Curare: el tiempo es un veneno

Por Roma Vaquero Diaz

El fin de semana pasado se presentó la performance “Curare”, de los artistas argentinos Carina Ferrari, Jackie Miller, Alfredo Rosenbaum y Guadalupe Neves, que luego dialogaron con el público sobre esta forma de arte.

 

“Cada minuto es un minuto menos.

Necesito un amor.”

Manal (1969)

Llegamos a Peras de Olmo y los rincones de este espacio dedicado a la performance se llenan a toda velocidad. La voz de Carina Ferrari hace espacio entre los cuerpos, Jackie Miller comienza a contar infinitamente los minutos de Guadalupe Neves y Alfredo Rosenbaum que, en trance, descienden las escaleras que comunican la sala con el primer piso. Los espectadores se agolpan, se entrelazan e intentan encontrarse con la acción de estos cuatro artistas argentinos que presentan Curare, una performance donde los cuerpos y la composición visual se cruzan con el sonido y la palabra.

El acontecimiento se desarrolla simultáneamente en distintos recovecos, envolviéndonos en una configuración espacial excéntrica que propicia la dialéctica de la relación espectacular. La escena no se halla clausurada con límites precisos, sino que es abierta y constantemente móvil. Con respecto a esta disposición, Alfredo Rosenbaum afirma: “En la performance uno nunca deja de ser uno mismo, esa presencia genera una ambigüedad en el límite entre el que acciona y el que percibe. Esto genera sensaciones y tensiones propias del arte de acción, el límite entre unos y otros podría quebrarse, deshacerse, atravesarse”.   

La mano de la performer Carina Ferrari nos invita con pastillas de colores, que todos tomamos alejándonos del ritmo de los semáforos, del ruido, de los bondis y no hay más noche ni remedio que este encuentro.

img_0706-2

Curare
nos confronta al juego de sabernos alienados, del simulacro de vida que se apodera de las libertades y corrompe la verdadera existencia, donde el tiempo es cuantitativo a un ritmo que enajena y enferma los cuerpos que lo transcurren. A través de la acción, los y las performers buscan un bálsamo en el amor, en el trabajo, en los sistemas de salud corrompidos por el mercado farmacéutico y la burocracia, pero los intentos son imposibles: la salud, el aliento, el pulso se escapan irremediablemente. ¿Acaso será posible curarnos? Frente a la caída fatal de la sangre tal vez la única respuesta sea el arte.

La performance es una ceremonia de transformación donde la concurrencia resuena colectivamente, y esto es posible por la presencia del performer. “La diferencia entre el teatro y la performance está dado por no jugar a ser otro, sino en ser uno como sujeto presente y permitir que el propio cuerpo sea atravesado por las acciones”, indica Guadalupe Neves. Al mismo tiempo, “un performer debe trabajar siempre con la incertidumbre, con la posibilidad de modificarse en el momento de la acción, y el trabajar con otros requiere de un acuerdo para poder soportar ese momento de caos”, agrega Carina Ferrari.

Ferrari, Miller, Neves y Rosenbaum comparten áreas dentro de la Universidad Nacional de las Artes y en proyectos de investigación, pero es la primera vez que realizan una performance juntos. Jackie Miller nos cuenta: “La creación colectiva, el pensamiento con otros, es la manera de poder construir, sobre todo en este tipo de producciones de lenguajes combinados, donde la cuestión metodológica de poder cruzar lenguajes tiene que ver con agruparse, intercambiar ideas y llegar a un objetivo preciso. El arte de la performance ofrece la posibilidad de compartir zonas de la propia existencia y para eso siempre es necesario que haya un otro. El cuerpo colectivo del espacio que habita la performance es lo que propicia la construcción colectiva, aunque la propuesta sea individual. La performance no es un espectáculo, es una red que se arma donde el público se integra a la experiencia”.  

Festival Internacional de Arte Vivo Arte al Cubo

img_0632

Ahora la invitación es para el próximo encuentro del Festival Internacional de Arte Vivo, en Peras de Olmo, Niceto Vega 4678, los días 21 y 28 de septiembre, y 5 de octubre. En el festival no sólo se presentarán performance sino que también se realizarán conferencias y mesas redondas. El encuentro está organizado por la Especialización y la Maestría en Lenguajes Artísticos Combinados del Departamento de Artes Visuales de la UNA y por los artistas de Curare.