“Creemos en una juventud activa que no se conforma”

Por Agustín Bontempo

Este sábado se llevará a cabo el 2do Rompiendo Espejos, organizado por el Frente juvenil Hagamos lo Imposible (HLI). El mismo se realizará en la fábrica recuperada IMPA y contará con la participación de decenas de organizaciones y cientos de personas.

No es novedoso hablar de la cultura como un derecho, tanto de acceso como de participación. Sin embargo, este concepto que muchas veces connota cuestiones relacionadas al arte y la expresión, también es una forma de resistencia y lucha frente a las poderosas industrias culturales, que producen y piensan, intentando sacar protagonismo y participación al conjunto de la población.

Esta otra cultura, popular, participativa, con un sentido transformador, se encuentra en el seno del “2do Rompiendo Espejos”. Santiago Carrillo, militante de HLI, habló con Marcha y aseguro que “Espejos surge de la iniciativa de generar diferentes encuentros donde trabajadores de la cultura podamos sociabilizar debates que muchas veces son los mismos, inclusive en diferentes territorios, complementar visiones con problemáticas que pasan en otras provincias u otros territorios y también compartir herramientas y perspectivas de intervención concreta que con ese objetivo hemos impulsado otros espacios de reagrupamiento”. Y agregó que esto se da pensando el “rol del trabajo cultural en la intervención popular”.

Un evento participativo

Esta edición del Rompiendo Espejos cuenta con el antecedente del primer encuentro realizado en octubre de 2014, donde participaron más de 300 personas. Carrillo cuenta que “La experiencia que traemos al respecto es la cantidad de nuevos compañeros que pudieron sumarse a partir de la visibilización de nuestro trabajo cultural en los barrios populares y también generar formación a los que se estuvieron sumando en ese momento histórico”.

En este encuentro, que sea realizará entre las 10 y las 20 hs, habrá distintos talleres, paneles y charlas-debate acerca de diversas temáticas, como la comunicación alternativa, la educación popular, problemáticas de género, entre otros.

Asimismo, si bien esta actividad, como dice Carrillo, “está pensada para los jóvenes, porque creemos en una juventud activa que no se conforma”, se espera que niños y adultos puedan participar de una jornada que contará con diferentes espacios de entretenimiento. En la misma línea, asegura que “Buscamos los mismos objetivos que el año pasado: agruparnos con los trabajadores de la cultura, compartir herramientas y experiencias, generar instancias de debate y práctica para las tareas cultu-barriales, y fundamentalmente unirnos porque así el cambio será inminente”.

Finalmente, Carrillo destaca el valor político de esta actividad y de la militancia cultural en sí misma, y asegura que “cada vez somos más los jóvenes que somos conscientes de que el mundo no es así, sino que está así y que hay que cambiarlo”. Y agregó que “nacionalmente estamos frente a unas nuevas elecciones donde los potenciales presidentes plantean ajustes hacia las clases populares y un capitalismo avasallante, cada vez más deshumanizado”