Crisis fronteriza: Venezuela y Colombia le bajan un cambio

Por Sofía Athanassopoulos desde Caracas

Al encuentro del lunes entre Maduro y Santos, en la que se acordó el retorno de los embajadores y la progresiva normalización de la frontera, le prosiguió una reunión interministerial en la que empezó a delinearse la hoja de ruta para abordar de forma conjunta los conflictos de fondo: el contrabando y el paramilitarismo. Un primer paso para resolver un conflicto bilateral complejo.

Tras las tensiones que se generaron entre los gobiernos de Venezuela y Colombia por la decisión del presidente Nicolás Maduro de cerrar la frontera el 19 de agosto para enfrentar el contrabando de combustible y alimentos, finalmente el lunes pasado se dio el tan esperado encuentro entre ambos mandatarios. La reunión se realizó en Quito y contó con el acompañamiento del presidente uruguayo Tabaré Vázquez y el ecuatoriano Rafael Correa, en sus calidades de secretarios generales de la Unasur y la Celac respectivamente.

El encuentro culminó con la firma de un acuerdo en el que se destacan siete puntos: 1) El retorno inmediato de los respectivos embajadores; 2) Realizar una investigación de la situación de la frontera; 3) Reunir a los equipos de ministros inmediatamente para empezar a tratar los temas sensibles de la frontera; 4) La progresiva normalización de la frontera; 5) respeto a la coexistencia de los modelos económicos, políticos y sociales de cada país 6) Hacer un llamado al espíritu de hermandad y la unidad, propiciando un clima de mutuo respeto y convivencia, 7) Continuar trabajando con el acompañamiento de Ecuador y Uruguay.

“Ha sido una reunión muy franca, muy clara. Ha sido una reunión en medio de un clima de hermandad”, expresó Maduro, destacando que “triunfaron la sensatez y la paz”. El presidente venezolano se mostró muy optimista y señaló que el diálogo siempre será el mejor camino para solventar cualquier situación: “Hemos demostrado que con voluntad política sí se puede. Sólo con la colaboración de ambos países lo superaremos”.

Por su parte, aunque días antes de la reunión en Quito había manifestado que iba a la cita “con pocas expectativas”, Santos afirmó que su gobierno se compromete con los resultados que darán los grupos de trabajo binacional que abordarán principalmente temas como la seguridad en la zona fronteriza, el contrabando de alimentos y combustible y el paramilitarismo. “Nos une la lucha contra las bandas criminales, el contrabando y narcotráfico. Nos une también el propósito de llevar bienestar a los habitantes de las fronteras de ambos lados. Somos países hermanos. De parte de Colombia sólo hay cariño por Venezuela”, señaló Santos.

Posteriormente, Maduro informó que la progresiva reapertura de embajadas se realizará en un plazo de seis meses. “La normalización progresiva significa en términos concretos el logro progresivo y verificable de la instalación de nuevas condiciones para una nueva frontera… y ver a nuestros pueblos hermanados y barrer el odio que trataron de meter algunos medios de comunicación”, dijo Maduro.

El presidente venezolano informó que con el cierre de la frontera, el cual comprende siete zonas de seguridad en los estados Zulia, Táchira, Apure y pronto Amazonas, como parte de la Misión Nueva Frontera de Paz, se ha logrado reducir el contrabando de combustible en un 70%.

Adelantó que el gobierno colombiano aceptó la nueva fórmula de venta de combustible en la frontera y la exportación de gasolina hacia ese país: “La fórmula está y hay que discutirla, hemos hecho una exigencia sobre un conjunto de normativas que es soberanía de Colombia trabajarlas”.

Asimismo, Maduro dijo que estudiará la propuesta de la Asociación de Colombianas y Colombianos en Venezuela, que planteó la creación de un Plan Retorno, para que los colombianos que quieran volver a su país cuenten con la atención social necesaria por parte del gobierno de Santos.

Primer paso

El miércoles comenzó a materializarse el trabajo conjunto, con una reunión realizada en Caracas y que contó con la presencia de las cancilleres Delcy Rodríguez y María Ángela Holguín y los responsables de las carteras de Defensa, Energía y Finanzas de ambos países.

En el encuentro –del que no se difundieron demasiadas precisiones- se acordó que los ministros de Defensa, acompañados por sus equipos técnicos, se reunirán el 29 de septiembre en Santa Marta para reactivar los mecanismos de cooperación de lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado y el contrabando.