“Soy Cristina Cordoba, mamá de Nahuel Ormachea, asesinado hace 11 años por un policía, Fabian Carrizo de Morón. Entró a un supermercado y le pego un tiro en el pecho y le reventó los pulmones. Nunca estuvo procesado, siempre estuvo como testigo de la causa y yo estoy como damnificada porque era un menor, tenía 17 años. Por burocracia y no tener plata no pude hacer el juicio, porque la jueza me pidió que yo tenia que ser mi propia fiscal.
Yo sigo pidiendo justicia por mi hijo porque el policía nunca fue retirado de la fuerza. Solo le retiraron del arma y siempre siguió en actividad.
La justicia hoy es burda, no hay justicia en este país.
El policía no tenía derecho a sacarle la vida a mi hijo, a mi hijo ni a ninguno de los pibes.”

Marcha Noticias

Categorías

Archivos