Crónica de otro 1º de Mayo en Cuba: la marcha de la alegría

Por Camila Parodi desde Cuba

Bajo la consigna “unidos en la construcción del socialismo”, se celebró en Cuba el Día Internacional de las y los Trabajadores. Con la participación de más de un millón de personas y cerca de dos mil delegados extranjeros, el pueblo cubano reafirmó la lucha por la defensa de su soberanía.

Históricamente, el 1 de mayo fue un día de lucha por los derechos de las y los trabajadores en Cuba. Con el triunfo de la revolución en 1959, la fecha fue resignificada y a partir de entonces miles de cubanos y cubanas salen a las calles a festejar y a defender los derechos logrados.

Esta vez, con la participación de 20 bloques de sindicatos y funcionarios nacionales, como así también mandatarios, organizaciones sindicales, movimientos sociales y grupos de solidaridad internacionales, la Plaza de la Revolución se tiñó, como todos los años, de rojo, azul y blanco.

La jornada tuvo sus condimentos especiales: se destacaron la presencia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; de los “Cinco Héroes” y de médicos cubanos recién llegados que combaten contra el ébola en África.

“Revolución es sentido del momento”

Tal como lo afirmó 15 años atrás Fidel Castro, el mismo día en la misma plaza, la frase sigue siendo caminada por las y los trabajadores que una vez más afirmaron la permanente construcción del socialismo. Desde las 5 de la mañana, los diferentes sindicatos nucleados en bloques por rubro se dieron cita en distintos puntos de La Habana para organizar el desfile, mientras en la plaza las delegaciones internacionales, acompañadas por canciones de Silvio Rodríguez y las nubes grises que anticipaban el aguacero, esperaron ansiosas a la población.

A las 7 de la mañana en punto, como se había previsto, se dio inicio a la jornada. Entre los presentes también se encontraban integrantes del Ministerio de Interior, la UJC, representantes de partidos, asociaciones y las Fuerzas Armadas revolucionarias. Como en cada año, se saludó a los asaltantes del Cuartel Moncada y a los expedicionistas del Granma.

A continuación, Ulises Guliarte de Nacimiento, secretario general de la Central de Trabajadores Cubanos, pronunció las palabras de apertura junto al presidente Raúl Castro. Expresó que “la clase obrera cubana, junto a todo nuestro pueblo, tiene contundentes razones y argumentos para festejar con alegría el Día Internacional de las y los Trabajadores”. En esa linea, afirmó que en este acontecimiento “de forma compacta, combativa y plena de colorido, la representación de los sindicatos expresados en columnas de trabajadores manuales, intelectuales, estudiantes y combatientes marcharán a lo largo y ancho del país trasladando al mundo el más genuino mensaje de unidad, compromiso y reparto mayoritario del pueblo cubano en torno a su revolución socialista, al partido, a Fidel, y a Raúl”.

El discurso contra el bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos contra Cuba fue central, dada las primeras instancias de diálogo en los últimos meses. El secretario general de la CTC manifestó que actualmente “la batalla en el territorio económico-productivo continúa siendo la prioridad del movimiento sindical, y en ella las y los trabajadores son las y los protagonistas”. Advirtió que si bien “se dio un paso para reestablecer las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, aún queda un largo y difícil camino por recorrer”. En ese marco, recordó: “Sólo avanzaremos sobre la base del respeto de la soberanía y la independencia de Cuba, la cual incluye el levantamiento del bloqueo y la devolución del territorio que ocupa la base naval en Guantánamo”.

Otro de los temas destacados fue la solidaridad del pueblo cubano con la revolución bolivariana. Se ratificó lo ya dicho por Raúl Castro: “Leales a la memoria del Comandante Hugo Chávez Frías, el mejor amigo de la revolución cubana, reclamamos paz con justicia e igualdad, es decir, la paz de pie no, la de rodillas, es con dignidad y desarrollo”.

Luego de saludar a las y los jóvenes como los “continuadores de la obra de la revolución” y a las mujeres trabajadoras quienes se encuentran en todos los sectores laborales, Guliarte dio inicio al desfile, que fue encabezado por el bloque de sindicatos de la salud, el cual guió todos los desfiles del país por el honor que significa para el pueblo cubano la colaboración de sus médicos en el combate contra el ébola en África Occidental. En la ciudad capital, cerca de 60 mil trabajadores de la salud desfilaron con los 33 compañeros de la Brigada Médica Cubana que cumplieron su misión en Sierra Leona y Guinea.

A continuación, los otros bloques desfilaron cantando y saludando al comandante Raúl Castro y al presidente Nicolás Maduro que presidían el acto. Entre ellos estuvieron los trabajadores de la educación, de la construcción, de comunales, comunicacionales, turismo, transporte, agropecuarios, energía y minería, entre muchos más.

Para finalizar, la fila fue cerrada por la juventud. Mientras los jóvenes marchaban, la orquesta entonó la Internacional Socialista; con los puños en alto, afirmaron la unidad y el compromiso del pueblo cubano con la revolución, y tal como lo anticipaban días previos a la jornada, “este viernes se multiplicaron alegrías, solidaridad y orgullo de cubanos. Este viernes se multiplicó la Patria”.