobierno y secretario técnico de la Convención por falta de diálogo intercultural en perjuicio de Isabella Mamani, la constituyente aymara. Todo un gesto de hermandad originaria.

Francisca Linconao formó parte de la reunión de las y los representantes de las “Primeras Naciones” que llegan al día de emplazamiento de la Constituyente tras un encuentro histórico en el que se conocieron, abordaron puntos de demanda comunes y acordaron formas de organización y coordinación para garantizar la autonomía y la garantía del entendimiento intercultural en este proceso que les tiene como protagonistas. Las y los representantes de las naciones y pueblos originarios e indígenas trabajarán para el reconocimiento y la garantía de los derechos colectivos de acuerdo a estándares internacionales, el derecho propio y demandas históricas. Incidirán además para que el enfoque de derechos y principios mapuches estén en la Constitución que ansían plurinacional y que se instituya en respeto de las culturas y la protección del ambiente.

Por un Estado para los pueblos y feminista

“Cargamos muchas emociones diversas, hay alegría y esperanza pero también hay dolor, sufrimiento y rabia por las violaciones masivas y sistemáticas a los Derechos Humanos. Hay mucha expectativa de nuestros pueblos, que se ponga fin al neoliberalismo que ha regido sin contrapeso y podamos abrir el camino a la consagración de un Estado solidario, garante de derechos, plurinacional, pensado desde una perspectiva feminista”. Las declaraciones son de Alondra Carrillo Vidal ante la sesión inaugural, constituyente por el distrito 12 y vocera de la Coordinadora Feminista 8M, una articulación de organizaciones populares.

Alondra Carillo es psicóloga y formó parte de las candidaturas independientes que, junto a la lista del pueblo, fueron la “sorpresa” por la cantidad de aprobación que tuvieron en las elecciones constituyentes. Un hecho que se explica por la pérdida de legitimidad de los partidos y las organizaciones políticas tradicionales pero también por el emerger de nuevos liderazgos ante esta crisis, entre ellos, los feminismos que estuvieron en la primera línea del estallido y que permanecerán en la memoria millenial de toda una generación convocada a las calles tras el aumento del pasaje del metro en la ciudad de Santiago, que visibilizó el proceso de separación irreversible entre una joven sociedad política que exige los cambios con sus propias manos y un sistema representativo conformado para la conservación de los privilegios de unos pocos en uno de los países más desiguales del mundo.

Jeniffer Mella, constituyente de Coquimbo, comunicó su emoción a través de las redes: “Por primera vez escribiremos nuestra constitución democráticamente y estaremos ahí, como mujer lesbiana feminista cada vez más campesina y rodeada del amor y apañe de una familia hermosa y amigas y compañeras de luchas incansables. Somos millones”. Una etapa de Chile que es histórica y que inició hace 30 años, pero también con el 8 de marzo de 2019, el más multitudinario en la historia del país, organizado tras el primer Encuentro Plurinacional de las que Luchan, una red de acuerdos territoriales e interseccionales para poner en la agenda pública las reivindicaciones y demandas feministas por la vida digna.

https://twitter.com/frparrag/status/1394412194545209346

Leer: Quiénes son lxs constituyentes de la lista del pueblo

Leer: Las cabras, ¡en la primera línea!

Asumió la Convención que redactará una nueva Constitución. Cuenta con herramientas de un sistema político posdictatorial, burocrático y hecho a medida de los privilegiados, pero lo confronta con la potencia de la memoria de quienes lucharon para echar a un gobierno sin legitimidad alguna. Se viene un Chile nuevo, es producto de un proceso histórico de liberación de sus pueblos. ¡Que sea plurinacional, feminista y para el Buen Vivir!